TMW – Capítulo 3

Modo Noche
Capítulo 3 – Si tuviera que convertirme en un experto
 
Ante de seguir a Jiang Xiaorou, Yi Yun nunca espero que su “casa” se viera así. Cuando Yi Yun vio al portador de la espada montando en esa enorme bestia, supuso que este mundo estaba lleno de experto en artes marciales, con élites de todo tipo de grandes clanes.
 
Habiendo atravesado a este mundo misterioso, si pudiera involucrarse en un clan o una secta enorme, incluso podría aprender artes marciales. Incluso si carecía de talente, todavía sería capaz de sobrevivir sin preocupaciones.
 
Pero al ver la casa destartalada frente a él, Yi Yun casi se desmayó.
 
En el pasado, Yi Yun había ido a las aldeas rurales, pero las casas que vio allí eran mucho mejores que la casa que tenía al frente.
 
Esta casa espartana estaba hecha de barro y rocas. Aparte de una mesa, dos sillas, dos camas viejas y una cocina, no había nada más.
 
Jiang Xiaorou llevo a cuestas a Yi Yun hasta la casa. Yi Yun no estaba acostumbrado a ser llevado por una chica. Había luchado para bajarse unas cuantas veces, pero su cuerpo estaba demasiado débil. Sólo un par de pasos lo cansaron y luego Jian Xiaorou tuvo que llevarlo de nuevo.
 
Yi Yun se sentía avergonzado de que un hombre como él tuviera que ser cargado por una chica tan joven.
 
“Yun’er, debes tener hambre…” dijo Jiang Xiaorou mientras ponía a Yi Yun en una de las camas de madera. Aunque sudaba profundamente, estaba enérgica. Ella naturalmente estaba feliz de que su hermano menor había regresado de entre los muertos.
 
Yi Yun miró lo ropa sudorosa de Jiang Xiaorou. Aunque su cuerpo era delgado y ligero, el recorrido había sido por lo menos unas tres o cuatro millas. Jiang Xiaorou, que tenía unos quince años, tuvo que llevarlo de manera esporádica y no la tuvo fácil.
 
Si hubiera sido una chica de quince años de la Tierra, simplemente caminar de tres a cinco millas la habría cansado por completo, sin mencionar de llevar a alguien a cuestas.
 
“Sí… Un… Un poco.” Yi Yun movió sus labios resecos. Estas fueron las primeras palabras que salieron de su boca desde que había sido traído a este mundo. Originalmente pensaba que usar un lenguaje que no era el suyo sería difícil, si no imposible. Pero sorprendentemente, era tan fácil como usar su lengua materna.
 
“Prepararé la comida,” dijo Jiang Xiaorou con una sonrisa. Limpió delicadamente el barro de la cara de Yi Yun antes de poner una almohada para que Yi Yun se apoyara y lo cubrió con una fina manta. Cubrió a Yi Yun de una manera hábil y suave, dejando a Yi Yun en un estado de trance.
 
Esta chica no era claramente su hermana, pero debido a que le llevo a cuestas, así como el cuidado meticuloso que ella le dio, poco a poco comenzó a desarrollar sentimientos de ternura por ella.
 
Yi Yun quería ayudar a Jiang Xiaorou a encender el fuego de la cocina, pero ella insistió en que se quedara en la cama.
 
“Acabas de recuperarte de una grave enfermedad, ten cuidado de no resfriarte. Acuéstate aquí, tu Hermana regresara pronto,” dijo Jiang Xiaorou mientras levantaba una bolsa de grano casi vacía.
 
Quince minutos después, Jiang Xiaorou puso la mesa de madera rota delante de la cama. Sobre la mesa había un gran tazón de arroz, dos desconocidas frutas silvestres y un tazón de verduras silvestres hervidas.
 
Yi Yun había estado muriéndose de hambre durante días, así que su estómago empezó a retumbar en el momento en que vio la comida.
 
Yi Yun quería un cerdo o algún pollo asado, o pato y pescado. Sólo imaginarlo revolvía el estómago de Yi Yun.
 
¿Cómo puedo saciar mi hambre extrema con esto?
 
Devoró una gran bocanada de gachas. Su estómago vacío reaccionó haciéndolo aún más hambriento.
 
Comió unas cuantas bocanadas de gachas y algunas de las verduras hervidas. Las verduras eran tan amargas que incluso tenía problemas para tragar más de la comida a pesar de su hambre extrema.
 
Cuando Yi Yun tuvo problemas para tragar una comida tan desagradable, notó que Xiaorou lo miraba sin comer; así que preguntó con curiosidad, “¿Por qué no comes?”
 
“Comí justo antes de encontrarte,” Jiang Xiaorou tartamudeó mientras se ponía pálida.
 
Yi Yun hizo una pausa; recordó que Jiang Xiaorou estaba en el cementerio alrededor de las tres de la tarde, ¿cómo podría haber comido?
 
De repente se dio cuenta de que incluso la comida como esta probablemente no era fácil de obtener.
 
¿Qué clase de mundo es este, con expertos tan fuertes cabalgando bestias salvajes, sin embargo, había gente pobre que pasaba hambre?
 
Yi Yun empujó el plato de gachas hacia adelante y se levantó para ir a revisar la bolsa de grano en la esquina de la casa. Como era de esperar, la bolsa de grano ya estaba vacía.
 
Yi Yun se dio cuenta de que la papilla que Xiaorou usualmente preparaba era aún más pequeña en cantidad. Debido a su resurrección, Xiaorou había cocinado a propósito más gachas para ayudarlo a recuperarse.
 
“Estoy lleno. Come algo,” dijo Yi Yun mientras empujaba el plato a Jiang Xiaorou. Por un lado, había perdido el apetito, mientras que por otro lado, no podía aceptar que una niña tuviera que abstenerse de comer sólo para alimentarlo.
 
Tenía emociones mezcladas en su corazón y se preguntó si todavía era posible regresar a su mundo de este mundo alternativo. Si realmente no podía, quería encontrar una oportunidad para entrenar y convertirse en un experto.
 
Pero desde el punto de vista de ello, la supervivencia era un problema. Incluso podría morir de hambre antes de conseguir algo.
 
“No tengo hambre,” dijo Jiang Xiaorou obstinadamente. “Mañana es el día en que reparten raciones, entonces podemos conseguir un trozo de carne. Y lo prepararé para ti.”
 
El rostro de Jiang Xiaorou se enrojeció al mencionar la entrega de raciones. Estaba claro que lo esperaba con ansias.
 
Yi Yun permaneció en silencio. En la Tierra, sentía que la vida era dura. Pero en comparación con este mundo alterno, ese tipo de vida era incomparable. Con la comida insuficiente y el peligro constante de hambre, la vida era muy dura. Era realmente tortuoso soportar el hambre.
 
En medio de la noche, una brisa nocturna soplaba lentamente mientras las ranas ocultas dentro del estanque croaban. Yi Yun todavía estaba despierto. Se apoyó en la cama, inmerso en la luz de la luna. Se revolvía mientras sostenía el misterioso Cristal Púrpura. Fue todo debido al Cristal Púrpura que pudo salir del derrumbe. Esta pequeña tarjeta de cristal era, sin duda, un tesoro. Si lo estudiaba, podría ser beneficioso de alguna manera.
 
Este mundo alternativo estaba lleno de peligros para la gente normal. Pero en sus recuerdos, el hombre de mediana edad que montaba la enorme bestia en el desierto tenía un aura dominante. Comparado con la gente que sufre, las diferencias eran como el Cielo y la Tierra.
 
“Si tuviera que convertirme en un experto, podría ser libre. Por lo menos, no moriría de hambre…”
 
Yi Yun tocó su estómago mientras recordaba cómo finalmente consiguió darle algo de su cena a Jiang Xiaorou. Como era todavía un niño en crecimiento, la gacha había sido digerida desde hace mucho. Ya tenía hambre de nuevo.
 
Mientras sentía el vacío de su estómago, el suave y frío Cristal Púrpura en su mano empezó a extender una tenue frialdad, como si…
 
¿Oh?
 
Yi Yun de repente noto algo. Se levantó de la cama mientras miraba fijamente el Cristal Púrpura. Una sonrisa rígida se deslizó por su rostro.
 
Tras un cuidadoso examen, Yi Yun notó que pequeños y débiles puntos morados de luz rodeaban el Cristal Púrpura.
 
Estos puntos de luz aparecieron de la nada y lentamente flotaron en el Cristal Púrpura antes de que desaparecieran, como si el Cristal Púrpura los absorbiera. Este proceso continuó indefinidamente mientras que el resplandor del Cristal Púrpura se volvía un poco más intenso.
 
¿Cuál es el significado de esto?
 
Este descubrimiento hizo que la respiración de Yi Yun se acelerara.
 
A medida que el brillo del Cristal Púrpura se hizo más brillante, Yi Yun sintió que el Cristal Púrpura se volvía más frío. Esta frialdad única atravesó sus dos brazos, en todos sus miembros, como si la luz milagrosa limpiara su cuerpo. Absolutamente refrescándolo.
 
Yi Yun recordó este sentimiento. Mientras estaba cavando su salida de la cueva, sintió esta frialdad cada vez que estaba agotado. Rejuvenecía su fuerza cada vez que su cuerpo le fallaba.
 
Yi Yun sabía que, para que una persona viviera y se moviera, era debido a la energía que se le proporcionaba al cuerpo, permitiéndole renovarse.
 
Sin comer, no habría nutrición. Naturalmente, no habría energía tampoco, lo que daría lugar a la inanición.
 
Se requería una fuente de energía para recorrer laboriosamente un túnel tan largo sin comer ni beber durante días. Esta frescura debe ser el Cristal Púrpura proporcionándole energía vital.
 
Pensando cuidadosamente, cuando descubrió originalmente el Cristal Púrpura en la cueva, el Cristal Púrpura emitía un débil resplandor como una perla nocturna.
 
Sin embargo, después de hacer un túnel a este extraño mundo, el resplandor del Cristal Púrpura se había debilitado. Esto podría haber sido el resultado del agotamiento de energía.
 
Pero ahora, el resplandor del Cristal Púrpura empezaba a recargarse y haciéndose más fuerte. ¿Cuál podría ser la fuente de energía que estaba recargando al Cristal Púrpura?
 
Yi Yun observó cuidadosamente y se dio cuenta de que estos pequeños puntos llevaban hacia la ventana. Parecía que… venía de la luz de las estrellas.
 
¿La luz de las estrellas era la fuente de energía que recargaba el Cristal Púrpura?
 
Yi Yun pensó durante un rato y saltó de la cama. Se dirigió a la cocina y sacó un poco de carbón encendido. Encendió un puñado de hierba y vio cómo las llamas amarillas bailaban.
 
Yi Yun cuidadosamente colocó el Cristal Púrpura en el fuego ardiente.
 
La teoría de Yi Yun era simple. Si el Cristal Púrpura pudiera absorber la energía de la luz de las estrellas, ¿tal vez podría absorber la energía de su entorno?
 
El fuego, en la comprensión de Yi Yun es una forma de energía muy probablemente más fuerte que la luz de las estrellas. Si el Cristal Púrpura absorbe la energía de las llamas, ¿podría ser más rápido?
 
Yi Yun no consideró ni una sola vez la posibilidad de que las llamas pudiera destruir el Cristal Púrpura.
 
Pero, no importa cuánto Yi Yun quemó el Cristal Púrpura, el Cristal Púrpura no mostró ningún cambio, ni pudo sentir que el Cristal Púrpura ganaba calor.
 
El Cristal Púrpura era como un bloque de hielo que no podía derretirse. Era fría al tacto incluso después de que el fuego se apagara.
 
Yi Yun sacudió la cabeza mientras abandonaba el experimento.
 
Decidió salir de la casa. La luz de las estrellas de afuera sería más densa y podría proporcionar más energía al Cristal Púrpura.
 
Si el Cristal Púrpura se cargaba por completo, ¿qué tipo de cambios podría traer?
 
¡Yi Yun esperaba ansiosamente esta idea!
 
Yi Yun abrió la puerta de la casa y del patio antes de cerrarlas cuidadosamente. Tenía miedo de despertar a la hermana en la habitación contigua. Pero cuando Yi Yun entró en el patio, estaba un poco sorprendido.
 
Vio a una chica de verde, sentada bajo un árbol no muy lejos de él. Ella estaba puliendo cuidadosamente la punta de una flecha.
 
La fría punta de la flecha reflejaba la fría luz de la luna sobre el delicado rostro de la chica, como si fuera un velo de luz plateado. Por el lado de la chica volaban decenas de luciérnagas, como si estuvieran rodeando a una diosa.
 
¿Jiang Xiaorou?
 
Yi Yun vio una brillante pila de flechas al lado de Jiang Xiaorou. Cada flecha estaba bien fabricada con una punta de flecha afilada.
 
“Esto es…”
 
Aunque Yi Yun no sabía nada de armas, podía apreciar la elegancia de estas flechas.
 
“Yun’er, ¿por qué te levantaste? Es muy húmedo por la noche y tu cuerpo acaba de recuperarse. Regresa a la cama,” Jiang Xiaorou inmediatamente se levantó con la intención de mandar a Yi Yun de nuevo a la casa.
 
“Hermana, ¿por qué hay tantas flechas?” Preguntó un curioso Yi Yun. Jiang Xiaorou no parecía alguien que pudiera usar un arco.
 
“Esto es para el intercambio de las raciones de mañana. Siempre ha sido así…”
 
Jiang Xiaorou miró a Yi Yun extrañamente.
 
“Oh…” Yi Yun obviamente no sabía esto. Misteriosamente, había cruzado un túnel a este mundo, entendía las palabras y el lenguaje, pero no tenía ni una sola pista sobre la vida del “Yi Yun” de este mundo. Todos los recuerdos que tenía eran los suyos.
 
Se parecía a las personas que sufrieron amnesia después de una lesión en la cabeza. Aunque un amnésico perdería su memoria, no perdería sus habilidades lingüísticas.
 
Yi Yun había pensado durante mucho tiempo en una excusa perfecta, explicando, “Hermana, he muerto una vez, así que hay algunas cosas que no puedo recordar…”
 
“¿No puedes recordar?” Le preguntó una sorprendida Jiang Xiaorou. Yi Yun se había caído de una montaña mientras recogía hierbas y se rompió los huesos. Luego había estado acostado por un tiempo antes de sucumbir a sus heridas. Podría haberse lastimado la cabeza en ese entonces.
 
Pensando en eso, el corazón de Jiang Xiaorou dolía y se preocupaba. “Yun’er, tú…”
 
“Estoy bien,” Yi Yun rápidamente detuvo Jiang Xiaorou. Quería detener sus preocupaciones. “Hermana, cuéntame sobre este mundo, y sobre el hombre de mediana edad que montaba esa enorme bestia. Que está pasando, hay tantas cosas que no recuerdo…”