SDG – Capítulo 141

Modo Noche

Capítulo 141 – Retirarse en shock.

“¿Qué quiero decir?” Ye Zifeng sonrió

De repente, la expresión de Ye Zifeng cambió y sin decir nada, golpeó implacablemente a Liu Yige con el poder del rayo.

“¡Tú! ¿No ibas a decir algo?”Liu Yige pensó que Ye Zifeng caminaba hacia él porque quería decir algo. ¿Quién hubiera pensado que Ye Zifeng atacaría tan despiadadamente?

Si no fuera por el hecho de que era capaz de reaccionar lo suficientemente rápido, sus dientes hubieran sido eliminados.

Ye Zifeng rió en voz alta, “Muy bien. Entonces déjame hablar contigo un poco. ¿Ya no perteneces más al clan Liu? ¿Ya no hay nadie que se preocupe por ti?

Liu Yige frunció el entrecejo y apretó los dientes, “¡Sí!”

“Tú mismo lo dijiste.” La expresión de Ye Zifeng se volvió severa de nuevo. Se movió hacia Liu Yige y le dio una patada en el estómago tan fuerte que Liu Yige cayó de rodillas por el dolor.

“Qué demonios. Si quieres hablar, entonces habla. ¿Por qué también me estás golpeando?” Liu Yige tenía una mirada amarga en su cara mientras agarraba su estómago.

Ha visto gente vulgar y luchaban todo el tiempo. También ha visto gente civilizada y capaz de razonar con otros. Sin embargo, ¡nunca ha visto a alguien como Ye Zifeng quien era civilizado y vulgar al mismo tiempo!

Cuando BingQian vio cómo Liu Yige estaba sufriendo, tuvo que contenerse de reír, así que cerró los ojos. Sin embargo, incluso escuchar a Liu Yige sufriendo hizo que quisiera reírse de nuevo.

“Jefe, realmente escuche algo….”

Al mismo tiempo, Ye Zifeng gritó para cubrir la risa de Liu BingQian.

“Con algunas personas, hablar es suficiente. Para otros, no sólo tengo que hablar, sino que también tengo que enseñarles una lección con mis puños. Tú eres parte de este último grupo.”

Liu Yige escupió algo de sangre.

“¿Qué? ¡Encontraré a alguien que te golpee hasta la muerte!” Miró furioso a Ye Zifeng.

“Está bien. Traerlos aquí.”

“Yo…” Liu Yige no sabía qué decir.

Sin embargo, miró a su alrededor y luego se calmó para pensar en ello. Fue y buscó gente para vencer a Zifeng. Pero en lugar de golpearlo, él fue el que termino siendo golpeado en su lugar…

La voz de Liu Yige se suavizó, “¿Entonces de qué estás tratando de decir? Mientras no me golpees, te escucharé.”

Ye Zifeng levantó el puño.

“Por favor… Por favor, no me golpees la cara… Hermanos, ¿qué están haciendo? ¡Ayúdenme!. “Liu Yige se estaba perdido en el miedo y gritó. Ambos estaban en la sexta etapa Reino Refinador Qi. ¿Cómo era tan débil comparado con Ye Zifeng?

“Quien se atreva a ayudar será el siguiente en ser golpeado.” Después de que Ye Zifeng los amenazó, la voluntad de luchar de los otros rápidamente desapareció.

Parecía que Ye Zifeng era el que vino a enseñarles una lección.

Incluso teniendo la ventaja numérica, ninguno de ellos fue capaz de luchar contra Ye Zifeng.

“No me golpees…” Liu Yige recibía continuos golpes mientras gritaba desgraciadamente.

Ye Zifeng sonrió y alzó los puños otra vez, “Dijiste que nadie cuida de ti, entonces ¿qué tal Liu Ningzi?”

Liu Yige se sorprendió, “Originalmente, pensé que era alguien que me entendía, pero quien habría pensado que incluso ella me miro hacia abajo. El aspecto que tiene en su rostro cuando te mira, me siento disgustado al mirarla.”

Liu BingQian escuchaba atentamente. Si no estuviera atrapada en el armario, habría reñido a Liu Yige.

Ye Zifeng sonrió, “Pero, no sabes que antes de venir aquí, ella me dijo lo que ibas a hacer. Tenía miedo de que fueras a hacer algo estúpido y fueras expulsado del clan Liu. Dime entonces. Si no le importas, ¿por qué haría algo así?”

“¿Lo hizo?” Liu BingQian se sobresaltó. En realidad, Ye Zifeng también quería aprovechar esta oportunidad para explicarle a BingQian.

Al oír esto, Liu Yige tembló, “De ninguna manera. ¿Es eso cierto? Imposible. Ye Zifeng, estás mintiendo. ¡Estás inventando cosas! Te burlas de mí, ¡¿No es así?!”

Al oír esto, la expresión de Ye Zifeng se volvió fría. Un misterioso Qi apareció en su puño. Antes de que Liu Yige pudiera reaccionar, lo golpeó sin piedad.

El rostro de Liu Yige empezó a hincharse mientras la sangre corría por la comisura de su boca, “¡Tú!”

“¿Burlarme de ti? Jeje … me estoy burlando de ti mientras te golpeo. Si quisiera burlarme de ti, ¿por qué pierdo el tiempo hablando?”

Aunque la cara de Liu Yige estaba hinchada, todavía sonreía.

“¿De Verdad? ¿La hermana menor Ningzi todavía se preocupa por mí?”

Ye Zifeng se rió, “¿Acaso ella te dijo que te miraba hacia abajo?”

“Eso… No realmente …” Después de pensar en ello, Liu Yige negó con la cabeza.

“Jefe, estamos aquí para luchar contra él o escucharlo hablar… ..”

“Bien. No tenemos nada que ver con sus asuntos de la señorita Ningzi … ”

Liu Yige se volvió y miró a esos tipos, “¿Todavía tienen nervios para decir algo así? Cuando necesitaba de su ayuda, ¿dónde estaban? ¡Ustedes se quedaron allí parados!

“Este… Nosotros …” Las cuatro caras se pusieron rojas por la vergüenza.

Habían oído hablar de Ye Zifeng por Liu BingQian. A pesar de que era difícil de tratar, sólo estaba en la sexta etapa Refinador Qi. Pensaron ser suficientes para tratar con él.

Quién hubiera pensado que Ye Zifeng tendría un tesoro de autoprotección. A pesar de que estaba en la sexta etapa del Reino Refinador Qi, su fuerza estaba alrededor a la octava etapa Refinador Qi. No se atrevieron a hacer un movimiento contra él en absoluto.

Ye Zifeng miró a los cuatro: “Si no van a pelear, entonces váyanse. Supongo que no quieren que el maestro del Clan Liu sepa de tu existencia, ¿verdad? Pueden irse uno por uno. Tú primero.” Señaló a uno de ellos, indicándole que se fuera.

“¿Qué? ¿Estás dispuesto a dejarnos ir?” Esa persona mostro una expresión alegre. Estaba a punto de ir con todo contra Ye Zifeng si tenía que quedarse. Pero ya que Ye Zifeng lo dejaba ir, con mucho gusto aprovecharía la oportunidad.

“Qué. ¿Quieres quedarte y luchar conmigo?” Ye Zifeng lo fulminó con una intención asesina.

“Por supuesto no. Tienes un tesoro espiritual. ¿Por qué iba a pelear contigo?”

“Entonces, ¿qué sigue haciendo aquí? Vete.”

“Bueno. Ok.” Esa persona temía que Ye Zifeng cambiara de opinión y salió corriendo.

“¡Siguiente!” Ye Zifeng los miró y señaló a otra persona.

“Bien. Bien. ¡Me voy!” Esa persona salió rápidamente sin siquiera mirar hacia atrás.

“¡Ya han aceptado mis monedas de oro. ¿Cómo pueden irse?” Liu Yige gritaba y quería bloquear la salida. Sin embargo, Ye Zifeng lo detuvo.

“Siguiente. Ambos salgan juntos.” Ye Zifeng miró fijamente a los dos miembros restantes.

“¡Lo sentimos joven maestro Ye!” Los dos se inclinaron y rápidamente se fueron sin siquiera mirar a Liu Yige.

“¡Ustedes! No me dejen verlos de nuevo.” Liu Yige estaba muy enojado y quería golpearlos a los cuatro.

Si Ye Zifeng le cuenta a Liu Mu sobre esto, entonces Liu Mu definitivamente lo echará fuera del clan. Entonces se convertirá en un perro callejero.

“Ahora, sólo quedamos los dos …” cuando Ye Zifeng vio que todos los demás se habían ido y cerró lentamente la puerta.

“Tú…. ¿Qué deseas? Déjame decirte. Ya he perdido todo. ¡No tengo miedo de ti!” La voz de Liu Yige temblaba mientras lentamente se arrastraba hacia atrás.

  • Lucho Portuano

    Cómo que ya va siendo hora de una muerte, la única vez que mató fue a los rinocerontes y tal vez una que otra hormiga mientras caminaba por ahí