TDG – Capítulo 160

Modo Noche

​Capítulo 160 – Llega la horda de bestias

Cada vez que llega la horda de bestias demoníacas es una pesadilla, por eso toda la Ciudad Gloria se encontraba en estado de alerta.

Sala de la Mansión del Señor de la Ciudad

Varios expertos de diversas familias fueron a diversas partes de la ciudad, solo se quedó la Familia Sagrada. Las miradas de Ye Zong y Shen Hong hicieron contacto, fríos rayos de luz destellaban de sus ojos.

Shen Hong sonrió mientras miraba a Ye Zong y dijo: “No esperaba que la Ciudad Gloria experimentara la llegada de una horda de bestias demoníacas. Como miembro de la Ciudad Gloria y por el bien de la seguridad de la ciudad, mi familia Sagrada, naturalmente, quiere hacer todo lo posible para proteger la Ciudad. ¿Me pregunto qué ha dispuesto el Señor de la Ciudad para mi Familia Sagrada?”

Los ojos de Ye Zong se estrecharon mientras miraba a Shen Hong, y dijo: “Los expertos de la Familia Sagrada van a proteger las paredes del norte. Excepto, que tengo que pedirle al hermano Shen venir conmigo a las paredes del sur para mantener la línea”

Con la horda de bestias demoníacas, sabe Dios qué trucos tratara de usar Shen Hong. Si Ye Zong deja que este tipo, Shen Hong, escape de su vista, Ye Zong, no podrá sentirse tranquilo.

“Estoy dispuesto a servir al Señor de la Ciudad”, Dijo Shen Hong, entrecerrando los ojos mientras sonreía. ¿Cómo no podía saber lo que estaba pensando Ye Zong?

“Entonces, hermano Shen, nos vamos.”

“¡Como desee, Señor de la Ciudad!”

Nie Li, Du Ze, Lu Piao y el resto del grupo llegaron primero a las paredes del sur. Esta horda demoníaca atacará primero la parte sur, por lo tanto, este es el lugar más peligroso.

Todavía faltaban cinco horas para la llegada de la horda de bestias demoníacas. Bajo el mando de Nie Li, los mil luchadores estaban excavando fuera de la ciudad. Debido al hecho de que la horda de bestias demoníacas llegará pronto, todo el mundo está muy nervioso y aceleraron sus movimientos.

“¿Qué es lo que planea Nie Li?” Lu Piao se sentía muy curioso.

Debido a que los luchadores estaban excavando el lugar se volvió muy escarpado. Sin embargo, estos baches son inútiles contra las poderosas bestias demoníacas de atributo viento y nieve.

“¡No importa lo que planee Nie Li, solo tenemos que seguir!” Du Ze cogió una pala y cavó constantemente en el lodo.

Los guardias de la parte superior de los muros de la ciudad veían de vez en cuando hacia el frente. No podían entender lo que Nie Li y su grupo estaban planeando. Ellos solo pueden ver dos profundos barrancos y personas cavando, debajo de la tierra había un grupo de personas echando un líquido similar al aceite.

El suelo fue excavado hasta el punto en que se desnivelo. El suelo estaba lleno de muchos pequeños hoyos que eran del tamaño de un puño. Había otro grupo de personas que talaban miles de bambúes y afilaban la punta, formando algo parecido a una lanza. Luego vertían algo en el interior del bambú.

Aparte de eso, un grupo de alquimistas corría por todas partes. Todos llevaban cubos con una sustancia similar a la de una poción.

“¿Qué están haciendo estas personas?”

“¡No estoy seguro, no tengo ni idea!”

“¿Qué tipo de poción hay en esos cubos? ¿Por qué están vertiendo esas pociones en los pozos?”

“¡¿Quién sabe?!”

Estos guardias de la ciudad, que custodiaban los muros, estaban discutiendo con curiosidad sobre las acciones de Nie Li y su grupo, despejando un poco el miedo a que llegue la horda de bestias demoníacas.

El tiempo pasa volando, cada minuto que pasa, el miedo dentro de sus corazones se vuelve aún más profundo, porque saben que la horda de bestias demoníacas llegará pronto. Los grupos de expertos de diversas familias se reunieron en la parte superior del muro, dándoles un poco de tranquilidad.

Los muros abigarrados de la Ciudad Gloria en lo oscuro de la noche, hacía que el corazón de las personas inexplicablemente se volviera pesado. Hubo innumerables cantidades de personas que murieron en estos muros. Cada pieza de piedra en los muros de la Ciudad estaba empapada con su sangre.

Por generaciones, han luchado contra las bestias demoníacas. Nadie sabe cuándo llegará la aterradora horda de bestias demoníacas, no saben si este último rincón de tierra donde viven será destruido.

Los mil luchadores que estaban en la parte inferior de los muros siguen ocupados. A pesar de que no tienen mucha fuerza, su eficacia sigue siendo muy alta. La tarea fue completada aún mejor de lo que imaginaba Nie Li y Nie Li sigue poniendo más defensas.

Mientras Nie Li estaba ocupado, Ye Ziyun y Xiao Ning’er se negaron a permanecer sin hacer nada. Ellas también tomaron palas y comenzaron a cavar al igual que los luchadores normales.

Ye Zong, Shen Hong y muchos expertos llegaron al muro de la ciudad. Al ver la figura firme de Ye Zong de pie, sus corazones se sentían inexplicablemente más tranquilos. En sus corazones, Ye Zong es una existencia parecido a un Dios. Solo después del Señor Ye Mo, ¡el guardián de la Ciudad Gloria!

En este momento, Ye Zong, Shen Hong, Ye Xiu y el resto estaban todos mirando a los pozos y agujeros que estaban en la parte inferior de los muros que estaban siendo llenados de todo tipo de sustancias líquidas y sentían curiosidad.

“¿Qué está pasando?”, Preguntó Ye Zong a Ye Xiu.

Con el rabillo del ojo Ye Xiu echó un vistazo a Shen Hong, sacudió la cabeza y dijo: “Yo también no estoy muy seguro”.

Ye Zong fue la primera persona en entender. Todo esto está probablemente relacionado con Nie Li y solo Nie Li haría cosas tan raras.

Shen Hong miró hacia abajo y preguntó irritado, “La horda de bestias demoníacas llegará pronto, así que ¿Qué es lo que están haciendo estos idiotas? ¿Qué pueden hacer estas cosas? ¿Ellos piensan que van a ser capaces de detener el gran ejército de bestias demoníacas con pozos? ¡Simplemente ridículo!”

Ye Zong y Ye Xiu no contestaron. Dado que Nie Li lo ha hecho, solo pueden esperar y ver. No tiene sentido el discutir con Shen Hong. En estos momentos, los diferentes Patriarcas también parecían ser más tolerantes.

El patriarca de la Familia Divina, dijo entre risas, “¡Puesto que la horda de bestias demoníacas está llegando, hacer algo es mejor que no hacer nada!”

“Es una pérdida de fuerza de trabajo. ¡Con el fin de vencer a la horda de bestias demoníacas tenemos que usar la fuerza bruta! ¡El puño es el verdadero camino!” Dijo orgulloso Shen Hong.

Él siempre ha estado satisfecho con las decisiones de Ye Zong. Lo que está pasando abajo debe ser obra de Nie Li; Por lo tanto, tiene que desdeñar y decir lo despreciable que es su idea.

Un breve momento de silencio.

Aparte de los sonidos de pala debajo del muro, nadie dijo una palabra.

Un momento más tarde, alguien rompió el silencio y dijo: “¡La horda de bestias demoníacas es solo de unos cuantos millones, no hay que estar tan nervioso! ¡Antes también hemos resistido hordas de bestias demoníacas de decenas de millones!”

De hecho, una horda de bestias demoníacas de solo unos millones todavía se puede bloquear. Sin embargo, siempre habrá gran cantidad de bajas por cada horda. Con el fin de repeler a la horda, Ciudad Gloria tiene que pagar un doloroso precio.

Después de que la horda los venciese solo quedaría la devastación. Cinco horas pasaron muy rápidamente. La horda de bestias demoníacas todavía no llegaba. Todos miraron hacia las lejanías, estaban un poco desconcertados y se preguntaban qué estaba pasando.

“¿Podría ser que la horda de bestias demoníacas no va a venir?”

La horda de bestias demoníacas está formada por varias bestias demoníacas. Son como una ola, que arrasa por donde pasa. La razón por la que las bestias demoníacas forman la horda es aún desconocida. Tal vez sea por la migración o tal vez para buscar a su presa. Su ruta es incierta; Por lo tanto, ¿quién sabe, a lo mejor ha cambiado de dirección?

Todo el mundo se sintió un poco aliviado por dentro. Después de todo, si la horda de bestias demoníacas cambiara su dirección, Ciudad Gloria se liberaría de una terrible batalla. Justo cuando todo el mundo se sentía un poco más aliviado, un rugido de una bestia demoníaca se podía escuchar desde el valle.

El rugido de la bestia demoníaca parecía tan triste en la tranquila noche. Al oír el rugido de la bestia demoníaca a lo lejos, todo el mundo cambio sus rostros.

“La horda de bestias demoníacas está llegando, todo el mundo, ¡defensa completa!”

“¡Defensa!”

“¡La gente de afuera, vuelvan a entrar!”

Al oír el rugido de la bestia demoníaca, Nie Li y el resto rápidamente dejaron su trabajo y entraron por la puerta de la Ciudad Gloria. La puerta de la ciudad se cerró con una explosión. Los guardias que estaban en cuclillas se pusieron de pie, y estaban en alerta máxima. Cada vez que llegaba la horda de bestias demoníacas casi siempre la puerta de la ciudad era destruida. Tenían que enfrentar una fuerte intención de matar.

Varios reclutas sostenían sus lanzas temblando.

“¿Tienes miedo?” preguntó un viejo guardia con cicatrices en su cara. El nuevo recluta asintió con la cabeza. “¡Está bien, todo estará bien cuando la lucha comience!”

El viejo de la cara con cicatrices se rio, “la hoja entra blanca, y sale roja. ¡En ese momento, no habrá nada que temer! ”

Nie Li y su grupo subieron rápidamente a la parte superior de los muros de la ciudad y veían a las lejanías. En la parte inferior, puntos negros comenzaron a aparecer unos tras otros y rápidamente se volvieron más densos, convirtiéndose en larga y gruesa fila de negro. También se escuchaba un ruido como si estuviera cayendo rayos.

En la St. Montaña Ancestral viven una innumerable cantidad de bestias demoníacas viento y nieve. Cuando estas bestias demoníacas se reúnen, se convertirán en una aterradora horda de bestias demoníacas. El horizonte del cielo está lleno de color gris.

Mirando hacia el cielo, el horizonte no podía ser visto, solo había bestias demoníacas. Estas bestias demoníacas están rugiendo, dirigiéndose hacia la Ciudad Gloria

Ye Zong y el resto ya han desenvainado sus espadas, se prepararon para salir y entrar en la batalla. Con su fuerza, siempre y cuando no se encuentren con alguna bestia demoníaca por encima del Rango Oro Negro, podrán luchar tranquilos.

Nie Li fue hacia donde Ye Xiu, miró un momento a Shen Hong, y dijo en voz baja, “Señor Ye Xiu, consiga que el Suegro no haga nada todavía. ¡Que espere hasta el momento en las bestias demoníacas lleguen a los muros de la Ciudad!”

“Está bien.” Ye Xiu asintió con la cabeza.

Él tiene completa confianza en Nie Li; Por lo tanto, no le preguntó la razón y le entregó el mensaje de Nie Li a Ye Zong.

La velocidad de la horda de bestias demoníacas es aterradora, ya estaban más o menos a tres millas de distancia de muros de la ciudad. Había todo tipo de enormes bestias demoníacas mezcladas, algunos eran de más de cinco metros de altura y tenían enormes proporciones. Todas los diversos Patriarcas desenvainaron respectivamente sus espadas.

“¡Señor de la Ciudad, debería tomar medidas pronto!”

En las batallas anteriores contra la horda de bestias demoníacas, los expertos irían y soportarían el primer impacto. Solo después de que se hayan agotado irían a descansar y dejarían que los guardias de los muros contengan a la horda, dándoles tiempo a los expertos para terminar de descansar antes de ir a luchar. Haciéndolo de esta manera, se podía utilizar de manera eficiente a los expertos.

“¡Esperen!” Ye Zong agitó la mano. Nie Li le encargó a Ye Xiu que le diera el mensaje de no atacar por el momento.

“Señor de la Ciudad, ¿Qué estás esperando?”, Dijo impaciente Shen Hong. Cuando Ye Zong y el resto estén luchando, podría tener una oportunidad y si podía conseguir que Ye Zong muriera por culpa de una bestia demoníaca, eso sería perfecto.

Ye Zong sacudió la cabeza y dijo: “¡Espera!”

Al escuchar la orden de Ye Zong, todos los expertos se detuvieron. No podían entender lo que Ye Zong pensaba hacer. La verdad es que, ni Ye Zong lo sabe. Fue Nie Li quien va hacer algo.

La horda de bestias demoníacas ya estaba cerca de los muros de la ciudad. Dentro de la horda de bestias demoníacas, la mayoría eran bestias normales o bestias de Rango Bronce de unos 2 metros, siendo enormes en tamaño.

La cantidad de Rangos Plata y Oro era un poco menor; Sin embargo, su estatura era por lo general de cinco o seis metros. Dentro de la horda de bestias demoníacas, hay aproximadamente una docena de bestias demoníacas Rango Oro Negro. Sus tamaños eran varias veces mayor a la de las bestias Rango Plata y Oro, como una si fueran pequeñas montañas

Estas bestias demoníacas son en su mayoría bestias demoníacas de atributo viento y nieve, así que cuando caminaban, una ventisca soplaba. El aire que los rodeaba parecía estar condensado.

¡Rugido! ¡Rugido! ¡Rugido!

Descubriendo los muros de la ciudad humana, las bestias demoníacas rugieron como locas.

Cada una de ellos comenzó a correr frenéticamente, dirigiéndose hacia Ciudad Gloria.