TRL – Capítulo 6

Modo Noche

Capitulo 6: Orígenes de la fuerza de batalla


​Frente a él estaba el edificio principal de conferencias de la Academia Amanecer. Su diseño era como la forma de un pájaro grande desplegando sus alas, con ambas “alas” encerrando una plaza central; Parecía un pájaro abrazando el área central. El salón principal tenía cinco pisos que servían como las oficinas principales para los instructores de las varias disciplinas enseñadas en la academia. Las otras dos alas sólo tenían cuatro plantas, que comprendían 80 aulas en total y podrían caber hasta 4000 estudiantes en total en un momento dado.

A la izquierda de la mini plaza entre las alas se encontraba un edificio de piedra blanca. Originalmente, era un puesto de avanzada de defensa, pero en los últimos años se había utilizado como una oficina para el Departamento de Ejecución, así como el Departamento de Asuntos Estudiantiles. A la derecha de la plaza había un pequeño bosque, era un lugar ideal para el entrenamiento e incluso citas románticas.

Para reunirse con el director de la academia, Lorist tuvo que pasar por el vestíbulo principal del edificio de conferencias, rodear el recinto de la asamblea y el comedor en círculo, para pasar por el jardín de hierbas y el edificio de investigación que eran utilizado principalmente por los herbolarios de la academia y finalmente la biblioteca antes de llegar al edificio principal de administración, que anteriormente era un campo de entrenamiento abandonado. La oficina del Director de la academia estaba en el último piso del edificio administrativo.

A pesar de ser una academia multidisciplinar con más de 153 años de historia, la Academia Amanecer no era famosa por sus cursos de Fuerza de Batalla o Esgrima. La mayoría de las otras escuelas que se ubicaron por encima de ellos por lo general tenía un Maestro de Espada a cargo de los dos cursos.

Por el contrario, la academia era más famosa por contabilidad, arqueología, estudios de idiomas, herbolarios, así como estudios de bestias mágicas. También eran muy conocidos por sus cursos de pintura y composición musical.

Para asegurarse de que sus estudiantes fueran multitalentosos y holísticos, la Academia Amanecer insiste en que todos los estudiantes escojan otras dos disciplinas profesionales y un curso de artes, además de sus principales cursos de Fuerza de Batalla y Esgrima o no se les permitirá graduarse. Por otro lado, a la academia no le importa cuánto tiempo se tardan en graduarse, siempre y cuando se paguen los honorarios.

Además de los pocos cursos de renombre, la academia también tiene varias otras disciplinas para que los estudiantes elijan, estas eran: construcción, escultura, gestión de la ciudad, gestión empresarial, formación de caballeros, equitación, construcción naval, forja y curtido de cuero. Incluso tenían un curso especialmente diseñado para los descendientes de familias nobles, entre los que se incluían la apreciación de las flores y cursos de cocina fina.

Aunque estos otros cursos no eran los mejores de la academia, todavía tenían un cierto nivel y sólo contrataron instructores calificados. Como estos cursos sólo enseñaban los fundamentos de las disciplinas, los estudiantes podían pasar fácilmente y graduarse, siempre que pongan una cantidad decente de esfuerzo en ello.

Lorist tomó contabilidad y formación de caballeros como sus cursos profesionales adicionales. Esto fue elegido hace diez años por su tío que también manejaba todos los negocios de su familia. Su tío pensó que aprender contabilidad beneficiaría a Lorist incluso si no terminaba heredando el título de la cabeza de familia ya que siempre puede heredar su posición como jefe del grupo comercial de la familia.

En cuanto a la formación de caballero, lo eligió porque su familia tenía una gloriosa historia militar y se consideraba un modelo de proezas marciales. Lorist también mostró un tremendo talento cuando había despertado su Fuerza de Batalla a la temprana edad de 14 años. Si no hubiera sido por el grave error que cometió en el pasado, no habría sido exiliado a Morante por su padre.

Ser exiliado significaba no ser capaz de recibir la formación tradicional de los caballeros de su familia. En ese momento, su tío pensó que no era bueno para Lorist no tener ningún entrenamiento en este campo y eligió la formación de caballero como el otro curso profesional que debía tomar.

Lo que su tío no esperaba era que antes de que siquiera pasara un mes desde la inscripción de su precioso sobrino, debido a su arrogante soberbia, Lorist se había metido en problemas con varios otros estudiantes y terminó golpeado al borde de la muerte. Fue en ese momento cuando otra conciencia se apoderó del cuerpo del joven Lorist.

Debido a eso, Lorist sólo tomó un año para completar el curso de contabilidad, ya que para el Lorist actual, el tema era una aritmética simple y cruda en el nivel de las clases de matemáticas enseñadas a los estudiantes de cuarto o quinto grado en su vida anterior.

Sin embargo, el actual Lorist tuvo algunos problemas iniciales con su entrenamiento de caballero. Si no hubiera sido por su cuerpo ya en forma, habría sufrido un poco durante los arduos tres años del curso. Tuvo que comenzar como un escudero de otros caballeros y llevar a cabo muchas tareas para sus mayores, así como gestionar sus armaduras y cuidar de los caballos aparte de asistir a su propio ejercicio físico y sesiones de entrenamiento en las habilidades de un caballero. Después de tres años de amargo entrenamiento, finalmente obtuvo su pase del curso.

A pesar de todo, sólo podía convertirse en aprendiz de caballero, a diferencia de sus otros compañeros del curso. Eso se debió a su Fuerza de Batalla rango Hierro. Sólo los Espadachines de Plata podían convertirse en caballeros en pleno derecho.

Dicho esto, la causa principal de que su entrenamiento de Fuerza de Batalla este estancado se debió a un accidente en el cultivo de la Fuerza de Batalla Flameante de la familia Norton. Desde que heredó las memorias del dueño original del cuerpo, sabía que estaba en posesión de una versión copiada a mano del manual de la Fuerza de Batalla Flameante que sólo le permitía entrenar hasta el rango de Hierro Tres Estrellas. En ese momento, su Fuerza de Batalla acababa de despertarse y le llevaría unos cuantos años más alcanzar el rango de Hierro Tres Estrellas, por lo que no tenía prisa por obtener el resto del manual.

El entrenamiento de Fuerza de Batalla era muy diferente de las técnicas de refinamiento de Qi que había encontrado en su vida anterior. Fue obligado a entrenar la Técnica Aquametal transmitido en su familia por su abuelo a la temprana edad de siete años en aquel entonces. El entrenamiento de Fuerza de Batalla, sin embargo, no comienza hasta que uno alcance la edad de 15 o 16; Uno no podía despertar su Fuerza de Batalla a una edad demasiado joven, cuando el pulso no era lo suficientemente fuerte como para agitar los factores de bestia mágicos presentes en la sangre.

*****************************

La leyenda dice que hace miles de años, el mundo estaba lleno de magia, grandes magos y sabios que dominaban el mundo. Llamaron al continente de Grindia el “Plano Principal” y partieron hacia las estrellas en busca de otros planos. En una de sus innumerables expediciones, los magos descubrieron un problema preocupante. Los magos usualmente viajaban en pequeños números y no tenían mucha destreza en combate cuerpo a cuerpo para luchar contra los guerreros de los otros planos. Por lo tanto, volvieron al continente de Grindia para encontrar una solución para el problema.

Inicialmente, los magos recurrieron a la domesticación de bestias mágicas, pero pronto sintieron que no era una gran elección, ya que las bestias tenían una inteligencia relativamente baja y no podían comprender eficientemente las instrucciones de los magos. Los problemas resueltos con las bestias mágicas generalmente terminaron en desordenes o con sangre.

Un día, después de largos períodos de discutir ideas, los magos recibieron una chispa de inspiración e inyectaron sangre de fuertes bestias mágicas a seres humanos que no podían entrenar en el arte de la magia, y mediante el uso de una formación mágica se manifestó la Fuerza de Batalla.

La Batalla de Fuerza cambió totalmente el mundo de los humanos. Poseyendo técnicas para entrenar en la Fuerza de Batalla, los seres humanos mágicamente ineptos podrían prosperar contra las bestias mágicas sin la protección de los magos. No sólo eso disminuyó en gran medida las responsabilidades de los magos para proteger a los humanos normales, permitiéndoles más tiempo para perseguir sus propios intereses, sino que también proporcionó a los magos un ejército formidable.

Después de ese descubrimiento, varios otros tipos de sangre de diferentes bestias mágicas se integraron en el cuerpo humano y por lo tanto pudieron identificar los diferentes tipos de atributos de Fuerza de Batalla. En ese momento, el despertar la Fuerza de Batalla y el entrenamiento ocurrieron con la ayuda de formaciones mágicas. Los magos también clasificaron los diferentes rangos de poder y su diferencia en habilidades. Con la extensa investigación realizada por los magos, el entrenamiento de la Fuerza de Batalla se hizo más fácil y rápido y los humanos con Fuerza de Batalla comenzaron a aparecer por todas partes, con sus velocidades de entrenamiento cada vez más y más rápidas. Con el tiempo, los Dioses de la Espada recorrían el mundo y los Santos de la Espada estaban llenos por todo el lugar.

Aquellos mil años fueron la época más gloriosa de los humanos. Los innumerables planos conquistados por ellos suministraron a Grindia con una enorme cantidad de recursos y riquezas. En aquella época, las hadas cantaban para los humanos, los hobbits les preparaban maravillosas delicias, los enanos construían majestuosos palacios, los dragones servían como sus monturas, los minotauros araban sus campos, los hombres bestias pastoreaban su ganado; Todas las otras razas reverenciaban a los humanos y los trataban con el mayor respeto.

Sin embargo, algo sucedió y desencadenó el principio del fin. Algunos magos exploradores del vacío sin límites descubrieron las ruinas desoladas de una raza de dioses en un plano abandonado. Los magos pronto llegaron a saber que todos los recursos disponibles en los innumerables planos ni siquiera sumaban un ápice de los recursos en el plano de la raza de los Dioses. En ese plano había innumerables materiales mágicos de alto grado, la más pura de las minas de mineral, así como los legendarios secretos arcanos de la inmortalidad.

Todos los magos cambiaron su atención a la tierra de los dioses. Formaron grandes y poderosos equipos de magos, reuniendo ejércitos de Dioses de Espada e invadieron el plano de los dioses.

La guerra librada por los magos contra los dioses duró mil años. Innumerables naciones diferentes, en ese plano fueron erradicadas y la sangre de innumerables magos y Dioses de la Espada contaminaron los campos de batalla. Ningún lado salió victorioso de la guerra; Ambos equipos fueron dejados lisiados y devastados. El evento fue justo como se describe en “La Guerra de los Dioses”, la sangre manchó los cielos, e innumerables estrellas brillantes cayeron como meteoros, la codicia humana desencadenó el cambio de la tierra y la oscuridad envolvió el mundo……

El factor real que inició la caída de los humanos fue el agotamiento gradual de la fuerza mágica una vez omnipresente, causando que los grandes magos perdieran su principal fuente de poder. Nadie sabía la causa de este fenómeno, pero todos estaban convencidos de que la era de la magia estaba llegando a su fin.

A medida que los magos perdían sus últimas hebras de poder, los previamente subordinados Dioses de la Espada y Santos consideraron que su tiempo había llegado y que la principal fuerza impulsora en el futuro cercano de Grindia era la Fuerza de Batalla que poseían. Para sus propias ambiciones egoístas, comenzaron a luchar entre sí. Ya no estaban vinculados por un pacto con los magos, asesinaban, saqueaban y destruían los deseos de sus corazones. Odiaban estar bajo el control de los magos y desahogaban su ira en las majestuosas estructuras construidas durante la era de la civilización mágica. No estarían satisfechos hasta que todos quedaran reducidos a cenizas.

Fundando sus propios reinos o naciones, se alzaron sobre la gente común y eran adorados por sus súbditos. Pero en su arrogancia, se habían olvidado que sin la ayuda de los magos en primer lugar, no tenían derecho a poseer lo que tenían. A medida que crecían, descubrieron que sus descendientes no podían heredar sus habilidades fantásticas y eran sólo hombres comunes, ya que no sabían cómo extraer la fuerza de batalla innata en su sangre. Sus imperios y legados que construyeron fueron quedando sin herederos elegibles.

Cuando el último Santo de la Espada exhalo su último aliento, mil años de oscuridad descendieron sobre los habitantes humanos de Grindia. Habiendo perdido sus últimos medios de defensa, los humanos no podían defenderse de las temidas bestias mágicas y estaban indefensos contra sus asaltos. No tenían otra opción que vivir en aislamiento por el bien de la supervivencia.

La población humana en el continente se redujo hasta dos tercios durante los mil años de oscuridad.

Sin embargo, un solo guerrero despertó milagrosamente a su Fuerza de Batalla en una batalla hasta la muerte con una bestia mágica mientras se encontraba siendo cazado. Utilizando el poder de su recién despertada Fuerza de Batalla, mató a la bestia salvaje y sobrevivió. Afortunadamente, en el asentamiento en el que vivía todavía conservaba un antiguo manual de la Fuerza de Batalla que fue transmitido por sus antepasados.

Las cortinas de la noche fueron levantadas y los rayos del amanecer volvieron a brillar sobre los humanos. El despertar de la Fuerza de Batalla de este único guerrero fue un rayo de luz plateado, que trajo gran esperanza a la raza humana, lo que llevó a los sobrevivientes a cooperar e investigar formas alternativas para despertar a la Fuerza de Batalla.

En los largos años de lucha contra las bestias mágicas, los humanos lentamente comenzaron a entender la dinámica de la Fuerza de Batalla y captaron los medios para despertar la Fuerza de Batalla. Sin las formaciones mágicas de los magos y dado que los manuales de la Fuerza de Batalla dejados por sus antepasados no eran aplicables a ellos, los humanos sólo podían aprender de sus experiencias en batalla a través del proceso de ensayo y error. Su progreso fue lento, pero constante.

Otros mil años pasaron y los humanos se volvieron a convertir en los señores del Continente Grindia. La Fuerza de Batalla ya no era una disciplina arcana y se había convertido en un conocimiento común. Estimulando el factor innato de la bestia mágica en su sangre para despertar su Fuerza de Batalla y entrenar para alcanzar niveles más altos de poder permitió que los humanos volvieran a cambiar la cosas una vez más en contra de las prosperas bestias mágicas y se convirtieran en los depredadores en su lugar.

Ya no tenían ninguna amenaza para su supervivencia, los humanos una vez unificados se separaron de nuevo en diferentes tribus y credos y una vez más compitieron entre sí por sus propias agendas y metas por cientos de años hasta la actualidad.

Los historiadores opinaron que el fin de la civilización mágica marcó el fin de una edad mágica ya que los cimientos de su tecnología habían sido erosionados durante mucho tiempo. Según ellos, la energía mágica no sólo desapareció. En realidad, fue reemplazada por otra fuerza que podría resonar con los factores de bestia mágica en la sangre de los seres humanos, que una vez más permitió el despertar de la Fuerza de Batalla.

Se pensó que si una familia ha producido Dioses de la Espada o Santo de la Espada en el pasado, sus descendientes tendrían una mayor probabilidad de despertar su Fuerza de Batalla como la sangre de bestias mágicas que sus antepasados habían asimilado eran de bestias mágicas más fuertes, y eso era la creencia de que fue el factor principal de la tasa de éxito relativamente alta para el despertar la Fuerza de Batalla de los descendientes de tales familias.

Esa línea de pensamiento hizo que muchas familias nobles prestaran más atención a los matrimonios de su familia en el nombre de mantener una línea de sangre más pura, incluso obligando a los hermanos a casarse en ciertos casos.