TDG – Capítulo 226

Modo Noche

Capítulo 226 – Enemigos en un sendero estrecho

¡¿El Dragón Jiao Zombi era tan poderoso?!

No es de extrañar que todo el mundo estuviera tan sorprendido. Por otra parte, este Dragón Jiao Zombi parecía ser un poco diferente de las otras bestias demoníacas, tenía en su frente una perla escarlata que atraía la mirada de los demás.

*¡Woosh!* *¡Woosh!* *¡Woosh!*

Seis figuras salieron del lago y cargaron hacia el Dragón Jiao Zombi.

Cuanto más tiempo vivía el Dragón Jiao Zombi, su cuerpo se volverá más pequeño. Incluso Nie Li no sabía qué edad tenía este Dragón Jiao Zombi; Sin embargo, basándose en su fuerza, aun no debe haber llegado al Rango Semidiós. Sino esos seis ya estarían muertos.

Los seis que cargaron al lago eran todos miembros reconocidos de las generaciones más jóvenes de las Mayores Familias del Reino Abismal. Eran extremadamente engreídos por su fuerza y por lo tanto, no tenían ni un poco de miedo de enfrentarse al Dragón Jiao Zombi.

*¡Boom!* *¡Boom!* *¡Boom!*

Los seis consideraban al Dragón Jiao Zombi como un paquete, mientras que los otros que estaban en la orilla se preparan para arrebatarle la perla escarlata. El corazón de Nie Li se agitó levemente al ver la perla roja. No estaba seguro sobre la verdadera naturaleza de la perla, pero basado en la energía que emitía, estaba seguro de que era un tesoro muy importante.

“Nie Li, ¿Qué es esa joya roja?” Preguntó Ye Ziyun, con el corazón lleno de curiosidad.

“No tengo idea,” Nie Li respondió mientras negaba con la cabeza. Un rastro de asombro cruzó por los ojos de Ye Ziyun. ¿Un tesoro que Incluso Nie Li no conoce? Para ella, él lo sabía todo.

Al ver la expresión de Ye Ziyun, Nie Li, naturalmente, sabe lo que estaba pensando. Estiró sus manos y le mostro una sonrisa amarga. Él no era omnisciente. Solo en este mundo, hay muchas cosas que él aún no conoce.

De repente, el Dragón Jiao Zombi rugió hacia el cielo y escupió unas esferas de agua. Estas esferas explotaron por toda la zona, causando un completo caos entre la gente que estaba en la orilla.

Cuando el líquido entraba en contacto con la piel de una persona, sus cuerpos al instante comenzaban a emitir un humo blanco ya que su piel era corroída.

“¡Arghhh!” Algunas de las personas que fueron salpicados por el ataque al instante comenzaron a lanzar gritos de dolor. Uno de las esferas de ácido voló hacia donde estaban Nie Li y Ye Ziyun.

“¡Cuidado!” Nie Li gritó en un tono de urgencia mientras empujaba lejos a Ye Ziyun. Con un movimiento de su mano izquierda, aplasto entre sus dedos una Roca de Protección Divina.

*¡Auge!*

La esfera de ácido exploto justo donde estaban antes Nie Li y Ye Ziyun e hizo unos agujeros en el suelo. Algunos de los ácidos habían salpicado en el escudo y fluían hacia abajo en riachuelos.

Si el ataque les hubiera impactado directamente, el aterrador acido podría haber traspasado el escudo. Sin embargo, el escudo fue capaz de protegerlos de la salpicadura. Nie Li y Ye Ziyun cayeron en un agujero cercano. Él olio el aroma de una niña. Sus manos se encontraron con algo suave e inconscientemente lo apretó. Con su palma sintió algo suave.

El olor del cabello de Ye Ziyun le hizo sentirse relajado. Antes de que Ye Ziyun pudiera reaccionar a su caída, fue aturdida por chocar contra Nie Li, que había caído accidentalmente sobre ella. La presión de su cuerpo la sofoco un poco. Cuando sintió algo peculiar proveniente de su pecho, al instante su cara se puso roja.

“¡Tú…bájate!” Antes, pensaba que la única manera de pagar el favor hecho a su padre era el entregarse a él. Pero ahora que estaba a punto de suceder, se dio cuenta de que ella aún estaba llena de aprehensión.

Al ver su tímida expresión, Nie Li de inmediato se movió y se bajó. Se pasó una mano por el pelo mientras reía, “Fue accidente, un accidente”.

Ye Ziyun se sentó mientras aún tenía la cara roja y suavemente respondió: “Oh. Está bien.”

Al mirar los tímidos movimientos de Ye Ziyun, el corazón de Nie Li se llenó de ternura.

Él extendió su mano para levantarla y dijo: “Ten cuidado, el ácido lanzado por el Dragón Jiao Zombi tiene un potente efecto corrosivo”.

Ye Ziyun miro a su alrededor. De hecho, los lugares donde las esferas de ácido habían caído se habían corroído hasta ser enormes cráteres. No pudo evitar sentir un escalofrió en su corazón.

Nie Li miraba hacia donde ocurría la batalla.

Cang Ming, Mu Ye, y los otros cuatro estaban enfrascados en una intensa batalla con el Dragón Jiao Zombi que incluso hizo que el cielo se oscurezca.

*¡Auge!*

Cang Ming bombardeó al Dragón Jiao Zombi con varias palmas de sangre, haciendo que chille de dolor.

Furioso, el Dragón Jiao Zombi atacó con su cola y golpeó brutalmente a un joven guerrero, haciéndolo escupir sangre, mientras era mandado a volar.

Cang Ming solo miro un momento al joven experto. A pesar de que por ahora estaban cooperando, actualmente siguen siendo competidores. Por lo tanto, Cang Ming no estaba molesto con sus muertes.

Al oír el grito lastimero del Dragón Jiao Zombi, Nie Li pensó para sí: ‘Este Dragón Jiao Zombi, probablemente, no puede aguantar más. El Dragón Jiao Zombi es muy poderoso, pero aún no puede competir con tantos guerreros Rango Leyenda’.

“¡Roar!”

La perla escarlata en la frente del Dragón Jiao Zombi irradiaba una luz cegadora y el Dragón Jiao Zombi se transformó, cubriendo su cuerpo con una nueva capa de escamas rojas. Dos largos bigotes crecieron por las comisuras de su boca.

*¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!*

Su cola golpeó a dos jóvenes guerreros y los envió a volar fuera de la batalla. Cang Ming y Mu Ye no pudieron evitar retroceder unos pasos.

“¿Quién habría pensado que la perla escarlata tendría una habilidad que haría que el Dragón Jiao Zombi subiera de nivel? Parece como si ahora estuvieran iguales”.

Nie Li no iba a actuar. A pesar de que la perla escarlata era de hecho un tesoro valioso, si fallaba, entonces definitivamente moriría. Él decidió no intentar obtenerla.

De repente, sintió un aura familiar. Escaneando la multitud, vio una cara familiar. ¿Ese no era Ye Han?

Ye Han estaba junto a algunos miembros de la Familia Wugui y observó la batalla desde lejos.

Ye Ziyun al sentir la peculiar mirada de Nie Li siguió su línea de visión. Cuando vio a Ye Han, se enfureció al instante. Por culpa de Ye Han casi había perdido a su padre; hacia él, solo podía sentir ira y odio.

Después de detectar sus miradas extrañas, Ye Han miró hacia su dirección. Cuando vio a Nie Li y Ye Ziyun, sus pupilas se contrajeron y mostro una fría mirada.

¡Realmente son Nie Li y Ye Ziyun!

Es un mundo pequeño después de todo.

Por culpa de Nie Li Ye Han perdió su posición como sucesor del Señor de la Ciudad y se vio obligado a abandonar la Ciudad Gloria, luego tuvo que vagar como un perro callejero. Ahora que vio a Nie Li y Ye Ziyun juntos, su corazón se encendió con las llamas del odio.

“¡Si ustedes están buscando a morir aquí, no me culpen por tomar la iniciativa!” Los puños de Ye Han estaban apretados con tanta fuerza que se podían escuchar crujidos.

Con él estaban un poco más de veinte miembros de la Familia Wugui. El líder era un joven de contextura robusta que llevaba una armadura de plata y que portaba una enorme Espada Celestial de Plata. Su cuerpo emitía un aura terriblemente feroz.

Ye Han susurró al oído del joven, “¡Joven maestro Wu Yu, esos dos son de la Ciudad Gloria!”

Wu Yu echó un vistazo a Nie Li y Ye Ziyun y entrecerró los ojos, sobre todo por Ye Ziyun. Sus ojos no podían evitar encender una llama al verla. Entre las diversas razas, las mujeres humanas eran sin duda las más bellas. A pesar de que Ye Ziyun todavía era joven, ella ya ha madurado hasta convertirse en una esbelta y elegante dama.

“¿Vienen de la Ciudad Gloria? ¿Qué tan fuertes son? “, Preguntó Wu Yu a Ye Han.

“Joven maestro Wu Yu, de acuerdo a lo que recuerdo, ellos dos deben haber alcanzado el Rango Oro.” Dijo Ye Han después de pensar un momento. Cuando se fue, la fuerza de Nie Li y Ye Ziyun solo era de Rango Oro.

“Tonterías. Si solo son Rango Oro, ¿por qué se atreverían a entrar en la Tierra de la Muerte de Nueve Capas?” Regañó Wu Yu.

Ante las palabras de Wu Yu, la cara de Ye Han palideció. De hecho, ¿por qué dos Rango Oro se atreven a entrar en la Tierra de la Muerte de Nueve Capas? ¿Podría ser que ellos dos ya estaban por encima del Rango Oro? Eso era imposible. Incluso con una alta tasa de cultivo, no debería ser tan rápido. Esa velocidad ni siquiera debería ser posible.

“Es posible que alguien más fuerte los trajera, pero que luego ellos dos se perdieran.” Dijo Ye Han después de pensarlo un instante. Él no estaba dispuesto a creer que Nie Li y Ye Ziyun lo habían sobrepasado en cuanto al cultivo.

Wu Yu reflexionó breve momento, y luego agitó la mano, enviando a sus hombres a dónde estaban Nie Li y Ye Ziyun.

“Nie Li, vienen.” Ye Ziyun se concentró y con su mano derecha agarró con fuerza la Gema Espiritual Ventisca preparándose para la batalla. La Gema Espiritual Ventisca era un tesoro muy poderoso. En su nivel actual, podía utilizarlo para hacer estallar un poder varias veces mayor al original.

Por el contrario, Nie Li parecía muy tranquilo y se dirigió a los guerreros de la familia Wugui. No tenía miedo de Ye Han. Más bien, Nie Li tenía miedo de que Ye Han se diera la vuelta y huyera. Si eso ocurriera, entonces encontrar a Ye Han sería realmente un dolor.

Al ver las acciones de Nie Li, los ojos de Wu Yu se estrecharon ligeramente al sentir el aura de un Rango Oro Negro viniendo de él. ¿Aun así, que podría hacer un Rango Oro Negro ante tanta gente? ¿De dónde provenía su confianza?

“Ye Han, nunca pensé que te atreverías a mostrarte enfrente mío. ¡Hoy, no te dejare ir antes e saldar cuentas!” Nie Li fulminó a Ye Han.

¡Un traidor de la Ciudad Gloria, él personalmente se ocupara de este traidor!

“Nie Li, eres demasiado arrogante. ¿Quién crees que eres? ¡Este es el Reino Abismal, no Ciudad Gloria! ¿Quién dijo que te dejaríamos escapar?” Ye Han resopló con frialdad ante Nie Li.

Wu Yu cruzó los brazos sobre el pecho mientras miraba a Nie Li, “¡Chico, eres valiente! Frente a mí, Wu Yu, todavía te atreves a ser tan arrogante. Si bajas tu cabeza antes mí, tal vez voy a considerar dejar que te unas a mí. ¡Pero si aún no reconoces tu lugar, entonces no me culpes por ser implacable!”

La mirada de Nie Li pasó por delante de Wu Yu y sus secuaces. Mostró una sonrisa fría y le dijo: “Si ustedes están de parte de Ye Han, entonces esta discusión ha terminado. ¡De lo contrario, no me culpes por mis acciones!”

Wu Yu vio algo en los ojos de Nie Li que le molestaba enormemente.