TDG – Capítulo 260

Modo Noche

Capítulo 260 – Esperanza

Nie Li sacó el espejo del alma y buscó los restos del alma de Ye Zong.

Las hebras de luz volaron al espejo del alma; sin embargo, eran solo rastro del aura del alma de Ye Zong.

Con solo el aura del alma, sería imposible revivir a Ye Zong.

Un profundo dolor acuchillo a través del corazón de Nie Li.

“¡Este agravio es absolutamente irreconciliable! ¡Señor Demonio, si no despedazo tu cuerpo, entonces, yo Nie Li no soy humano!” Nie Li agarró fuertemente el espejo del alma en sus manos hasta que las venas de su brazo se revelaban. Cuando pensaba en cómo iba a ser a partir de hoy, Ye Ziyun estaría sin un padre, Nie Li estaba lleno de un sentimiento de vergüenza y culpa hacia ella. A pesar de que había vuelto a la vida, aún así no protegió a su padre.

El polvo se asentó de forma gradual. La intensa batalla había destruido la mitad de la Mansión del Señor de la Ciudad. Incluso las Matrices de las Diez Mil Bestias Demoníacas fueron destruidas completamente. Para una confrontación de este nivel, incluso las Matrices de las Diez Mil Bestias Demoníacas era inútiles.

Ye Ziyun se aferró firmemente a las cosas que Ye Zong había dejado atrás y gritó adolorida. Al recordar los momentos con su padre, su dolor cortaba su alma.

Ye Mo parecía que había envejecido varios años en un solo instante. Su hijo había muerto justo en frente de él y él se sentía completamente impotente. Su corazón estaba lleno de odio hacia el Señor Demonio. Sin embargo, con su fuerza actual, no fueron capaces de matar al Señor Demonio.

¡El ataque de Nie Li había destruido la cabeza y las extremidades del Señor demonio, pero él se las arregló para escapar!

Al ver a Ye Ziyun con el corazón destrozado, Nie Li la abrazó con fuerza y le dijo con una voz apenada, “Ziyun, lo siento mucho.”

Antes, cuando había utilizado la técnica secreta del [Dios Celestial], su Reino Alma casi había explotado. No obstante, incluso entonces, había sido incapaz de evitar que el Señor Demonio escapase. Con la fuerza actual de Nie Li, podía competir con el Señor Demonio; A pesar de ello, él no sería capaz de proteger a los demás al mismo tiempo y evitar que el Señor Demonio los matara.

Al pensar en cómo había muerto Ye Zong, Nie Li apretó el puño.

“Suegro utilizó la técnica secreta de la Familia Viento y Nieve. Ahora, incluso su alma se ha extinguido. ¡Sin embargo, si hay alguna posibilidad de revivir a Suegro, sin duda la hallare! ¡No voy a renunciar! Pero aparte de eso… ”

La mirada de Nie Li se volvió gélida mientras continuaba, “¡Juro que una vez que llegue al Reino Ruinas Dragón, yo personalmente voy a atrapar y aniquilar al Señor Demonio! ¡No voy a permitir que él se reencarne por el resto de la eternidad!”

“¿Revivir? Nie Li, ¿De verdad hay una forma de revivir a mi padre?” Los ojos de Ye Ziyun mostraron un rastro de esperanza.

Aunque Nie Li en verdad no tenía ni idea de eso, cuando vio los esperanzados ojos de Ye Ziyun parpadeando, no podía soportar la idea de hacerle daño de nuevo.

Asintió con la cabeza, “¡Mientras vayamos al Reino Ruinas Dragón y nuestra cultivo alcance un cierto nivel, vamos a ser capaces de encontrar una manera de revivir a Ye Zong!”

Pensó en el Libro Temporal del Demonio Espiritual, ese era libro que le permitió renacer. Por lo tanto, debe ser capaz de revivir a Ye Zong, ¿verdad?

Sin embargo, Nie Li no tiene ni idea en cuanto a donde pudo haber ido el Libro Temporal del Demonio Espiritual.

Ye Ziyun se secó las lágrimas. Aunque su corazón estaba lleno de dolor, su voz era aún firme y decidida cuando ella dijo, “¡Nie Li, iré al Reino Ruinas Dragón y seré más fuerte, para revivir a mi padre!”

Toda la Mansión del Señor de la Ciudad estaba en caos. Todas las caras reflejaban un profundo pesar y dolor. Para ellos, Ye Zong era alguien que merecía respeto absoluto; ¡todos habían respetado al Señor de la Ciudad!

La Muerte de Ye Zong causó que toda la ciudad entristeciera. Ye Zong se esforzó por el bien de la Ciudad Gloria, todo el camino hasta su muerte. Todas las noches, los ciudadanos veían a una figura parada en los muros de la ciudad, mirando a la distancia y sentiría una fuerte sensación de comodidad y seguridad. Pero este Dios de la Guerra, que todo el mundo había respetado ahora los había dejado; Por lo tanto, todo el mundo estaba lleno de odio hacia el Señor Demonio.

Las secuelas de las batallas atormentaban constantemente a la Ciudad Gloria.

La noche oscurecía y la lluvia cayó del cielo. Esta lluvia era una mezcla de agua con granizo que causó que penetrara hasta congelar los huesos mientras caía sobre las caras de la gente de abajo.

Nie Li miraba hacia el cielo mientras la lluvia caía sobre su rostro. Al volver, muchas cosas han ido como esperaba; Sin embargo, todavía hay muchas cosas que se habían producido totalmente fuera de sus expectativas.

La desaparición del Libro Temporal del Demonio Espiritual y la muerte de Ye Zong. A pesar de que tiene el espejo del alma, Ye Zong uso una técnica secreta antes de morir; debido a ello, incluso su alma fue destruida. Solo quedo atrás un rastro del aura de su alma.

Pensé que podía controlar el destino, pero resulta que estoy profundamente atado por el destino. Mientras pensaba de nuevo en Ye Zong, Nie Li sentía un profundo dolor en su corazón.

Estudio de Ye Zong en la Mansión del Señor de la Ciudad

Ye Mo estaba sentado tranquilamente en una mesa con montones de archivos que Ye Zong había estado leyendo antes. Esta habitación aún contenía restos del aura de Ye Zong. Sus ojos se volvieron borrosos por las lágrimas. Ya que es el guardián de la Ciudad Gloria no lloró, incluso cuando su esposa había muerto. Pero ahora, al ver a su hijo morir delante de él, con los ojos borrosos no pudo evitar dejar salir sus lágrimas.

Se escuchó el sonido de pasos acercándose y Ye Mo se limpió de inmediato las lágrimas. Ye Ziyun apareció en la entrada de la habitación y levantó la cabeza para mirar a Ye Mo. Se detuvo un pequeño momento, y luego entró con la cabeza baja. Su padre se había quedado en esta sala durante largos periodos de tiempo. Todavía podía sentir vagamente la persistente y cálida presencia de su padre.

Por un rato ninguno de los dos dijo nada.

“Yun’er, tu padre se ha ido y tu abuelo también ha envejecido. Tendrás que cuidarte bien por ti misma a partir de ahora.” Ye Mo suspiró mientras se sentía solo y adolorido.

Ante las palabras de Ye Mo, las lágrimas de Ye Ziyun cayeron sin control.

“… Abuelo, padre…” Dijo Ye Ziyun mientras a medio camino se atragantó con sus lágrimas.

“Tu padre murió por la Ciudad Gloria. No fue una desgracia para nuestros antepasados. Estoy muy orgulloso de él”, Dijo Ye Mo solemnemente. La vieja mano pasaba lentamente por encima de la mesa. Todo aquí había sido utilizado por su hijo. A partir de ahora, solo sería capaz de ver a Ye Zong en sus recuerdos. Él levantó la cabeza, miró a Ye Ziyun y continuó, “¿Yun’er, ustedes dejaran pronto la Ciudad Gloria?”

Ye Ziyun ponderó por un breve momento, luego asintió con la cabeza, “¡Sí, abuelo! Voy a ir al Reino Ruinas Dragón. ¡Quiero matar al Señor Demonio y vengarme por padre! ¡Definitivamente voy a ser más fuerte y encontrar una manera de revivirlo! ”

Ye Mo dejó escapar un largo suspiro cuando él respondió: “A lo largo de mi vida, he estado siempre fuera viajando y pasaba poco tiempo con ustedes, chicos. Ahora que Ye Zong se ha ido, por el momento voy a proteger Ciudad Gloria. Cuando llegue el día en que su abuelo ya no pueda moverse, les dejare Ciudad Gloria a todos ustedes”.

“Sí”. La visión de Ye Ziyun era muy borrosa por las lágrimas que caían mientras miraba la cara de su abuelo. Una vez, representó a la espalda de su abuelo estando en una posición vertical y alta. Pero ahora, se dio cuenta de que su abuelo ya estaba envejeciendo…

Este viaje al Reino Ruinas Dragón por lo menos tomaría cinco años. Sin embargo, no tenía otra opción. Solo yendo al Reino Ruinas Dragón, podría encontrar la oportunidad de revivir a su padre y vengarse por él. No importa a donde escapara el Señor Demonio, ella todavía lo buscaría.

La lluvia seguía cayendo.

Nie Li se paró bajo la lluvia y sintió su frialdad. En solo un rato más, iría al Reino Ruinas Dragón. Se preguntaba qué tipo de viaje le esperaba. Sin embargo, Nie Li había reafirmado su convicción; él debe volverse más fuerte tan pronto como le sea posible. No debe permitir que las cosas de su vida anterior se vuelvan a repetir. No debe permitir que sus familias, amigos y amantes lo dejen uno por uno.

Incluso si no tengo el Libro Temporal del Demonio Espiritual, ¿y qué? ¡Definitivamente voy a controlar mi propio destino!

Xiao Ning’er sujetaba un paraguas mientras caminaba al lado de Nie Li, protegiéndolo de la lluvia.

Ella se quedó callada y se quedó mirando el espacio vacío delante de ella antes de que dijera de forma triste: “Antes, yo envidiaba a Ye Ziyun ya que su padre era el Señor de la Ciudad. Si tuviera algún deseo, su padre sin duda se lo cumpliría. No había nadie que pudiera obligarla a hacer nada y sentí que era muy afortunada, incapaz de comprender mi dolor… ”

“No fue hasta más adelante que yo entendí. La Familia Viento cargaba mucho de la Ciudad Gloria.”

Xiao Ning’er dejó escapar un largo suspiro lleno de piedad por Ye Ziyun, “Su madre murió pronto y aunque su padre estaba allí, aun así ella estaba sola. Sin embargo, ella todavía vivía con fuerza y continuó su cultivo, queriendo compartir la carga de su padre”. El tono de Xiao Ning’er luego se puso serio.

“Cuando era pequeña, era muy testaruda y, a menudo competía con Ye Ziyun. Sin embargo, nunca fui capaz de ganar. ¡Ella es alguien que se ha ganado mi admiración!”

Ni Li miraba a Xiao Ning’er y comprendía sus intenciones. Ning’er era igual que Ye Ziyun; ambas eran personas de muy buen corazón. Después de entrar en el Reino Ruinas Dragón, Ning’er iría junto con Ziyun. Gracias a eso, Nie Li sería capaz de sentirse más a gusto.

Nie Li se quedó mirando hacia adelante. Después de hoy, van a dejar su ciudad natal. A pesar de que no tenían idea de qué tipo de caminos les esperaba, no importa cuán incierto o espinoso sea el camino, ellos todavía dependerán los unos de los otros y avanzaran juntos.

La noche caía poco a poco. Ciudad Gloria se había hundido en la profunda noche. Solo unas pocas luces, parpadeaban constantemente como si fueran estrellas en el oscuro cielo.

Para la Ciudad Gloria esta tranquilidad era un acontecimiento raro. ¿Quién sabe cuándo la oscura nube de la guerra volverá a envolverlos? Sin embargo, había una cosa certera; cada persona aquí estaba dispuesta a usar sus vidas para proteger la Ciudad Gloria, porque este era su último refugio.