THW – Capítulo 18

Modo Noche

Capítulo 18 – CAPITULO DOS

 

“En la cima del poder estando solo, debería ir por su presa más grande, la más grande creación del ser, ella… nadie aun con su corta existencia se ha atrevido a llevarle la contraria, no es que haga falta ya que es verídica y puntual, tal vez esa superioridad fue lo que despertó el deseo de matarla en él, de eliminar por completo su existencia de este lugar y de cualquier otro donde se dijera su nombre… solo con escucharlo le causaba irritación, y aun mas con verla.

Estaba destinado a sufrir casi por la eternidad ya que ella iba a donde quería y cuando quería, y aparentemente saber que el sentía desagrado por su presencia convirtió la estadía de este  en su sitio favorito.

La rabia le desbordaba por todos los poros y al tenerla en frente su ira fue tal que ella cayó de rodillas incluso antes de que recibiera un golpe… por su parte la misericordia no existía y asesto una herida certera en el cuello desgarrando así la vida del cuerpo y regocijándose en la sangre de su víctima”

 

Mi mente… ¿podría de verdad ser un lugar como este? Un lugar rocoso con un lago, y una extraña red de venas que aparentemente eran las raíces de un árbol en el que estoy ahora, el lugar me parecía muy cómodo, algo inquietante pero cómodo… algo se me hacia familiar.

Por arte de magia la cadena comenzó a moverse lentamente levantándose del piso y completando uno a uno sus eslabones, en pocos segundos ya estaba larga y la sostenía una mano… un brazo… un pecho… al igual que la cadena, un cuerpo apareció de forma secuencial hasta estar completo…

 

– Tú…

– Incluso tu vocabulario es pobre… ¿no se te ocurre mas nada que decirme?

– ¿Qué es lo que quieres?

– Sacarte de aquí, ya me molestas…

– ¿Dónde estuviste todo este tiempo?

– Preguntas con esperanzas de que conteste… que ingenuo…

– Deja de jugar conmigo y respóndeme…

–     Lo único que voy a hacer es sacarte de aquí, ya se te acabo el tiempo de conocerte.

– Si de verdad esta es mi mente ¡harás lo que yo diga!

– Insolente…

 

Levanto la mano donde sostenía la cadena y con un leve movimiento la prenso, el ardor en mi pecho se extendió a todo mi cuerpo y un dolor incontenible surcaba por cualquier lado, las punzadas se presentaban en todas partes y completamente al asar dejando así la agonía a flor de piel por infinitos segundos. Hizo otro movimiento y comencé a ver todo borroso, los ojos se me aguaron y perdí el control de la respiración, los nervio los tenia de punta y no pensaba con claridad.

 

–     Me vuelves a hartar y te hare sufrir tanto que permanecerás en coma por semanas.

 

Intente responder pero aun no recuperaba el aliento.

 

– Ven…

 

Movió nuevamente su mano, esta vez sentí agujas traspasar mis extremidades y como si tuviera cuerdas tipo marioneta, me sentí obligado a pararme sin importar el entumecimiento de mis piernas o el dolor de mis músculos, seguí al ser que me hablaba, ya tenia que reconocerlo, aunque se viera igual que él, aunque su sonrisa fuera la misma, aquel cuerpo contenía una entidad completamente distinta.

 

– Estamos avanzando, tu lentitud para ver lo obvio me cansa demasiado rápido, eso no es muy bueno que digamos para ti.

 

Una especie de portal se abrió en medio del aire por el cual avanzo, yo le seguí en contra de mi voluntad, el otro lado era oscuro, atemorizante, dominante, desconocido…

 

– Esto es lo que se llamaría tu cuarto de control, desde aquí se maneja todo tu cuerpo y aquí es donde hago lo que se me da la gana porque tu no tienes fuerzas para llevarme siquiera la contraria…

 

Frente a mi apareció una imagen rectangular, se veía una pequeña cascada y podía oír el agua caer, la reconocí al cabo de unos segundos, fue lo ultimo que vi antes de cerrar los ojos en el valle.

 

– Tu cuerpo en el valle abrió los ojos y esto es lo que puedes controlar horita, con mucha practica podrías aprender a moverte, ahora te demostrare el control que tengo sobre ti…

 

La imagen frente a mi desapareció como si apagaran la pantalla de la computadora, todo volvía a quedar oscuro y de repente el suelo que pisaba desapareció, no caí a ningún abismo o algo parecido, solo me sentía flotar, un destello de luz me obligo a cerrar los ojos durante unos segundos y al recuperarme quede asombrado completamente.

Estaba en el centro de una esfera sostenido de la nada, la imagen que antes se me presento como un rectángulo, ahora se extendía trescientos sesenta grados en todas las direcciones y no era mas grande la imagen, era una extensión del ambiente, podía ver en todas las direcciones incluido el suelo…

 

– ¿Entiendes la diferencia de control que hay?

– ¿Como  haces esto?

– No importa cuanto lo intentes, tú nunca podrás hacerlo sin mi ayuda…

– ¿Eso quiere decir que contigo puedo hacer esto?

– Si yo te lo permito…

– ¿Qué debo hacer?

– Primero salir de aquí, eres una molestia…

– ¿Como me voy?

– Ja… inútil… ya te mostrare la salida… busca a Menrid si quieres volver a ver este lugar…

 

Todo se apagó, dejando un leve brillo blanquecino donde sea que viera, cerré los ojos y al abrirlos estaba de nuevo en el valle…

 

– ¿Humano eres tú?

– Si Frey, lamento saber tu nombre sin leer las nubes, hice trampa…

–     Eso es lo de menos… estas jugando con fuego… y estoy seguro que te quemaras…

– ¿A que te refieres?

 

A lo lejos escuche un aullido de lobo, un mal presentimiento… “Es Menrid… ve por ella”. Comencé a correr fuera del valle en dirección a los aullidos y el elfo me grito en la lejanía.

 

– Ten cuidado con lo que haces humano… no mueras…

Descarga:
<