SDG – Capítulo 92

Modo Noche

Capítulo 92 – La batalla de la dignidad

Ye Zifeng tenía absoluta confianza en ella y ya había completado el paso más importante. Si ella puede refinar la píldora por sí misma, le ayudará a deshacerse de sus propios demonios internos.

Para pasar de la ronda de eliminación…. Ye Zifeng siente que no tiene que hacer nada todavía.

“BingQian, si no usas tus propias habilidades para vencerlos, nunca te desharás de tus demonios internos. Que afectará a tu potencial en el futuro. Por lo tanto, ten más confianza. Tu único defecto es que no sabes cómo asignar y distribuir los ingredientes. ¡Cuando se trata de refinar la píldora, definitivamente no son sus oponentes!”

Después de recibir elogios de Ye Zifeng, una oleada de confianza apareció en Liu BingQian. Ye Zifeng tenía razón. Si ella no despeja la humillación que recibió durante esta competición, la animosidad aparecerá en su corazón y va a crear cuellos de botella cuando quiera avanzar al siguiente nivel.

Por lo tanto, esta competición era también la batalla de BingQian por su dignidad. ¡Fue una batalla para crear un nombre por sí misma!

“Bien. No tienes que ayudarme, pero necesito que me guíes.”

Ye Zifeng sonrió y la miró a los ojos: “No te preocupes. Sé lo que tengo que hacer. Desde que estoy un poco libre ahora, voy a mirar a los demás competidores.

La expresión de Liu BingQian se convirtió en mucho más seria que la anterior y su llama escalón común apareció en sus palmas, continuando lo que Ye Zifeng estaba haciendo antes…

Cuando otras personas vieron esto, todos se sorprendieron al ver algo increíble.

“Oh Dios mío. ¿Qué lo que está haciendo el ayudante de la Ciudad Leizhou? ¿Por qué de repente se detiene? A no ser que…. ¿Pensaba que iba a perder así que no había razón para continuar?”

“Deberían haber admitido la derrota inmediatamente. Mira BingQian está asumiendo el control en este momento. ¡Parece como si estuviera refinando la píldora por sí misma!”

“Ella es alguien que recibe burlas todos los días de todos modos. No hay nada más divertido de ver. ¡Debería haber perdido sola!”

En un grupo de dos personas, el alquimista principal controla el horno, mientras que el asistente ayuda a controlar el Qi. Sin embargo, Ye Zifeng y Liu BingQian estaban haciendo algo completamente diferente. Liu BingQian era la que hacia todo.

Muyun Viejo Diablo no podía quedarse allí más y se acarició la barba lleno de ira.

“Absurdo. Jing-er. Mira el tipo que trajo  BingQian. Trata básicamente de causar problemas. Mira esa actitud. Si él no es sólo un niño bonito, entonces, ¿qué es?”

Yang Jing veía a Ye Zifeng un poco y sintió que esto no era tan sencillo.

“Maestro, simplemente tiene que ver más allá. Siento que Ye Zifeng no es lo que parece ser. Tal vez hay algún significado profundo en hacer esto…”

“¿De Verdad?”

Muyun Viejo Diablo no estaba familiarizado con Ye Zifeng así que era normal que ella se sienta de esta manera. Después del recordatorio de Yang Jing, ella se siente como que había algo profundo detrás de sus acciones también.

En un corto periodo de tiempo, ella no puede decir realmente cual es este profundo significado.

“Bien. Voy a seguir viendo. ¡Si me entero de que él es muy negativo y se dio por vencido, entonces voy a castigarlo aunque elogie mi barba!”

“BingQian, escucha. Primero sumerge las hojas del Sueño de fuego en el lado este con su Qi. Cuando sienta que está lleno de su Qi luego pasara inmediatamente a la fruta viento de fuego en el lado norte.”

Ye Zifeng estaba detrás de Liu BingQian con una mirada tranquila en su rostro. Él la dirigía paso a paso, como si él estuviera enseñando a refinar píldoras.

Liu BingQian se sorprendió. Parece que el conocimiento de Ye Zifeng hacia la alquimia está en el mismo nivel que su propio maestro o tal vez incluso más alto.

“BingQian, concéntrate. No pienses en otra cosa. Tus llamas son bastante constantes. Eso es bueno. Ahora puedes calentar la hierba de madera de oro en el sur….”

Ye Zifeng no hizo uso de su Qi para comprobar lo que estaba ocurriendo en el horno. Todo lo que hizo fue mirar los cambios de color y las reacciones cuando BingQian insertaba su Qi. Al hacerlo, él era capaz de decir cómo iba el proceso del brebaje.

Si no fuera un alquimista con tanta experiencia, ¿cómo iba a ser capaz de dar una explicación tan detallada y tal orientación?

Cuando Liu BingQian inserto su Qi en el horno, los alquimistas de alto nivel no podían dejar de estar de pie.

“Mierda. ¿Estoy viendo esto correctamente? Realmente es el método antiguo de refinación. El uso de los cuatro puntos cardinales para permear los diferentes tipos de ingredientes. ¡Increíble! ¡Esta niña de la Ciudad Leizhou no es tan simple en absoluto!”

Incluso la persona mayor que cuestionó a Liu BingQian no podía dejar de alabarla.

“Parece que después de haber perdido todos estos años, no sólo estudio la asignación de los ingredientes, también aprendió el método antiguo de refinación. Conoce cómo crecer y nunca darse por vencido después de haber sido la vergüenza. ¡Ella es digna de ser respetada!”

“Método antiguo de refinación… La píldora creado por este método sin duda será un gran mercancía.” Un hombre de mediana edad con un manto de púrpura, dijo con calma.

“¿Qué? ¿Incluso el mayor estimado de la Secta Profunda está a la espera de que finalice la píldora?” Uno de los jueces fulminó al hombre de mediana edad.

“¿Quién no quiere una buena píldora?” El hombre de mediana edad respondió: “Si esa señorita no comete ningún error hasta el final, entonces comprare la píldora, no importa a qué precio. Sin embargo… .. ¿Ella realmente tendrá éxito?”

Con su tiempo libre, Ye Zifeng miraba la expresión de todos y les escuchó. Encontró que todo el mundo estaba alabando a Liu BingQian mientras que lo odiaban como si él fuera en realidad un niño bonito que estaba aquí para estropear las cosas.

Sin embargo, él no se preocupaba por ello. Al menos era mejor que cuando la gente de la Ciudad Leizhou lo llamaban basura.

Miró a los demás competidores. Ese joven maestro Hua puede realmente respaldar sus palabras. Sus habilidades de alquimia son probablemente mejor que la mayoría de la gente en su grupo de edad.

Sin embargo, esto no fue suficiente para que Ye Zifeng mantuviera un ojo sobre él.

El que Ye Zifeng tenía sus ojos era Qi Zimo de la ciudad Linfeng, el ganador de la última competición.

“Este Qi Zimo en realidad tiene un par de movimientos eh. Parece que antes de que pueda condensarse mi llama escalón común, va a ser bastante difícil para mí golpearlo”.

Ye Zifeng murmuraba para sí mismo y, al mismo tiempo, Qi Zimo sintió la mirada de Ye Zifeng y miró por encima.

¿Qué tipo de expresión tenia? Su expresión se ve tan vacía. Sólo alguien que su corazón está completamente en sintonía con la alquimia puede tener ese tipo de expresión. Incluso Ye Zifeng fue sorprendido por esto.

“Señor. ¿Qué está pasando? ¿Hay algo mal?”

El sirviente de Qi Zimo consideró que era raro. Su maestro nunca había perdido la concentración, mientras refinaba una píldora.

Qi Zimo miro hacia abajo, “Nada. Continuemos.”

“Sí…..”

Ye Zifeng sonrió y volvió a mirar BingQian. A continuación, comenzó a instruirla de nuevo.

“BingQian, ahora concentra todo tu Qi en el Ginseng Espíritu Convergente en el lado oeste!”

BingQian se sorprendió y reveló una expresión de sorpresa, “¿Todo mi Qi?” Para poner todo lo que tenía en esto era muy atrevido. Estaba un poco preocupada.

“Está bien. Los otros tres puntos cardinales están llenos. ¡Ahora debe poner el resto del Qi en el oeste! Este es el paso más importante. Todos los otros pasos anteriores se hicieron para prepararse para este paso. ¡No cometas ningún error!”

“Pero…. Me temo que…..”

El oído que este era el paso más importante, la expresión de BingQian cambió. Sus manos comenzaron a temblar. Siempre había sido el último lugar durante las competiciones, pero ahora, con la ayuda de Ye Zifeng, ella puede finalmente escapar de su destino de ser la última.

Por supuesto, cuando se trataba del momento real, todavía estaba muy nerviosa

Ye Zifeng sabía cómo se sentía y sonrió.

“BingQian, si quieres que los demás respeten tus capacidades, hay que respetar las propias habilidades en primer lugar. No te preocupes. Con tus habilidades, siempre y cuando utilices toda tu fuerza, esto no va a ser difícil para ti”.

“¡Muy bien!” Después de recibir algunas palabras de aliento de Ye Zifeng, BingQian apretó los dientes y forzó una sonrisa.

Entonces, cerró los ojos e inserto todo su Qi en el horno, ¡hacia el Qi Ginseng Espíritu Convergente!

Ella puso todo lo que tenía en éste movimiento. Mientras Ye Zifeng lo pidiera, BingQian lo cumplirá.

En una fracción de segundo, justo después de que BingQian inserto su Qi, una luz púrpura explotó desde el horno y atravesó los cielos. La luz rodeaba toda la zona.

“Esta…. La aparición de la luz violeta. ¿Realmente completo la píldora?”

Las personas mayores que Muyun Viejo Diablo había invitado aquí estaban todos aquí sólo para comentar y mirar a su alrededor. Ninguno de ellos habría pensado que Liu BingQian sería capaz de utilizar un método antiguo de refinación. Todos estaban sorprendidos.

En este momento, BingQian había llegado a la etapa en la que el Qi púrpura estaba apareciendo desde el horno. Todas las personas mayores no pudieron evitar ponerse de pie y mirar hacia BingQian

Incluso a ese anciano de la Secta Profunda los ojos se le iluminaron.

Por otro lado, el chico de la ciudad Huangtu no vio el método de refinación de Liu BingQian y sólo vio la luz púrpura que apareció de su horno.

Xu Zhen resopló con frialdad, “Hum, a quién le importa si ella es un poco más rápida. ¿Qué hay que extrañarse? Aquellas personas mayores realmente se sorprenden tan fácilmente por algo tan pequeño. Bueno, por supuesto, desde que el maestro de BingQian es el anfitrión, es probable que estén tratando de ser educados. Yo, por ejemplo, no creo que ella puede hacer algo bueno”.

“Hermano Zhen. ¿Qué vamos a hacer ahora? Liu BingQian…”

“Tranquilo. Liu BingQian nunca va a escapar de su destino de ser la última.” Xu Zhen miró a Yi Hao. Después de mirar a Yi Hao, su expresión se oscureció, “Mierda. Parece que Yi Hao va a terminar también. ¡Hay que darse prisa también para no quedarse atrás!”