TDG – Capítulo 277

Modo Noche

​Capítulo 277 – Maestro Dentro de las Tierras de Almas Santas

Este lugar estaba rodeado por montañas y lleno del trino de los pájaros y el aroma de las flores, formando un pintoresco paisaje.

En el centro de la Tierra de Almas Santas había un majestuoso altar. En cada uno de los cuatro lados del altar había unas escaleras que conducían a la parte superior y en la parte superior, también había una amplia plataforma.

En las escaleras había muchas personas sentadas, cultivando, pero ninguno pudo poner un pie en la cima del altar.

Xiao Yu explicó mientras caminaba en dirección al altar. “Dentro de este pozo espiritual, los expertos Destino Terrenal y Destino Celestial pueden obtener grandes beneficios para su cultivo. Hay un total de ciento noventa y nueve escalones. Mientras más fuerte sea la capacidad de una persona para comunicarse con el Cielo y la Tierra, más se podrán acercase al altar él o ella. Por el contrario, si la capacidad del individuo para comunicarse con el cielo y la tierra es pobre, entonces no van a ser capaces de avanzar siquiera un paso. Si tratan, van a sufrir un gran contraataque”.

Cada paso era tan distante como un viaje al Dao Celestial. Solo superando grandes dificultades se puede avanzar.

De repente, los estudiantes en la plataforma vieron al grupo de Xiao Yu.

“¿No es Xiao Yu con la Raíz Espiritual Celestial grado 7?”

“He oído que ni siquiera podía ir al quinto escalón. ¿Es eso cierto?”

“¡Sí, es verdad que ni siquiera puede ir al quinto escalón!”

Varios estudiantes se burlaron en voz baja. Pero, Xiao Yu no le prestó atención a los estudiantes; él ya estaba acostumbrado a que los demás se burlen de él. En lo que a él respecta, solo tiene que preocuparse de sí mismo y no había necesidad de preocuparse por las opiniones de los demás.

Xiao Yu miró a sus compañeros y dijo, “¡Nie Li, Lu Piao, voy ir primero y empezare a cultivar!”

Se dirigió hacia la escalera.

Primer escalón, segundo escalón…

En el quinto escalón, un rastro de asombro pasó por los ojos de Xiao Yu. En el pasado, cada vez que llegó al quinto escalón, sentía una fuerte presión que hizo que todos sus movimientos sean difíciles. Pero esta vez, cuando llegó al quinto escalón, aun se sentía como si solo estuviera levantando pesas ligeras.

Dio otro paso hacia arriba, el sexto, séptimo…

“¿Cómo es eso posible? ¿Xiao Yu de vedad llego al sexto escalón?”

Los otros estudiantes observaron asombrados a Xiao Yu. En el pasado, Xiao Yu solo podía llegar al quinto escalón y era detenido allí; Sin embargo, hoy, fue capaz avanzar hasta el sexto escalón. Este hecho les sorprendió un poco.

Observaron como Xiao Yu subía más alto, paso a paso.

Las alturas que eran inalcanzables para Xiao Yu en el pasado parecían tan sencillas en este momento.

Varios estudiantes, los cuales estaban cultivando en todo el trigésimo escalón, vieron cómo se acercaba Xiao Yu y al instante se sentían nerviosos e inquietos. ¿Por qué la capacidad de Xiao Yu para comunicarse con cielo y la tierra de repente se elevó a ese nivel? Este nuevo desarrollo les dejó totalmente sorprendidos.

Xiao Yu miró a aquellos estudiantes y pasó junto a ellos mientras seguía avanzando.

Aquellos estudiantes se quedaron sin habla al ver la figura de Xiao Yu ir más y más lejos. Al pensar en todas las cosas que habían dicho antes cuando se burlaban de Xiao Yu, sentían sus caras arder.

¡En cuanto a las personas que les preocupaban, ellos simplemente eran chistes!

¡Xiao Yu ni siquiera les dio una mirada decente!

Nie Li y Lu Piao también avanzaron en el tramo de las escaleras.

Cuando el pie de Nie Li subió al primer escalón, al instante sintió una majestuosa energía que soplaba hacia él y su Reino Alma se incrementó. Este pozo espiritual era de verdad extraordinario.

Nie Li subía mientras se comunicaba y armonizaba gradualmente con esta energía. En su camino, se dio cuenta de que su fuerza era como una simple gota de agua en el vasto mar del pozo espiritual.

Las dos figuras ascendían lentamente, paso a paso.

Fuera de la Tierra de Almas Santas

Una conmoción surgió al instante cuando un nuevo nombre se materializó en el Tablero de Almas Santas, en el lugar doscientos.

“¡Es Xiao Yu! ¡Xiao Yu en verdad avanzo a los primeros doscientos!”

Una vez que las diversas facciones supieron de esta noticia, todos estaban asombrados. Esta fue la primera vez que Xiao Yu estaba en los primeros doscientos. En el pasado, no importa cuántas veces lo intentara, nunca podría colocar su nombre en el Tablero de Almas Santas.

“¡¿Cómo es posible?!” La cara de Hua Ling ensombreció mientras miraba el nombre de Xiao Yu en el Tablero de Almas Santas. Un rastro de intención asesina pasó por sus ojos.

El hecho de que el nombre de Xiao Yu apareció en el tablero de Almas Santas le hizo sentir una gran presión. Hua Ling y sus hombres se quedaron mirando el Tablero de Almas Santas.

Yan Hao llegó después de Hua Ling, echó un vistazo alrededor de la zona, pero no pudo encontrar a Huang Ying. Él levantó la cabeza y sus pupilas se contrajeron repentinamente cuando vio el nombre de Xiao Yu en el Tablero de Almas Santas.

“Xiao Yu, esa basura, ¿en realidad avanzo a los primeros doscientos del Tablero de Almas Santas? ¿Exactamente qué está pasando?” Yan Hao frunció fuertemente el ceño al sentir que algo no era normal.

En el pasado, Xiao Yu solo podía caminar de un lado a otro en los escalones más bajos de las Tierras de Almas Santas, mientras que llegar a los primeros doscientos requeriría el ascender por lo menos al escalón cincuenta. La diferencia entre los primeros y los últimos eran simplemente demasiado grande. ¿Podría ser…? ¿Ese Xiao Yu de verdad avanzo al Reino Destino Celestial?

Cuando todo el mundo todavía estaba estupefacto porque Xiao Yu había logrado entrar en los primeros doscientos, su nombre comenzó a ascender en el Tablero de Almas Santas. Desde la posición doscientos al ciento noventa y nueve, su posición siguió aumentando. La atención de todos estaba fija en el Tablero de Almas Santas ya que la clasificación de Xiao Yu continuó cambiando.

“¿Cómo es esto posible? ¡Xiao Yu ya se encuentra en el lugar centésimo sexagésimo”

“¡Eso es imposible! ¡¿Cómo me puede superar?! “Yan Hao estaba furioso. Para él, Xiao Yu siempre había sido una basura. ¡Pero ahora, en realidad había sido superado por esa misma basura!

En ese momento, el interior de la Tierra de Almas Santas, Xiao Yu continuó ascendiendo, lentamente y confiado en cada paso. Incluso él se sorprendió de su capacidad para comunicarse con el Cielo y la Tierra. Él estaba ya en los noventa, pero no sentía ningún tipo de presión.

Xiao Yu estaba practicando la técnica de cultivo [Miríada Rugiente de Dragón]. Cuando estaba en el Reino Desino Terrenal, su cultivo siempre había sido suprimido; pero el momento en que hizo un gran avance y entro en el Reino Destino Celestial, la técnica de cultivo [Miríada Rugiente de Dragón] finalmente reveló su aterradora fuerza y el cultivo de Xiao Yu creció a pasos agigantados.

¡Este ritmo era inimaginable para los cultivadores ordinarios!

Nie Li y Lu Piao iban por detrás.

Nie Li levantó la cabeza y miró la espalda de Xiao Yu. Xiao Yu ya estaba en el escalón noventa y tantos mientras ellos estaban en los treinta. De repente, Nie Li noto a una hermosa chica, de más o menos dieciséis o diecisiete años, sentada con las piernas cruzadas en el escalón ciento treinta y tantos, cultivando.

Era hermosa y llevaba un vestido de seda de un color cian claro, con una túnica de muselina blanca sobre los hombros que se extendió hasta el suelo como la luz de luna. A través de este traje de fina muselina, se podía ver la elegante línea de su cuello y su perfecta clavícula.

Llevaba el pelo recogido con una cinta rosada y una horquilla en forma de mariposa, y llevaba maquillaje. La piel de sus mejillas era tan tierna y hermosa como los pétalos de flores. Bajo el débil brillo del pozo espiritual, todo su cuerpo brillaba como la clara nieve.

Esta belleza era una obra maestra de los dioses. En comparación con ella, incluso el cielo y la tierra parecían ordinarios. Esta belleza, incluso podía ser descrita como ‘capaz de cautivar incluso a los pájaros y las bestias’. Tenía los ojos cerrados mientras cultivaba, sumergida en una especie de estado misterioso, como un hada que se había quedado dormida.

Con ese aspecto sagrado, otros no se atrevían a profanarla. Independientemente de quien la viera, nadie podía evitar sentir vergüenza e inferior comparado con ella. En los escalones no muy lejos habían muchos estudiantes, mirándola desde lejos, sin atreverse a acercarse a ella. O tal vez, nadie podía estar hombro con hombro con ella.

“¡Qué hermosa!” Lu Piao estaba sin habla mientras miraba y murmuraba. Entre las chicas que había visto, tal vez solo Ye Ziyun y Xiao Ning’er podían compararse con ella. Sin embargo, en ese momento, el resplandor del pozo espiritual brillaba directamente sobre ella, como un hada que había descendido al reino de los mortales. Incluso Ye Ziyun y Xiao Ning’er serían un poco inferiores comparándolas con ella.

Nie Li se quedó mirando aturdido a esta chica cuando un sinnúmero de emociones y recuerdos surgieron en su mente.

Cuando se habían conocido en la vida anterior, Nie Li había sufrido graves heridas y había perdido la conciencia en la orilla del río.

Ella era la que lo había salvado. Siempre había estado en contra de darle a Nie Li su verdadero nombre. Ella dijo que era porque se iría un día y sería mejor para él no saberlo, por lo que sería capaz de olvidarla fácilmente. En aquel entonces, ella parecía una adolescente, pero Nie Li era muy consciente de que ella ya había vivido durante mucho tiempo.

“No sé quién o qué esta persiguiéndote, pero en este momento, estas gravemente herido. ¿Por qué no me aceptas como tu maestro y me sigues de regreso a la Secta Plumas Divinas? Allí, te puedo enseñar técnicas de cultivo.” La tierna sonrisa de la chica era tan suave como una brisa de primavera.

“Discípulo, no puedes cultivar así. ¡Si deseas comunicarte con el cielo y la tierra, primero debes retirar el odio en tu corazón! Debes ser tan virtuoso como el agua, el agua no compite. El corazón debe ser como el cielo y la tierra, para poder lograr el mayor Dao”.

Nie Li nunca había sido capaz de alcanzar el Reino ‘virtuoso como el agua’ del que su maestra le había hablado. No era más que un plebeyo, participando en la competición y en las decepciones del mundo. Él nunca había sido capaz de quitarlo y continuó haciendo enemigos en todas partes.

“¿Discípulo, incluso luchas, que ganas con eso?”

“¡Pero Maestra, te llamaron un demonio! ¡Esa es la raíz de todo! ¡Diciendo que la sangre que fluye dentro de usted pertenece al Clan demonio!”

“¿Entonces en tu corazón tu Maestra es un demonio?”

“No.”

“Entonces eso es lo que cuenta. En cuanto a lo que otros dicen, ¿qué pueden hacer las palabras?”

“No Maestra, no me dejes, eres la única que aprecio…”

Su aura se debilitaba.

“Nie Li, te lo he dicho antes, yo ya he realizado cálculos en mi destino con la técnica Fortuna Divina. Eres la calamidad de mi destino. Mi muerte no está relacionada con ellos, prométeme una cosa. No te vengaras con ellos. Deshecha el odio dentro de ti. Los que mueren nunca serán capaces de volver. Mientras más violento seas, más perderás. ¡Debes llegar a ese reino ‘virtuoso como el agua’!”

“¡No…!” Nie Li aulló dolorosamente mientras la veía cerrar los ojos poco a poco y desaparecer en sus brazos.

Su maestro había sido siempre la que allanó el camino para él en el Reino Ruinas Dragón. Pero ahora, había dejado el mundo silenciosamente y se convirtió en una brisa intangible. Nie Li cumplió la última petición de su Maestra y no se vengó de esas personas.

Al mismo tiempo él también había protegido el último de los fundamentos de la Secta Plumas Divinas. Sin embargo, su muerte había dejado un profundo pesar en su corazón. Incluso más adelante, Nie Li nunca fue capaz de llegar al reino ‘virtuoso como el agua’, nunca pudo ser como su maestra, alejada de los asuntos mundanos.

En esta vida, los ojos de Nie Li se llenaron de lágrimas al verla de nuevo.

“Nie Li, ¿qué te pasa?” Lu Piao miraba asombrado a Nie Li. ¿Qué le pasaba? ¿Por qué está llorando?

Nie Li negó con la cabeza. “No es nada.”

Esos recuerdos eran como una oleada, volviendo borrosa su visión.