TDG – Capítulo 84

Modo Noche

Capítulo 84 – Jugando con algo pequeño

Nie Li no sabía de qué Ye Ziyun también llegó y estaba sentada entre el público. Nie Li regresó de nuevo al área de la Familia Marcas Celestiales después de que ganó su ronda. La segunda ronda estaba a punto de comenzar.

En ese momento, Shen Ming lanzó una mirada hacia unos subordinados y le preguntó: “¿Cuál es el resultado de la apuesta?”

‘Aunque en su apuesta con Nie Li había perdido cincuenta millones de monedas espirituales, la apuesta pública donde la Familia Sagrada fue el banquero, la mayoría de la gente había apostado que Shen Fei ganaría. Por lo tanto, todavía deberíamos recuperar algo de dinero.’

El subalterno informó, “La cantidad total de la apuesta era de ciento sesenta millones de monedas espirituales. El pago fue de más de ciento sesenta millones de monedas espirituales. Tuvimos una pérdida de más de seis millones de monedas espíritus.”

“¿Cómo puede ser esto? ¿En realidad perdimos?” , Dijo furioso Shen Ming. En un principio pensó que su apuesta pública les devolvería algo de dinero. Sin embargo, nunca imaginó que habría perdido más de seis millones de monedas espirituales. A pesar de que no era mucho, sigue siendo suficiente para hacerle enfurecer.

“¡Maldita sea!” maldijo Shen Ming. Desde el día en que él ha tomado la posición de Anciano de los Asuntos principales, nunca había cometido tal error. La pérdida de cincuenta y seis millones de monedas espirituales de una sola vez, y el Patriarca iba a volver pronto. Incluso si él utilizó sus contribuciones pasadas para aliviar la metedura de pata que hizo, él todavía no se siente bien por ello.

En este momento, en el lado de la Familia Marcas Celestiales, Nie Hai, Nie In, y el resto eran extremadamente felices. Aunque no fueron los que ganaron la apuesta, pero Nie Li ganó. Sin embargo, para ser capaz de obtener una gran parte del dinero de la Familia Sagrada todavía los hace sentir bien al respecto. En el pasado, fueron presionados miserablemente por la Familia Sagrada. Y ahora, son capaces de dar rienda suelta a todo su rencor.

“Hermano Menor Nie Li, pensé que eras una persona decente. Nunca pensé que fueras tan astuto. Parece que la Hermana Mayor Yang Xin debe tener cuidado. “dijo Yang Xin mirando a Nie Li. Ambos brazos abrazaron su pecho, apretando ligeramente, lo que la hacía ver más atractiva.

Nie Li sonrió y dijo: “Hermana Mayor Yang, es un malentendido. Soy realmente una persona decente. Salvo que, hay métodos extremos para tiempos extremos”.

Después de escuchar las palabras de Nie Li, Yang Xin, Nie Hai, Nie In, y el resto todos miraron a Nie Li con una sonrisa, mientras que en sus ojos parecían estar diciendo:” ¿¡Quién va a creer eso?!”

Nie Li se encogió de hombros. Aunque tratara de explicarlo, no serviría de nada. Miró a Nie In y le preguntó: “¿Cuánto ganamos en total?”

“Nuestra apuesta personal nos consiguió cincuenta millones de monedas espirituales. ¡Además, nuestra apuesta en la parte pública nos hizo ganar más de setenta millones de monedas espirituales!” Dijo sonriendo Nie Hai. En tan solo un abrir y cerrar de ojos, ganaron ciento veinte millones. ¡Nie Li gana dinero muy rápido!

“¡Está bien!” asintió Nie Li. Ciento veinte millones de monedas espirituales no significan mucho para él, sin embargo, para la Familia Sagrada, no es una pequeña cantidad.

En este momento, Shen Ming también no pudo contenerse y se dirigió hacia la Familia Marcas Celestiales

“Anciano de los Asuntos principales Shen Ming, ¿cómo está el Joven Maestro Shen Fei? Parece que Nie Li había usado un poco de fuerza. ¡Por favor, perdóneme!” Dijo Nie Hai juntando las manos. Ya que es el Patriarca de la Familia Marcas Celestiales, todavía tiene que mostrar un poco de compostura por fuera. Sin embargo, dentro de su corazón, él se echó a reír.

El rostro de Shen Ming se torció. Cualquiera podía decir que Shen Fei no sería capaz de recuperarse al menos en medio mes. Shen Ming todavía no sabe cuáles son las lesiones exactas de Shen Fei, no era consciente de que Shen Fei no sería capaz de usar su Fuerza Alma más adelante. Si lo supiera, estaría aún más furioso. Sin embargo, Shen Ming todavía le dio órdenes a Shen Ning, dejar a Nie Li muerto.

Para Shen Ming, el Panda Colmilludo de Nie Li no podría ganar contra Shen Ning. Un Panda Colmilludo es solamente un espíritu demoníaco de Rango Bronce. Incluso si el Panda Colmilludo de Nie Li es un poco especial, y de alguna manera ha llegado al Rango Plata, ya es su límite. En este momento, Shen Ning es un Espiritistas Demonio de Rango Plata 5 estrellas. Aparte de eso, se había integrado con el Oso Sagrado Escarlata, un espíritu demoníaco Rango Oro. Aunque el Tigre Negro Escarlata de Shen Fei tiene el talento para convertirse en un espíritu demoníaco Rango Oro Negro, por ahora, solo tiene la fuerza de un Rango Plata. Y en cuanto al espíritu demoníaco de Shen Ning, ya ha alcanzado el Rango Oro.

¡Si fueran a perder nuevamente, realmente tendrían algunos problemas!

“Tres rondas de apuestas, esto es solo la primera ronda. No estés muy feliz con tanta rapidez. ¡En el siguiente, vamos a comenzar con nuestra segunda apuesta!” dijo Shen Ming mirando fríamente a Nie Hai y el resto.

“Esto …” Nie Hai no pudo evitar mirar hacia Nie Li. No estaba seguro de la fuerza de Nie Li. La Familia Sagrada perdió la primera ronda, así que la segunda ronda de seguro no será tan fácil.

Shen Ming fijó su mirada en Nie Li. Cuando su mirada se posó en Nie Li, sus ojos brillaron con un toque de maldad.

Nie Li tosió ligeramente y dijo: “Es un poco malo de la Familia Sagrada el ser así. Acabo de luchar una ronda, mi Reino Alma está muy debilitado. Luchando otra ronda, ¿Cómo podría ganar?¿Qué tal esto: lo pospondremos. La segunda ronda será dentro de dos meses. Espere hasta que mi Reino Alma se recupere, entonces voy a venir a luchar de nuevo.”

Escuchando las palabras de Nie Li, Yang Xin, Nie Hai, y Nie In miraron a Nie Li sorprendidos.

¿¡Qué su Fuerza Alma está agotada!? En la pelea anterior, Nie Li solo se fusionó con su espíritu demoníaco por un momento. A pesar de que le dio algunas bofetadas a Shen Fei, y también lo piso, no hubo ninguna lucha feroz. Sus palabras eran demasiado falsas. ¿No?

El rostro de Shen Ming resoplo fríamente y dijo: “No puede ser que la Familia Marcas Celestiales este tratando de escapar después de ganar algo de dinero, ¿cierto? Si ese es el caso, entonces mi Familia Sagrada no se contendrá.”

Shen Ming lanzó una mirada a Yang Xin, resopló y dijo: “La Familia Marcas Celestiales va en contra de su promesa. La Asociación de Alquimistas no va a continuar protegiendo a la Familia Marcas Celestiales, ¿verdad? ¡Si ese es el caso, entonces voy a decirle a nuestro Patriarca que tenga una pequeña charla con su presidente!”

Las mejillas de Yang Xin se pusieron un poco rojas. Aunque ella estaba del lado de Nie Li, ella todavía no puede decirlo. Para que Nie Li se vaya después de ganar algo de dinero es de hecho, un poco cobarde.

“Dado que el Anciano de los Asuntos Principales Shen Ming ha hablado, solo puedo luchar. Incluso si la Familia Sagrada gana aplastantemente, creo que nadie se atrevería a hablar mal de la Familia Sagrada.” Nie Li miró al furioso Shen Ming mientras sonreía por dentro.

Ya había enfurecido totalmente a Shen Ming.

“¿¡Quién se atrevería a hablar mal de mi Familia Sagrada!?” resopló Shen Ming. De repente se dio cuenta de que se le escapó algo. Él prácticamente admitió que sin eso no ganarían. Sus pulmones estaban a punto de explotar.

Nie Hai, Nie In, y el resto tenían una expresión de admiración en sus rostros.

“¡La Familia Sagrada es realmente buena en presionar a la gente!”, Dijo Nie Li. Yang Xin finalmente se dio cuenta el motivo de Nie Li. Nie Li está tratando de enfurecer a Shen Ming, y hacerlo caer en su trampa. Sin embargo, ¿puede Nie Li realmente derrotar al genio de la Familia Sagrada? Si Nie Li no puede derrotarlo, todo lo que había hecho sería en vano.

“¿Y qué?” Shen Ming estaba extremadamente furioso. Miró a Nie Hai, Nie Li, y el resto y dijo: #¿Cuánto es lo que quiere apostar la Familia Marcas Celestiales en esta ronda?”

Nie Li dijo, “¡En mi opinión, deberíamos al menos jugar doscientos millones de monedas espirituales. De lo contrario, no tendría sentido!”

Escuchando las palabras de Nie Li, Shen Ming de repente se asustó. Aunque él estaba enojado con Nie Li. Pero el apostar doscientos millones de monedas espirituales, si ocurriera algo, ¡las consecuencias no serían algo que pudiera solucionar! Incluso con todas sus anteriores contribuciones a la Familia Sagrada, si fuera a perder doscientos millones de una sola vez, él llegaría su fin.

Para Nie Li el atreverse a aceptar esta apuesta demuestra que definitivamente tiene algo de confianza. En la anterior batalla contra Shen Fei, la verdadera fuerza de Nie Li no fue revelada en absoluto. Por lo tanto, Shen Ming no se atreve a ser temerario.

Shen Ming se quedó en silencio por un momento y dijo: “Ya que hay una ronda más, ¡solo apostaremos cien millones de monedas espirituales en esta ronda!”

En cuanto vio la expresión de Shen Ming, Nie Li entendió que Shen Ming, como el Anciano de los Asuntos principales de la Familia Sagrada, tiene una autoridad limitada. Así que no se atreve a apostar mucho. Si lo presionara más, Shen Ming llegaría a sospechar de él.

“Dado que la Familia Sagrada no tiene ningún valor, entonces solo tendremos que jugar a cien millones de monedas espirituales”, dijo riendo Nie Li.

Escuchando las palabras de Nie Li, el rostro de Shen Ming se puso verde. Nie Li ha estado hablando acerca de la Familia Sagrada una y otra vez, sobre la degradación de la Familia Sagrada. Esto causó que Shen Ming enfureciera.