TDG – Capítulo 259

Modo Noche

Capítulo 259 – Rabia

Nie Li agarró fuertemente la Espada Meteorito del Dios del Trueno. Cuando vio cómo sufría Ye Zong, sintió un fuerte dolor en su corazón.

Con su fuerza actual, era capaz de pelear contra el Señor Demonio; Sin embargo matarlo seguía siendo algo difícil.

Después de pasar tanto tiempo juntos, Nie Li en su corazón consideraba a Ye Zong como un segundo padre.

Ye Zong soportó el dolor. A pesar de que uno de sus brazos le había sido arrancado y estaba siendo ahorcado con una llave, todavía tenía un aire de inflexible orgullo.

Ye Zong dijo solemnemente. “Nie Li, no te preocupes por mí. ¡Usa toda tu fuerza para matarlo! ¡Incluso si termino en el infierno, iré feliz!”

Su mirada giro en sentido contrario a Ziyun. Había pasado toda su vida protegiendo Ciudad Gloria, y lo haría hasta su último aliento. Lo único de lo que se arrepentiría era de dejar atrás a Ye Ziyun.

Cuando vio cuanto sufría Ye Zong, las lágrimas caían de las mejillas de Ye Ziyun. Ella recordó su infancia, cuando su padre la tenía entre sus manos y la llevó a ver juntos las distantes nubes escarlata.

“Yun’er, ¿sabías? Ciudad Gloria es un lugar al que podemos llamar hogar. Innumerables antepasados han muerto con el fin de proteger a este hogar. Su sangre derramada ha contribuido a la gloria de la Familia Viento y Nieve. Debes sentirte orgullosa de tus antepasados. Si Ciudad Gloria se encuentra en peligro algún día, yo tengo la voluntad de entregar mi vida sin vacilar”.

En aquel entonces, Ye Ziyun no podía entender las palabras de su padre. Pero a medida que crecía y empezó a entender, hacía todo lo posible para volverse más fuerte y ayudar a su padre. Por fin, había llegado al Rango Leyenda, pero en este momento, solo podía ver como sufría Ye Zong.

El Señor Demonio se rió y dijo: “¿Ye Zong, pensaste que si unían sus fuerzas, serían capaces de matarme? Entréguenme la piedra del espíritu demoníaco. ¡De lo contrario, sin contarte a ti, todos los que están aquí morirán!”

Cuando terminó de hablar, el Señor Demonio agarró el otro brazo de Ye Zong y lo arrancó. Con ambos brazos desmembrados, la cara de Ye Zong se retorció del dolor.

Por el contrario, su sufrimiento causaba que el Señor Demonio estuviese feliz. Él sujetaba el cuello de Ye Zong y continuó ejerciendo fuerza. Podía matar a Ye Zong cuando quiera, si quería hacerlo solo tenía que incrementar la fuerza.

Viendo que la vida de Ye Zong estaba colgando de un hilo, Ye Mo gritó apresuradamente, “¡Espera, siempre y cuando dejes ir a Ye Zong, voy a darte la piedra de espíritu demoníaco!”

Ye Mo sacó una piedra de espíritu demoníaco.

El Señor Demonio rió con frialdad, “¡Lanza la piedra de espíritu demoníaco!”

“¡Primero déjalo ir!” Dijo Ye Mo con una voz solemne.

El Señor Demonio sonrió siniestramente y dijo, “Ye Mo, parece que todavía no entiendes tu situación actual. ¡No tienes otra opción! Si no me lanzas la piedra de espíritu demoníaco en este momento, voy a matar primero a Ye Zong, y luego la tomare de tus manos. Después de eso, ¿qué me podrías hacer?”

El Señor Demonio continuó ejerciendo fuerza mientras de la herida de Ye Zong seguía fluyendo la sangre.

¡Si no recibiera ayuda de inmediato, sería demasiado tarde!

Los ojos de Ye Mo se abrieron. A pesar de que por lo general era muy estricto con Ye Zong, Ye Zong siempre había hecho sentirse orgulloso. ¡Al ver a su propio hijo sufriendo, deseaba ser el mismo quien sufriera!

“¡Esta es la piedra de espíritu demoníaco que querías!” Ye Mo tiró la piedra por arriba.

*¡Pa!*

El Señor Demonio cogió la piedra espíritu demoníaco con la mano y la verificó.

“¡Ahora, deje ir a Ye Zong!” Ye Mo apretó ambos puños fuertemente y estaba listo para luchar.

“¡Por supuesto que te lo daré!” Una sonrisa cruel y siniestra estaba pegada en la cara del Señor Demonio. Uno de sus brazos atravesó el pecho de Ye Zong y la sangre roció por todas partes.

El Señor Demonio lamió la sangre que había salpicado en su rostro, “Tsk, tsk. ¡Un olor tan fragante! Ye Mo, ambos hemos luchado por docenas de años y hoy, tu hijo va a morir en mis manos. Pero no te preocupes, no voy a dejarlo morir solo. ¡Voy a quitarte la vida y dejar que los dos se reúnan en el infierno!”

En el momento en que el Señor Demonio atravesó el pecho de Ye Zong, la cara de Ye Zong expresó una determinación inquebrantable. Su adrenalina se disparó y una salvaje energía se extendió por todo el entorno, emanando de su cuerpo. Un frío que penetraba hasta los huesos congelo al instante el aire de los alrededores. La cara de Ye Zong mostro una sonrisa de alivio.

“¡Nie Li, cuida mucho a Yun’er!” En su corazón, ya estaba muy satisfecho. Habiendo sido capaz de confiar su hija a alguien como Nie Li, ahora podía descansar en paz.

El cuerpo de Ye Zong se convirtió en hielo y una terrible escarcha se extendió al instante sobre el cuerpo del Señor Demonio.

*¡Auge!*

Dos de los brazos del Señor Demonio explotaron y al instante emitió un chillido miserable

“¡Maldita hormiga, incluso muerto, te atreviste a hacerme daño!” El Señor Demonio rugió furiosamente ya que la técnica secreta de Ye Zong hizo que sufriera graves heridas.

“¡Padre!” Ye Ziyun se lamentó amargamente.

“Ye Zong,” Ye Mo estuvo aturdido por un momento. En ese instante, no podía soportar un impacto emocional tan grande. No podía imaginar que Ye Zong moriría.

Los otros al lado del campo también se quedaron atónitos. Nunca pensaron que el Señor Demonio de verdad mataría a Ye Zong después de conseguir la piedra de espíritu demoníaco.

El Señor Demonio ya había tomado su decisión. ¡Independientemente de si Ye Mo le entregara o no la piedra de espíritu demoníaco, aun así habría matado a Ye Zong!

Ye Zong había ejecutado la técnica de auto-destrucción de la Familia Viento y Nieve. Una vez que se ejecutara esta técnica, su alma sería completamente destruida.

Mientras observaba el cuerpo de Ye Zong convertirse en hielo, los ojos de Nie Li se enrojecieron. La rabia llenó su pecho, nunca se imaginó que el Señor Demonio mataría a Ye Zong sin tener ninguna razón. Una gélida expresión cubría el rostro de Nie Li ya que su aterradora sed de sangre se propagaba por los alrededores.

La Espada Meteorito del Dios del Trueno en su mano emitió un brillo resplandeciente y lleno el cielo con rayos. Ese brillo reflejado en el rostro de Nie Li, parpadeando mientras caían sus brillantes lágrimas. Un sinnúmero de recuerdos de su tiempo con Ye Zong pasaron por su cabeza. Desde la primera vez que se conocieron y que habían luchado por la actitud de Ye Zong hacia él y cuando cambio gradualmente al aceptar su relación con Ye Ziyun.

En el corazón de Nie Li, a pesar de Ye Zong era alguien con el que discutía constantemente en el fondo Ye Zong seguía siendo un padre amable y benévolo. Esa imagen de Ye Zong aún permanecía en su mente.

En el instante en que Ye Zong murió, los ojos de todos se volvieron de color rojo escarlata y se prepararon para luchar contra el Señor Demonio. Sin embargo, de repente sintieron una aterradora sed de sangre que causó la sangre en sus cuerpos se solidifique. Volvieron la cabeza y miraron a Nie Li. Su ropa revoloteaba mientras todo su cuerpo estaba rodeado de los tres aterradores poderes de la ley.

La Espada Meteorito del Dios del Trueno en su mano también desencadenó un poder inimaginable.

*¡Boom, Boom, Boom!*

El aura de Nie Li aumento. En este momento, parecía como un Dios Demonio hubiera ascendido desde el inframundo.

Cuando había regresado a este tiempo, a esta vida, Nie Li tenía la intención de cambiar el destino de todos, incluso el de Ye Zong. Sin embargo, ahora se daba cuenta de que no era capaz de controlar el destino de todos.

En aquel entonces, Nie Li había sentido un poco de simpatía por el Señor Demonio. Después de todo, el padre adoptivo del Señor Demonio había muerto; Por lo tanto, traicionó a la Ciudad Gloria. Sin embargo, Nie Li nunca pensó que el Señor Demonio sería tan demente. Cuando pensaba en la muerte de Ye Zong, el corazón de Nie Li ardía por eterna furia.

“¡Muere!” Con esa altísima intención asesina, Nie Li se convirtió en la demonización de la sed de sangre, y encerró al Señor Demonio. Innumerables relámpagos fueron disparados hacia el Señor Demonio, por lo que todo el cielo parecía como si estuviera a punto de ser destrozado por su rabia.

El Señor Demonio había sido herido por Ye Zong y dos de sus brazos habían desaparecido. Antes de que pudiera recuperarse, percibió una ola de una infinita intención asesina siendo dirigida hacia él, sofocándolo por su presión.

¡Nunca se imaginó que Nie Li sería capaz de desencadenar una fuerza tan poderosa!

Nie Li probablemente había ejecutado algunas técnicas secretas que le permitieron aumentar su fuerza en varios niveles. ¡Por primera vez, el Señor Demonio percibió el peligro; este poder es suficiente para destruirlo por completo!

Antes, él no se preocupó mucho por Nie Li. Para él, incluso si él no podía matar a Nie Li, matar a los compañeros de Nie Li sería más que suficiente.

Si solo era Nie Li, era básicamente imposible para él representar una amenaza para el Señor Demonio. Sin embargo, estaba equivocado. Nunca se imaginó que Nie Li en este momento sería capaz de desencadenar una poderosa aura.

Nie Li rugió de rabia mientras agarraba la Espada Meteorito del Dios del Trueno en su mano y recortó hacia el Señor Demonio. Un gran rayo atravesó el cielo y emitía una asfixiante presión hacia el Señor Demonio.

El Señor Demonio uso de inmediato su par de mazas y utilizo toda su Ley del Infierno para desatar una energía salvaje contra el rayo.

*¡Auge!*

El cielo parecía como si fuera a rasgarse.

La energía disipada al instante envió a volar a Du Ze, Lu Piao, y el resto. Esta energía no era algo que pudieran soportar aun estando en el Rango Leyenda. Parecían hojas en un tsunami.

“¡Qué poderosa energía!” Du Ze y el resto estaban totalmente anonadados.

Un gigantesco rayo golpeó con tanta fuerza, que parecía como si estuviera tratando de herir el mundo. El Señor Demonio no podía soportar ese tipo de poderoso ataque con sus mazas y las lanzó. El impacto del rayo impacto devoro todo su cuerpo y en un instante destruyó varios de sus brazos.

“¡Arghh!” El Señor Demonio chilaba miserablemente. El rayo destruyó todos los brazos del Señor Demonio.

Justo cuando iba a golpearle el pecho, el pecho repentinamente brillaba con una deslumbrante luz y salió volando. El Señor Demonio escupió una bocanada de sangre mientras un frio rayo se mostró en sus ojos. El poder de este rayo era demasiado grande; No es algo que pudiera soportar. Si no hubiera sido por su artefacto, habría sido destruido por ese rayo.

Nie Li era como un Dios Demonio que acababa de descender, haciendo que los demás se sintieran como indefensos mortales. Cuando se dio cuenta de que el Señor Demonio todavía estaba vivo, Nie Li agitó la Espada Meteorito del Dios del Trueno, una vez más corto hacia él.

*¡Auge!*

El Señor Demonio salió despedido otra vez.

Esta vez, las dos piernas e incluso la cabeza habían sido destruidas por ese rayo. Sin embargo, el artefacto apenas había protegido su cuerpo, convirtiéndolo en un rayo de luz que salió disparado hacia la distancia.

“¡Muere!” Nie Li todavía seguía en un estado rabioso mientras movilizo a su rayo para perseguir al rayo de luz. Caían innumerables rayos.

*¡Boom, Boom, Boom!*

Innumerables rayos cayeron en ese rayo de luz; Sin embargo, siguió atravesando el cielo y, finalmente, desapareció en el horizonte.

“¡Señor Demonio, aunque escapes a los confines de la tierra, voy a perseguirte y te matare! ¡Me aseguraré de que nunca te puedas reencarnar por toda la eternidad!” La voz furiosa de Nie Li resonó en todo el horizonte.

El artefacto del Señor Demonio era al menos un artefacto de grado 3 en el Reino Ruinas Dragón. En este Mundo Diminuto, además de expertos de gran poder como el Maestro Abismal, nadie más podía matar al Señor Demonio.

¡En este momento, Nie Li no podía hacerle nada al Señor Demonio!

¿El Maestro Abismal le ayudaría a Nie Li a matar al Señor Demonio?

¡Eso es prácticamente imposible!

Para los expertos como el Maestro Abismal, tanto Nie Li como el Señor Demonio estaban en una posición de igualdad. Tenían un talento decente, eso era todo. Solo yendo al Reino Ruinas Dragón y ejerciendo el poder suficiente, aquellos expertos los tratarían con una gran cantidad de preocupación.

Nie Li se quedó mirando estupefacto el horizonte mientras su tiránica aura se debilitó gradualmente. ¿Ye Zong ha muerto?

Solo comenzando la mañana había estado charlando y riendo con Ye Zong. Ahora, en este instante, él ya no estaba aquí. Nie Li todavía no era capaz de aceptar este hecho.

  • Javier

    Que sad men :,v
    RIP suegro