BEM – Capítulo 128

Modo Noche

Capítulo 128 – Subasta Clandestina de Kargas

 

En el continente central, la puesta de sol tenía una o dos horas de retraso a diferencia del sur y del norte, donde el sol comenzaba a caer a las 6 de la tarde.

Por esa razón, las noches animadas de Kargas eran cortas pero intensas. Nadie puede negar que tales condiciones geográficas contribuyeron a la subida del reino del comercio. Era sincero disfrute cuando el sol brillaba, y una vez que la luna surgía, había más entretenimiento que en cualquier otro país.

El reino del comercio de Kargas era este tipo de país de dos caras. Justo como largas sombras se estiran detrás de la luz radiante, los sutiles deseos de las personas se reunen en los callejones de la ciudad.

El clima de la gran ciudad fronteriza de Sipoto, por donde una gran cantidad de personas se mueven, no era la excepción. No, de hecho, la noche prosperaba en proporción al número de forasteros. Aquellos que no colocaban señales durante el día empezarían a gritar por toda la ciudad tan pronto como el sol se pusiera.

Luego estaban los que daban sonrisas seductoras y gestos sugerentes a los transeúntes.

“¡El chico guapo de por allí! ¡Es una oportunidad de salir con una chica caliente del sur por sólo 1 de oro!”

“Hey, ¿por qué le estás prestando atención? ¡Nuestra tienda está llena de hermosas chicas del norte! ¡El mejor servicio!”

Habían quienes se dirigían a la brecha entre eso.

“¡Una hermosa belleza medio-elfa está a la espera del maestro de esta noche! ¡Sólo los cuatro primeros serán aceptados! ¡Una vez son cinco de oro!”

“¡Hey! ¡Que humano tan vergonzoso!”

“¿No son cinco de oro por una hora, en lugar de toda la noche? ¡Deja de hablar tonterías!”

Por supuesto, a veces había un poco de alboroto. Sin embargo, los residentes de Sipoto sonreían en lugar de fruncir el ceño, la evidencia de que tal alboroto no era nada nuevo. No era poco común que los borrachos se desplomaran en las calles o que los carteristas se movieran entre la multitud. En otras palabras, este era el caos de una calle principal.

Sin embargo, el ambiente del mercado de la noche era un poco diferente esta noche.

*¡Ching! ¡Ching! ¡Ching!*

Varios caballeros muy armados marchaban a través de la multitud con ruidos fuertes. Un hombre viejo en un atuendo inusual los seguía tranquilamente. Los caballeros, que tenían habilidades considerables, lo estaban escoltando. Luego el área entera se quedó en silencio, era como si un lord estuviese haciendo una aparición.

Sin embargo, no era sólo eso.

“¡Abran paso! ¡Agente de la Compañía Orcus está pasando!”

Había un carruaje tirado por caballos moviéndose a través de la carretera, creando un camino a través de los ciudadanos bruscamente con gritos ruidosos.

En un lado del lujoso carruaje, había una bandera de un halcón que simbolizaba la compañía Orcus. ¡Esto era considerado una de las tres mejores compañías en el continente central! También se decía que el poder del dinero que la compañía podía utilizar era equivalente a la de la realeza. Incluso los guardias no se atrevían a restringirlos, por lo que la autoridad que tenían era obvia.

Además, un número de otros peces gordos habían aparecido en toda la ciudad. Una persona rica exiliada del reino de Austen, un líder mercenario que lideraba a mercenarios de rango A, nobles visitantes de países vecinos… Todos ellos eran figuras bien conocidas en su campo.

Estas personas fueron aquellos que tomaron un largo viaje para participar en la subasta clandestina, la especialidad oculta de Kargas.

“Que espectáculo.” Sin embargo, Theodore se burló de ellos con una cara fría. “Conduciendo un carruaje en el centro de la ciudad… El agente de una empresa no debería de actuar tan estúpidamente.”

“¡*Tos*, hrmm, *tos*…!” Alguien empezó a toser a las palabras agudas de Theo. A Theodore no le gustó la reacción, por lo que miró y preguntó, “¿Tienes miedo de que alguien vaya a escuchar? Eres el director de esta sucursal del Gremio de la Información.”

Eso es correcto. Ahora mismo, el Rey de los Ratones, que era el jefe de la rama Sipoto, estaba acompañando a Theodore. Sin embargo, la apariencia de Gibra era diferente de lo que Theo había visto antes. Theo no sabía qué método fue utilizado, pero la altura de Gibra era ahora similar a la de Theodore, mientras que su color de piel era similar a la de todos los demás.

Parecía un disfraz imposible porque Gibra había sido tan único.

El aparentemente hombre de mediana edad normal, Gibra, respondió en una voz de reproche, “Empleador, la compaía Orcus no es sólo un grupo haciendo dinero. Debes tener cuidado acerca de cualquier declaración que hagas con tu boca.”

“¿Qué significa eso? Por favor explícalo correctamente.”

“Uhh… El costo de la información es separado de la comisión…”

“Dime.” Theodore sonrió mientras jugaba con una moneda de oro. Su actitud hizo que el oro pareciera sólo un guijarro.

Gibra lo tomó rápidamente, y después de confirmar que era de oro puro, decidió abrir su boca. Cinco monedas de oro ya habían sido consumidas de esta manera, pero Theo no tenía insatisfacción porque Gibra daba valiosas y firmes informaciones.

Gibra entregó la información utilizando una técnica de aura que los guerreros orientales utilizaban. Era llamada Transmisión de Sonido.

[No respondas y solo escucha. Esta información es algo de lo que no estoy seguro. De lo contrario, tendría un valor de al menos 10 monedas de oro.]

Simultáneamente, Theodore asintió con la cabeza de forma natural.

[La compañía Orcus fue fundada hace 27 años, por lo que todavía es nueva. No había un fondo sólido o una gran cantidad de talento empresarial.]

“…”

[Pero en menos de 30 años, ha crecido para ser una de las tres mejores empresas en el continente central. Incluso si tuvieron suerte, ese crecimiento está más allá del sentido común. Así que, nuestro gremio decidió enviar élites para sacar información.]

Definitivamente era como él dijo. ¿Una compañía común creciendo para convertirse en una de las tres mejores en el continente central en menos de 30 años…? Era imposible, a menos que el dios de la suerte estuviese con ellos.

Theodore pensó en más preguntas después de conocer las acciones del Gremio de la Información. Tal vez planeaban expandir su poder mediante el descubrimiento del secreto de la compañía Orcus.

Sin embargo, la expresión de Gibra se hundió pesadamente. [Ninguno de ellos regresó. Eran élites que al menos podrían haber escapado aun cuando el oponente fuera un maestro, pero ninguno de ellos regresó. Después de eso, no aceptamos solicitudes de la compañía Orcus.]

“… ¿Decidiste darte por vencido?”

[Sólo la investigación directa. Las indirectas continuaron. Y nos dimos cuenta de un hecho sorprendente.]

Theodore no podía evitar entrecerrar los ojos y se dio cuenta de que Gibra estaba sudando un poco.

[Todas las personas que perseguían a la compañía Orcus o que se interpusieron en su camino están muertos. No fue debido a los asesinos. Murieron a causa de una repentina enfermedad, un accidente, o fueron traicionados por la gente alrededor de ellos. En el ínterin, la compañía Orcus fácilmente obtuvo lo que quería.]

“¿Hay alguna evidencia?”

[Ninguna. Si hubiese pruebas, ¿permaneceríamos en silencio? Hubieran pagado un precio por todos los muertos.]

En el mundo de la sombra, la lealtad era absoluta. Los miembros que no sienten lealtad hacia su organización no durarían mucho tiempo.

Existen diferentes motivos detrás de la lealtad. Lógicamente, no era una cuestión del bien y del mal, sino dar de vuelta lo que habían recibido. Violencia indiscriminada era parte de la naturaleza de los seres humanos. El Gremio de la Información era relativamente moderado, pero no pudieron escapar sentirse de esta manera.

Sin embargo, Gibra dijo que la venganza era imposible.

… Compañía Orcus, tengo que recordar eso.

Podría ser infundada, pero Theodore sintió una extraña sensación de ansiedad dentro de él.

Personas que habían sido abandonados por sus familiares y amigos, de repente se enfermaron, o cayeron en un incidente… A primera vista, parecían no tener relación, pero Theodore sabía de una posibilidad que podría vincularlas.

Miles de enfermedades aleatorias, invitando desgracias como un rayo de un cielo sin nubes, y confundiendo el corazón de los demás… eran todos actos que la Sociedad Mágica había declarado como un tabú.

Magia negra.

El sistema mágico había desaparecido después de que la necrópolis de los brujos había sido sometida un par de siglos atrás.

En principio, si Theo sospechara de información acerca de la posible existencia de la magia negra, debería informar a la Sociedad Mágica y organizar un equipo de investigación. Sin embargo, el presente Theodore era una persona invisible escondiéndose secretamente en un país lejano. Él no estaba en una posición para comunicarse con un equipo de investigación, o con la Sociedad Mágica.

Theo sólo podía esperar que esta sensación de presentimiento no se hiciera realidad.

 

* * *

 

Después de la historia de Gibra acerca de la compañía Orcus, los dos de ellos caminaron por la ciudad sin decir una palabra. Algunas personas sintieron el incómodo ambiente y cuidadosamente los evitaron. El silencio antinatural continuó hasta que llegaron al casino de juego de azar que contenía uno de las subastas del norte.

Este fue el momento en el que dos personas se acercaron a la entrada,

“Están aquí.” Un hombre interceptó su camino y les dio la bienvenida con una actitud amable.

A diferencia de Theodore que no conocía al hombre, Gibra respondió como si hubiera estado esperando el saludo. “Estás a tiempo, Akan.”

“Sí, Director de la rama.”

Luego Gibra giró hacia Theo y dijo, “No los he presentado todavía. Este tipo es Akan, un miembro de la rama de Sipoto.”

“Ah, sí.”

Independientemente de si él sabía que Theodore era el empleador, Akan se inclinó y trató a Theo tan cortésmente como lo hizo Gibra.

Akan no se veía ni de 30 años de edad, pero ya que él era un miembro del Gremio de la Información, no tenía sentido adivinar su identidad con sólo su apariencia. La pareja se convirtió en un trío, y se acercaron al casino.

Luego un guardia de seguridad los bloqueó a los tres de ellos. “Lo siento. Hoy, estamos llevando a cabo un evento especial en nuestro casino y no aceptamos a aquellos que no son invitados.”

Akan caminó hacia adelante sin ninguna vacilación. “Ha, ¿sabes quién soy yo?”

“¿Huh? E-eso…”

“Está bien. Puedo decir que tienes un dolor de cabeza, y voy a necesitar hacerlo evidente para ti.”

¡Este era un orgullo que iba más allá de la arrogancia! La apariencía de los amables miembros del gremio había desaparecido completamente. Parecía que en realidad era un miembro importante de una empresa. Los guardias se quedaron nerviosos por la actitud de Akan, que era grande y usaba movimientos bruscos.

Theodore admiró el cambio en Akan, que parecía como un verdadero actor. Ciertamente, este es el Gremio de la Información.

El hombre llamado ‘Akan’ era un excelente estafador que podía disfrazarse a sí mismo y engañar los ojos de los demás. Si Theodore hubiese estado en la posición del guardia de seguridad, sin duda habría sido engañado. El comportamiento de Akan era perfecto.

Dentro de un corto período de tiempo, Akan sacó un objeto. Era un objetoo que Theodoro le había entregado a él por adelantado, la marca de la compañía Polonell.

“Ahora, si tienes ojos, ¡mira! ¿Te atreves a dudar de mi calificación después de ver esto?”

“… ¿L-La compañía Polonell?”

“Ah, estás cometiendo otro error.”

“¿Huh? ¿¡E-Error!?” El cuerpo del guardia tembló por las palabras. Era obvio que él estaba incómodo.

“A pesar de que sabes mi posición, todavía estás bloqueando el camino. ¿Es este un desafío para el nombre de la compañía Polonell?”

“¡Ah, no! ¡N-no es eso!” El guardia rápidamente despejó el camino, mientras que se inclinaba en un ángulo de 90 grados. “¡Lo siento! ¡Que la pase bien!”

“Tsk, ten cuidado la próxima vez.”

“¡Sí! ¡Voy a tener eso en mente!”

No hubo ninguna inspección realizada para Theodore y Gibra, y las dos personas siguieron detrás de los grandes pasos de Akan. Los guardias de seguridad en la puerta principal habían visto el sufrimiento del primer guardia de seguridad. Así que, ya no había guardia de seguridad que se atrevieran a bloquearlos.

Gibra se rio entre dientes mientras cruzaban el umbral de la casa de subastas del norte. Él señaló al rigido comportamiento de los guardias y dijo: “¿Que tal fue, Empleador? ¿No fue divertido?”

“… Ciertamente. Haces tanto como recibes.”

“Huhu, no ha terminado todavía. Estarás mucho más sorprendido al final de la subasta.” La cara disfrazada de Gibra sonrió.

*Paso, paso.*

En una esquina del casino, los pasos de las tres personas pasaron por los guardias de seguridad y bajaron las escaleras a la zona subterránea.

Había tal vasto espacio que se escondía bajo el casino que Theodore hizo una expresión de sorpresa mientras calculaba el espacio subterráneo. Se trataba de un área que podía alojar cómodamente a mil personas.

La vista que estaba más allá de su imaginación no terminó allí. Este era un lugar especial en el reino de Kargas -una casa de subastas subterránea. Las tres personas descendieron un par de decenas de metros antes de que el verdadero rostro de la casa de subastas fuera revelado.

“… Hah.” Theodore se vio obligado a mirar fijamente cuando llegó a la entrada.

Él no sabía que este tipo de espacio podría estar oculto en una ciudad que no era la capital. No, lo sabía pero no me di cuenta.

Ver con sus propios ojos era completamente diferente a escuchar la información de Gibra. Decenas de coloridos candelabros colgaba del techo, y desde el suelo a los pilares, nada estaba mal. Todo el lujo y el desenfreno de la ciudad parecía fluir hacia aquí.

La parte inferior de la casa de subasta estaba viva y respiraba. Un hombre enmascarado, un hombre en un traje, una mujer en un vestido, un hombre en armadura, un hombre bebiendo de una copa de vino…

Había un torbellino de deseos humanos avanzando hacia el mago. Era un deseo completamente diferente al de los magos que perseguían la verdad y las causas de varias cosas.

Un leve mareo brotó dentro de Theo.

“Hey, Empleador. ¿Qué pasa?”

“… No es nada.”

Theodore dio un paso firme hacia adelante en su primera experiencia con los deseos humanos. El que había creado una tormenta en Meltor estaba entrando ahora en este rico país.

“Vámos.”

El telón se levantó en el primer día de la subasta subterránea de Kargas.

Descarga: