TRL – Capítulo 3

Modo Noche

Capitulo 3: Academia Amanecer (Parte 1)

Lorist durmió profundamente toda la noche hasta que se despertó durante el mediodía al día siguiente por los ruidos provenientes del vestíbulo principal. Perezosamente, acostado sobre la cama, esperó un rato hasta que el vestíbulo estuviese calmado antes de levantarse lentamente fuera de la cama.

Un conjunto de ropa nueva descansaba junto a la cama, entre las cuales se encontraban algunas prendas interiores de lino gris, una camisa de lana verde oscuro, un chaleco de cuero negro, un abrigo de lana gris, unos calcetines blancos, así como un par de pantalones negros. También había un par de botas de cuero negro junto a la ropa.

Lorist estaba muy satisfecho con la compra de Louise; Sabía lo que más le gustaba: ropa con colores oscuros y sin pretensiones. Pensó que los otros mercenarios que, a menudo usaban colores brillantes, se veían incluso más ridículos que los payasos. Sin embargo, ese conjunto de prendas no debería haber costado tan barato. Probablemente costó más de una moneda de oro.

Completamente vestido y usando sus botas nuevas, introdujo dos dagas en sus botas y equipó su mini ballesta en su brazo izquierdo. Luego metió su espada más corta en la hebilla de su cinturón y colgó el largo sobre su espalda. Agitando su cartera y su bolsa de cintura, comprobó si no dejaba alguna pertenencia en la habitación antes de cerrar las puertas detrás de él y dirigirse hacia abajo.

La hora del almuerzo ya había terminado y solamente había veinte personas o más conversando y bebiendo en el vestíbulo principal mientras escuchaban a Mike cantando “La Guerra de los Dioses” en un tono melancólico. Este fue un poema épico que describió el conflicto entre los magos y los dioses hace miles de años. Sólo que el autor del poema era simpático hacia los dioses. El autor describió a los humanos que fueron conducidos por los magos como agresores frenéticos, y lloró por la caída de los dioses. Aparte de ese único defecto, el poema tenía un lenguaje hermoso, giros impredecibles en la trama, así como un brillante ritmo. La historia siempre ha cautivado a la gente de Grindia e incluso ha sido adaptada en teatros, musicales así como también en otras actuaciones de espectáculo en bares.

Lorist fue a una mesa vacía y se sentó. Varios conocidos levantaron sus jarras y silenciosamente hicieron un brindis como un saludo, antes de centrar su atención en la actuación de Mike.

Louise apareció ante la mesa y dijo en voz baja: “Cuando te vi durmiendo tan profundamente en la mañana, no podía soportar despertarte. Te ves muy bien en esa ropa. ¿Se adaptan bien?”

Asintiendo, Lorist dijo, “Son geniales. Muchas gracias. ¿Hay cualquier cosa que pueda tener para llenar mi barriga?”

“Acabamos de recibir un nuevo lote de bacalao en este momento. ¿Quieres uno?”

“Está bien, haz que McDuffin fría el pescado para mí. Me gustaría un poco de sopa de costilla, una tortilla de arroz con algunas salchichas y también una jarra de cerveza de grosella negra. Iré a la academia esta tarde.”

“Ya vengo. Haré que McDuffin trabaje más rápido ya que vas a estar ocupado.”

“Espera,” dijo Lorist cuando Louise estaba a punto de irse. “No tengo prisa por ir a la academia más tarde. Louise, me gustaría la habitación por unas cuantas noches más, y deja mi ropa cuando esté lavada adentro. Trae a Mike una jarra de cerveza también y ponlo en mi cuenta.”

Lleno y satisfecho, Lorist salió de la posada y esperó un rato por la calle hasta que vio pasar un taxi de carreta de caballos.

Rápidamente saludando, Lorist dijo: “Llévame a la Academia Amanecer.”

“Está bien, serán quince cobres. Siéntate.” El conductor vestido de color marrón tiró las riendas y el Caballo Delémont Rayado corrió hacia el lugar destinado.

Después de unos diez minutos, la carreta de caballos se detuvo frente a la entrada de la academia. Lorist pagó al conductor una moneda de plata, que tenía un valor de 20 cobres, con cinco cobres como propina para el conductor. El conductor le mostró gratitud mientras se bajaba del carro.

La Academia Amanecer, estaba situada en la parte occidental del Sector de Academias. Ofrecía cursos en múltiples disciplinas y fue clasificada como el quinto lugar entre una veintena de academias en la ciudad de Morante y novena entre todas las academias en el continente de Grindia.

Una estatua de una niña que parecía tener alrededor de doce a trece años matando a un dragón gigantesco con una espada enjoyada podía ser vista en la entrada. Esta valiente jovencita era la Diosa del Amanecer Loria. Ella es la hija de Singwa, el dios de la luz, sol y guerra, y Daphlyn, la Diosa de la Luna Plateada. En el mito de Grindia, se decía que el Rey Dragón de la Oscuridad odiaba la luz emitida por Singwa mientras patrullaba el mundo. Por medio de una trampa, logró enviar a los cinco caballos divinos que tiraban del carro de Singwa por el camino hacia el Abismo. En ese momento crítico, Loria actuó y mató con éxito al Rey Dragón de la Oscuridad, devolviendo a los caballos de nuevo a su trayectoria normal, permitiendo que el dios del sol volviera a iluminar los cielos de la oscuridad. Fue en ese momento que a Loria se le concedió el título de Diosa del Amanecer.

El amanecer, el tiempo en el que el día se rompe, el tiempo que significa la llegada de la luz. En el mito de Grindia, Loria la Diosa del Amanecer era emblema de valentía y esperanza.

Dando vueltas alrededor de la gigantesca estatua, fue interpretado en broma por algunos estudiantes de la academia como un dragón lujurioso empujando hacia abajo a una niña, Lorist se paró frente a la entrada principal de la academia. La entrada de la academia no tenía un portón ni puertas. Sólo consistía en la estatua y un bulevar que conducía directamente a la academia.

Suspirando, metió su mano en la bolsa de la cintura y sacó una placa de hierro de unos 2.5 centímetros de diámetro y la clavó delante de su pecho. En la insignia negra estaba una imagen en relieve de una gran espada con tres estrellas en la parte superior de la hoja. Eso representaba su rango de Fuerza de Batalla de Hierro Tres Estrellas.

No había nada que pudiera hacer al respecto: Uno tenía que usar su insignia de Fuerza de Batalla con el fin de entrar en la academia. Aparte de eso, los profesores, el personal docente y los estudiantes tenían sus propias insignias respectivas que debían usar en todo momento dentro del edificio.

Lorist puso otra insignia junto a su placa de Fuerza de Batalla. En ella se veía una imagen de una espada larga que se hundía en el suelo con un sol a medio ascender más allá del horizonte en el fondo. Esta insignia era de color dorada a diferencia de su insignia de Fuerza de Batalla, esta represento su condición de instructor dual tanto en la Esgrima como en el despertar de Fuerza de Batalla.

Unos cuantos adolescentes que vestían el uniforme de la academia vinieron de frente. Todos deben ser estudiantes de primer año. Lorist recordó que el día del reclutamiento fue hace casi un mes. Mientras observaba a estos adolescentes saltar en emoción, recordó su época como estudiante de aquí hace diez años. El tiempo realmente fluye rápido e incesantemente.

Al principio, estos estudiantes no prestaron mucha atención a Lorist. Después de todo, había muchos estudiantes de su edad en la academia. Pero una vez que vieron su insignia de oro, todos ellos se apresuraron a presentar sus respetos.

Lorist simplemente asintió y sonrió antes de seguir adelante. En la Academia Amanecer, los estudiantes debían presentar sus respetos a los instructores.

Algunos sonidos de charlas se oían detrás de Lorist. “¡Este debe ser el instructor Locke, el legendario Instructor de nuestra academia, clasificado en Oro Negro Hierro.

“Él tiene una insignia de oro de instructor incluso con su Fuerza de Batalla en el rango Hierro Tres Estrellas. Los rumores eran ciertos… Incluso escuché que es invencible contra los Espadachines de Plata, ¡Lo que le ganó el apodo de ‘Invicto de Plata’!”

“Realmente espero que mi instructor de Fuerza de Batalla sea él… ¡Escuché que todos sus estudiantes durante tres años seguidos han despertado su Fuerza de Batalla sin fallar! Ya están en el rango Hierro ahora.”

“Escuché a los mayores decir…”

*************************

En el continente de Grindia, la Fuerza de Batalla y la esgrima representaban la fuerza de uno. Los cuatro rangos diferentes de Fuerza de Batalla incluyeron Bronce, Hierro, Plata y Oro, los cuales fueron divididos en tres subniveles para cada rango. Más allá de eso estaba el nivel de Maestros de Espada y Santo de la Espada. La gente como Lorist que estaban atrapados en el rango de Hierro Tres Estrellas durante más de tres años eran muy pocos. Aparte para romper a través del nivel Maestro de Espada, requería profundos niveles de percepción, cuando uno alcanza el nivel tres estrellas como su rango, su Fuerza de Batalla rompería generalmente a través del rango siguiente con bastante facilidad. Esta fue la razón por la que Lorist fue tan duramente criticado en la academia.

Hace diez años, un carruaje con una insignia de un oso rugiendo trajo un joven noble de 14 años del Imperio Krissen a la Academia Amanecer. McDuffin, que vendía comida por la entrada de la academia con sus padres, recordaba de manera clara esa escena. El joven que descendía del carruaje tenía una expresión fea y poco dispuesta en su rostro. Vio a McDuffin y a su familia con mucho desdén. Ese joven era extremadamente frío y orgulloso.

Ni siquiera un mes paso, cuando McDuffin escuchó que ese joven se metió en una pelea con alguien de la academia y fue golpeado de manera brutal. Tuvo que descansar en la cama durante tres meses enteros.

La próxima vez que se encontró con ese joven, McDuffin no vio ningún rastro de quién era antes; Delante de él estaba un joven sonriente y brillante cuya cara irradiaba una curiosidad sin fin. Estiró su mano hacia McDuffin y dijo: “Hola, encantado de conocerte. Soy Norton Lorist. ¿Cuál es tu nombre?”

En los próximos meses, McDuffin llegó a saber que Lorist se hizo amigo de él porque no podía soportar la comida proporcionada por la academia. Arroz viejo, pan negro, puré de patatas y sopa de verduras eran servidas en las tres comidas de cada día. Lorist no tenía más opción que ir al puesto de McDuffin para saciar sus antojos con ciertas variedades de cosas.

McDuffin no podía olvidar el momento en que Lorist mostró sus habilidades culinarias en el puesto de su familia por primera vez. Sus padres miraban con los ojos abiertos los platos que cocinaba, emitían ráfagas de aromas que hacían agua la boca. Incluso sus hermanos tenían sus ojos pegados a la comida.

En ese momento, el puesto de los padres de McDuffin sólo vendía manzanas al horno y patatas, así como salchichas ahumadas, soja y algunos otros platos comunes. Estaban bastante satisfechos con un ingreso diario de unas cuantas monedas grandes de plata. Pero después de la llegada de Lorist, su puesto rápidamente se convirtió en uno de los lugares de visita obligada para comer en el Sector de la Academia, alcanzando su pico de ganancias.

El joven McDuffin rápidamente aprendió todos los “platos de la ciudad natal” de Lorist, quien también estaba contento de enseñarle todo. Lorist mismo señaló que McDuffin tenía un don natural para cocinar. El joven McDuffin incluso creía que la ciudad natal de Lorist era un refugio para la buena comida y planeaba ir en una “peregrinación” a la tierra sagrada de la comida.

Cuando Lorist finalmente tuvo suficiente con el acoso molesto de McDuffin, le dijo a McDuffin que esas recetas provenían de un libro de recetas secreto transmitido sólo en su familia y que nadie más en su ciudad natal podía hacer comida así. Es una pena que tantos ingredientes enumerados en el libro ya no puedan ser encontrados. Pero Lorist fácilmente improvisó y cocinó plato tras plato de manjares.

Fue en ese momento cuando McDuffin renunció a su deseo de visitar la ciudad natal de Lorist.

El tiempo pasó sin cesar y cinco años pasaron rápidamente. Después de haber ahorrado una suma grande, los padres de McDuffin dejaron de correr el puesto de comida y compraron una pequeña granja en el campo para hacer un poco de agricultura y sus hermanos los acompañaron. McDuffin también consiguió un trabajo bien pagado como jefe de cocina para la Posada Gracia Roja. Lorist tenía sólo diecinueve años en ese entonces y su Fuerza de Batalla estaba en el rango Hierro Dos Estrellas. Fue promovido a un instructor por la academia debido a su esgrima estelar y fue visto como un talento creciente con un brillante camino por delante de él.

Cinco años después, McDuffin seguía siendo el jefe de cocina de la posada, mientras que Lorist se convirtió en una figura legendaria en la academia, debido a su calificación como instructor dual. Sin embargo, con su Fuerza de Batalla Hierro Tres Estrellas y siendo incapaz de romper a través de él, llego a ser la burla de la academia. Con mucha burla y desdén, sus compañeros se refirieron a él como el espadachín genio impotente.

Por lo general, los instructores de espada de las academias de más alta clasificación eran generalmente de rango Plata y superior. Eso fue aún más así, dado que la Academia Amanecer estaba clasificada número nueve de todas las demás academias en todo el continente de Grindia con la Fuerza de Batalla de la mayoría de los demás instructores siendo al menos de rango Plata Tres Estrellas. Lorist era la única excepción siendo un instructor dual clasificado oro con una Fuerza de Batalla de Hierro Tres Estrellas, ganando fácilmente la envidia y la hostilidad de sus compañeros.

La razón por la que obtuvo una insignia de instructor clasificada oro fue debido al hecho de que todos sus estudiantes lograron despertar a su Fuerza de Batalla durante tres años consecutivos. Esta tasa de éxito del 100% no tenía precedentes. Incluso solo de 25 a 26 estudiantes de familias nobles tenían éxito de que su Fuerza de Batalla fuera despertada en un curso de Fuerza de Batalla de un Maestro de Espada. Se consideró que el que fallaba tenía poca fuerza circulando en su sangre. En este momento, ésta era la tasa registrada más alta de éxito para los cursos de despertar la Fuerza de Batalla. Usualmente, sólo dos tercios de los estudiantes eran capaces de despertar su Fuerza de Batalla.

Sin embargo, en el momento en que Lorist fue puesto a cargo de su primer curso de despertar la Fuerza de Batalla, los 17 estudiantes más comunes que ningún instructor quería ayudar despertaron con éxito su Fuerza de Batalla un año más tarde. La segunda clase a la que asistieron otras 31 personas también tuvo una tasa de éxito del 100%. Durante el tercer año, asistieron a este curso 59 personas, entre las que se encontraban 10 estudiantes de ascendencia noble que hicieron todo lo posible por solicitar el curso. Pero, los más llamativos fueron los tres estudiantes que habían fallado anteriormente en despertar su Fuerza de Batalla.

Uno todavía tendía la oportunidad de despertar su fuerza de batalla incluso después del primer intento fallido, aunque con una tasa de éxito menor. Sin embargo, un año más tarde, los tres de ellos despertaron con éxito su Fuerza de Batalla. Esto no sólo aturdió a la gente de la academia, sino que también sorprendió a toda la ciudad de Morante. Lorist se convirtió desde entonces en una leyenda que logró despertar la Fuerza de Batalla de tres estudiantes que ya había fallado una vez, ganándole su insignia de oro como instructor de Fuerza de Batalla.

En cuanto a su insignia de oro de instructor de esgrima, Lorist la consiguió después de ganar duelos. Él ha luchado tanto con los estudiantes como con los instructores del rango de Plata más de cien veces sin una sola pérdida, lo que le gano su apodo de “Invicto de Plata”.

Caminando por el bulevar, Lorist pensó en cada esfuerzo, ganancia, pérdida, dicha y dolor durante sus diez años en la academia con un aire de sentimiento y nostalgia

  • sanyuky

    gracias por el cap falta en el final