TDG – Capítulo 258

Modo Noche

Capítulo 258 – Rehén

No se podía ver casi nada a través de la nube de polvo, ya que las partículas aterrizaron poco a poco, a excepción de dos figuras que estaban paradas en lo alto del cielo.

Uno era un individuo esquelético con una mata de pelo y barba blancos. Los ciudadanos de la Ciudad Gloria vieron a su dios de la guerra, Ye Mo.

La otra persona llevaba puesta una ropa blanca mientras estaba envuelto en una aterradora tormenta. ¡Él es con el que antes había luchado Nie Li: el Señor Demonio!

El Señor Demonio estaba parado orgullo en el cielo mientras que con su Ley del Infierno conformaba una aterradora tormenta que hacia girar a su alrededor.

La energía de vez en cuando formaba imágenes de todo tipo de demonios.

“Ye Mo, ha sido un largo tiempo desde que nos vimos. Nunca pensé que serias capaz de encontrarme a pesar de que fui a tales extremos para ocultarme.” El Señor Demonio sonrió con frialdad. A pesar de que se enfrentaba solo a toda la ciudad, él todavía estaba tranquilo y sereno.

“Después de tanto tiempo, nunca pensé que el Señor Demonio, se atrevería a mostrar de nuevo su estimada presencia en mi Ciudad Gloria. ¿Me pregunto qué direcciones han provocado de nuevo al Señor Demonio?” El pelo de Ye Mo se agitaba en el viento mientras la Ley del Viento y Nieve giraba en torno a él y, ocasionalmente, condensaba carámbanos.

“Parece que la Ciudad Gloria no me da una gran bienvenida. ¡Pero de cualquier manera, yo había nacido muerto en la Ciudad Gloria!” El Señor Demonio sonrió casualmente ya que su majestuosa aura presionó a Ye Mo.

“Has traicionado a la Ciudad Gloria y fuiste desterrado hace mucho tiempo.” Ye Mo frunció el ceño por un breve momento. Podía sentir que el poder de la ley del Señor Demonio era mucho más fuerte que antes, hasta el punto de que Ye Mo ya no la podía esquivar. Una asfixiante presión hizo que Ye Mo sintiese como si todos los huesos de su cuerpo estuviesen siendo aplastados.

El señor demonio se rió satisfactoriamente mientras su mirada se volvió fría, “¡Ustedes solo son un montón de tercos fanáticos! ¿De verdad traicione a la Ciudad Gloria o dejo que la Ciudad Gloria me traicionara? De cualquier manera, ustedes deberían alegrarse; Ya no me importa el perseguir viejas historias”.

“Puesto que ya no tiene ningún interés en ella, ¿por qué has venido a la Ciudad Gloria?” Ye Mo miro con frialdad al Señor Demonio.

“Hay algo que quiero de la Ciudad Gloria. Mientras me lo des, todos los asuntos entre nosotros serán olvidados. ¡De lo contrario, voy a causar estragos aquí!” El Señor Demonio tenía un rastro de locura en su expresión.

Ye Mo frunció el ceño ya que un pensamiento cruzó por su corazón.

“¿Qué deseas?”

El Señor Demonio resopló con frialdad, “¡Estás preguntando cuando ya conoces la respuesta! Siempre y cuando entregues la piedra de espíritu demoníaco que contiene a esa bestia demoníaca, voy a olvidar el pasado. ¡De lo contrario, puede ser que comience una masacre!”

Nie Li frunció el ceño por un breve momento. ¿La piedra de espíritu demoníaco que contenía a ese espíritu demoníaco? ¿Exactamente de que estaba hablando?

Así que el Señor Demonio vino por un espíritu demoníaco. Sin embargo, Nie Li no tiene ninguna idea de que bestia demoníaca podía tentar tanto al Señor Demonio, ¿a pesar del hecho de que ya tiene al espíritu demoníaco Demonio Infernal Oscuro de Ocho Brazos?

El aura que viene del Señor Demonio se volvía cada vez más poderosa y Ye Mo estaba cediendo poco a poco bajo la presión.

Nie Li se elevó en el cielo, y se puso frente a Ye Mo. Él miró fríamente al Señor Demonio y atacó con sus tres poderes de la ley.

El Señor Demonio miró a Nie Li y sus ojos se estrecharon ligeramente. “¡Tú de nuevo!” Resopló, “Si no fuera por ti, Ciudad Gloria habría ya sido mía. ¡Si insistes en entrometerte en mi camino, no me culpes por matarte!”

“Señor Demonio, no es como si no hubiéramos luchado antes.¡ Si eres capaz de matarme, entonces ven!” Una poderosa presión fue emitida por Nie Li.

*¡Woosh!* *¡Woosh!* *¡Woosh!*

Yu Yan, Duan Jian, Du Ze, Lu Piao, Ye Ziyun, Xiao Ning’er, Ye Zong, y el resto volaron en el aire, y rodearon al Señor Demonio. Docenas de diferentes tipos de poder de la ley fueron liberadas ante el Señor Demonio.

*¡Boom, Boom, Boom!*

Intensas explosiones de poderes de la ley estallaron en el cielo. Aunque la Ley del Infierno del Señor Demonio es muy poderosa, aún no podía resistir todos sus ataques.

El Señor Demonio rugió furioso y se fusiono rápidamente con su Demonio Infernal Oscuro de Ocho Brazos. El Demonio Infernal Oscuro de Ocho Brazos se volvió de color escarlata y emitió otro furioso rugido al girar sus brazos y lanzando sus ataques hacia ellos.

Nie Li gruñó con frialdad mientras controlo su Fuerza Alma y se fusionó con su Panda Colmilludo. Amplio su boca y escupió una Explosión Ying Yang hacia el Demonio Infernal Oscuro de Ocho Brazos.

Una intensa lucha estalló en el cielo ya que el grupo unió sus fuerzas contra el Señor Demonio. El Demonio Infernal Oscuro de Ocho Brazos ejercía una afilada espada en una mano, mientras luchaba contra el grupo.

Nie Li frunció el ceño. Aunque el Físico Supremo era poderoso, a través de su actual confrontación, se daba cuenta de que el Señor Demonio había aumentado su propia fuerza en otro nivel. El Señor Demonio probablemente formaría pronto su primera alma del destino.

Dentro de este Mundo Diminuto, cualquier experto que forme un alma del destino era extremadamente potente. No importa cuántos expertos Rango Semidiós ataquen, nunca podrían tener una lucha pareja.

Frente a tanta gente atacando desde todos los lados, el Señor Demonio estaba en desventaja. Sin embargo, debido a su poderoso cuerpo físico, por el momento no mostró señales de perder. Parece que Nie Li tendría que utilizar algunas técnicas secretas, si quería derrotar al Señor Demonio.

Nie Li de repente sacó su Espada Meteorito del Dios del Trueno. Al instante, los rayos se reunieron en su espada.

Las pupilas del Señor Demonio se contrajeron ligeramente cuando reconoció el arma en la mano de Nie Li. De hecho, Nie Li tenía un buen número de métodos bajo la manga. El Señor Demonio sintió un aura destructiva viniendo de la Espada Meteorito del Dios del Trueno. La Espada Meteorito del Dios del Trueno es un arma muy aterradora.

Cuando Nie Li todavía se encontraba en el Rango Oro, ya era capaz de exhibir una aterradora fuerza; ahora que había alcanzado el Rango Leyenda, la energía liberada sería aún más terrible.

Un torrente sin fin de relámpagos se reunió en la Espada Meteorito del Dios del Trueno. Nie Li rugió furiosamente y recorto hacia el Señor Demonio.

Un rayo de luz que media varios metros fue disparado hacia el Señor Demonio. El rayo contenía una energía tan devastadora que los aliados que se encontraban cerca se vieron obligados a retroceder.

Al sentir el aterrador rayo volando hacia él, el Señor Demonio no podía evitar cambiar su expresión. Aulló de rabia mientras dos enormes masas aparecieron en dos de sus manos y golpeo con ambas. Una ilimitada energía fue lanzada hacia el rayo que Nie Li había desatado.

*¡Auge!*

Las dos energías chocaron como si estuvieran tratando de dividir el cielo.

La energía liberada por la colisión al instante volvió cenizas una serie de edificios. El rayo de Nie Li ganó lentamente, ya que partió a la energía opuesta en dos y continuó su camino hacia el Señor Demonio.

¡El Señor Demonio nunca se imaginó que el poder de la Espada Meteorito del Dios del Trueno sería tan aterrador!

Sabiendo que el rayo estaba a punto de golpearlo, el Señor Demonio curvó la comisura de sus labios en una sonrisa fría cuando de repente desapareció de su lugar y volvió a aparecer a un centenar de metros de distancia. Luego procedió a cargar en su dirección. El rayo había sido evitado.

Cuando Nie Li observó al Señor Demonio cargando hacia ellos, sintió un mal presentimiento y de inmediato hizo un gesto con la Espada Meteorito del Dios del Trueno al Señor Demonio.

Ye Mo y los demás también enviaron sus ataques hacia el Señor Demonio.

*¡Boom, Boom, Boom!*

El Señor Demonio cargó contra la multitud y envió a volar a Du Ze de un puño. Esa aterradora energía envió a volar a Du Ze por decenas de metros y le hizo escupir sangre.

El Señor Demonio atacó todo lo que estaba delante de él; incluso Nie Li no podía resistir totalmente el ataque, por no hablar de los demás. Ye Ziyun y Xiao Ning’er también fueron enviadas a volar. Duan Jian y Yu Yan y también corrieron la misma suerte.

Entonces, un aura aterradora brotó del cuerpo del Señor Demonio, parecido a un espectro violento. Mientras observaba la carga del Señor Demonio hacia ellos, Ye Zong resopló con frialdad y se fusionó con el Gran Mono Viento y Nieve. Una luz dorada fue liberada de su cuerpo mientras recorto con su espada hacia el Señor Demonio. Al mismo tiempo, Nie Li también recortó con su espada hacia el Señor Demonio.

El Señor Demonio resoplo con frialdad y volvió a desaparecer. Esta vez, volvió a aparecer detrás de Ye Zong y envió volando la espada de Ye Zong antes de agarrar el cuello del hombre con una mano. La Ley del Infierno atrapo a ye Zong e incluso rompió su armadura.

Suprimido por la Ley del Infierno, el espíritu demoníaco de Ye Zong desapareció rápidamente, devolviéndolo a su forma humana. Bajo la presión de esta aterradora energía, Ye Zong grito dolorosamente. Cuando la espada de Nie Li estaba a punto de atacar, se detuvo en el aire.

“¡Ye Zong!” Ye Mo estaba preparado para cargar, pero por temor a que el Señor Demonio le haga daño a Ye Zong, se detuvo en el aire.

“¡Padre!” Viendo esto, Ye Ziyun al instante mostro ansiedad en su rostro.

El Señor Demonio se quedó mirando a Nie Li y rió fríamente, “¡La espada en sus manos realmente es de gran poder! Si nosotros lucháramos, yo no sería capaz de hacerte algo. ¡Sin embargo, tienes demasiados puntos débiles! Todos los presentes en este momento son tu debilidad. ¡Aparte de ti, puedo matar a cualquiera de aquí!”

Nie Li agarro firmemente la Espada Meteorito del Dios del Trueno hasta que aparecieron venas en su brazo.

Lo que el Señor Demonio había dicho era correcto. ¡Todos los presentes era su debilidad!

¡Debido a que todos ellos eran importantes en su vida!

Se quedó mirando al Señor Demonio, y dijo con una voz que era tan helada como la eterna nieve, “Vete, y dejaré que te vayas. Vamos a ocuparnos de nuestros asuntos de ahora en adelante. ¡Pero si dañas a cualquiera de ellos aquí, incluso si tengo que perseguirte al Reino Ruinas Dragón, te matare!”

Ante las palabras de Nie Li, el Señor Demonio rió salvajemente. “¿Me estás amenazando? ¡En todos mis cientos de años, siempre he amenazado a otros y los otros nunca me amenazaron!”

En este momento, Ye Zong estaba en las manos del Señor Demonio; Por lo tanto, Nie Li no se atrevió a realizar movimientos innecesarios.

El cuello de Ye Zong fue agarrado por una enorme mano que inyectaba la Ley del infierno en su cuerpo, causando que su propio poder de la ley se desvaneciera. Era demasiado difícil incluso el pronunciar una palabra; La fuerza de Ye Zong estaba demasiado lejos de la del Señor Demonio.

“¡No se preocupen por mí, solo mátenlo!” Ye Zong gritó dolorosamente mientras recogía lo que quedaba de su poder de la ley y atacó al Señor Demonio.

“¿Todavía luchando con la fuerza de una hormiga?” El Señor Demonio rio con frialdad y agarró el brazo derecho de Ye Zong. Con un tirón, arrancó todo el brazo de Ye Zong. La sangre se esparcía por todas partes.

Ye Zong gimió dolorosamente, pero un momento después, él aguanto a la fuerza. Su expresión se retorcía por el intenso dolor.

“¡Padre!” Viendo el miserable estado de Ye Zong, Ye Ziyun gritó. Ella formó carámbanos, pero justo cuando estaba a punto de lanzarlos, fue detenida por Ye Mo. Si ella fuera para cargar en este momento, no solo no salvaría a Ye Zong, sino que también se pondría en peligro.

Ye Mo dio un paso hacia delante y desató su poder de la ley del Viento y Nieve hacia el Señor Demonio. “Señor Demonio, deja ir a Ye Zong. ¡De lo contrario, ni pienses en salir vivo de la Ciudad Gloria! ¡Aunque tenga que dar mi vida, voy a matarte!”

“Ye Mo, ¿de verdad crees que tu amenaza significa algo para mí? ¡Dejándome ir? ¡Cómico! Pronto voy a formar mi alma destino. ¡No eres más que una hormiga para mí!” Una aterradora aura de muerte fue emitida por el cuerpo del Señor Demonio cuando su Ley del Infierno surgió como un maremoto. “¿De verdad creen que todos ustedes me pueden tocar?