SDG – Capítulo 66

Modo Noche

Capítulo 66 – Apuesta Incondicional

Ye Zifeng estaba tan tranquilo como el agua. Insertó su Qi en el anillo y un gran artículo apareció lentamente desde el anillo.

Si tenía un anillo interespacial de alto grado, el objeto habría aparecido al instante. Sin embargo, Ye Zifeng tenía un anillo interespacial de bajo grado por lo que el proceso fue un poco más lento.

Todo el clan Liu dio unos pasos hacia atrás y tenían una expresión confusa en sus rostros.

¿Qué tipo de regalo traería Zifeng? ¿Cómo es tan grande?

Una vez que el objeto tomó forma, los ojos de Liu BingQian se iluminaron y de repente gritó: “¡¿Por qué trajiste el horno aquí?!”

La existencia del horno de nivel profundo era un secreto entre ellos dos. Ahora que lo trajo aquí, básicamente estaba tratando de exponerse.

Liu BingQian se preocupó por Ye Zifeng.

Sin embargo, vio de nuevo el horno y sentía que algo no estaba bien.

“Ahí. Eso no está bien. Este es un horno nivel común. ¿Qué está pasando?” Miró hacia arriba de nuevo y vio que Ye Zifeng tenía una sonrisa en su rostro.

Liu Yige rió, “¿Qué es un broma?. ¿No es esto sólo una horno nivel común? Ni siquiera es un horno de nivel Huang. Así que Ye Zifeng también es una basura en la alquimia que sólo puede utilizar un horno nivel común.” Él quería seguir hablando, pero el brillo de Liu Mu le hizo callar.

“Eso…” Liu BingQian veía a Ye Zifeng y quería ver lo que tenía entre las manos.

Liu Mu frunció sus cejas y quería ver lo que Ye Zifeng estaba tratando de hacer.

“Sobrino Zifeng, ¿podría este regalo que usted estaba hablando ser esta horno nivel común? ¿Usted quiere dársela a mi hija BingQian?”

Pensó que había escuchado de la secta que a su hija le faltaba un horno y pensó que Ye Zifeng iba a darle este horno.

Ye Zifeng sonrió y se acercó al horno. La frotó y sacudió la cabeza, “Este horno fue un regalo para mí desde el clan Gao. Pensé que no era malo, así que lo traje.”

En realidad, no fue un regalo del clan de Gao. Ye Zifeng se fue a su casa a buscar un horno.

El clan Gao no tenía un alquimista en su casa pero el jefe del clan decidió darle el horno a Ye Zifeng ya que él lo pidió.

Liu Yige no pudo evitar sonreír. Había estado esperando que Ye Zifeng se avergonzara a sí mismo.

“¿Ha caído tanto el clan Ye? Para tratar esta horno nivel común como un tesoro y tratar de regalo a nuestro clan Liu. ¿Quién cree usted que somos?”

Liu Ningzi tosió y sacó a Liu Yige a un lado, “Hermano mayor, no seas tan severo Ye Zifeng sigue siendo un invitado en nuestra casa.”

“Hermana menor, ¿Qué invitado? ¡¿Se te olvidó cómo nos trato cuando nosotros fuimos la última vez?! Lo estamos tratando como a un huésped. Pero, ¿Recuerdas cómo nos trató?”

La expresión de Liu Ningzi cambió inmediatamente, “Está bien. La última vez, estábamos mal también. No hables más de eso.”

Cuando se acercó a cancelar el compromiso, todo el mundo pensó que era lo correcto. Ella misma, incluso se sentía aliviada de poder escapar de una unión con la basura de Ye Zifeng.

Sin embargo, después de la Reunión del Clan Celestial, Ye Zifeng se convirtió en el joven número uno en la Ciudad Leizhou. Todo el mundo empezó a cuestionar su decisión. Recientemente, cada vez que ella se iba, ella sentiría que la gente estaba apuntándola y hablaban a sus espaldas. Sus sentimientos sobre Ye Zifeng comenzaron a revolverse.

*[N/T: La interesada le dicen]

Liu Mu frunció el ceño, “¿Cómo puede decir esto? A pesar de que es un horno nivel común no vale mucho, la intención es lo que cuenta. Además, BingQian necesita un horno de todos modos. Estoy muy contento por este regalo.”

Ye Zifeng que estaba de pie allí, finalmente abrió la boca, ” Hoy traje conmigo el horno, pero no dije que iba a dar el horno como regalo.”

Liu BingQian pensó que era raro también. Ella no sabía por qué Ye Zifeng trajo un horno nivel común. Ella no necesitaba un horno, sino que era para dárselo a su padre…. Era un tanto desagradable.

Ye Zifeng se detuvo un poco y miró a todos “BingQian probablemente ya le ha dicho a todos que me había invitado a la competición alquimia. Traje el horno aquí para refinar unas píldoras de crianza para todo el mundo. Puedo garantizar que siempre que tenga los ingredientes, voy a ser capaz de refinar píldoras que valen mucho más que este horno.”

“¿Qué? ¿Viniste para poder refinar píldoras?”

Liu BingQian se sorprendió y sus ojos se iluminaron. Ella entendió lo que estaba haciendo Ye Zifeng. Él ha querido mostrar sus habilidades a su padre y obtener permiso para ir a la ciudad Tiandao con ella.

Así que él no estaba aquí para hablar de negocios con su padre…… La razón por la que vino aquí fue porque quería ir a la competencia de la alquimia con ella… Pensando en esto, las mejillas de BingQian de repente se pusieron rojas.

Aparte de BingQian, ninguno de los presentes sabía acerca de las habilidades de alquimia de Ye Zifeng. Todos creían que BingQian solo quería traerlo debido a sus propios deseos.

“¿También sabes cómo refinar píldoras?” Liu Ningzi miro a Ye Zifeng y no pudo evitar preguntar.

Ye Zifeng sonrió pero no le respondió. Parecía como si él la estubiera ignorando.

A los ojos de Ningzi, Liu BingQian era la alquimista número uno. Para Ye Zifeng atreverse a refinar píldoras delante de su hermana, ¿no tenía miedo de avergonzarse a sí mismo?

Liu Yige rió, “Ohhh lo entiendo. Así qué aprendió en secreto algunas habilidades de la hermana BingQian por lo que has venido a mostrarnos algunos trucos.”

“Si yo puedo aprender de ella en secreto, entonces, Liu Yige, deberías haber sido capaz de aprender una o dos cosas de ella también. Después de todo, has estado en el clan Liu durante bastante tiempo ahora. ¿Acaso puedes refinar una píldora Qi?”

Alimentar una píldora con Qi era lo más básico. Sin embargo, los que no tienen talento en la alquimia no serían capaz de inventar una. Liu Yige fue esta persona sin talento.

“Estare asistiendo a la competición alquimia como ayudante de BingQian. Yo, Ye Zifeng, no podría ser mejor que ella, pero les puedo asegurar que soy el mejor de todos en la Ciudad Leizhou.”

Ye Zifeng ya es una estrella en ascenso en la Ciudad Leizhou. Fue muy difícil para él continuar trabajando en las sombras. Sus secretos serán revelados tarde o temprano.

Por lo tanto, antes de que se enteraran de su secreto, bien podría mostrar un poco de su propia fuerza.

Si mata demasiados tigres como un perro, entonces cualquier persona inteligente sospecharía. Sin embargo, si mata tigres como un lobo, la gente sospecharía menos.

“Bueno… siempre y cuando usted sea mejor que todos los demás en la Ciudad Leizhou…. Ye Zifeng de seguro es ambicioso. ¿Estás tratando de decir que nadie en el clan Liu además de BingQian es más fuerte que usted en el arte de la alquimia?”

Liu Mu se había estado guardando desde hace un tiempo. Sin embargo Ye Zifeng dijo esta frase, Liu Mu resopló inmediatamente y mostró sus verdaderas expresiones.

Ye Zifeng asintió, “Aparte de BingQian, estoy dispuesto a apostar que el clan Liu no tiene a nadie que pueda ir en contra de mi en la alquimia.”

Justo cuando Liu Yige quería decir algo, la expresión de Ye Zifeng de pronto se volvió seria.

“Si pierdo, entonces estoy dispuesto a dar el 10 por ciento de los canales de negocio en la Ciudad Leizhou al clan Liu. ¡Yo, Ye Zifeng, estoy dispuesto a hacer un juramento de sangre en este momento!”

“¿Qué?”

“¿10 por ciento de los canales de negocio como una ficha de apuesta?”

Una vez que todos en la sala escucharon esto, no podían dejar de levantarse de sus asientos.

El premio para el primer lugar en la Reunión del Clan celeste fue el 30 por ciento de los canales de negocio. El segundo lugar recibió 20 por ciento de los canales de negocio. Ahora, Ye Zifeng estaba tan fácilmente dispuestos a renunciar a un 10 por ciento. Era básicamente estaba intercambiando lugares, si perdía, con el clan Liu.

“Ye Zifeng, ¿estás bromeando o qué?” Liu Yige gritó.

“¿Crees que estoy bromeando?” Ye Zifeng rio con frialdad y sacó dos cosas de su anillo interespacial, un trozo de papel y un bolígrafo.

“Si usted piensa que estoy bromeando, puedo anotar los detalles, firmar mi nombre, conseguir mis impresiones aquí y hacer un juramento de sangre para completar el contrato. Así deben saber que estoy siendo serio.”

“Un contrato de sangre … ¿quieres hacer de esta una apuesta absoluta?” Liu Yige estaba muy conmocionado y se quedó sin habla. Se requiere este tipo de contrato de sangre para una apuesta oficial. Si alguien se retracta de sus palabras, ¡recibirán un castigo divino peor que la muerte!

Liu Mu lo pensó y volvió a su sentido, “Jajaja…. al mocoso Ye Zifeng realmente le gusta bromear. Para estar listo para hacer algo así como un contrato de sangre…. Confío en ti por completo. Bien. Dime qué quieres.”

10 por ciento de los canales de negocio. Si Ye Zifeng se lo diera al clan Wang, tendrían que ser amables con él.

Ye Zifeng asintió y sonrió, “Es simple, si pierdo, entonces yo daré al clan Liu 10 por ciento de los canales de negocio. Si gano…. Primero, quiero que el tío que me permita participar en el concurso de la alquimia con BingQian.”

Entonces, se detuvo un poco, “En segundo lugar, yo no voy a pedirle el clan Liu que se conviertan en nuestros aliados. Sólo quiero que permanezcan en neutral… “