RW – Capítulo 439

Modo Noche

Capítulo 439: Escena del Crimen

“Hermano Vader, está…realmente esto bien?” Dijo Firehead mientras jugaba con su propia ropa. “El Comandante de los caballeros dijo que nuestros uniformes son el símbolo de nuestro estatus, y por eso debemos usarlos bien, cuando estamos de servicio.”

“Además, hay un castigo por ensuciar el uniforme, sin mencionar el castigo por no usarlo.” Whistle seguía mirando de izquierda a derecha como si tuviera miedo de ser visto por un colega.

“Deja de quejarte. Es lo suficientemente llamativo como para llevarlo puesto, de pie en medio de la nieve a mitad del invierno, además con el uniforme negro alertamos a todos en las cercanías de que hay policías alrededor. Cómo se supone que atraparemos a un criminal?” Vader escupió en el suelo y luego continuó “Los dos son de Ciudad Frontera, verdad?”

Los dos policías regresaron a un mejor estado de ánimo en el momento en que Vader mencionó eso. “Sí, lo soy. Mi padre era un cazador que vivía en el Viejo Distrito, y su habilidad era notable. Era capaz de golpear el cuello de un zorro huyendo por el bosque con una sola flecha.”

“Yo también. Pero mi padre me decía a menudo que la caza era un negocio inestable, y él prefería que yo fuera minero. Incluso me preparó un pico. Si Su Majestad Roland no se hubiera convertido en el nuevo Señor, habría pasado mis días en las minas.”

“Se Nota”. Vader se encogió de hombros. ‘Sólo los hijos de cazadores tendrían apodos tan poco comunes’, pensó en silencio. “Ya que ambos son ciudadanos, seguramente están más preocupados por el orden público en la ciudad que yo, verdad? Si ni siquiera yo tengo miedo de ser castigado, por qué ustedes tienen miedo? Es más importante llevar el uniforme que hacer cumplir las reglas y leyes establecidas por el Príncipe?”

“Hmm…” El dúo dudó brevemente, antes de contestar con convicción, “Tienes razón.”

“Pero, hermano Vader, no eres un extraño. No has recibido ya tu documento de identidad? Su Majestad dijo que una vez que cualquier ciudadano poseyera un documento de identidad sería considerado como uno de sus súbditos”, murmuró Whistle.

Vader se rió y no dijo nada más. En vez de eso, fijó su mirada en una hilera de casas en el lado este del área de residencia temporal.

Después de servir como policía durante casi tres meses, se había acostumbrado completamente al ritmo de vida de la Región Oeste. Antes de convertirse en policía, pensó que un “patrullero” no haría nada más que, extorsionar y engañar a la gente. Pero nunca se imaginó que habría más trabajo del que se podría completar en un día.

La policía estaba a cargo de recibir a los refugiados y manejar las disputas entre los ciudadanos. También tenían el deber de atrapar a los criminales y espías. Mientras que aparte de luchar contra las bestias demoníacas, el Primer Ejército no los ayudaba o intervenía en el mantenimiento de la paz y seguridad interna de Ciudad Frontera.

Todo eso era algo completamente diferente de lo que había esperado.

En Valencia, el equipo patrullero se parecía era más como un apoyo a los guardias de la ciudad. Manejaban tareas menores y no eran de mucha utilidad. Esa era la razón por la que muchos patrulleros buscaban dinero de fuentes ilícitas. Sin embargo, en Ciudad Frontera, la policía y el Primer Ejército pertenecían a diferentes sistemas. Los primeros se ocupaban de los asuntos internos y los segundos de los externos.

Lo que sorprendió más a Vader fue que la mayoría de los objetivos del equipo policial provenían de informes públicos en lugar de órdenes directas de sus superiores. De hecho, los ciudadanos de Ciudad Frontera habían cambiado su percepción de los plebeyos. Ese grupo de perezosos y estúpidos vigilaban activamente a las personas sospechosos y los denunciaban al ayuntamiento. Cada vez que un barco mercante del extranjero llegaba a la ciudad, el Ministerio de Justicia recibía un puñado de esos informes.

Vader pronto se dio cuenta del tremendo poder que había en la ciudad: ningún espía extranjero podía aislarse del público o integrarse rápidamente en la sociedad a menos que hubiese crecido allí. Con todos sirviendo como vigilantes guardianes, qué enemigo podría esconderse entre la población?

Pero por supuesto, no todas las operaciones de arresto tenían éxito. Por ejemplo, la persona escurridiza que arrestaron en la operación anterior resultó ser un noble del Reino del Alba. Vader estaba preparado para ser castigado, pero sus superiores no mostraron reacción alguna y parecía que no estaban perturbados de que hubiera golpeado a un noble. Eso le sirvió para consolidar su mentalidad hacia su trabajo actual.

“Gold está aquí!” exclamó suavemente Firehead.

“Ignoralo y haz como si estuvieras barriendo la nieve”, dijo Vader con calma. “No trajo ninguna mercancía, lo que significa que sólo está aquí para comprobar la situación.”

“Gold” era el nombre en código de su objetivo actual. El Ministerio de Justicia recibió un informe hace dos días de que un trabajador estaba traficando con granos. Su Excelencia Carter le otorgó gran importancia a ese asunto e inmediatamente le asignó la tarea a Vader. Exigió que el trabajador fuera arrestado vivo junto con los bienes, y lo llamó la “Misión de Caza de Gold”.

Sin embargo, la misión se inició con algunos problemas. Después de hacer algunas averiguaciones, empezaron a descubrir la identidad del objetivo. Posteriormente, un equipo de seis personas tomó turnos para monitorear el área de vivienda temporal, pero no encontraron ni un solo rastro del objetivo.

Para Vader, estaba claro que la razón de la falta de de avance era porque los uniformes policiales eran demasiado llamativos. Él había vivido en la Zona Oeste por algún tiempo, y naturalmente sabía que cuando un funcionario del ayuntamiento estaba en el área, las noticias se propagaban rápidamente entre los residentes. Por lo que no era diferente en la Zona Este. La gente que vivía allí eran trabajadores, y por lo tanto los uniformes negros de los policías eran tan llamativos como las luciérnagas en un cielo nocturno.

Eso explicaba porqué insistía en que Firehead y Whistle debían quitarse los uniformes y ponerse un abrigo hecho jirones. De esa manera, podrían disfrazarse de barredores de nieve y pararse en las calles de la Zona Este y Ciudad Frontera sin problemas. Y así el sospechoso no podría escapar de su vista tan pronto como apareciera.

Pronto vieron a Gold caminar brevemente por la zona Este antes de regresar a una cueva. Cuando reapareció, llevaba un saco grande sobre su espalda.

“De hecho está traficando trigo…” Whistle apretó sus puños.

“Maldita sea! Simplemente no respeta lo que Su Majestad ha dicho.” Firehead maldijo con rabia. “Lo arrestaremos ahora mismo!”

“No seas imprudente”, dijo Vader y los llamó con sus manos. “Su Excelencia Carter dijo que quería que el objetivo fuera arrestado vivo junto con los bienes. Nos dividiremos en tres partes y actuaremos.” Sus instrucciones seguían el acuerdo de la operación anterior para rodear a Gold. “Firehead, te moverás inmediatamente e irás primero al área de la vieja muralla de la ciudad. Sólo hay una ruta para que entre al centro de la ciudad.”

“Sí.”

“Yo seguiré al objetivo. Eso requiere de muchas habilidades, y por eso soy el más adecuado para este papel.” Se lamió los labios con anticipación. “Por último, Whistle, me seguirás desde unos 100 pasos atrás. Recuerda no hacer contacto visual con Gold.”

“Entendido.”

“Entonces, empecemos!”

A pesar de que los tres policías tenían el mismo rango, actuaron de acuerdo al plan de Vader.

Vader llevó una escoba y caminó tranquilamente un par de pasos delante de Gold. Según su experiencia, seguir al objetivo por detrás despertará fácilmente las sospechas del objetivo. En cambio, al “abrir el camino”, el objetivo sería mucho menos cauteloso. Si estaba bastante seguro de hacia dónde se dirigía el objetivo, ese sería el método de rastreo más seguro. Estaba totalmente concentrado en Gold, él estaba seguro de que en el momento en que escuchara un ligero cambio en los pasos del objetivo, lo podría derribar para evitar que huyera.

Después de pasar por la vieja muralla de la ciudad, Gold dejó de caminar y se paró en la esquina de una calle. Era consciente de que si se dirigía hacia el centro de la ciudad, habría una alta probabilidad de encontrar policías. Vader dio una docena de pasos más hacia delante y se escondió en un sendero lateral, donde esperó a que apareciera el comprador.

Poco tiempo después, apareció un lugareño que estaba empujando una carretilla. Miró a su alrededor antes de acercarse lentamente al trabajador. Después de inspeccionar el contenido del saco, sacó un puñado de monedas para cerrar el trato. En ese mismo momento, Vader hizo un gesto a los dos policías para que actuaran.

Los tres corrieron hacia el objetivo desde diferentes direcciones. El traficante estaba tan sorprendido que no se movió en absoluto.

Vader empujó al trabajador al suelo, y acompañado por un sonido de monedas cayendo por todas partes, gritó “Estás arrestado!”

Descarga:
<