SDG – Capítulo 184

Modo Noche

Capítulo 184 – ¡Núcleo de monstruo de alta calidad!

Con el paso del tiempo, las llamas del cuerpo del Águila Flameante se disiparon lentamente.

El Águila Flameante había dejado de usar sus llamas. Esto era porque tener las llamas encendidas utilizaría una cantidad tremenda de Qi.

“¡Una oportunidad!”

Cuando Ye Zifeng vio que las llamas de su cuerpo se habían disipado por completo, Ye Zifeng rápidamente saltó sobre el cuerpo del Águila Flameante. Con un relámpago envolviendo su puño, golpeó ferozmente al Águila Flameante.

El Águila Flameante chillo de dolor y utilizó todo el resto de su energía para reavivar las llamas en su cuerpo tratando de hacerle daño a Ye Zifeng.

Sin embargo, Ye Zifeng no tenía miedo en absoluto. Con su armadura de espíritu y la capacidad de curación de se espíritu marcial, no podía ser lastimado.

“¡Vamos!” Ye Zifeng limpió la sangre de su boca y convocó de nuevo al monstruo de Qi. Inmediatamente comenzó a aspirar el resto del Qi del Águila Flameante.

El Águila Flameante estaba extremadamente furiosa. Sin embargo, ya no tenía mucho Qi. Ni siquiera podía producir una sola chispa de fuego.

Sin importar cuán grande o feroz fuera la bestia demoníaca, siempre y cuando no tuviera un movimiento mortal, Ye Zifeng lo golpearía hasta la muerte.

Con veinte personas usando su Qi para reprimir el Águila Flameante, no había nada más que pudiera hacer. No podía huir. Todo lo que le espera era la muerte.

Cuando el Águila Flameante sufrió la avalancha de ataques de Ye Zifeng, sus ojos se cerraron. Su fuerza vital se disipó lentamente.

Esta no era la primera vez que se enfrentaba a algunos practicantes. Cada vez que estaba a punto de perder, huía. Sin embargo, esta vez, no pudo. No entendía cómo alguien tan débil como Ye Zifeng fue capaz de forzarle a tal estado.

Cuando el puñetazo final de Ye Zifeng aterrizó, los ojos del Águila Flameante se cerraron completamente. Su cuerpo se derrumbó en el suelo.

Al ver que el Águila Flameante se había caído, todos aplaudieron.

Hace unos momentos, un número de ellos había querido insertar Qi en sus medallones salvavidas. Estaban a un paso de salir. Sin embargo, se retuvieron y conservaron. ¡Ellos preservaron y ganaron!

“¿Ganamos? ¿Ganamos?” Rong Fan miró fijamente a la caída Águila Flameante.

“Está bien. Joven Maestro Fan, ¡ganamos!” La ama de llaves sonrió.

Rong Fan rió en voz alta. El miedo en su corazón se disipó inmediatamente. Se levantó y corrió hacia la bestia caída.

“Joven maestro Fan, ¿qué está haciendo?” Rong Fan no le prestó al sirviente Qin ninguna atención. Subió al Águila Flameante y pisoteó su cuello.

“Bastardo. Cómo te atreves a ser tan arrogante. Cómo te atreves a hacerme tan miserable. ¿Es que fue tan divertido? Uh ¡No voy a morir aquí!”

Como el joven maestro de segunda generación del clan Rong, era la primera vez que se encontraba en un estado tan miserable. Estaba extremadamente enojado.

“Mírame, te pateare hasta la muerte, estúpido pájaro arrogante. Si tienes la habilidad, ¡pelea conmigo!”

Estaba desahogando toda su ira.

Sin embargo, algo sucedió.

Los ojos del Águila Flameante se abrieron y miraron directamente a Rong Fan. Su fulgor estaba lleno de intenciones asesinas. Rong Fan sentía como si estuviera siendo apuñalado por miles de cuchillos.

“Mierda. ¡Estaba fingiendo su muerte!” Rong Fan dio unos cuantos pasos hacia atrás, lo cual casi lo hizo caer del Águila.

Sin embargo, esos ojos asesinos se cerraron lentamente.

Rong Fan respiró hondo y luego miró a Ye Zifeng, “Joven maestro Ye… ¿Qué está pasando?”

Ye Zifeng lo miró, sacudió la cabeza y sonrió. Luego saltó a la parte posterior del Águila Flameante. Con su daga, cortó un trozo de carne.

“Esperen.”

Ye Zifeng condensó su llama de nivel común y la insertó en la herida que acababa de crear. El cuerpo del Águila Flameante se derritió lentamente hasta que apareció un agujero. Desde el agujero, Ye Zifeng recuperó un núcleo de monstruo. El núcleo rojo del monstruo brillaba intensamente. ¡Cualquier persona podría decir que era mucho mejor que el núcleo de monstruo del pitón gigante!

Sin el núcleo de monstruo, el Águila Flameante perdió lo último de su energía y finalmente murió.

“El Águila Flameante no morirá de verdad hasta que el núcleo del monstruo sea extirpado. El núcleo siempre le proporcionará algo de Qi.”

“Así que eso es todo.” Rong Fan asintió y luego miró el núcleo del monstruo en la mano de Ye Zifeng.

Incluso si era un idiota, podría decir que ese núcleo de monstruo es el núcleo del poder del Águila Flameante. Se podía decir que esto era un tesoro especial. ¡Incluso podría ser un núcleo de monstruos espíritu!

Si un arma fuera forjada con este núcleo de monstruo, ¡entonces definitivamente será un arma de alta calidad!

Ye Zifeng vio la mirada codiciosa en su rostro y sonrió. Entonces, puso el núcleo del monstruo en su anillo interespacial.

Rong Fan parecía decepcionado y solo pudo soltar una risita.

“No te olvides de nuestro contrato. Esto es mío.” Le recordó Zifeng.

“Si, si, si. El joven maestro Ye mató al Águila Flameante. No hicimos mucho en absoluto. Debe pertenecerle a usted.” El sirviente Qin vio que Rong Fan estaba a punto de responder y rápidamente intervino.

Ye Zifeng lo miró, “Pero… no parece tan decepcionado. Las recompensas para el Águila Flameante son mías, pero… ¿y la próxima misiones?”

“¿La siguiente misión?” Todos los demás tenían sus orejas animadas.

Han visto claramente las habilidades de combate de Ye Zifeng y su habilidad para dirigir. Definitivamente tendrán éxito si lo siguen. ¡E incluso podría haber una oportunidad de obtener una recompensa!

“Bien. Todos descansen. Vayan a cambiarse y prepararse. Nos vemos aquí dentro de una hora. Luego nos reuniremos con mi equipo del clan Ye.

“¿Reunirse con su equipo…?” Rong Fan lamentó su decisión de firmar el contrato de sangre antes. Pero ahora que lo ha hecho, ya no hay nada que pudiera hacer.

Parece que el clan Ye estará absorbiendo al clan Rong durante esta misión.

“¿Qué? ¿No estás dispuesto?” Una sonrisa fría apareció en la cara de Ye Zifeng.

Rong Fan sólo pudo sonreír amargamente, “Estoy dispuesto. ¡Por supuesto que estoy dispuesto!

“Entonces…” De repente, Ye Zifeng sintió como si su mente estuviera siendo probada y su expresión cambió inmediatamente, “Muy bien. Los veré en una hora.”

Después de ser perseguido por el Águila Flameante, todos se sentían miserables y cansados. Todos tenían quemaduras en sí mismos. Ye Zifeng les dio una hora para recuperarse. Acababan de experimentar una batalla de vida y muerte. Necesitaban un tiempo para calmarse.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

Liu Yige y Xiao Mu se miraron y luego siguieron a Ye Zifeng.

Recordaron cómo siempre estaban tratando de tener una pelea con Ye Zifeng y tratando de enseñarle una lección. Ahora, lo lamentaban todo.

En lugar de decir que Ye Zifeng los sometió con su fuerza, podría decirse que el carisma de Ye Zifeng cambió lentamente sus puntos de vista sobre él.

Por

lo que pueden ver, definitivamente hay beneficios de seguir a Ye Zifeng.

Así que cuando Ye Zifeng dio la vuelta, los dos lo saludaron con “Joven Maestro Ye…” al mismo tiempo. Se sorprendieron por la forma en que estaban actuando ellos mismos.

Ye Zifeng miró hacia atrás y asintió con la cabeza, “Parece que ustedes también se lastimaron. Vayan a descansar. Pronto nos moveremos.”

“Bueno…….”

“Ustedes pueden irse ahora. Quiero descansar solo.” Ye Zifeng no dejó que los dos lo siguieran. Cuando se alejó, su expresión cambió inmediatamente.

Esto se debía a que cuando hablaba con todos antes, sentía que su sentido divino estaba siendo picado por algo. Debe haber sido el anciano Shen enviándole un mensaje.

Una vez que encontró un lugar adecuado para sentarse, inmediatamente envió su sentido divino hacia el anciano Shen.

“Anciano Shen. ¿Qué sucede?”

Después de que todo terminó, Ye Zifeng finalmente pudo escuchar la transmisión de voz del anciano Shen.

“¡Mocoso! ¿Por qué no pude contactar contigo antes? ¿Qué estuviste haciendo?”

Ye Zifeng frunció las cejas, “Estaba cazando. No podía distraerme. Ahora dígame qué sucedió.”