TAS – Capítulo 12

Modo Noche

Capítulo 12 – La reflexión junto al lago

Ambas facciones pasaron la noche con alta tensión.

Tarkus esperó a que sus planes de ataque se llevaran a cabo, mientras Brendel se encontraba preocupado de que no pudiera medir cuánto tiempo le quedaba. El ejército de Madara y los once jóvenes de Bucce se movieron a través de la silenciosa oscuridad, sus destinos se encontraban estrechamente entrelazados mientras se alejaban los unos de los otros.

Finalmente, el sol se elevó. El primer rayo de luz golpeó el suelo indicando que era de mañana, y el tiempo pareció pasar en un instante antes de siquiera darse cuenta.

La milicia no encontró ni siquiera a los osos pardos más comunes en esa región mientras viajaban por horas, al mismo tiempo parecían estar a salvo de los enemigos.

Llegó la tarde.

La milicia delante de Brendel abrió los obstáculos frente a ellos con las hojas silbando a través del aire, mientras entrecerraban los ojos. La dorada luz del sol parecía atravesar la densa vegetación. Siguió la voz y levantó la mirada de la camilla en la que estaba, y la superficie del paisaje que tenía frente a él parecía un espejo, con el reflejo de luz que entrando en sus ojos.

Un lago.

Era como un esmeralda deslumbrante que se colocó sobre la superficie brillando en medio de los árboles y las montañas.

“¡Mira, es un lago!”, Gritó el pequeño Fenris ​​en sorpresa.

Freya lo recompensó con un golpe en la cabeza, haciéndole gritar de dolor.

No viajaban para relajarse, y todo el mundo tenía que ser más cautelosos, ya que podrían encontrarse con el ejército de Madara en cualquier momento. Brendel explicó que estaban a salvo toda la noche porque no había ningún valor estratégico en esa vecindad.

En cuanto a lo que significaba el Valor Estratégico, la joven no lo sabía.

Los jóvenes que pertenecientes de Bruglas parecen siempre saber más cosas que todos los demás. A pesar de que ella no estaba contenta con ese hecho, a regañadientes llegó a aceptarlo.

Se preguntaba si todos los demás jóvenes de la ciudad eran tan brillantes como él.

[Este mundo es tan injusto]

Bajo sus movimientos silenciosos, Freya se había movido de un extremo a extremo. Ella No podía dejar de sentirse un poco celosa. Si se hubiera entrenado en Bruglas junto con la otra milicia, podría ser capaz de hacerlo mejor que ese canalla desvergonzado.

Excepto que la verdad era que no había ningún campo de entrenamiento de milicia en Bruglas. Brendel se entrenó en Dragaz. Sophie no mencionó sobre dónde Brendel originalmente se entrenó, ya que necesitaba mantener una fachada para ganar la confianza de los jóvenes para sacarlos de esa situación imposible.

Decidió que tenía que llamarse a sí mismo como Brendel de ahora en adelante.

[Esta chica podría ser capaz de hacerlo en el futuro, pero no es capaz de llevar a la milicia fuera de esta situación en este momento.]

Brendel miró a Freya mientras contemplaba las cosas. La chica con la cola de caballo estaba observando los alrededores, y ella vaciló durante un rato, antes de finalmente relajar el agarre de su empuñadura sobre su espada y exhalar.

“Tomaremos un descanso aquí.” Freya dio la orden después de confirmar que no había peligro.

Todo el mundo se relajó al mismo tiempo.

“¡Casi muero!”

“Apostare a que no haré nada más que dormir en la fortaleza Riedon.”

“Podemos discutir todo lo que queramos hacer cuando realmente llegamos allí.”

“¡Cállate Irene!” Sus voces se oían en el bosque. A pesar de que trataban de mantener su voz baja, cada oración fue pronunciada con una ráfaga de deleite.

Estaban demasiado cansados.

Una sola noche no pasó mucho tiempo, pero su alta tensión era algo parecido a la tortura. Viajaron a través del bosque bajo la débil luz de las estrellas con una inmensa presión de las situaciones de vida o muerte que podría ocurrir en cualquier momento.

Era tan oscuro que no podían ver sus dedos correctamente, y lo único que los acompañaba eran los sonidos de los insectos voladores y los ocasionales buhos ululaban en el bosque.

Se movieron a través de árboles interminables en la oscuridad con un humor sombrío en ellos, y era como si los espíritus silenciosos se cernían sobre ellos. La fría atmósfera los hizo aún más tensos.

Siempre era un misterio desconocido lo que estaba detrás de la densa vegetación, y las historias de ante de la hora de acostarse que representaban a los monstruos en la montaña no ayudaron en absoluto.

Cuando el amanecer finalmente se rompió y la atmósfera fría finalmente desapareció, todos parecían como si hubieran sido sacados del agua. Sus rostros estaban pálidos con sudor sudoroso en su frente. Incluso Brendel no era la excepción. En el pasado, obviamente había dormido en una cama cómoda, alejado de las guerras y viviendo en una tierra pacífica, pero ahora estaba en una camilla escuchando todo tipo de ruidos extraños y aterradores de su entorno.

Especialmente en esa oscuridad donde las hojas frecuentemente rozaban su rostro, y los insectos desconocidos se arrastraban por su cuello.

Una vez que pensó en hacer eso durante la siguiente semana entera, casi se desvaneció. Quería desesperadamente volver a su antigua vida, aunque pareciera cobarde, quería volver a su paz anterior.

Él juró a un juramento entusiástico para salvar el reino, pero su pasión vino y murió rápidamente. Sin embargo, cuando vio el agotamiento y el comportamiento preocupado de Freya, detuvo sus pensamientos caóticos y se calmó.

Porque estaba confiando en él.

Se dio cuenta de que necesitaba deshacerse de la identidad de Sophie y aceptar su nueva vida como Brendel. Tocó su propio pecho y se dio cuenta que quien murió no era Brendel, sino Sophie.

No fue él quien aceptó ese mundo, sino este mundo fue quien lo acomodó.

La camilla de Brendel estaba al lado del lago, y podía ver piedras de colores no muy lejos de él. Comprobó el estatus de Jonathon. Milagrosamente sobrevivió al calvario, pero su condición no era optimista.

“¿Cómo está?” preguntó Mackie.

“Es incierto.” Brendel sacudió la cabeza.

Mackie se quedó callada y miró al lago y arrojó algunas piedras.

Este río era llamado el Lago de Cristal, y al llegar a este lugar, significaba que estaban muy cerca del pueblo Verde. Sin embargo, el único que sabía a dónde iban era Brendel. El joven miró en otra dirección y vio algunas pocas señales de humo gris.

Parecía que Kebias ya había atacado el pueblo. Su destino no había sido diferente como el de Bucce. La velocidad en la que Madara atacó era increíblemente rápida, y no era diferente de sus recuerdos dentro del juego.

Brendel todavía se acordaba de ese lago, y echó un vistazo al otro extremo. Los árboles eran densos y oscuros bajo las altas montañas, pero él miro sombras familiares acechando cerca.

Recordó que pasó un tiempo considerable en esa área cazando osos marrones y zorros, y sonrió subconscientemente recordando los días en que vendió las pieles en el juego para ganar dinero.

Retrajo su mano que tenía sobre la cabeza de Jonathon en ese momente y le habló a Mackie: “Ayúdame con algo.”

“¿Para qué?” preguntó Mackie.

“Ayúdame a quitar mis vendajes, quiero cambiarlos” dijo Brendel.

Anteriormente le había pedido a Romaine que distribuyera las salchichas que tomaron de su casa, y todos tuvieran la oportunidad de degustar la conocida salchicha de la región de Grinoires.

Estaba exasperado al descubrir que ninguna de esos milicianos pensó en tomar unas raciones con ellos cuando escaparon de Bucce. Incluso la fiable Freya tampoco pensó en este punto.

El resto de comida que tenían era sólo un largo rollo de salchicha.

“Hablemos de lo que viste cuando saliste de Bucce, para que podamos entender más sobre el enemigo pe- Mierda, Mackie, no con tanta fuerza.” Le dolía tanto que frunció el ceño.

Freya suspiró cuando vio esa escena: “Lo haré, aléjate, Mackie”.

Brendel miró sorprendido como la chica con la larga cola de caballo caminaba directamente hacia él. Agachándose y quitándole cuidadosamente las vendas.

“¿Hay algún problema en distribuir toda la comida de esa manera?” Vaciló un momento antes de preguntar en voz baja.

“¿Qué problema?”

[Este bastardo obviamente sabe lo que estoy hablando!]

Freya apretó los dientes con molestia, pero a Brendel le pareció gracioso cuando aquella amable niña no se atrevía a hacer movimientos repentinos con sus manos.

“¿Sabes de qué estoy hablando? ¿No vamos a la fortaleza Riedon?” Freya bajó la voz a un susurro que casi no pudo ser escuchado.

Brendel estudió a Freya cuidadosamente, y pensó que la larga cola de caballo con su color marrón claro le convenía muy bien. Pensó por un momento y preguntó: “Tu tía y tío deberían estar en otro grupo, ¿verdad?”

Las manos de Freya se detuvieron mientras enterraba su cabeza hacia abajo.

“Lo siento” Brendel suspiró: “Si hay una posibilidad, voy a hacer algo al respecto. Pero no puedo garantizar nada y asumir esa responsabilidad. Es demasiado grande.”

“Gracias.”

Fue una respuesta silenciosa.

“Capitán Freya, hermano Brendel, ¿qué están murmurando ambos?” La voz del pequeño Fenris​​resonó en un momento horrible. Estaba sentado bajo un árbol y miraba con curiosidad a los dos. Freya era alguien a quien siempre había admirado, y Brendel era su nuevo ídolo.

Sus palabras atrajeron con éxito la atención de todos y se volvieron al mismo tiempo para mirarlos.

El rostro de Freya se volvió carmesí, al darse cuenta de que estaba demasiado cerca del canalla y retrocedió para explicar: “N-nada, si-simplemente hablando …” Desafortunadamente, esa inocente joven no entendía que era mejor no explicarse, Pero con su paso de retirada y la explicación, cada uno tuvo su propia conclusión inevitable.

Especialmente ese rostro ruborizado, ¿cuándo la capitana se volvió más tímida?

Romaine se frotó los ojos adormilados y se sentó. Parecía haber notado lo que pasó. A pesar de que Freya temía que pudiera malinterpretar algo, trató de pedirle ayuda, pero la comerciante tenía la cabeza en las nubes y sonrió libremente: “¡Está bien, Freya!”

“t- Tu, Romaine..” La chica con la cola de caballo no pudo terminar su frase, y sus palabras parecieron ahogarse.

Miró a Romaine, y quiso caminar hacia ella y estrangular a esa maldita chica.

Pero Brendel notó una preocupada mirada hacia él desde el joven Neberto. Él fue levemente levantado. ¿Podría Neberto estar interesado en Freya?

[Si te falta coraje no lo mires.] Él negó con la cabeza.

“Está bien eso es suficiente” Él interrumpió a todos: “Estoy discutiendo la cuestión de la distribución de alimentos con su capitán.”

Las palabras de Brendel eran como la autoridad natural de un señor, y todo el mundo se detuvo, concentrando su atención en él.

[Así que señorita Romaine, ¿puede explicarme por qué me miras con ojos brillantes? ¿Estas Buscando un botín?] Sacudió la cabeza por un montón de tiempo.

“Esta cantidad de comida, no es suficiente para alimentar a todos, incluso si lo racionamos. Además, necesitamos mantener nuestra fuerza para manejar cualquier enemigo que encontremos .”

“Pero …” Freya sólo dijo una palabra y vio a Brendel sacudiendo la cabeza.

“El pueblo verde no está muy lejos, y podemos viajar allí para encontrar algo para comer. Los no-muertos no requiere comida, y originalmente pertenecia a nosotros humanos. Tenemos el derecho de recuperarlo” dijo.

“¿El pueblo verde? ¿No fue invadido por las tropas de Madara?” Erik estaba sentado en el suelo cuando le preguntó. Sus heridas en las piernas fueron vendadas con la ayuda de Brendel, y casi se habían recuperado.

El efecto de vendaje era un valor de recuperación oculto. Se ralentizará después de un período de tiempo para indicar que los vendajes ya no era necesario cambiarlos. El tiempo para recuperar HP era casi un día en este mundo, por lo que un cambio de vendajes sólo era necesario hasta entonces.

“Por supuesto que hay enemigos. Pero nos estamos moviendo en un grupo pequeño, y no podríamos encontrarlos directamente.” Brendel respondió. Había establecido una ruta de escape y estaba preparado.

“Un pequeño grupo, ¿quieres decir que estamos entrando furtivamente?” Little Fenris ​​se interesó.

“Sí, voy a tomar algunos para ir conmigo.” Brendel asintió con la cabeza y miró a todos: “Erik y Vlad están heridos, Mackie y Neberto se quedarán para cuidar de ellos. Romaine, te quedaras atrás y cuidas de Bella. En cuanto a los demás …. Irene y Freya, ustedes dos vienen conmigo.”

“¡No!” Fenris ​​y Freya se opusieron al mismo tiempo.

“Irene y yo podemos ir, pero Brendel, tienes que quedarte atrás.” Ella inhaló profundamente.

[¿Este tipo incluso sabe que tan mal sus heridas están?]

“Voy a ir también.” El mocoso fue el primero en saltar.

Brendel miró a Freya y suspiró: “Muy bien, responderé a sus objeciones” mordió el vendaje con su boca mientras envolvía el otro extremo alrededor de su cuerpo con fuerza.

Un verde tenue [+2] flotó de su cuerpo.

Respiró profundamente y sintió que su fuerza regresaba gradualmente a su cuerpo. Aunque todavía estaba débil, especialmente sintiendo el veneno debilitante en su cuerpo que estaba consumiendo su fuerza, se las arregló para moverse por sí mismo.

Levantó la cabeza y preguntó: “Bueno, señorita Freya, ¿qué razón tiene para mantenerme aquí? ¿las Lesiones?”

“Es bueno que lo sepas.” Ella giró su cabeza lejos con desacato.

Brendel sonrió débilmente, mostrando apenas un poco sus dientes.

 

  • sanyuky

    este tio es la hostia jejejeje