SOTR – Capítulo 3

Modo Noche

Capítulo 3 – No pueden tomar la pista, Tírenlos brutalmente

La mansión del duque se había vuelto bastante animada con este desarrollo.

El Rey Lu Oriental había llegado en persona acompañado de su séquito. Aunque no había muchos, solo siete u ocho personas, incluía otros duques, así como funcionarios reales. La cosa más sorprendente fue que el rey había llevado con él a su hija enferma, Zhiruo.

Uno tenía que admitir que estos duques y oficiales eran los mejores actuando. Desde el rey hasta los duques, cada uno de ellos llevaba una expresión más trágica que la anterior.

Como si el Jiang Chen acostado en el ataúd fuese un niño de su familia.

Jiang Feng se volvió inexpresivo en cuanto devolvía el saludo a los visitantes, si jugar a las actuaciones era lo que querían, él también jugaría.

Sin embargo, cuando Zhiruo Oriental acercó a la luz sus varitas de incienso, la niña enfermiza dijo en voz baja, “Hermano mayor Jiang Chen, lo siento, fue arrastrado a esta situación porque Zhiruo es una inútil. Pero no se preocupe, Zhiruo se disculpará personalmente con usted si hay otro mundo después de la muerte. Cuando estemos allí usted es libre de pegarme, gritarme, o hacer lo que sea. Mi padre celebró los ritos de oración por mí, por lo que su muerte es culpa de Zhiruo. Espero que los cielos puedan entender y únicamente culpar a Zhiruo, no a mi padre, ni los ciudadanos del reino…”

Aunque la niña habló en ráfagas interrumpidas, incluso mientras le faltaba la cantidad de aire adecuado para hacerlo, sus palabras eran sinceras y graves. Estas palabras causaron que los nobles que estaban actuando se sintieran un poco avergonzados por sus acciones.

Incluso el gordito Xuan se vio muy afectado, pues la odiaba y odiaba a la familia real oriental con una gran pasión.

“Yo digo princesa Zhiruo, el hombre ya está muerto, no tiene sentido decir todo esto. Si realmente se siente culpable, entonces debe casarse con mi hermano Chen cuando este ahí abajo. Él no estaba calificado para ser su consorte cuando estaba vivo, pero muerto… ¡Je! ¡Oh! ¡Sí! … Mi hermano Cheng ama un buen trasero. En términos de cuerpo el….

Nadie podía callar al gordito Xuan, una vez había empezado a hablar. Sus palabras indignaron por completo a Lu Oriental. Maldito gordo, ¿Estás maldiciendo a mi hija a morir lo antes posible?

Mientras tanto, los duques luchaban arduamente para controlar sus expresiones faciales. Estaban temerosos de reírse del bufón que era el Gordo Xuan, y de revelar una sonrisa en el momento inadecuado.

Jiang Chen había estado tumbado cómodamente en el ataúd, cuando escuchó al gordito Xuan empezar a perder el control de la situación. ¿Cómo se podía seguir mintiendo mientras esta cosa sucedía?  Se levantó y se sentó mientras fruncía el ceño. “¿Maldito Gordito, no puedes siquiera dejarme morir en paz?”

Con la excepción de su padre, la acción de Jiang Chen congeló a todos por un buen par de segundos.

El Gordito Xuan era el más cercano a él y estaba absolutamente encantado “¿Hermano Jiang, estabas fingiendo ser un cadáver o jugando a morir?

“Pretender mi culo. Jugar al muerto es muy agotador. ¿Por qué no lo intentas?”

La cara de Lu Oriental se paralizó cuando vio a Jiang Chen sentarse de repente. Un seguidor junto a él proclamó de inmediato. “Jiang Chen, ¿Cómo te atreves a pretender estar muerto? Usted ha engañado a su rey y cometido traición. Usted y su clan familiar deben ser ejecutados.”

Un rey nunca  estaba corto de estos aduladores.

Jiang Chen era demasiado perezoso para prestarle atención, y poco a poco salió del ataúd. Le dirigió a Lu Oriental una mirada tranquila. “Su Majestad, Jiang Chen tuvo suerte y no murió. Yo simplemente quiero preguntar, ¿Tiene intención de perseguirme una vez más hasta la muerte, o va a perdonar los delitos no intencionales de este sujeto?”

Lu Oriental era el rey de una nación, pero su fuerte corazón dio un vuelco cuando Jiang Chen lo barrió con su mirada. Este joven que había salido de un ataúd tenía una cualidad misteriosa, provocando incluso a Lu Oriental a estar nervioso.

“¡Hum! ¡Yo soy el rey de una nación! ¿Por qué diablos iba yo a dignificar tu insolente pregunta con una respuesta? Debes estar agradecido desde que tuviste la gran suerte de sobrevivir.”

Lu Oriental en realidad quería estrangular a Jiang Chen a muerte, pero la razón le decía que tenía que comportarse de la manera digna de un rey.

Si él hace un movimiento en contra de Jiang Chen ahora, sus subordinados pensarían que no está actuando como un rey debe, por no hablar de que el duque de Jiang han se rebelaría sin lugar a dudas.

“Su Majestad, esta rata repulsiva estaba jugando al muerto para evitar ser ejecutado. Esta traición es digna de una sentencia de muerte. Este duque pide a su majestad juzgar con dureza e impartir justicia.”

Era ese adulador de nuevo.

Sin embargo, el duque de Jiang Han, Jiang Feng, no estaba jugando a lo largo de este tiempo. Se levantó de un salto y grito, “¿Cuál es el significado de esto, duque de Tianshui? Su majestad ha dicho que no va a continuar con el asunto, ¿Qué es exactamente lo que está tratando de lograr aquí con sus saltos de aquí y allá?”

No era exactamente una imagen armoniosa entre los 108 duques del Reino del Este. El duque de Tianshui y Jiang Feng, el duque de Jiang Han, eran notorios rivales.

El duque de Tianshui rió con frialdad, “Jiang Feng, ¿No te parece extraño que tu hijo ha resurgido de entre los muertos? Sospecho que también estuvo involucrado en engañar a su majestad. Yo solicito a su majestad investigar a fondo a padre e hijo del clan Jiang. Si digo la verdad, entonces todo su clan familiar Jiang debe ser ejecutado.”

Jiang Chen dio una risita al ver que su padre estaba a punto de estallar en ira en todo derecho, y barrió sus ojos en una mirada interesada entre Lu Oriental y Zhiruo Oriental.

Luego habló casualmente, “Su Majestad, sería sencillo ejecutar a todo el clan familiar Jiang, pero no sería tan fácil salvar la vida de su alteza ¿Verdad?

La expresión de Lu Oriental se congeló, “¿Que quieres decir con eso Jiang Chen?”

“No mucho, solo que cuando yo estaba siendo golpeado hasta la muerte en el templo hace un momento, me pareció oír una voz divina susurrar junto a mi oído. Transmitiéndome una gran cantidad de palabras que parecían tener algo que ver con la enfermedad de la princesa. He encontrado la voluntad de vivir nuevamente al pensar en la enfermedad de la princesa, por ello arañé en mi camino hacia la vuelta en vida. Si Su majestad piensa que debo morir, por favor, dé la orden para golpearme hasta la muerte una vez más.”

Jiang Chen es un tipo inteligente, sabía que decir con el fin de estimular el apetito de una persona. Lo que acaba de decir llamó la atención, precisamente del punto débil de Lu Oriental.

Como el gobernante de un reino, Lu Oriental era tiránico y paranoico. Pero como padre, Zhiruo Oriental era la luz de sus ojos.

Fue tentado al enterarse de que un ser divino había tomado un interés en la enfermedad de su hija. ¿Para qué fueron los ritos? ¿Para quién más si no su hija?

Una enfermedad que ni los elixires o la medicina podían curar únicamente estaba en manos de los dioses.

“Jiang Chen, ¿Qué quieres decir?” A Pesar de que Lu Oriental era un rey, él todavía se sentía un poco de oprimido en ese momento. Después de todo, él había ordenado que este hombre fuese azotado hasta la muerte.

“¿Cómo se atreve este sujeto a mentir a su majestad?”

“¡Bien! Concederé cualquier solicitud que usted realice. Todas las riquezas, el esplendor y el poder en el Reino del Este serán para ti si puedes curar la enfermedad de Zhiruo.”

Ahora era el turno de Jiang Feng para estar nervioso. Tenía miedo de que su hijo se estaba metiendo con el rey por haber sido golpeado.

“Chen’er, tu conocimiento en medicina no es bueno. Muchos de los mejores doctores del hospital real fueron desconcertados por la enfermedad de la princesa, sin embargo hablas de ello a la ligera”

“Quédese tranquilo padre. A pesar de que su hijo no profesa un profundo conocimiento de la medicina, creo que no debería haber ningún margen de error dado que he recibido la guía divina.”

Lu Oriental habló a toda prisa. “Si, si. Jiang Chen, siéntete libre de decir lo que piensas. Se le perdonará incluso si está equivocado, pero será recompensado con un sinfín de honores si puede ayudar.”

¿Honores? Eso no era importante para Jiang Chen. No era como si realmente fuese a seguir este juego hasta el final. Regatear sobre títulos, anunciar las habilidades de uno, o hacer diversas demandas, eran el camino directo a la muerte.

El Jiang Chen de este momento entiende que la situación es más importante que la persona. Él sabía que el ser tan humilde como sea posible ahora daría lugar a la mayor cantidad de protección, mientras que la disputa por honores, ganaría la enemistad de la familia real Oriental y en segundo lugar, los celos de los otros duques.

Jiang Chen hablo mientras pensaba en ello. “Este humilde sujeto es un criminal y no se atreve a pedir cualquier honor. Trataré este tema sin temor a otros solo si su Majestad perdona mis crímenes.”

Los duques amistosos con Jiang Feng rieron hacia sí mismos cuando escucharon las palabras de Jiang Chen. Este chico era bastante hablador, manejaba las cosas aún más suavemente que su viejo.

El perdón por los crímenes de Jiang Chen, esto era algo que Lu Oriental podría lograr fácilmente con una sola palabra.

“Muy bien, hoy frente a estos nobles. A través de la presente perdono todos sus crímenes. A partir de este momento, usted sigue siendo el heredero del ducado Jiang Han, con todos sus títulos y logros sin cambios. Si alguien trae de vuelta el pasado otra vez, tendrán que lidiar con la familia real oriental.”

Las palabras de Lu Oriental eran bastante  magnánimas, no solo había perdonado todos los crímenes de Jiang Chen, había prohibido a cualquier persona de traerlos a colación nuevamente. Esto era obviamente la marca de un corazón generoso, con ello la familia Jiang ya no tendría que preocuparse por cubrir estos crímenes en el futuro.

Jiang Chen dedico una sonrisa deslumbrante en consecuencia y dijo las siguientes palabras impactantes. “En realidad, su alteza no está enferma.”

¿Jiang Chan quiere morir? Se atrevió a decir que la princesa no estaba enferma después de todo ese alboroto. ¿Por qué habría de estar en esta situación si no está realmente enferma?

Lu Oriental tenía la necesidad imperante de pisar fuertemente la cara de Jiang Chen, pero el razonamiento de un rey le dijo que tuviera calma, se tranquilizara. Tiene que dejar que este mocoso finalice aún si sus palabras eran aire caliente.

“Digo, ¿Qué pasa con todas sus expresiones? ¿Ustedes realmente deseaban que la princesa estuviese enferma?”

El duque de Tianshui ya no podía aguantarse más, “Mocoso Jiang, acaso es esto una burla hacia el rey? ¡Estas pidiendo la muerte!”

Jiang Chen se frotó la nariz y dijo: “Su Majestad, ya he dicho que he recibido guía divina para arrojar luz sobre la enfermedad de la princesa. Los dioses podrían ser enfadados por alguien si esa persona continua de arriba abajo haciendo un alboroto.”

En cualquier otra circunstancia, Lu Oriental pensaría que Jiang Chen estaba diciendo tonterías acerca del asunto.

Sin embargo, no podía permitirse el lujo de no creer en él en este momento. En primer lugar, este asunto tiene que ver con la vida de su amada hija, y en segundo lugar, el chico fue apaleado hasta la muerte, pero no había muerto realmente. Incluso el no creía que esto no era una prueba de la intervención divina. Era muy consciente de la eficiencia de los encargados de llevar a cabo ejecuciones, ¿Cómo era posible echar a perder la tortura a muerte de alguien?

Lu Oriental no tuvo más remedio que creer en Jiang Chen, debido a esos dos puntos. Con severidad ordenó, “Duque de Tianshui retírese.”

“Su Majestad, esta rata está propagando rumores…” El duque Tianshui habló apresuradamente.

“¡Retírese!” El rey estaba bastante enojado.

El duque de Tianshui dio la espalda dócilmente a la multitud. A pesar de querer llevar a la familia Jiang debajo de una vez, no tenía el valor de chocar cabezas con su rey.

“Su Majestad, el ser divino está bastante enojado. Porque no hablara hasta que la persona estúpida que habló se golpee a si mismo tres veces. Pero el duque de Tianshui es un poderoso duque, ¿No sería difícil, para el darse una palmada a sí mismo?”

“Por no hablar de considerar la dignidad y la gracia de Su Majestad, ¿Cómo es posible mandar a un duque que se golpee a sí mismo? Parece que todo se reduce a una cuestión de si el duque de Tianshui es realmente consciente de sí mismo y leal al reino. Si fuera yo, yo no dudaría en volverme y abofetearme a mí mismo treinta veces, y no solo unas meras tres veces.”

Los nobles que habían venido con Lu Oriental comenzaron a susurrar entre si después de que Jiang Chen había hablado. Algunos pensaban que Jiang Chen estaba armando esta situación, mientras que otros pensaban que había una gran cantidad de verdad en sus palabras.

Por supuesto, ellos no eran los que tenían que darse unas palmadas a sí mismos. Todos ellos eran miembros de la audiencia y por lo tanto no sintieron la presión. Dirigieron la vista hacia el duque de Tianshui en medio de la multitud.

Aquellos alrededor del duque conscientemente mantienen una cierta distancia de él, destacando su ubicación.

El duque de Tianshui se sintió bañado en una brisa fría. Se dio cuenta desesperadamente de que, en ese momento, todos sus compañeros, de ellos ni una sola persona estaba dispuesta a ponerse de pie por él. Era como si todo el mundo lo estuviese señalando.

Traducido por TeamChman

  • sanyuky

    jejejje eso por bocazas

  • Luciano Rosselló Sosa

    9/10 . muy hilarante je