SDG – Capítulo 130

Modo Noche

Capítulo 130 – ¡Indestructible!

“La formación de Reyes Terrenales. Forman un cuadrado. Las nubes gobiernan las cuatro esquinas. ¡Retorno de la formación!” Ye Zifeng recito con frialdad y golpeó su palma en el suelo. Una corriente de Qi fluctuó bajo el suelo.

La expresión de Chu Hongbao cambió inmediatamente. Quería irse pero reacciono demasiado tarde.

Una inmensa presión descendió hacia él y lo empujó hacia Jin Peng, en el campo de gravedad por 12.

Un momento más tarde, él estaba en la misma situación que Jing Peng. Su cara estaba pegada al suelo.

“Jeje. Chu Hongbao. Esta es su retribución. ¡No pensé que llegaría tan rápido!” Jin Peng rió con frialdad mientras que la sangre se filtraba hacia fuera de su boca. No era una escena agradable a la vista.

Chu Hongbao susurró, “Escuche. Si quieres vivir, entonces tenemos que trabajar juntos.”

“Pe. Cierra la boca.” Jin Peng gritó “Si muero hoy aquí, te voy a llevar conmigo.”

“¡Usted!” Chu Hongbao se le quedó mirando. Se odiaba por seguir a alguien como él. Sin embargo, él no pensó que Ye Zifeng sería tan terrible.

Para tener una formación en la parte superior de la otra formación. Para realizar una formación más pequeña fuera de una más grande no es algo difícil de hacer. Sin embargo, en la realidad, no mucha gente podría pensar en algo como esto.

Especialmente cuando Ye Zifeng tenía una cantidad limitada de tiempo para establecer estas formaciones.

Chu Hongbao merecía estar en esta situación.

Ye Zifeng rió y sonrió hacia ellos: “¿Qué piensan ustedes que voy a hacerles?”

Mientras decía eso, sacó la daga de Wang Lin de su anillo interespacial y lo agitó alrededor.

Jin Peng resopló, “Ya que estamos en sus manos, hagan lo que quieran. Mátanos si quieres. ¡No se vaya por las ramas!”

“Para establecer esta formación, eh usado mil ochocientos monedas de oro, una flor de Loto Bermellón, Hierba Sueños Ilusorios y otros ingredientes preciosos. También use un jin (medio kilo) de la sangre fresca. ¿Crees que voy a dejar que mueras tan fácilmente? ¿Crees que voy a ser feliz?”

Dicho esto, señaló la daga hacia Chu Hongbao. Chu Hongbao estaba acojonado y no podía decir nada. Casi no podía respirar. Ye Zifeng decidió ayudarlo un poco.

Chu Hongbao respondió rápidamente, “Tengo algunos tesoros conmigo. Si gustas, puedes tomarlos todos.”

“¡Te voy a dar el tiempo en que el incienso llegue a la mirad para sacar todo en su anillo interespacial!” Ye Zifeng no mostraba ninguna piedad en absoluto.

“Bueno. ¡Está bien!”Chu Hongbao rio con amargura. Utilizó lo último de su energía y envió Qi a su anillo. Luego echó a un lado el anillo.

“No me puedo mover con esta gravedad en mí. No puedo sacar las cosas. Hágalo usted mismo. Es todo suyo.” Chu Hongbao estaba un poco reacio y mostro ninguna expresión agotada.

Ye Zifeng frunció el ceño. Cuando se inclinó para recoger el anillo, vio una fría sonrisa en la cara de Chu Hongbao y se sorprendió.

¡Él no tuvo cuidado!

“¡Mierda!” Ye Zifeng inmediatamente se levantó y se dio la vuelta.

Sin embargo, Chu Hongbao ya había recogido un poco de Qi en su cuerpo. ¿Cómo puede dejar que Ye Zifeng escape de esta manera? Un Qi sin forma explotó fuera de su cuerpo cuando un golpe de palma invisible golpeo a Ye Zifeng.

“¿Ataque del Espíritu Marcial?” Jin Peng grito de sorpresa, “Chu Hongbao, ¿Cuándo despertó su Espíritu Marcial? ¿Cómo es que no sé acerca de esto?”

Cuando las personas llegan al Reino Discípulo Marcial, no quiere decir que su Espíritu Marcial haya despertado. Chu Hongbao es una persona sombría y siniestra. Ocultó esta carta bajo la manga y no le dijo a nadie. Hizo las cosas más fáciles para él cuando él quisiera hacer algo malo.

En ese momento, la explosión golpeó a Ye Zifeng desde atrás. Y lo envió a volar hasta un árbol. Rompió alrededor de 5 ramas gruesas hasta que cayó al suelo.

Después de esto, toda la cara de Chu Hongbao palideció. Había utilizado una gran cantidad de energía en este ataque.

“¡Hermano Mayor Chico Rudo!” Liu BingQian gritó de miedo. Rápidamente corrió hacia Ye Zifeng y colocó su cabeza sobre sus muslos.

“Nada… No es nada…”

Sentía como si sus pulmones habían sido perforados y su corazón rasgado aparte. Casi se había desmayado. Si no se desmayó en la explosión inicial, entonces él podía soportar el dolor.

Luego escupió una bocanada de sangre. Parecía como si todavía estuviera consciente.

“Como que no es nada. Mírate. Estás tosiendo sangre, algo así…. “Liu BingQian estaba a punto de llorar. Ella frenéticamente envió su Qi al cuerpo de Ye Zifeng sin saber si le seria de ayuda o no.

“¿Qué? ¿No murió después de mi ataque?” El más sorprendió fue Chu Hongbao. A pesar de que el ataque no fue con toda su fuerza, Ye Zifeng estaba en un radio de explosión a quemarropa.

Estaba seguro de que esto no era algo que alguien en la 5ª etapa Refinador Qi pudiera manejar. Tenían que estar en la 9ª etapa Refinador Qi para apenas sobrevivir al ataque.

Lo que Chu Hongbao no sabía era que Ye Zifeng ya había llegado a la 6ª etapa Refinador Qi. Además, después de entrenar durante tantos días, él ahora podía manejar la cámara de gravedad por 9. Esto significa que su cuerpo era tan fuerte, si no más fuerte que alguien en la 9ª etapa Refinador Qi.

“Rápido, BingQian, no te preocupes por mí. ¡Controla la formación!” Ye Zifeng limpió la sangre de su boca.

A pesar de que el ataque no mató a Ye Zifeng, lo dejó fuera de la formación.

Sin la fuerza Qi para conducir la formación, su fuerza se debilitará. Jin Peng podría incluso ser capaz de escapar.

Jin Peng y Chu Hongbao notaron esto y empezaron a levantarse. No les importaba si sus huesos estaban empezando a agrietarse.

“Pero……” Liu BingQian vio que la cara de Ye Zifeng estaba mortalmente pálida y estaba a punto de desmayarse.

Ye Zifeng gritó, “¡Rápido!” cuando lo dijo escupió una bocanada de sangre de nuevo. Si no estuviera lesionado, él habría ido personalmente para mantener la formación por sí mismo.

“Bueno. ¡Entiendo!”

Liu BingQian corrió rápidamente hacia el área que Ye Zifeng señaló.

“Hermano Mayor Chico Rudo, ¿Qué hago ahora?”

“¿Ves esa línea llena de Qi en el suelo? Inserta Qi en ella. ¡Todo ello!” Ye Zifeng jadeaba mientras él instruía a BingQian.

Liu BingQian asintió rápidamente y siguió su instrucción. Ella sabe que si Jin Peng y Chu Hongbao se recuperaban, entonces ella y Ye Zifeng estarían acabados.

“Bueno. lo hice. Ahora que…..”

Ye Zifeng escupió otra bocanada de sangre y utilizó su Qi para estabilizarse a sí mismo.

“¿Ahora ves las monedas de oro en las cuatro esquinas? ¡Manda Qi hacia ellas!”

“¡Lo tengo!”

Liu BingQian era muy seria y lo hizo todo con diligencia. Separó su Qi en cuatro partes y lo envió a cada esquina. La tenue luz comenzó a brillar de nuevo.

“Ahora mueve el Qi hacia arriba. Esta característica restablecerá la formación!”

“¡Bueno!”

Liu BingQian dirigió la luz dorada hacia la parte superior de la formación. Con esto, innumerables cantidades de luces aparecieron. ¡La formación fue reparada!

Cuando Jin Peng y Chu Hongbao finalmente se pusieron de pie, BingQian ya había reparado la formación.

Con eso, una inmensa presión abatido sobre Jin Peng y Chu Hongbao de nuevo.

Qi Liu BingQian era mucho más fuerte que Ye Zifeng y fue capaz de reforzar la formación aún más. La gravedad estaba en torno a 13 en este momento.

“Deténgase. Pare… Señorita BingQian, no sea demasiado contundente. ¡Mis huesos se romperán!” Jin Peng clamo miserablemente.

Desde que Chu Hongbao utilizó su Ataque del Espíritu Marcial, parecía como si estuviera medio muerto.

“Señorita BingQian, se lo ruego. Voy a morir si sigue así.”

Liu BingQian sólo aumentó la fuerza, porque no sabía cómo controlarlo. Ella en realidad no quería hacer que esto sucediera.

Después de que se familiarizó con la formación, empezó a jugar con ellos.

“¿Quién les dijo que hicieran un ataque furtivo al Hermano Mayor Chico Rudo? Por haberlo lesionado de tal manera… Creo que debería aumentar la fuerza un poco más.”

Al enterarse de que Liu BingQian quería aumentar la fuerza de la formación, sus caras se palidecieron.

“Señorita BingQian, no lo haga. Mi cerebro está a punto de freírse ya. Si esto sigue así, ¡voy a morir!”

“Está bien. La señorita BingQian es tan bella y amable. Por favor, déjenos ir. Estábamos equivocados.”

Liu BingQian sonrió y miró a Ye Zifeng.

“No tiene sentido rogarme. Hermano Mayor Chico Rudo, será quien decidirá…….” A mitad de la frase, la expresión de su rostro cambió drásticamente.