SDG – Capítulo 2

Modo Noche

Capítulo 2- El Declive del Clan Ye

Ye Zifeng tiró con fuerza de su hermana llevándola a un lugar vacío sin gente en absoluto.

“Hermano Ye Zifeng, ¿estás loco? ¿Por qué que hacer este tipo de apuesta con alguien como Wang Lin? Si padre se entera, definitivamente te regañara por hacer perder la cara del Clan Ye otra vez”

La cara de Ye Xueyi se llenó de austeridad, pero cualquiera podía ver que ella estaba realmente preocupada por su hermano.

[N/T: Austeridad: Alguien que actúa estrictamente.]

“¿Perder la cara? ¿Por qué voy a hacer que el Clan Ye pierda la cara de nuevo? ¡Voy a ganar algo de honor a nuestro clan!” Refuto Ye Zifeng.

En este momento, casi termino de poner todas las piezas, que pertenecían a sus viejos recuerdos de nuevo juntos. Él sabe que la chica que estaba frente a él era su hermana y en el clan aparte de su hermana, nadie más se preocupa por él en absoluto.

Los ojos de Ye Xueyi se ensancharon, “¿Quieres ganar honor para nuestro clan? No estoy oyendo cosas… ¿verdad? Hermano Ye Zifeng, ¿en realidad te golpearon tanto hasta enloquecer? No puedo dejar pasar esto… ¡Voy a obtener venganza por ti!”

Ella había crecido jugando con Ye Zifeng, así que por supuesto que iba a cuidar de él. En sus ojos, incluso si Ye Zifeng era un bueno para nada, no podía aceptar que otras personas le intimidaran.

Y ahora, es probable que se haya convertido en un loco por haber recibido tantos golpes.

Ye Zifeng tiró de ella hacia atrás rápidamente, “No te preocupes por ello. No me he vuelto loco. Mi mente es tan clara como lo puede ser. Por lo que sé, ¡no creo que mi mente nunca haya sido tan clara como ahora! No buscaré problemas.”

“Está bien, entonces…. Voy a escuchar al hermano Ye Zifeng. Voy a dejar que se salga con la suya esta vez. De lo contrario, voy a dejarle entender la diferencia entre mi octava etapa del Reino Refinador de Qi y sus capacidades.”

Al decir eso, Ye Xueyi pisoteó sus dos pies e hizo un puchero para ventilar su ira y desechar la idea de venganza. Este lado lindo y adorable de ella era completamente diferente de la chica fría como el hielo de siempre. Por supuesto, sólo su hermano era capaz de ver este lado de ella.

Ye Zifeng tosió débilmente y sintió calor en su corazón por primera vez en mucho tiempo, “Parece que la sensación de recibir cuidado de los miembros de una familia se siente muy bien.”

Antes de cruzar a este mundo, era huérfano y un alquimista loco. Todas sus interacciones con las personas estaban llenas de pretensión y cumplimiento. Nunca había experimentado genuinamente este sentimiento antes.

“¿Qué dijiste?”

Ye Zifeng sacudió suavemente la cabeza, “Nada. Solo estoy un poco emocionado.”

Ye Xueyi tomó una respiración profunda y se calmó. No podía soportar ver el cuerpo de su hermano lleno de lesiones. Cada vez que veía a su hermano herido, su nariz picaba como si estuviera a punto de llorar.

“Hermano…… Si tan sólo no fueras un bueno para nada…. No estoy pidiendo mucho… al menos no te dejes intimidar por gente como Wang Lin…”

Lo que Ye Zifeng no puede soportar en la mayor parte las lágrimas de una mujer. Por lo tanto, él no quería explicar mucho y le mostró que estaba hablando en serio. Esto era porque, no quería que alguien que se preocupaba por él, derramará lágrimas.

“Está bien, no hablemos mucho. Tres días no es mucho tiempo. Tengo que empezar a prepararme de inmediato. Se está haciendo tarde también, así que vamos a casa”.

Después de caminar unos pasos, sintió que algo estaba mal. Él se dio la vuelta vergonzosamente.

“Cierto, hum hermana, ¿Cuál es el camino a nuestra casa?”

Ye Xueyi se quedó sin palabras.

Hace veinte años, el Clan Ye podría ser considerado como un gran clan. Ellos fueron capaces de competir con el Clan Wang en el este, el Clan Liu en el oeste y fue una de las tres grandes familias de la Ciudad Leizhou.

Sin embargo, todo cambió cuando nació Ye Zifeng.

Ye Zifeng nació enfermo. Sus meridianos habían sido checados por muchos médicos famosos y fue etiquetado como “Una basura que sólo aparece una vez cada cien años.”

Después de cultivar durante tantos años, todavía estaba en la segunda etapa del Reino Refinador de Qi, y se convirtió en el hazmerreír de toda la Ciudad Leizhou. Además, debido a su enfermedad, requiere que su padre, el Patriarca del Clan Ye deba transferir energía Qi a su cuerpo de vez en cuando para mantenerlo con vida.

En cuanto a su capacidad de cultivo, su padre Ye Chongtian, ya había renunciado a él.

Pero ahora, el bueno para nada de su hijo estaba sentado tranquilamente delante de él, tomando una taza de té en sus manos, y bebiendo de una manera como si fuera un gran maestro.

“Tú…. ¿Que acabas de decir? ¿Quieres refinar píldoras?” Cuando Ye Chongtian oyó esto hace un momento, no pudo contenerse y escupió el té que estaba bebiendo.

Ye Chongtian miró sin comprender a Ye Zifeng y luego desvió la mirada. Se volteó y miró a Ye Xueyi.

“¿Qué pasó con tu hermano? ¿Qué pasa con él?”

“Padre, hermano fue golpeado por algunas personas hoy, creo que hay algo mal con su cabeza. Creo que es porque ha pasado un tiempo desde que transfirió Qi a su cuerpo. ¿Qué tal si le transfiere un poco más de Qi a mi hermano y le ayuda en este momento?”

Ye Xueyi dijo preocupadamente. Después de volver a casa, ella ya no era más la chica fría y helada de la secta. Ella básicamente se convirtió de nuevo en una niña que estaba siendo mimada por sus padres. Sólo su hermano y sus padres la verían así.

Ye Chongtian frunció el ceño y sacudió la cabeza, “Ye Xueyi, no es como si yo no quisiera ayudarlo, pero dándole mi Qi, mi cultivación casi ya ha caído de la primera etapa del Reino Alma Marcial hasta el Reino Practicante Marcial. Si yo le sigo dando de mi Qi, el que será acosado no será él, ¡sino todo nuestro Clan Ye!”

“Pero…… Si Padre no va a ayudar a mi hermano, nadie más lo ayudará…” Ye Xueyi se mordió suavemente los labios.

En realidad, ella entendió lo que su padre estaba hablando. No vamos a hablar acerca de la intimidación, pero si su padre se pone más débil, el Clan Ye sería expulsado de la Ciudad Leizhou. Como un clan caído, que solía ser de los tres grandes clanes, habían llevado el odio y los celos de los otros clanes y estos pondrían todo su empeño para suprimir al Clan Ye.

En el Continente Espíritu Marcial, el fuerte devora al débil. El nivel de cultivación se dividió en ocho niveles: Discípulo Marcial, Practicante Marcial, Alma Marcial, Señor Marcial, Emperador Marcial, Ancestro Marcial, Santo Marcial y Dios Marcial. La gente como Ye Zifeng y Ye Xueyi que todavía estaban en la etapa de Refinador Qi, ni siquiera podrían ser considerados como cultivadores, mucho menos como una ayuda a la familia en absoluto.

Aunque la Familia Ye era grande, con el Patriarca Ye Chongtian solo y sin ayuda llevó todo el peso de la familia.

“¡Padre…. Por favor!” Ye Xueyi parpadeo un par de veces y puso mala cara como un perro triste lindo.

Ye Chongtian agitó las manos en señal para que ella se fuera “Ye Xueyi, deje de usar este movimiento cada vez. Esta vez, ¡sin duda no le daré de mi Qi a este hijo bueno para nada!”

En todos estos años, su cultivo había ido disminuyendo en vez de aumentar. Esto se debía a que había transferido constantemente Qi a Ye Zifeng para ayudarle a prolongar su vida. Esta vez, había decidido que no iba a hacerlo nunca más.

En ese momento, Ye Zifeng abrió la boca y dijo: “¿Quién ha dicho que quiero su Qi? La transferencia de Qi en mi cuerpo sólo ayudaría por un tiempo. ¡Pero a largo plazo sólo va a hacer que mi cuerpo sea más dependiente de su Qi y detendría el desarrollo!”

Al oír esto, Ye Chongtian se sorprendió. Si alguien más hubiera dicho esto, le creería. Pero estas palabras salieron de la boca del bueno para nada de su hijo. Se sentía un poco raro para él creer esas palabras. Por lo general, Ye Zifeng es muy cobarde y ni siquiera lo mira a los ojos, y mucho menos hablar cara a cara con él.

Sin embargo, no le dio mucha importancia a estos pequeños detalles y se rió, “Ye Zifeng, parece que por fin entiende a su padre. Has crecido. Sólo espera un poco más. Después de que su padre se establezca a sí mismo en el Reino Alma Marcial, entonces voy a transferir algo de Qi para ti”.

Ye Xueyi no podía dejar de mirar fijamente a Ye Zifeng y se sintió un poco enojada por él.

“¡Es por eso que antes dije que quiero refinar algunas píldoras!”

Ye Xueyi rápidamente lo agarró la camisa y lo sacudió: “Hermano. Deja de hablar de eso de nuevo. ¡¿Por qué sigues actuando como un loco?!”

Ye Chongtian cerró los ojos y respiró profundamente, “Está bien, llévalo abajo a la bodega. Parece que Ye Xueyi no está mal. ¡Él ser golpeado tanto realmente lo volvió loco!”

Ye Zifeng dijo realmente serio y refutó: “Puedo bajar, pero sólo después de que me des un horno y los ingredientes para preparar píldoras que he escrito en este papel. Si lo haces, voy a irme de inmediato”.

Ye Chongtian hizo lo que pudo para contenerse. Su mano se sacudió con ira y dijo: “¡Hijo de puta! Si sigues hablando como un loco, voy a echarte en la bodega y hacer que reflexiones sobre sus acciones contra la pared durante tres días.”

Ye Zifeng no dejo de insistir y continuó preguntando, “Que sea así entonces. Métame en el sótano. Voy a hacer lo que desee, siempre y cuando me dé un horno y mis ingredientes.”.

[N/T: Hahahahahaha el solo quiere su horno y sus ingredientes v[>u<]v.]

“¡Tu!” Ye Chongtian golpeó con su mano sobre la mesa y se levantó. Como un practicante en el Reino Alma Marcial fue capaz de liberar y controlar su poder para suprimir a la gente con presión. Su mirada reveló un toque de presión que imponía sobre Ye Zifeng.

“¡Padre!” Ye Xueyi gritó desde el otro lado. Fue sólo entonces cuando libero su presión y recupero la compostura.

Al ver cómo Ye Zifeng estaba todavía apenas de pie y mirándolo con determinación en sus ojos, Ye Chongtian se sorprendió.

“Bien. Te daré un horno y los ingredientes que desea. Si tienes la capacidad, ¡no quiero volver a verte montón de escoria!”

Después de que él respondió con fiereza, le dio la espalda a los dos, lo que indico que deberían de irse.

“Está bien, Hermano podemos irnos ahora.” Ye Xueyi sacó a Ye Zifeng.

“Espera un momento.” Ye Zifeng, tomó el trozo de papel con los ingredientes, lo dejó sobre la mesa y se fue con su hermana.

Al ver que los dos habían dejado, Ye Chongtian se frotó las sienes. Debido a este decepcionante bueno para nada de su hijo, le ha estado dando un dolor de cabeza durante casi veinte años. Ahora, su hijo fue golpeado por otra loca persona. Su cabeza empezó a doler aún más.

Parece que el Clan Ye realmente había caído. No podía dejar de suspirar.

Después de un rato, se calmó y sin saber, tomó el trozo de papel que había dejado Ye Zifeng. Él lanzó una mirada a la escritura fuerte y recta en el papel.

“¿Cuándo es que este niño aprendió a escribir tan bien? Cada vez que tenía que escribir, siempre tenía que gritarle porque cuando escribía su letra era como la de una lombriz. ¿Podría ser que ya que sabe que es un pedazo de basura en el cultivo, comenzó a aprender literatura?”

Ye Chongtian rió con amargura y se puso a mirar los ingredientes que su hijo había mencionado.

Con una mirada áspera después, su expresión cambió drásticamente. Después de leer detenidamente lo que estaba en la lista, sus manos empezaron a temblar. Cuando había terminado de leer toda la lista, sentía como si un rayo le había golpeado. Su cuerpo entero se sacudió y se quedó sin habla.