SDG – Capítulo 150

Modo Noche

Capítulo 150 – Echado de vuelta a casa.

“Maldita sea… Estas mujeres se mueven más rápido que las páginas de un libro. Sólo quiero refinar las píldoras tranquilamente. ¿Qué hay de malo con eso?”

Ye Zifeng se rascó la cabeza mientras estaba de pie frente a las puertas del señorío del clan Liu. Estaba simplemente mirando fijamente la carretera que tenía frente a él. Parece que no se ha recuperado de lo que acababa de suceder.

Ni siquiera llegó a empacar sus cosas antes de ser expulsado por Liu BingQian. Esto fue demasiado repentino. Incluso Liu Mu no lo sabía.

“Lo que sea. Supongo que tendré que irme a casa. Al menos logré mis metas aquí esta vez. Estar más era algo extra.” Ye Zifeng suspiró y caminó hacia su propia casa.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

En la casa del Clan Ye.

“Aiya… Las alas de Zifeng se están formando ahora. Está haciendo lo que quieres. Si quiere ir al clan Liu, está bien. Por lo menos que venga a vernos y darnos una pista. ¡Se fue sin decir nada!”

Ye Chongtian frunció el ceño. Se sentía un poco enojado,

“Cariño, sé que estás preocupado por Zifeng. Después de todo, él es la esperanza de nuestro Clan Ye ahora mismo.” Tang Feng se rió mientras hablaba.

“¿Quién dijo que estoy preocupado por él?” La cara vieja de Chongtian se puso caliente. Incluso si muere, no lo admitirá, “Si estás hablando de cuidar, entonces esa mocosa Xueyi se preocupa más por él.”

Hablando de Xueyi, la expresión de Tang Feng cambió y suspiró.

“Ah… ¿Por qué esa chica se preocupa tanto por su hermano Zifeng? Ni siquiera sé en qué está pensando la mitad del tiempo. Siento que ya han roto la barrera de ser hermanos….”

“Pero… Tu sabes que Xueyi en realidad no es…” Ye Chongtian recordó algo y suspiró.

[Paris_117: lo intuía… se veía venir la verdad ( ͡° ͜ʖ ͡°) ]

La expresión de Tang Feng se volvió fría y golpeó sin piedad al brazo de Ye Chongtian “¿No te dije que no hablaras más de eso? Siempre será la hermanita de Ye Zifeng. ¡Serán hermanos con el mismo padre pero con diferentes madres!

Ye Chongtian rió amargamente, “Correcto. Mi error. No debería haberlo mencionado.”

Después de un rato.

“¡Padre, madre, buenas noticias! ¡El hermano Zifeng volvió!” Ye Xueyi saltó alegremente hacia sus padres.

“¿Qué? ¿Ese niño sabe cómo volver a casa?” Después de escuchar esto, Ye Chongtian puso su cara seria.

Ye Zifeng entonces caminó a través de las puertas delanteras en el pasillo.

Ye Xueyi rió, “Hermano Zifeng, no has estado en casa por tanto tiempo. Te he extrañado.”

Ella era diferente de Liu BingQian. Ella era su hermana pequeña así que aunque dijera esas cosas, la gente pensaría que es una broma debido a su relación de hermanos.

Ye Zifeng sonrió, “¿Qué quieres decir? ¿No me viste hace dos días?”

Ye Xueyi estaba un poco restringida en el territorio del Clan Liu, pero ahora que está en casa, puede ser la pequeña princesa de siempre.

Ella sonrió y sin decir nada, corrió hacia él.

“Hermano Zifeng, ¿no dijiste que volverías después de la misión de la secta? ¿Cómo es que has vuelto tan rápido? ¿La hermana BingQian lo sabe?

Ye Xueyi tuvo una buena impresión de Liu BingQian por lo que ella le preguntó por ella.

“Eso…..”

“¿Qué pasa hermano Zifeng? ¿Es difícil de contestar?” Ye Xueyi sintió que algo había ocurrido.

Ye Zifeng tenía una mirada torpe en su rostro. ¿Cómo podría decirle que fue expulsado por Liu BingQian?

Tang Feng se acercó y sonrió, “¿A menos que sucediera algo en el Clan Liu?”

“Señora Tang, eso… No hablemos de eso por ahora. He estado cultivando durante los últimos días. Me siento un poco cansado. Permítame descansar un poco antes de que vuelva y hable con ustedes.”

Ye Zifeng parecía muy cansado. Había entrenado imprudentemente en la Ciudad Tiandao y fue atacado por Jin Peng justo después. Luego de regresar, tampoco se detuvo a descansar. Él formó su llama de nivel común y después refinó cinco Píldoras Ósea Dorada de nivel profundo.

Incluso si estaba hecho de hierro, todavía necesitaba algo de descanso.

Tang Feng había sospechado un poco de la razón por la que Ye Zifeng regresó a casa tan rápidamente. Ella quería preguntar qué sucedía, pero fue detenida por Xueyi.

“Bien. Hermano Zifeng, ve a descansar. Te veré después… “Ye Xueyi asintió y envió a Ye Zifeng.

“Ahem…” Ye Chongtian tosió unas cuantas veces para llamar la atención de Ye Zifeng. Se sentía un poco como cero a la izquierda después de ser ignorado por su propio hijo.

Sin embargo, Ye Zifeng pasó a su lado sin decir nada, tratando a Ye Chongtian como un hombre invisible.

“Detente… Detente ahora mismo.” Ye Chongtian finalmente gritó.

Ye Zifeng se detuvo y se volvió, “Oh. Padre. ¿Tú también estás aquí?”

Él no fingió no notarlo, realmente no lo notó.

“¡Mocoso!” Él no usó el nombre de Ye Zifeng y usó “mocoso” inmediatamente.

Ye Chongtian es un experto en el Reino Alma Marcial. Su clasificación en la Ciudad Leizhou puede considerarse muy alta. Sin embargo, su propio hijo lo estaba ignorando ahora mismo.

Su expresión se hundió y miró a Ye Zifeng.

“Zifeng ahhh…. El método de tirar del Clan Liu no es malo. Sin embargo, cuéntanos primero en el futuro para que no tengamos que preocuparnos.”

Ye Zifeng sonrió, “Bien padre. Entiendo. Les contaré la próxima vez.”

Su respuesta fue muy directa. Y Chongtian no podía creer lo que oía.

Viendo cómo su hijo era tan directo con él y no discutió, sonrió y se sintió mucho mejor.

“Bien. Vete a descansar entonces. Cuando te despiertes, llama a alguien para que te prepare la cena.”

“Entonces… Gracias padre…” Ye Zifeng estaba un poco emocionado.

En este mundo, los únicos que cuidarán incondicionalmente de ti son los miembros de tu familia. Cuando Ye Zifeng regrese a la cima, no olvidará a quienes lo cuidaron cuando era débil.

Ye Zifeng sonrió y asintió con la cabeza. Luego regresó a su cuarto después de darle una mirada a Ye Xueyi.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

Después de un rato, Ye Xueyi abrió lentamente las puertas de la habitación de Ye Zifeng.

“Hermano Zifeng, ¿qué necesitas de mí?” Ella estaba un poco sorprendida y confundida. Ella se rascó la cabeza, sin saber por qué su hermano la había llamado.

¿Podría ser que Ye Zifeng mintió acerca de estar cansado? ¿Era obediente a Ye Chongtian sólo porque quería volver antes?

Ye Zifeng sonrió, “Xueyi, ¿realmente no puedes adivinar por qué te llamé?”

Ye Xueyi lo pensó y sacudió la cabeza, “Hermano Zifeng, deja de dar rodeos, si tienes algo que decir, dilo.”

Ye Zifeng sonrió, “¿Te acuerdas del Medallón del Paso Profundo que te di?”

“¡Por supuesto! ¡Es algo que me ayudará mucho cuando entre a la Secta Profunda! Gracias hermano Zifeng!”Ye Xueyi se estaba emocionada. Ese día, se encontraba en el Clan Liu así que ella tenía que ser respetuosa y no brincar alrededor. Ahora que está en casa, finalmente puede agradecerle sinceramente a Ye Zifeng.

Ye Zifeng sacudió la cabeza, “No te estoy pidiendo que me agradezcas. Te lo estoy diciendo porque tus sueños de entrar en la Secta Profunda se están acercando aún más.”

“¿Más cerca aun?” Ye Xueyi tenía una mirada de incredulidad en su cara. Sólo han pasado dos días. ¿Qué podía hacer Ye Zifeng en estos dos días para acercarla a la Secta Profunda? Eso es imposible.

“Mira esto.” Ye Zifeng sonrió y saco una Píldora Ósea Dorada de nivel profundo de su anillo interespacial.

Ye Xueyi se sobresaltó. Ella miró fijamente la píldora en sus manos.

“Esto… .. Parece que esa Píldora Ósea Dorada de nivel huang que hiciste hace un mes. Pero…. Tampoco parece serlo… ¿Qué es esto?”

“Por supuesto que no se parece. ¡Ésta es una Píldora Ósea Dorada de nivel profundo!”

“¿Qué? ¿Una Píldora Ósea Dorada de nivel profundo?” Ye Xueyi sostuvo la píldora en sus pequeñas manos y comenzó a temblar.

Pensó que Ye Zifeng bromeaba con ella, pero cuando vio la expresión seria de Ye Zifeng, sintió que no estaba jugando en absoluto.

Uno debe saber que incluso Liu BingQian, el alquimista número uno en la Ciudad Leizhou sólo puede refinar píldoras nivel Huang. Sin embargo, Ye Zifeng había refinado una píldora de nivel Profundo. ¿Eso no significa que era mejor que Liu BingQian?

Parece que los rumores de la Ciudad Tiandao no eran tan infundados como ella pensaba que era. Ser capaz de ser coronado campeón y demostrar sus habilidades.

“Hermano Zifeng, incluso si puedes refinar esto, los ingredientes deben ser muy valiosos. No puedo aceptar un regalo tan precioso. Hermano Zifeng, úsalo tú mismo.”

Ye Xueyi sacudió la cabeza y devolvió la píldora a Ye Zifeng.

Ye Zifeng se rió de sus acciones, “Xueyi, no te preocupes por eso. Mira, tengo cuatro más…” Mientras decía eso, saco las otras cuatro píldoras y las colocó delante de Ye Xueyi.