TDG – Capítulo 281

Modo Noche

Capítulo 281 – ¿Dónde dar el latigazo?

La energía celestial que los rodeaba fue completamente afectada por Nie Li y giraba en torno a él en forma de torbellino.

Long Yuyin de repente sintió algo ya que ella abrió los ojos y miró perpleja a Nie Li. Ella sintió que la Energía Celestial que lo rodeaba estaba en un estado caótico. ¿Exactamente qué estaba haciendo Nie Li?

Mientras pasaba eso, Xiao Yu y el resto no podían evitar mirar a Nie Li.

Nie Li se sumergió en un estado profundo de meditación. Parecía haberse convertido en uno con su entorno, tanto que incluso su aura ya no podía ser detectada.

“¿Exactamente qué está pasando?” Long Yuyin frunció el ceño cuando un rastro de preocupación cruzó por encima de su hermoso rostro. Ella podía sentir que, en este momento, había algo extraño en Nie Li.

Nie Li percibió cuidadosamente sus alrededores.

Aunque todavía hay pensamientos viciosos dentro de él, nadie podía soñar con igualarlo, especialmente con su comprensión de la energía celestial.

Nie Li abrió los ojos cuando un destello de luz divina cruzó por sus ojos. Él levantó la cabeza para mirar a Long Yuyin y continuó armonizando con la energía celestial a su alrededor mientras daba un paso hacia adelante.

*¡Omm!*

Una oleada de majestuosa energía se extendió por todo el entorno, saliendo de las plantas de los pies de Nie Li.

Fuera de las Tierras de Almas Santas, todo el mundo se quedó mirando el Tablero de Almas Santas y discutían entre sí.

“Long Yuyin es probablemente el genio más sobresaliente de su generación. ¡El resto están muy por debajo de ella!”

“¡Sí! ¡Es definitivamente increíble que ella ya está en la novena posición en el Tablero de Almas Santas con su fuerza actual!”

“¡Ese Nie Li se atrevió a desafiar a Long Yuyin! ¡Él es demasiado ignorante!”

Mientras discutían, de nuevo hubo cambios en el Tablero de Almas Santas. El nombre de Nie Li pasó del décimo sexto al décimo quinto. A pesar de que solo había avanzado una posición, inmediatamente se desencadenó un alboroto entre la multitud.

“¿Ese chico de verdad subió otra posición?”

La competencia dentro de las primeras veinte posiciones era muy intensa. Simplemente tratar de subir un escalón ya era una tarea extremadamente difícil.

Nie Li de verdad había logrado ascender a la décimo quinta posición en un solo día. Todo el mundo se miró y se calló.

Independientemente de si Nie Li ganara o perdiera hoy, todavía sería un ser inalcanzable para todos ellos. ¿Qué derechos tenían para hablar de Nie Li?

Antes de que la multitud se calmara, la posición de Nie Li cambió de nuevo, al pasar del décimo quinto al décimo cuarto.

En un instante, todo el mundo se quedó estupefacto mientras miraban el Tablero de Almas Celestial, sintiendo como si estuvieran comenzando a asfixiarse. Toda la zona estaba tan callada que incluso una gota cayendo se escucharía. ¿Exactamente qué estaba pasando?

En tan solo un corto intervalo de tiempo, la posición de Nie Li se había movido dos veces. ¿Nie Li de verdad podría superar a Long Yuyin hoy?

Desde el punto de vista de la multitud, era imposible. Sin embargo, en ese momento, no estaban tan seguros y se preguntaron si, tal vez, ocurriría un milagro. Antes, pensaron que el que Nie Li desafiara a Long Yuyin era un movimiento arrogante y egoísta; pero en un corto período de tiempo, la posición de Nie Li había ascendido dos veces. Este hecho hizo que todos cerraran la boca.

¡Por lo menos, Nie Li se acercaba más y más a Long Yuyin!

Simplemente, ¿cómo Nie Li logro este milagro?

¡Todo el mundo no pudo evitar contener la respiración!

En una esquina de la plaza había una silla de ruedas, en la que estaba sentada una hermosa chica con un rostro pálido y ropa blanca. Ella levantó la cabeza y miró el Tablero de Almas Santas mientras un joven estaba parado en silencio a su lado.

Ellos dos eran Gu Lan y Gu Bei. “Nunca imaginé que el talento de Nie Li sería tan aterrador. Es su primer día en el Tablero de Almas Santas y ya está décimo cuarto. Su talento no es inferior comparándolo con Long Yuyin. Cuando Long Yuyin entró en las Tierras de Almas Santas por primera vez, su posición también era más o menos la misma,”

Gu Lan hablaba entre dientes mientras miraba el Tablero de Almas Santas. A pesar de que esta chica vestida de blanco que estaba sentada en una silla de ruedas con una tez pálida y parecía muy débil, ella seguía siendo tan hermosa que era sofocante.

Varias personas que estaban muy lejos la miraron con ojos aturdidos y sin aliento. Sin embargo, después de ver la cresta de amatista y oro del Clan Gu en la manga de Gu Lan, se alejaron de inmediato. El Clan Gu no era alguien a quien podrían darse el lujo de ofender.

Gu Bei miraba a lo lejos cuando dijo: “Entre todas las personas que he conocido, el Hermano Nie Li es el único del que no puedo ver a través. Puedo sentir que todavía está ocultando muchos de sus talentos y habilidades”.

La figura del misterioso joven había cruzó por la mente de Gu Lan. De hecho, había sentido que Nie Li seguía ocultando muchas cosas bajo la manga.

De repente, Gu Lan vio a varias personas entre la multitud. Después de un momento de silencio, dijo: “¡Hermano Menor, volvamos a casa!”

“¿No nos quedaremos a ver los resultados?”, Preguntó Gu Bei a Gu Lan con perplejidad. Después de todo, todavía estaba lleno de expectativas por el retro de Nie Li a Long Yuyin.

Gu Lan negó con la cabeza mientras miraba a lo lejos y le dijo: “Ellos también han venido.”

Gu Bei siguió la línea de visión de Gu Lan hasta la distancia, por lo que una figura entró en su visión. Era un joven que llevaba ropa de seda y una corona en la cabeza. Era Gu Heng, el primer sucesor del Clan Gu.

El talento de Gu Heng era similar al de Gu Lan antes de caer enferma; él era un formidable oponente de Gu Lan. Varios jóvenes siguieron por detrás a Gu Heng, todos eran miembros del Clan Gu.

Los ojos de Gu Bei destellaron fríamente cuando dijo: “¡Hermana, te llevaré de regreso!”

La noticia de Nie Li desafiando a Long Yuyin se había extendido rápidamente. Gu Heng era uno de los pocos cuyo interés había despertado por ella. Long Yuyin era, sin lugar a dudas, uno de los más talentosos entre las generaciones más jóvenes de la Familia Sello de Dragón

Alguien que fue capaz de desafiar a Long Yuyin, y al mismo tiempo, no tenía antecedentes dignos de mencionar, era definitivamente alguien a quien Gu Heng consideraría como un digno adversario.

Gu Heng barrió con la mirada a través de la multitud y se dio cuenta de cuando se iban Gu Lan y Gu Bei. La comisura de su boca se torció con una frialdad casi imperceptible mientras caminaba hacia ellos, sonriendo cuando dijo: “Bueno, si no es la prima Gu Lan y el pequeño primo Gu Bei. ¿Los dos también llegaron a ver el espectáculo? ”

Gu Bei se le quedó mirando, luego se rió y dijo: “Sí, nunca espere que el primo mayor Gu Heng también estaría aquí. He oído que algo interesante estaba ocurriendo aquí; por lo que mi Hermana Mayor y yo vinimos a echar un vistazo”.

Gu Lan permaneció en silencio, con la cabeza agachada, sus blancas manos de jade agarraron firmemente los apoyabrazos de la silla, en silencio.

Gu Heng echó un vistazo a Gu Lan y la comisura de su boca se torció en una sonrisa burlona.

Un breve momento después, lo cubrió con un aspecto miserable cuando dijo, “¿la enfermedad de la pequeña prima Gu Lan todavía no se ha curado? ¡Es una lástima, originalmente con el talento de la pequeña prima Gu Lan, definitivamente podría haber llegado a la cima del Clan Gu! ¡Gu Bei, ahora que su hermana se ha vuelto una lisiada, tienes que cuidar bien de ella!”

Los ojos de Gu Lan destellaron con una pizca de rabia, pero lo ocultó rápidamente. En el pasado, había sido un genio deslumbrante que no toleraba ni un solo grano de polvo en su orgullo. Pero desde que cayó enferma, había aprendido a soportar.

Gu Bei suspiro. “Muchas gracias al primo mayor Gu Heng por su preocupación. La enfermedad de mi hermana ha sido siempre la misma, sin la más mínima mejoría. Por lo tanto, la traje a para aliviar su aburrimiento”.

A pesar de que también estaba furioso con Gu Heng por insultar a su hermana y llamarla lisiada, aun así lo aguanto.

Gu Heng miro a Gu Lan mientras agachaba la cabeza sin decir nada. En efecto, dado que esta chica se había vuelto una lisiada, ella ya no tenía ningún espíritu de lucha.

“¡Puesto que ustedes dos han venido, no hay nada de malo en irse después de ver el espectáculo!” Gu Heng sonrió cuando dijo, “He oído que un joven con talento desafío a Long Yuyin. ¡Esto ha despertado mi interés!”

Gu Bei consideró por un momento antes de asentir, “Si esa es la causa de todo esto, entonces, agradezco las buenas intenciones del primo mayor Gu Heng. ¡Nos iremos después de este espectáculo!”

A pesar de que los meridianos del Gu Lan se habían roto y se había vuelto una lisiada, cuando sus padres estaban aún con vida, no dejaron de tener un poco de prestigio. Varios ancianos del Clan Gu había cuidado bien de Gu Bei y Gu Lan desde entonces; Por lo tanto, aunque Gu Heng estaba siendo muy afilado con sus palabras, él todavía se abstuvo de hacerles cualquier cosa a Gu Lan y Gu Bei.

Un grupo de ellos se quedó allí, cada uno viendo el Tablero de Almas Santas con pensamientos diferentes. Aparte del Clan Gu, la Familia Sello de Dragón y la Familia Fuego Fatuo tenían representantes parados fuera de las Tierras de Almas Santas, observando.

Esta era la primera vez de Nie Li entrando en las Tierras de Almas Santas y él ya había alcanzado la posición décimo cuarta en el Tablero de Almas Santas. Eso ya era suficiente para demostrar su talento. Si solo pudieran reclutar, con su talento, sin duda aportaría un gran beneficio hacia su familia.

Dentro de las Tierras de Almas Santas Nie Li no tenía idea de que tan grande había sido la conmoción que había causado mientras continuaba sintiendo la energía celestial y se comunicó con el Cielo y la Tierra.

Mientras pasaba el tiempo, podía sentir el primer capítulo de la técnica de cultivo [Dios Celestial] fluyendo más y más suavemente. De hecho, con el fin de liberar el verdadero poder de la técnica de cultivo [Dios Celestial], tenía que llegar al Reino Ruinas Dragón para cultivar.

Ya había ascendido al escalón centésimo vigésimo quinto.

Long Yuyin observó como Nie Li se acercaba más y más y sintió una amenaza presionándola por primera vez en su vida. Este era su primer día y Nie Li ya había alcanzado el escalón centésimo vigesimoquinto. Comparándolo con sus propios resultados al entrar por primera vez en las Tierras de Almas Santas, ya era todo un logro.

Desde que era joven, siempre se había dicho a si misma que sería la más fuerte entre los de su generación. Incluso si había hombres, ella todavía quería tenerlos bajo sus pies. La expresión de Long Yuyin era fría mientras observaba a Nie Li.

¡Desde su nacimiento, Nie Li fue el rival más poderoso que nunca se había encontrado!

Sin embargo, ella nunca admitiría la derrota. ¡Ella era Long Yuyin de la Familia Sello de Dragón!

Ella definitivamente no admitiría la derrota ante cualquier persona de su edad.

Nie Li se detuvo en el centésimo vigésimo quinto escalón, levantó la cabeza, y miro a Long Yuyin. “He oído que en su primer día en las Tierras de Almas Santas, llegaste a donde estoy ahora. Parece que tu talento es solo regular. Ciento veinticinco escalones. ¡¿No fue fácil de alcanzar?!”

A Nie Li no le importaba provocar un poco a Long Yuyin. La cara de Long Yuyin se volvió de un verde pálido cuando el sonido de unos crujidos salió de sus puños.

Ella miro furiosa a Nie Li, “El hecho de que hayas alcanzado el escalón centésimo vigésimo quinto no significa que puedas ganarme hoy. ¡Si no eres capaz de superarme, entonces espera y recibe tres latigazos míos!”

“No tienes que preocuparte por eso; en vez de eso debes preocuparte por ti misma. Todavía estoy pensando en donde debería dar esos latigazos. ¡Alguien tan hermosa como tú, qué desperdicio! ¡Sin embargo, hacia una hermosa chica con un corazón venenoso, nunca seré indulgente!” La mirada de Nie Li cayó en la cara de Long Yuyin, el pecho, la cintura y varias otras áreas de su cuerpo mientras él reveló una fría y maligna sonrisa.