SDG – Capítulo 159

Modo Noche

Capítulo 159 – Peleando con la espalda contra la pared.

Ye Zifeng miró a su alrededor para asegurarse de que nadie estuviera cerca de ellos.

Entonces, sonrió y susurró: “Olvidé decirles que la bestia feroz que estamos cazando esta vez tiene poderosos ataques de largo alcance. Así que… Si quieren estar lejos de la bestia, entonces serán los que sufrirán…”

“De ninguna manera. Hermano Zifeng… Tú… ¿Cómo puedes ser tan cruel? ¿No se los dijiste intencionalmente?” Xueyi se sorprendió.

Ella creció con su hermano por lo que sabía cómo era. Sin embargo, desde hacía más de un mes, tenía esta sensación extraña en su corazón. Después de ser golpeado por Wang Lin, parece que Ye Zifeng cambio.

“…Hermano mayor, ¿no se supone que estás dirigiendo? ¿Por qué repentinamente estás detrás de nosotros? ¿Estás realmente a la altura de la tarea?” Shi Chen gritó en broma.

“Estoy pensando en los planes para lidiar con la bestia feroz.” Ye Zifeng inventó una excusa para quedarse atrás.

“¿Plan? ¿Qué tipo de plan necesitamos en una pequeña cueva como esta? La gente en el frente bloqueará mientras que la gente en la parte posterior atacará. Vamos hermano Zifeng, ¡ven aquí!”

No sólo Shi Chen se rio, la otra gente comenzó a reír también. No le dieron importancia a la planificación en absoluto.

“Ya veo. Ya veo. No se apresuren. La fiera bestia no está muy lejos de aquí. Tampoco estará corriendo por ahí.” Ye Zifeng sonrió y se volvió hacia Ye Xueyi, “Muy bien. Sigamos adelante.”

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

El Tigre Volador del Relámpago Violeta, Reino Común en la 9ª etapa. Era una bestia que sobresalía en combate a corta distancia. Sin embargo, su ataque más fuerte es el Ataque Relámpago del Rayo Violeta de largo alcance. No era divertido ni en juego si se es golpeado por ello.

Eso era lo que había desencadenado hace un momento.

“Mierda. Qué clase de maldito tigre es este. ¿Cómo puede ser tan fuerte su Ataque Rayo Violeta? ¿Por qué insistiría en usar ataques de largo alcance?” Shi Chen estaba asustado. No sabía si reír o llorar. Sus ojos se llenaron de miedo.

“Señor. ¡Sálvame!” La chica débil vio mientras el ataque avanzaba hacia ella y empezó a gritar pidiendo ayuda.

Si pudieron elegir otra vez, definitivamente no elegirían estar en la retaguardia otra vez incluso si los golpearan.

Aparte de estos dos, los otros que intentaban esconderse en la retaguardia sufrieron.

En cuanto a Ye Zifeng, Ye Xueyi y los demás que estaban en el frente, no podían retroceder aunque quisieran. Todo lo que podían hacer era quedarse allí y ver cómo los demás eran golpeados por el ataque. Shi Chen, que tenía el cultivo más bajo de todos, casi se desmayó por el poder del relámpago.

Era una buena cosa que Ye Zifeng hubiera planeado una ruta de escape de antemano. Bajo su mando y los diez salieron rápidamente de la cueva.

La ultima en salir fue Xueyi quien tenía el cultivo más alto de todos. Ella ayudó a defender de algunos ataques y ganar tiempo para que los otros huyeran.

Shi Chen respiraba pesadamente ya que acababa de correr por su vida.

“Hermano mayor. Estábamos equivocados. No deberíamos haber intentado estar en la línea trasera…”

“Eso es verdad. Ese maldito tigre es demasiado fuerte. Si no trazamos un plan, no podremos luchar contra él. ¡Estamos buscando morir básicamente!”

Ye Zifeng sonrió y los miró, “¿Ahora ustedes quieren usar un plan? Cuando lo mencioné antes, ¿alguien quería escuchar? ¿Quién fue el que dijo que no necesitábamos un plan?”

“Antes… ¿Acaso pasó algo así?” Shi Chen sonrió y se frotó la cabeza. Luego se volvió hacia la persona que tenía a su lado. “¿Has dicho algo antes?”

“Decir algo. ¿Cómo puedo estar en desacuerdo con el hermano mayor Ye? ¿No fuiste tú quien dijo que no necesitábamos un plan?” La otra persona vio que Shi Chen quería echarle la culpa a él y se la regreso.

“Yo…” Shi Chen sabía que estaba mal…

La expresión de Ye Zifeng se volvió fría y seria “Bien. Suficiente. No voy a hablar de lo que pasó antes. Voy a preguntarle a todo el mundo ahora mismo. Si doy una orden, ¿la seguirán pase lo que pase?”

Shi Chen se rió en voz alta y levantó la mano, “Yo, Shi Chen, ¡seré el primero en estar de acuerdo! Hermano mayor, yo haré lo que quieras.”

“¡Estoy de acuerdo también! Siempre y cuando el hermano mayor lo diga, yo, el viejo Zhu ¡sin duda estaré de acuerdo con él!”

“Hermano mayor Ye, muéstranos las habilidades que usaste para ganar la Reunión del Clan Celestial y la competencia de alquimia. ¡Llévanos a la victoria con esas habilidades!”

“Eso es verdad. Pareces saber mucho sobre esta misión. Sólo pudimos escapar antes debido a tus órdenes. Si no te creemos, entonces ¿a quién más le podemos creer?”

En momentos como este, un líder no es elegido en base a su fuerza. Ellos son elegidos debido a sus habilidades y cohesión. Un líder debe ser capaz de dirigir un grupo y poner de manifiesto las habilidades de todos para trabajar juntos. En lugar de confiar en la fuerza de una persona, tienen que trabajar juntos. Un líder, los llevará a la victoria.

Ye Xueyi tampoco estaba en desacuerdo. Se sentía feliz porque su hermano estaba siendo elogiado por todos.

“Hermano Zifeng… ¡Todo el mundo está esperando tus ordenes!”

Ye Zifeng se rió entre dientes, “Ya que todos confían en mí, quiero que todos me den su medallón salvavidas.”

Al oír esto, la expresión de todos cambió. Todos miraron fijamente a Ye Zifeng.

“¿Por qué debemos darle nuestro medallón salvavidas?” Alguien no pudo evitar preguntar.

Para ellos, el medallón es su seguro de vida. Incluso si no lo usaban, se sentirán mejor si lo tienen con ellos.

“¿No acaban de decir que mientras yo diga algo, estarían de acuerdo y me seguirían?” Ye Zifeng miró al Viejo Zhu.

El viejo Zhu estaba sobresaltado y sonrió amargamente, “Pero… Pero…”

“¿Pero qué? ¿A menos que ustedes estuvieran acostados frente a mi cara? Oh…. ¿O es que son ustedes iguales que los otros tipos que abandonaron la misión? ¿Acaso no tienen carácter en absoluto?”

Oyendo a Ye Zifeng hablar de las personas que se retiraron de la misión, todos ellos tenían una mirada fea en sus rostros.

“No nos pongas en la misma categoría que esas personas. Son perros y serán castigados por los cielos tarde o temprano.”

Ye Zifeng sonrió, “¿Cuál es tu nombre y cultivo?”

“Yo soy Qin Lang, estoy en la 7ª etapa del Reino Refinador Qi!”

“Simplemente en la 7ª etapa del Reino Refinador Qi. ¡Solamente las personas sin fuerza y corazón esperarán que otros sean castigados por los cielos!”

“Yo…” Qin Lang era un chico joven. Esta fue la primera vez que había escuchado algo como esto y quedó completamente sorprendido por las palabras de Ye Zifeng.

Ye Zifeng los miró a todos, “Esta vez, sufrimos la conspiración de otros. Fuimos engañados contra otros. ¿Qué vas a hacer con eso? ¿Vas a huir antes de terminar la primera misión? ¿No te sientes avergonzado? ¡Me siento avergonzado por todos ustedes!”

“Este….”

Después de ser sermoneados por Ye Zifeng, todos estaban impresionados. Tenia razón. Estaba bien si los otros grupos usan el medallón para huir. Pero, ellos no podían. ¡Debían terminar la misión y probarse a sí mismos! ¡Si corren, se avergonzarían!

“Este… hermano mayor Ye, ¡¿qué debemos hacer?!”

Ye Zifeng sonrió y miró al grupo: “Yo, Ye Zifeng, soy una persona áspera. Realmente desconozco  muchas cosas. Sin embargo, sé que si alguien quiere conspirar contra mí, entonces les mostraré que incluso si lo hacen, todavía puedo cumplir la misión. ¡Tomaré esa gran recompensa que el Anciano Lin nos prometió! ¡Por lo tanto, tenemos que cortar todos los medios de retirada y luchar con nuestras espaldas contra la pared! ¡Sólo entonces prevaleceremos!”

Ye Zifeng les recordó el odio contra la gente que se retiró y también trajo la gran recompensa prometida por el Anciano Lin. Esto cambió las mentes de todos de inmediato.

“……¡Bueno! No me importa si tenemos éxito o no. Yo, Qin Lang, reconoceré al hermano mayor Ye. Te seguiré toda esta misión. ¡No, te seguiré desde ahora!” Qin Lang era una persona joven y vigorosa. Le encantaba ser desafiado. El discurso de Ye Zifeng lo irritó y le hizo hervir la sangre.

Ye Zifeng sonrió, “Entonces… ¿el medallón?”

Qin Lang rápidamente dejó caer el medallón en manos de Ye Zifeng, rompiendo todas las rutas de retirada.

Ye Zifeng asintió con la cabeza. Sus ojos estaban llenos de alabanzas.

“Qin Lang, ¿estás loco? ¿De verdad se lo diste?”

“Hermano Zifeng, ¡te lo daré también!” Al mismo tiempo, Ye Xueyi sonrió y le dio a Ye Zifeng su medallón también.

“Ok.” Ye Zifeng caminó hacia ella y tomó su medallón también. Si quería que otras personas lo escucharan, entonces la persona más cercana debería dar el primer pasó y conducir a los demás.

Shi Chen suspiró y sacudió la cabeza, “Muy bien. Me doy por vencido. Añádame también.” A pesar de que Shi Chen valoraba su vida, todavía creía en Ye Zifeng como amigo y confiaba en él.

Con tres personas a la cabeza, los otros se miraron y lentamente también estuvieron de acuerdo. Todos entregaron sus medallones a Ye Zifeng.

Con la espalda contra la pared, todo lo que pueden hacer es luchar para salir ahora.

“Bien. Ahora, hablemos de nuestro plan …”