SDG – Capítulo 143

Modo Noche

Capítulo 143 – He estado esperando

La intención de Ye Zifeng era muy clara. Si una mujer saliera de su habitación en medio de la noche y fuera descubierto por alguien, entonces sería muy malo. Pero si salía con otra persona, no habría muchas preguntas.

“¡¿Qué?!” Liu Yige y Liu BingQian gritaron al mismo tiempo.

Liu BingQian estaba sintiendo una mezcla de emociones. Sentía pena al venir aquí sin pensarlo.

“¿Huh? Esa voz… suena familiar. ¿Dónde la he escuchado antes?” Liu Yige se sobresaltó. Miró al armario y lo pensó.

Ye Zifeng sonrió vergonzosamente, “Eso es normal. Probablemente conozcas a unas cuantas chicas en el Pabellón Jufeng, probablemente sea alguien que has visto allí….. ”

“¿De Verdad? No siento que sea de ahí…” Liu Yige se rascó la cabeza confundido.

Había muchas chicas en el Pabellón Jufeng. Realmente era posible que la chica del armario fuera de allí.

Ye Zifeng se movió delante de él para bloquear su vista, “Muy bien. También puedo decirte esto. Tengo un muy mal hábito. Después de jugar con alguien, la arrojaría y nunca volvería a verla de nuevo. Por lo tanto, no quiero que nadie vea la cara de esta chica. ¿Lo entiendes?”

Liu Yige se frotó la nariz y sonrió, “Lo entiendo. Algunas cosas están mejor mantenerlas ocultas. ¿Qué tal esto? puedes hacer que ella use una máscara y una capa para ocultarse. ¿Qué te parece?

Ye Zifeng asintió con la cabeza, “Bien. También estaba pensando en algo así. Qué bueno. Espera en la puerta y cuando termine, la dejaré salir. Espere hasta que no haya nadie alrededor y cada uno podrá tomar su propio camino”

“¡Esta bien!” Liu Yige asintió y salió.

Después de que Ye Zifeng observó a Liu Yige salir, caminó hacia el armario y lo abrió.

Dentro, Liu BingQian estaba gimiendo, y todo su encantador cuerpo estaba empapado en sudor. Era normal teniendo en cuenta que ella estaba en un pequeño armario.

Cuando Liu BingQian vio a Ye Zifeng, ella hizo una mueca, “Hermano Mayor Chico Rudo, en realidad dijiste que yo era del Pabellón Jufeng. ¿No haber dicho algo mejor?

Ye Zifeng sonrió, “En esta situación, ¿qué debería haber dicho entonces?”

“Di que …” Liu BingQian lo pensó y no pudo decir nada.

Si él decía que era una sirvienta, Liu Yige sin duda estaría curioso y preguntaría acerca de ella. ¿Y si decía que ella era la doctora? Pero entonces, ¿por qué el médico tendría que esconderse en el armario?

Por lo tanto, lo único que Zifeng podía decir era que era alguien de un burdel. De esa manera, Liu Yige no sospecharía nada. Ya estaba todo planeado.

“Lo que sea, no hablemos de esto. ¿Tienes una máscara? Déjame ponerme una. No quiero que nadie me reconozca. Si lo hacen, mi reputación y pureza serán destruidas.” Liu BingQian era algo conservadora. No temía perder su pureza con Ye Zifeng. Sin embargo, ella sentía que este no era el momento adecuado todavía. Al menos, no obtuvo la aprobación de Ye Zifeng.

Ye Zifeng sonrió y saco una máscara negra de aspecto tortuoso para Liu BingQian.

“Aquí. Te regalaré esto.”

Liu BingQian se quedó mirando la máscara en shock, “Yo estaba preguntando al azar. Pero realmente tienes una máscara…”

“Estamos en un mundo marcial. Esto es para la auto preservación…”

“¿Auto preservación?” Liu BingQian lo miró torpemente.

Está bien si Ye Zifeng lanza un montón de contratos de sangre en su anillo interespacial. Pero ahora, ¿incluso tiene máscaras también? Obviamente quería hacer algo malo.

“Si no lo quieres, ¿cómo vas a salir?” Ye Zifeng sonrió y estaba a punto de volver guardar la máscara.

“No…” Liu BingQian rápidamente extendió la mano y agarró la máscara.

“Quién dijo que no la quería. A pesar de que está un poco rota, esta es la primera cosa que me das. ¿Cómo podría rechazarlo?”

“También, permítanme recordarte que aun necesito que traigas el horno de nivel profundo. Gracias.”

“Entiendo. ¡Haré todo lo posible por ti!”Liu BingQian rió. Acababa de recibir su primer regalo de Ye Zifeng. Se sentía muy feliz.

Al mismo tiempo, Liu Yige gritó, “Hay. Ya a pasado mucho tiempo. ¿Ya terminaste?”

“Espera un poco más. Ella saldrá pronto.” Ye Zifeng respondió

Cuando Ye Zifeng respondió a Liu Yige, Liu BingQian saco un gran abrigo para distinguidos invitados del armario.

A pesar de que Ye Zifeng estaba en una zona remota de la casa, era una zona que sólo distinguida para los invitados del Clan Liu que vivían allí. Por eso había ropa bonita en el armario.

Liu BingQian cubrió bien la ropa que llevaba antes y se puso la máscara. Incluso si Liu Mu estuviera aquí, no sería capaz de reconocerla.

Ye Zifeng asintió satisfecho y salió con ella.

“¿Listo? ¿Podemos irnos ahora?” Liu Yige se volvió y miró a BingQian. Lo único que vio fue la máscara y el abrigo grande. No podía ver su cara ni su figura en absoluto.

Rápidamente miró hacia atrás a Ye Zifeng y no pensó mucho en eso.

Ye Zifeng asintió con la cabeza, “Muy bien. Puedes irte. Ten cuidado. Además, recuerde nuestro contrato.”

“Como puedo olvidarlo. En tres días, me uniré al equipo que está en su contra. Recuerdo muy claramente.”

“Bien” Ye Zifeng sonrió y señaló la puerta, “Cuando ustedes salgan, caminen hacia los árboles. De esa manera, será más difícil ser notados.”

“Bien.” Liu Yige asintió con la cabeza. No quería que nadie lo descubriera tampoco, y tuviera sospechara de él.

Después de que los dos hicieran sus despedidas, miraron alrededor y salieron por la puerta…

Al día siguiente, había otra larga fila de gente esperando a Ye Zifeng. Sin embargo, para “mejorarse”, no recibió regalos y simplemente habló las personas. Liu Mu se aferró a los regalos en su lugar.

Liu Yige miró la pequeña montaña de regalos y no pudo evitar alabar a Ye Zifeng.

“Maldición, este tipo es bueno. Para poder hacer que todos estos ancianos traten de ganar favores de él, me temo que nunca podré hacer algo como esto.”

Liu Ningzi se sorprendió y jadeó, “Hermano mayor, ¿qué pasó? ¿Por qué de repente comienzas a alabar a Ye Zifeng? ¿No querías golpearlo y buscabas gente para enseñarle una lección?”

Hablar de esto hizo que la cara de Liu Yige se tornara roja de vergüenza. No quería pensar en lo que pasó la noche anterior.

“Oh sí. Hermano mayor, ¿qué le pasó a tu cara? ¿Por qué es azul y púrpura? ¿Anoche te has peleado?” Liu Ningzi miró su rostro en shock.

“Esto… anoche caí cuando dormía.”

“No estaría así si simplemente te cayeras. Déjame ir a buscarte un ungüento. Ponlo en tu cara y no salgas hoy. Utiliza este tiempo para descansar y recuperarse.”

Al oír esto, Liu Yige no pudo aguantar más y sonrió alegremente: “Hermana menor, no pensé que realmente te importara. Entendí mal.”

Liu Ningzi sonrió, “Por supuesto. Crecimos juntos. Si no me preocupo por ti, ¿quién lo hará?

“La hermana menor tiene razón. ¡Con esto, yo, Liu Yige, jamás iré a buscar otra mujer!” Liu Yige estaba tan perdido en su trance que dejó escapar estas palabras.

Liu Ningzi se sorprendió, “hermano mayor. ¿Estás malentendiendo algo…?” Mientras decía eso, ella miró hacia Ye Zifeng.

“¿No entiendo qué?” Cambio de expresión de Liu Yige.

“Nada…. Realmente no sé qué. Hablaremos de esto más tarde.” Una mirada complicada apareció en la cara de Liu Ningzi.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

En este momento.

“Hermano Mayor Chico Rudo…. Tengo lo que querías.” Al mediodía, la voz de BingQian resonó mientras corría hacia Ye Zifeng con una pequeña bolsa en las manos.

El horno nivel profundo es extremadamente grande así que ella tuvo que utilizar un tesoro espacial de la clase alta para sostenerlo.

Ye Zifeng sintió que su cuerpo se sentía mucho mejor y se volvió serio de nuevo.

“Finalmente. ¡He estado esperando!”