SOTR – Capítulo 13

Modo Noche

Capítulo 13 – Yo, Jiang Chen, llevo aún más resentimiento que ustedes.

Long Juxue hizo ningún intento de ocultar su orgullo y superioridad al ser la hija predilecta del primer duque. Su tono era indiferente, pero le dio a otros un sentimiento de confianza indiscutible.

“De los 108 ducados en el Reino Oriental, no hay nada que alguien pueda robarme si yo, Long Juxue, lo quiero.”

Jiang Chen se sorprendió a reír, “¿Eso es absoluto? ¿Sin excepción?”

“Las excepciones son imposibles.” Long Juxue respondió con frialdad: “Al menos, nunca he conocido uno.”

“Está bien…” Jiang Chen sonrió débilmente. “Bueno, te felicito, has conocido a uno hoy.”

Uno tenía que decir, el sentido de superioridad de esta mujer era demasiado fuerte. Ella mantenía un comportamiento noble y altivo, incluso cuando ella estaba pidiendo un favor. Como si le estuviera otorgando un gran favor al hablar con Jiang Chen, como un cisne blanco nieve bendiciendo un triste sapo.

Pero este tipo de actitud, en los ojos de Jiang Chen, era demasiado.

¿La hija del primer duque en el Reino Oriental? ¿Y qué? Incluso si era el mismo primer duque, tal persona ni siquiera estaría habilitada para llevar los zapatos de Jiang Chen en su vida pasada.

Long Juxue perdió la cara ante un hombre por primera vez en su vida mientras observaba la figura resuelta de Jiang Chen junto al Tercer Hallmaster.

“Jiang Chen, te voy a recordar. Si te dejo pasar con éxito las Pruebas del Dragón Oculto al final del año, ¡Entonces voy a cambiar mi apellido para que sea el mismo que el suyo!”

“Yo, Bai Zhanyun, también te recordaré. Es posible que hayas ganado hoy, pero te voy a mostrar el precio de insultarme durante las Pruebas del Dragón Oculto. ¡Esto no es algo que un mero ducado Jiang Han puede soportar!”

“Y yo, el ducado Ave Bermellón, ¡Y el ducado Yanmen!”

Estos chicos habían querido anunciar su interés y devoción, pero habían visto frustrados sus planes. Con sus corazones ardientes de ira, ¿Cómo no aprovechar la oportunidad de destruir un blanco fácil?

Jiang Chen, naturalmente, no prestó atención a este tipo de amenazas. Por el contrario, pensó que era bastante cómico que estos individuos se presentasen por voluntad propia.

Empujándose uno al otro incluso para identificarse eh. Pues que lo hagan, esto me ahorra el problema de buscarlos a cada uno en el futuro. ¿Tigre Blanco, Ave Bermellón, Yanmen? ¿A ustedes les gusta guardar rencores? No pasará mucho tiempo antes de que entiendan que yo, Jiang Chen, ¡Llevo aún mas resentimiento que ustedes!

Si se tratara de cualquier día normal, el Tercer Hallmaster nunca se involucraría en las diferentes contiendas ducales. Pero esta vez, no tenía otra opción, tenía que ayudar a Jiang Chen de todo corazón.

Cuando Jiang Zheng llegó a buscarlo, él sabía que esta era su única opción, y la única opción del Salón.

De lo contrario, haciendo a Jiang Chen infeliz significaba perder la píldora Karma Celestial, que era lo mismo que perder un gran acuerdo de negocios.

Unos cuantos herederos ducales de ninguna manera valen tanto como un acuerdo de tal magnitud.

Por no mencionar, estos herederos no tenían ninguna razón para ventilar sus problemas en el Salón de Curación. Ellos solo podían elegir dirigir su atención al aparentemente débil Jiang Chen.

En cuanto a cómo Jiang Chen se ocuparía de la situación, al Tercer Hallmaster no le importaba. Lo que le preocupaba más era manejar adecuadamente el asunto en cuestión.

Las negociaciones habían transcurrido sin problemas, y el contrato se había redactado ayer. Jiang Chen había hecho algunas sugerencias con respecto a algunos detalles de menor importancia, y dejó a Jiang Zheng firmarlo.

Él era un heredero de un ducado, y, naturalmente, no aparecería por tan pequeño problema.

Por supuesto, Jiang Chen no confiaba totalmente en el Salón de Curación. Él todavía controlaba dos partes vitales; no había manera de que compartiese sin reservas la totalidad del método de refinación y la receta.

Tenía que estar en guardia contra la posibilidad de que el Salón de Curación tenga dobles intenciones en cuanto dispusiera de todo el método de refinación y la receta.

El contrato fue felizmente firmado. Debido a que Jiang Chen todavía tenía el control sobre las áreas clave, el contrato estipulaba que Jiang Chen visitará la sala una vez en meses impares, y dos veces en los meses pares.

En el mundo de los practicantes, la píldora medicinal era sumamente valiosa. Una píldora de la curación ordinaria era vendida por uno o dos mil de plata. Una píldora de ligeramente más alto nivel iba de entre tres a cinco mil de plata.

Y la píldora Karma Celestial se vendería de entre ocho a diez por mil de plata debido a su potencia y efectos. Sería posicionado como un artículo de lujo y, sin duda, tiene un gran mercado.

Así que incluso si sólo cien pastillas se refinaron un mes, era todavía un ingreso por el valor de millones de plata. Era un mercado que valía decenas de millones  por año.

Este era también la más baja y conservadora estimación.

Y ¿Qué pasará cuando entren en los mercados de los dieciséis reinos vecinos, y amplíen su producción, refinando miles o incluso decenas de miles al mes? Con el poder adquisitivo de los dieciséis vecinos, incluso si el Salón produjese decenas de miles de pastillas en un mes, la demanda superará a la oferta.

Era bastante fácil de imaginar la inmensidad de este mercado con unos simples cálculos.

Por lo tanto, era fácil entender por qué el Tercer Hallmaster estaba tan dispuesto a agradarle.

Cuando se había firmado el contrato, el Tercer Hallmaster planteó la sugerencia de comer en la Grulla de Otoño, pero Jiang Chen negó cortésmente. Mantener un perfil bajo fue el nombre su asociación con el Salón de Curación. No quería que se convirtiese en conocimiento común dentro de la ciudad.

Además, era sólo en una sociedad de negocios con el Salón de Curación; no eran lo suficientemente amigables como para compartir una bebida.

El Hallmaster cortésmente envió Jiang Chen en su camino con otros dos Ancianos acompañándolos, incluido la Anciana Azul.

Anciana Azul todavía mantenía algunos prejuicios en contra de Jiang Chen, y sus expresiones faciales eran rígidas.

Jiang Chen era muy consciente de ello, y sintió que la magnanimidad y la gracia de esta mujer eran tan estrechas como el estómago de una rata o de los intestinos de pollo. Será mejor que ella no arruine mis planes en el futuro, todavía necesito irritar a los demás con palabras sarcásticas cuando la situación lo requiere.

Lo pensó un poco y de repente sonrió, “Tercer Hallmaster, si no hubiésemos tenido esta cooperación en marcha, lo más probable es que no me hubiese vendido la Hierba Hueso de Dragón Solar a mí hoy, ¿Verdad?”

“Jaja, ¿Cómo puede decir eso? El Salón todavía se adhiere a las reglas a la hora de realizar negocios.” El Tercer Maestro soltó una carcajada, pero incluso él mismo no se acababa de creer sus palabras.

Reglas eran una cosa muerta, pero las personas estaban vivas. Si no fuera por este negocio, entonces la Hierba Hueso de Dragón Solar  habría ido a cualquiera menos a Jiang Chen.

Jiang Chen también rió de buena gana y siguió la farsa del Tercer Maestro. El dijo: “No importa la razón, sólo puedo decir que el tercer Maestro tomó una decisión sabia.”

“¿Qué le hace decir eso?”, El interés del Tercer Maestro se elevó.

“Sencillo. Debido a la obtención de la Hierba Hueso de Dragón Solar era una misión designada por el propio Rey. Si no me la hubiese vendido, entonces las demandas que el Salón de Curación habría afrontado serían muchas. Jajaja, he hablado demasiado, demasiado.”

Jiang Chen rió de buena gana de nuevo, rápidamente se montó en su caballo y mostró una larga sonrisa, “No es necesario que me siga mintiendo, Tercer Hallmaster.”

El Tercer Hallmaster estaba sin habla y se volvió absorto en sus pensamientos mientras observaba a Jiang Chen galopar en la distancia.

“¿El mismísimo rey?” El Tercer Hallmaster murmuró para sí mientras pensaba en el Medallón del Dragón Grabado de ayer. Él sentía que sutilmente, tal vez este Jiang Chen no había dicho una mentira.

“¿Este mocoso puede alardear sobre el mismo rey? ¿No había sido azotado por Su Majestad?” La Anciana Azul puso mala cara y murmuró con desdén.

El Tercer Hallmaster la miró severamente, “¿Qué sabe usted? ¡Casi arruinaste el acuerdo de hoy! Tome esto en serio, sea más inteligente sobre cómo hacer negocios en el futuro! ¿Cree que su Medallón de Dragón Grabado es una falsificación? ¿Usted piensa que el viento sopla la receta de la píldora Karma Celestial?”

La Anciana Azul no tenía nada que decir. Es cierto que hay algo extraño en este mocoso.

El tercer Maestro todavía estaba atormentado sobre lo que podría haber sido, y emitió una advertencia. “¡No importa la situación, todos ustedes recuerden esto! ¡Sean humildes delante de Jiang Chen! ¡Él no es un personaje simple!”

——————

En lo profundo de palacio.

Lu Oriental lentamente dejó el libro de su mano y ligeramente probó el té de que estaba sobre la mesa.

“Tiandu, ¿Que hay de nuevo sobre la familia Jiang Han?”

“Su Majestad, el duque de Jiang Han ha estado tranquilo, sin hacer ningún movimiento.”

“¿Y el chico?”

“¿El niño? Él parece haberse quedado en casa todo el día de ayer, y se dirigió al Salón de Curación esta mañana. Se metió en un conflicto con una multitud de herederos… ”

El guardia de confianza llamada Tiandu dio una visión completa de la situación, sin perder un solo detalle.

“¿Oh? Este chico fue severamente golpeado y no sólo no murió, ¿Sino que podía pavonearse en las calles hoy día? ¿Cuándo mis guardias se vuelven incapaces de llevar a cabo un golpeo decente?” Lu Oriental sonrió, pero no parecía ser así. “Sin embargo, ¿Dices que el Salón de Curación apoyó a Jiang Chen e ignoró esos hijos de ducados eminentes?”

“Su servidor también pensó que era extraño, pero esta es la verdad. Además, el Salón de Curación lo mantuvo como un huésped y lo entretuvo durante bastante tiempo. Parecería que este chico no es tan inútil como los rumores dicen que es.”

Lu Oriental fue sumido en sus pensamientos y asintió, “Eso espero. Sólo podemos depositar nuestras esperanzas sobre la enfermedad de Zhiruo en él. Espero que este chico no se preste para cualquier truco.”

“No parece así. Si está ejecutando una estafa, ¿Cómo iba a atreverse fanfarronería en público de esa manera? Engañar al monarca no es un delito que el ducado Jiang Han puede permitirse el lujo de cometer.”

“Tiandu, recuerda esto. Protege a este niño no importa qué. Cumple plenamente con cualquier plan que tenga. Si alguien es tan ciego como para causar problemas, castiga primero y pregunta después, sin importar su identidad.” Ordenó Lu Oriental.

Era bastante obvio que Lu Oriental no tenía deseos de repetir los acontecimientos de esta mañana. ¡El dedujo que la Hierba Hueso del Dragón Solar tenía algo que ver con la enfermedad de su hija!

Si tiene algo que ver con la enfermedad de mi hija, ¡Entonces incluso la heredera de Long Teng debe hacerse a un lado por mí!

Jiang Chen no regresó de inmediato a casa después de salir del Salón. Tenía más recados que hacer. Había un montón de preparaciones que hacerse antes de entrar en el palacio en tres días.

No había caminado mucho antes de que su agudo instinto le permitiera descubrir que alguien lo seguía secretamente. Él no podía ser molestado a revelar su existencia.

“Eh. Alguien que está ciego. ¡Ven a mí si usted es realmente lo suficientemente fuerte como para robar incluso a Lu Oriental!” A Jiang Chen no le importaba en lo más mínimo si causaba un choque entre el monarca y el sujeto.

Otros habían sido tratados con un gran espectáculo en los Ritos del Culto Divino. Si alguien era tan ciego como para salir cruzar la línea y crear problemas, no le importaría si una bonita lucha entre el monarca y el sujeto se desarrolló.

Incluso podría inteligente y sutilmente, seguir el juego.

Jiang Chen lo que sintió fue pesar, la seguridad pública era en realidad bastante buena dentro de la capital. Al menos algo así como robo en plena luz del día no se produjo.

“Lo que es un montón de gente sin agallas. La Hierba Hueso del Dragón Solar esta aquí en este momento, salga y trate de agarrarla. Definitivamente no arriesgaría mi vida por Lu Oriental. Me encantaría entregarlo si usted trata de agarrarlo, y luego felizmente le entregaré cuando Lu Oriental me interrogue al respecto.”

Jiang Chen estaba anticipando con alegría que algo como esto ocurra mientras caminaba, pero lamentablemente, aquellos que lo seguían nunca llegaron a robarle. Esto le hizo un poco deprimido.

“¡Lo que es un montón de ladrones cobardes!” Jiang Chen negó con la cabeza y no pensó más en este pequeño interludio. Espoleó a su caballo hacia el Salón Turquesa, tenía más recados que hacer.

 

Traducido por TeamChman

  • Luciano Rosselló Sosa

    5/10