BEM – Capítulo 175

Modo Noche

Capítulo 175 – Volver a la Torre Mágica (2)

 

Fue agradable imaginar recibir una bienvenida. Sin embargo, la salida de Theo había sido estrictamente confidencial, por lo que él no había sido lo suficientemente ingenuo como para esperar una reunión, mientras que otros estaban viendo. No, era cuestionable si Sylvia incluso sabía de las acciones de Theodore.

Mientras Theodore estaba lleno de dudas, Orta entregó un mensaje a él a través de magia, [Ella sabe. Ella es la nieta de Blundell, así que ella puede fácilmente averiguarlo si ella quiere.]

Ciertamente, Theodore estuvo de acuerdo internamente.

Blundell era un maestro de torre, no alguien más. Así que, no faltaba decir, Sylvia podría averiguar la información relativa a Theodore. Por supuesto, estaba seguro de que Sylvia no filtraría la información, pero pudieron haber habido situaciones que ella no pudo predecir. Como tal, Theodore no estaba seguro de cómo empezar la historia.

Sin embargo, Sylvia fue la que se movió primero. “Theo.”

“¿S-Sí?” Tal vez era porque su tono de voz era diferente de la de hace un año, pero la respuesta de Theodore a la llamada de Sylvia fue retrasada por medio segundo.  A diferencia de antes, Sylvia ahora tenía una clara voz.

Como Theodore se tensó por ninguna razón, Sylvia recogió los libros que había dejado caer.

“Parece que tu asunto terminó.” Su voz era más tranquila de lo que él había esperado. Ella se inclinó brevemente al Maestro de la Torre Blanca y se llevó los libros cuando le preguntó a Theodore, “¿Estás ocupado ahora?”

“… Sí, creo que voy a estar ocupado hasta la noche.”

“Ya veo.” Su tono era de entendimiento. Silvia sonrió y se dirigió hacia ellos. Luego, cuando pasó por Theodore, ella susurró, “Todavía no estoy completamente preparada, así que te veré más tarde.”

Theodore se volteó hacía ella por las extrañas palabras, pero Sylvia ya estaba subiendo las escaleras hacia la Torre Azul. Fue en la dirección opuesta a la de la Torre Roja, por lo que sería embarazoso perseguir a alguien que ya había dicho adiós a fin de preguntar que quería decir.

Con preguntas sin respuesta, Theodore y Orta, subieron las escaleras que conducen a la Torre Roja.

El encuentro con su maestro, Vince Haidel, fue realmente rápido.

Durante el año que Theodore se había ido, la habitación privada de Vince había recibido una placa que fue grabada con el símbolo de un ‘Principal’. Theo estuvo sorprendido por un momento, pero no era difícil entender el por qué.

Gracias a la restauración de la lengua del antiguo imperio Balcia y su sistema de magia, no era extraño que su maestro se convirtiera en un Principal.

“¡Maestro!” Theodore abrió la puerta con una voz encantada.

“¡The— *tos*!” Vince escupió la recién hecha taza de café que había empezado a beber. Fue un encuentro entre un maestro y un discípulo después de un año, y esta emotiva reunión comenzó con café cubriendo el rostro de Theodore.

“E-esto… Theodore, ¿estás bien?”

“Sí, estoy bien.”

Afortunadamente, Theodore no podía quemarse por el café caliente ya que era resistente al calor. Él no tenía la capacidad física de un usuario de aura, pero el cuerpo de un mago era diferente a la de los humanos normales en muchas maneras.

Por supuesto, Vince se sentía muy apenado por tirarle café a su discípulo a quien no había visto durante un año.

“Entonces vamos a empezar la historia.” Después de que escándalo se acabó y un nuevo café fue elaborado, Vince abrió su boca primero, “Primero y ante todo, bienvenido de vuelta. Yo no veo ninguna de las lesiones, pero ¿que hay problema del que hablamos antes de que te fueras?”

“Está muy por encima de las expectativas.”

“Eso es algo bueno.” Vince sonrió brillantemente después de estar tranquilizado. La noticia de que Theodore se había ido en un viaje fue sabido por un par de personas, pero sólo Vince sabía que Theodore tenía una fecha límite.

Orta ladeó su cabeza, pero él no interfirió en la historia entre las dos personas.

A continuación, la historia de las aventuras de Theodore comenzó.

El ataque durante el cruce de la frontera a Sipoto, la placa de la empresa comercial, la subasta secreta de Sipoto, la sospecha de que la compañía Orcus estaba usando magia negra… Había material suficiente para hablar todo el día.

En primer lugar, el Maestro de la Torre Blanca escuchaba con indiferencia, pero luego él se inclinó hacia adelante para escuchar más de cerca las palabras de Theo, haciendo comentarios mientras el cuento progresaba.

“Un caballero de la muerte y un barco fantasma… Necesito aumentar el nivel de alerta hasta por dos etapas.”

“El Archipiélago Pirata. Yo pensé que se trataba de un grupo de piratas. Yo nunca esperaba que tuvieran un dragón del mar detrás de ellos.”

“El reino Soldun está haciendo un gran movimiento. Tal vez habrá una guerra civil en el este del continente…”

… Fue el mismo patrón. Hubieron un par de cosas de menor importancia, pero cada evento era demasiado grande como para no prestar atención. A medida que la historia llegaba a la cima donde Hyde fue derrotado, los dos mayores magos se olvidaron de su dignidad y aplaudieron.

“¡Excelente! Es sólo mi opinión, pero estos logros son suficientes para darte la posición de marqués”, Vince comentó.

“Me estás alagando mucho”, respondió Theodore.

“No, es difícil no estar de acuerdo con las palabras de Principal Vince. ¿Llegar al 7mo círculo a esta edad y derrotar a una de las Siete Espadas del imperio? Incluso si miras a través de toda la historia de Meltor, será difícil de encontrar a otra persona como tú”, Orta elogió Theodore también.

Theodore no tenía idea de qué hacer al oír la alabanza de los dos magos.

Vince Haidel y Orta… Dos de ellos eran personas que han contribuido a Meltor y han practicado la magia mucho más que Theodore. No quería que estuvieran disgustados por el rápido logro de un junior, pero él no podía ver signos de eso en sus caras.

Theodore abrazó a los sentimientos de intensa alegría y admiración, y sintió que su corazón latía más rápido.

He conocido a muy buena gente.

Tal vez este sentimiento de pertenencia es el poder real de Meltor. No monopolizaban el conocimiento, enseñaban a sus compañeros magos, y no tenían envidia. Era como el paraíso en comparación con el imperio Andras, donde había un orden estricto entre el maestro y el discípulo.

“Ah, eso me recuerda, Maestro.” En ese momento, una pregunta acerca de Sylvia apareció en la mente de Theodore, que se sentía mejor. “Estoy curioso acerca de lo que pasó en la capital durante el año que estuve lejos. Por ejemplo, Sylvia era consciente de que me fui…”

“Hrmm.” Tal vez este es un tema más pesado de lo que Theo había pensado, ya que Vince gimió antes de abrir su boca para decir, “Bueno, permíteme explicar lo que sé.”

La historia que surgió fue más de lo que Theodore había esperado. Sylvia había averiguado acerca de la partida de Theodore un tiempo después de que él se había ido. Entonces ella se había quedado en su habitación durante una semana. Una semana más tarde, su cambio había comenzado en silencio.

Sylvia iba a leer libros todo el día o prácticaba en las salas de entrenamiento. Ella se había vuelto más tranquila, pero más violenta que nunca. Mientras se sumergía en la magia, ella ni siquiera se preocupó de su cuerpo herido.

No habría sido un gran problema para alguien más, pero la salida de Theodore había provocado cambios en Sylvia. Ella tenía más talento y la aptitud que los demás, pero ella había crecido sin conocer la desesperación.

Incluso con Theodore, ella sólo tenía el infantil deseo de competir con él. Sin embargo, ahora, Sylvia había cambiado su percepción de la magia fuera de ‘juego’.

“Ya lo has notado, ¿no?”

“Sí, definitivamente.” Theodore asintió con la cabeza cuando recordó el choque de ese momento. “Ella ya ha terminado el 6to círculo.”

Sylvia tenía un sorprendente y aterrador talento. Theodore había luchado, incluso mientras utilizaba la trampa, Gluttony. El ‘muro’, el cual era difícil de superar incluso con un talento superior, había sido penetrado por Sylvia después de que ella tuvo un cambio de mentalidad.

Sin embargo, eso no fue lo que Vince estaba tratando de decir. Miró a Theodore y declaró “Esa chica quiere seguirte.”

“¿Huh? ¿A mí?”

“Sí. Así como un polluelo piensa de la primera persona que ve después de eclosionar de su huevo como su madre, te has convertido en una presencia así para ella.”

Por primera vez en su vida, ella había conocido a un chico que podría coincidir con ella y que había ido en aventuras con ella. Era natural que Theodore se convirtiera en una gran existencia para Sylvia, que era como un pedazo de papel en blanco.

Sin embargo, el muchacho se había ido y caminó solo. La chica, que no estaba familiarizada con pedirle ayuda a otras personas, encontró su propia respuesta: porque ella era débil, ella se había convertido en su carga. Por lo tanto, Sylvia había decidido volverse más fuerte. Iba a ser más fuerte que el chico que la derrotó, o al menos, lo suficiente como para estar hombro a hombro con él.

Theodore no se había dado cuenta de ello hasta que escuchó estas palabras. Fue entonces que él finalmente entendió con lo que Sylvia quizo decir de estar ‘preparada.’

Mientras bebía su café en estado de sorpresa, Vince asintió con la cabeza y le aconsejó, “No te pediré que vayas a verla de inmediato, pero no debes olvidar esto.”

“… Sí, voy a tener eso en mente.”

Theodore ya había excluido ‘calificaciones’ y ‘edad’ como excusas. Él vació su copa mientras una vez más se dio cuenta de su propia inmadurez que la prueba de Seimei le había mostrado. Podría ser la atmósfera, pero el sabor del dulce café era ligeramente amargo.

 

* * *

 

Después de terminar su historia, Theodore fue convocado al palacio real alrededor de las 9 p.m. Puede ser porque la reunión de la tarde tomó demasiado tiempo, o tal vez fue para evitar los ojos de los demás.

Sin atreverse a adivinar la razón, Theodore pasó por el jardín central del palacio, mientras que las estrellas brillaban por encima de su cabeza. Caminó más de un centenar de pasos más allá del jardín y llegó a su destino.

Era un lugar que había visitado un par de veces en el pasado. El guardia de pie delante de la puerta reconoció a Theodore y habló cortésmente, “Es un honor. Puede entrar.”

Theodore ligeramente devolvió el saludo antes de tomar una respiración profunda y entrar. En general, los guardias abrían la puerta mientras decían el nombre de la persona que entraba, pero la naturaleza de esta reunión era un poco diferente.

El guardia no tenía necesidad de explicar cómo era diferente. Theodore pudo saberlo tan pronto como las puertas se abrieron.

El Maestro de la Torre Azul, Blundell Adruncus…

El Maestro de la Torre Blanca, Orta…

El ministro de las fuerzas armadas, Robert Alpenheimer…

Y el ministro de asuntos internos, Jerónimo Violeta…

Aparte de Verónica, quien estuvo ausente por alguna razón, los principales poderes del reino de Meltor estaban sentados alrededor de una mesa circular mirándolo. Por supuesto, en el centro estaba un hombre con ojos violetas sentado en un magnífico trono, Kurt III.

Cuando la puerta se cerró detrás de él, Theodore se inclinó ante el rey. “Un Principal de la Torre Roja, Vizconde Theodore Miller saluda el Gran Sol de Meltor.”

“Puedes dejar de inclinarte ahora.”

“Sí, su Majestad.” Theodore se levantó y observó los ojos de un brillante y sonriente Kurt.

Entonces Kurt III habló en un tono travieso, “Ha pasado un tiempo, héroe que dejó su hogar. ¿A dónde fuiste y qué hiciste?”

“Gracias a la preocupación de su Majestad, he vuelto sano y salvo.”

“¿Es así? Pero no creo que hayas disfrutado de un viaje sin incidentes. Si no te importa, por favor, cuenta tu historia a la gente reunida aquí.”

“Sí, su Majestad… Ah.” La expresión de Theodore cambió ya que algo apareció en su cabeza. “Antes de empezar a hablar, tengo que pedir disculpas a su Majestad.”

“¿Hoh? ¿Por qué?” Kurt III preguntó con una expresión confusa.

Theodore mostró su muñeca vacía y se disculpó, “Durante una batalla, perdí la pulsera que su Majestad me entregó. Por favor, perdóneme por ser inadecuado.”

“¿Hah? ¿Ese duro brazalete? ¿Cómo hiciste eso?”

“¡No pudo ser evitado! Estaba luchando contra una de las Siete Espadas del imperio.”

A pesar de su tono alegre, la atmósfera de la habitación cambió de inmediato. Algunas de las personas en la sala lo sabían de antemano, pero la gente que no lo sabía estaban conmocionados. Para Meltor, una batalla con su mayor enemigo, las Siete Espadas del imperio, no podía terminar sin ningún derramamiento de sangre. Si es así, Theodore parado en este lugar significaba…

Como todo el mundo estaba lleno de expectativa y emoción, Kurt III levantó la mano. “Está bien, empieza la historia desde allí. Independientemente de cuando se produjo el incidente, me gustaría que informes en el orden de lo más importantes.”

“Como ordene su Majestad.” Theodore respondió a sus expectativas al abrir su boca y contar su historia, “Fue justo después de que vi la devastación en el Gremio de la Información…”

Era una historia que ya le había dicho al Maestro de la Torre Blanca y a Vince, así que él fue capaz de hacer el contexto más interesante. A veces furioso, a veces calmado, la voz del joven resonó en la habitación.

Todas las personas más importantes del reino de Meltor estaban en silencio mientras la historia del héroe fue contada…

Y nadie fue capaz de abrir la boca hasta que la historia había terminado.

Descarga:
<