SDG – Capítulo 132

Modo Noche

Capítulo 132 – Dos pájaros de un tiro.

Ye Zifeng pensó que esta era una oportunidad para poder entrar en el mundo del Espíritu Marcial pero cuando cerró los ojos, no pasó nada.

Se sorprendió y abrió los ojos de nuevo. La escena delante de él no cambió en absoluto.

“Mocoso. ¿Crees que mi lugar es tu guarida? ¿Crees que puedes venir cuando quieras?” La voz sonó en la mente de Ye Zifeng nuevo.

Ye Zifeng sonrió y respondió en voz baja. “¿Así que tu eres la fantasma sombra?”

“Por supuesto. Aparte de mí, ¿Quién más podría comunicarse contigo de esta manera?” La voz del fantasma Sombra estaba llena de desprecio.

“Esto…” Ye Zifeng pensó al respecto. Recordó al Anciano Shen y al Anciano Zhao… Sin embargo, en esta situación, no quería discutir con el fantasma sombra.

“Entonces, ¿tú eres el que me salvó? Parece que le quitaste su fuerza vital.”

Dado que Ye Zifeng se desmayó no sabía lo que ocurrió realmente. Pero cuando se despertó, vio la escena delante de él y fue capaz de deducir los hechos.

“Jeje… Sólo después de chupar su fuerza vital pude ayudar a que te recuperaras… pero hubiera sido mejor si hubiera chupado la esencia de una persona muerta. Una persona muerta no será capaz de resistirse en absoluto. Pero este tipo no se movía, así que fue mucho más fácil.”

Ye Zifeng levantó la ceja, “Aspirar el Qi de alguien para curar a los demás…. ¿Qué clase de Espíritu Marcial eres?”

el Fantasma sombra no le respondió a Ye Zifeng. Y Continuó hablando, “Déjeme decirle esto, no estabas más que a la mitad de un paso de morir. No trates de echarme la culpa de nada. Quiero vivir también. Así que escucha y ten cuidado la próxima vez. ¡No me mates también a mí!”

Si Ye Zifeng realmente muriera, entonces el fantasma sombra moriría también. Esta fue la razón por la que el Fantasma sombra se manifestó cuando Ye Zifeng estaba experimentando una situación de vida o muerte.

Ye Zifeng sonrió, “No te preocupes. No soy una persona tan estúpida. No voy a permitir que nadie que intenta matar me se vaya fuera tan bien.”

“Bueno.” Respondió el fantasma sombra, “Esta vez, he hablado contigo durante mucho tiempo. He perdido una gran parte de mi preciosa energía. No saldré por un tiempo. Voy a salir cuando me des unas píldora para nutrirme.”

El Fantasma sombra sabia que Ye Zifeng podía refinar píldoras. Por lo tanto, hará todo lo que pueda para conseguir unas píldoras de Ye Zifeng.

Ye Zifeng rió, “¿Así que sólo te irás y me dejaras a estos dos a mi ahora?”

El fantasma sombra del rió con frialdad, “Uno de ellos tiene solo residuos de su Espíritu Marcial y el otro tiene su succionada fuerza vital. Incluso si se les deja ir y salir, no se atreverían a perseguirte después.”

Ye Zifeng sonrió y quiso responder.

Sin embargo, la voz en su cabeza desapareció. Parece que el fantasma sombra había vuelto a su propio mundo.

Sólo volverá cuando Ye Zifeng tenga alguna píldora para el.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

“Hermano Mayor Chico Rudo ¿Estás bien?” Mientras controlaba la formación, se dio la vuelta y miró a Ye Zifeng preocupada.

Ye Zifeng le devolvió la sonrisa, “Estoy bien.”

Liu BingQian dejó escapar un suspiro de alivio, “Tus ojos se veían nublados. Pensé que ibas a desmayarte de nuevo. Si lo hicieras, entonces no sabría qué más hacer. ”

Jin Peng y Chu Hongbao tenían miedo de que Ye Zifeng se desmayara de nuevo. Si lo hiciera de nuevo y el monstro aparecía, ¡se convertirían en tostadas!

Ye Zifeng ya se había recuperado y se levantó. Entonces, se dirigió hacia Jin Peng y Chu Hongbao.

Jin Peng ya había obtenido una lección por parte del Espíritu Marcial. Cuando vio a Ye Zifeng acercándose a él, sintió miedo.

No se preocupó por lo más mínimo por su muerte mientras arrastraba a Chu Hongbao con él. Ahora que sabía que Ye Zifeng se hacía más fuerte cuando estaba inconsciente, era la primera vez que Jin Peng sentía que estaba completamente derrotado.

“BingQian, te has estado forzando por un tiempo. Debes estar un poco cansada. Baja la gravedad a 12. Quiero hablar con ellos un poco.”

“Bueno. ¡Gracias!” rio BingQian. Ye Zifeng tenía razón. Se sentía un poco cansada. No sólo físicamente, sino también mentalmente.

Cuando oyó las instrucciones de Ye Zifeng, sintió que estaba cuidando de ella. Lo cual la hacía sentir feliz.

Cuando disminuyo la gravedad, Jin Peng y Chu Hongbao finalmente pudieron de nuevo respirar normalmente. Comenzaron a toser después de haberse liberado de la presión.

Ye Zifeng sonrió y los miro a ambos.

“¿Han terminado de toser? ¿Tienen algo que decir?”

“Joven maestro Ye, estaba equivocado. No me atreveré a hacerlo de nuevo.” Jin Peng comenzó a pedir perdón. Señaló a Chu Hongbao, “Él fue el que lo lesionó. Joven maestro Ye, yo soy una persona sencilla. Sé que estaba mal, pero yo no tenia ninguna mala intención desde el principio. ¿Podría dejar que de cara a mi maestro, el Adepto Baili y dejar que me vaya?”

“¿Dejarte ir?” Ye Zifeng rió, “Entonces, ¿Por qué no das la cara primero a Muyun Viejo Diablo y a BingQian para dejarlos ir?”

Jin Peng dijo que no tenía malas intenciones… Si no tuviera ninguna mala intención, entonces por qué iba a estar escondido fuera de la Ciudad. ¿Por qué iba a hacer que el conductor del carruaje los llevara lejos? Obviamente, fue todo premeditado.

Jin Peng estaba sin  palabras. En realidad no quería hacer eso. Fue sólo después de que Chu Hongbao le había incitado, que comenzó a tener tales pensamientos maliciosos y hacer cosas tan estúpidas.

Chu Hongbao es una persona inteligente, de modo que empezó a explicar, así, “Joven maestro Ye, Jin Peng es muy astuto. Cuando le ataque, ¡fue todo bajo sus órdenes! Ahora que lo pienso, me arrepiento de todo lo que he hecho.”

Al decir eso, tenía una mirada culpable en su rostro. Él realmente sabía cómo actuar.

“Entonces así son las cosas. Parece que no voy a simpatizar con ustedes…” Ye Zifeng seguía sonriendo y miro de nuevo a BingQian. Luego quito a la chica de la formación.

“¿Tu que estás haciendo? ¿Ye Zifeng?”Jin Peng entró en pánico y lo llamó por su nombre.

Los dos habían sufrido bastante debido a esta formación, y ahora parece que Ye Zifeng quería controlar personalmente la formación de nuevo. Sus corazones comenzaron a latir más rápido… Ellos tenían miedo.

“No tengan miedo…” Ye Zifeng miró, “Puesto que ustedes están diciendo la verdad, entonces les voy a decir lo que pienso.”

“¿Qué estás pensando?” Chu Hongbao forzó una fea sonrisa en su rostro.

Ye Zifeng rió, “He estado tratando de encontrar una solución a un problema. Me he estado preguntando cómo debo manejar a la gente que continuamente tratan de provocarme. ¿Que debería hacer?”

Jin Peng forzó una sonrisa y asintió, “Cierto. ¿Qué debe hacer? Me gustaría saberlo. Permítanme a mi Jin Peng, aprender algo de usted.”

“Al principio, pensé en usar un juramento de sangre para resolver el problema. Pero, en realidad, no funcionó tan bien. Pudo ser engañado. Más tarde, pensé en el uso de un contrato de sangre. Esto dio un resultado bastante bueno…”

Ye Zifeng detuvo un poco antes de continuar, “Sin embargo, sólo se puede hacer cuando ambas partes se han calmado. También hay un límite a las condiciones. Si les doy un contrato de sangre para firmar chicos, podría ser atacado por su Espíritu Marcial de nuevo…” Cuando dijo estas palabras, los miro detenidamente a ambos. Parecía como si no fuera el mismo por lo que había sucedido antes.

Chu Hongbao tenía ganas de llorar, pero no hubo lágrimas. En su mente, pensó: ‘Mi espíritu marcial fue devorado por él. Incluso si quisiera, ya no puedo.’ Ye Zifeng había tomado su anillo también eso era demasiado. No tenía otra cosa que ofrecer.

Jin Peng sonrió al escuchar, “maestro joven Ye, continúe, quiero escuchar.”

Ye Zifeng mostró repentinamente una brillante sonrisa, “Así que pensé en un método que puede matar dos pájaros de un tiro. Se puede limitar y restringir chicos cuando me proveen algunos beneficios también…”

“¿ limitarnos y obtener beneficios?” La boca de Jin Peng comenzó a temblar. En su mente, quería arrancarle la piel a Ye Zifeng vivo. Sin embargo, mostró una sonrisa en su rostro.

“¡Eso es genial! ¿Qué tipo de método es ese? Yo, Jin Peng, ¡seré el primero en estar de acuerdo con ello!”

Chu Hongbao de repente tuvo un mal presentimiento sobre ello.

Ye Zifeng los miró detenidamente y sonrió: “En realidad, es muy sencillo….”

  • Lucho Portuano

    Ahora que lo pienso, nunca ha matado a una persona en esta novela, lo cual es raro…