XN – Capítulo 116

Modo Noche

Capitulo 116: ​Bandera de almas .

Teng Hua Yuan no actuó de inmediato ya que se encuentra dudando. En su corazón, él no creía que Wang Lin podría haber llegado a la etapa intermedia del Alma naciente en absoluto, pero la escena delante de él indica lo contrario. El aura, la energía espiritual, no eran diferentes de las de un experto
del Alma naciente. En adición el hecho de que acababa de teletransportarse, Wang Lin realmente estaba en la etapa Alma naciente.

Si Wang Lin estuviese sólo en la etapa inicial, Teng Hua Yuan todavía estaría dispuesto a luchar, pero el nivel de cultivación Wang Lin es de etapa intermedia, por lo Teng Hua Yuan no podía dejar de ser prudente.

Todos los presentes estaban tan centrado en los joven en el cielo que nadie notó que la formación brilló de nuevo y otro joven salió y se mezcló con la multitud. Se quedó mirando a Teng Hua Yuan, que estaba en el aire, luego sus ojos se fijaron en la bandera que sostenía en su mano.

Teng Hua Yuan centró toda su atención en el joven. A pesar de que se sentía una fluctuación en su maldición, él seguía mirando al joven. Hizo un gesto con la mano derecha y un alma salió de la bandera. Apretó el alma con una sonrisa fría y puso la bandera de nuevo en su bolsa de almacenamiento.

En ese momento, el cielo se oscureció y la presión de hace tres meses apareció de nuevo. Todo el cielo estaba cubierto de nubes oscuras.

Poco después, un par de manos gigante salieron de las nubes y los aparto. Apareció una cabeza gigante. Este gigante era el mismo de hace tres meses.

Cuando apareció, lo primero que notó fue al joven en el aire. Él reveló una expresión extraña, pero murmuró un poco a sí mismo, y luego ignoró al joven. Gritó hacia los cultivadores de Zhao, “¡Tres meses han pasado! ¡El paso al campo de batalla extranjero se abrirá!”

Con eso, disparó dos haces de luz negra de sus ojos. Los dos haces de luz se entrelazaron y formaron un gran círculo en el aire.

El momento en que apareció el círculo, el cielo parecía haber perdido toda luz. El círculo parecía succionar toda la luz circundante y se convirtió en la única fuente de luz en el cielo.

El gigante agitó la mano y tiró una roca. En el momento en que apareció la roca, explotó en pedazos que se transformaron en símbolos extraños. Los símbolos fueron impresos de forma rápida en el borde del círculo. Toda la energía espiritual en Zhao se estaba reuniendo rápidamente en el círculo.

La energía espiritual por primera vez se hizo visible mientras una niebla espesa de energía espiritual se estaba reuniendo para ser absorbida por el círculo.

A medida que el círculo absorbe la energía espiritual, los símbolos en el éste brillaron aún más. Finalmente, una película delgada apareció en el círculo. La película era casi transparente. Uno puede ver claramente que el interior de la película era un espacio vacío lleno de cuerpos destrozados, tesoros mágicos rotos, y los materiales inútiles flotaban alrededor.

Wang Lin estaba actualmente escondido entre la multitud. Él no estaba mirando el círculo, sino la cintura de Teng Hua Yuan, porque allí colgaba su bolsa de almacenamiento.

El cambio en el cielo estaba fuera de sus expectativas y puso su plan en caos, pero poco después, sus ojos se iluminaron y calcula rápidamente. Poco a poco, dejó escapar una sonrisa.

El gigante se cortó repentinamente el dedo y disparó una gota de sangre. La gota de sangre se movía como un meteoro y aterrizó en la película delgada.

La película fina se derritió rápidamente como el agua caliente al verterse sobre la nieve.

Los ojos de Wang Lin se volvieron fríos mientras se servía de la energía espiritual en el tesoro que Adai le dio y murmuró, “¡Ataca!”

Wang Lin había estudiado cuidadosamente este tesoro mágico durante esos dos meses de cultivo a puerta cerrada y descubrió que la apariencia de la ilusión podría ser cambiada. Después de absorber su poder espiritual, incluso logró tomar rastros de la maldición.

El joven en el cielo agitó rápidamente su mano y un dragón púrpura salió de su cuerpo. Era como si su cuerpo se había convertido en un gran dragón púrpura. El dragón rugió y envía gigantes ondas sonoras.

La expresión de Teng Hua Yuan cambió de repente en gran medida. Ahora estaba seguro de que Wang Lin estaba de hecho en el Alma naciente intermedia. No había otra manera de que Wang Lin emitiera tal poderosa aura.

El cuerpo del dragón se movió y se disparó hacia Teng Hua Yuan como un rayo. El dragón mostró sus dientes y el olor de la sangre en su boca golpeó a Teng Hua Yuan.

Teng Hua Yuan retrocedió rápidamente mientras mordía la punta de la lengua y escupió sangre. La sangre se transforma en varios mosquitos grandes que cargó hacia delante para tratar de detener el dragón gigante.

Después de eso, Teng Hua Yuan dio una palmada rápidamente a su bolsa de almacenamiento y tomó una larga bandera de dos metros. En el momento en que la bandera apareció, un viento frío empezó a soplar. Miles de rostros individuales aparecieron en la bandera. Sus expresiones se llenaron de sufrimiento mientras gritaban como locos.

La mano derecha de Teng Hua Yuan agitó la bandera y las caras contenidas fueron expulsadas. Una a una, las cabezas sin cuerpos cargaron hacia el dragón gigante, sus ojos mostraban deseos de morir.

Lin Yi se frotó la barbilla mientras miraba a la bandera y negó con la cabeza. “Esta bandera de almas no está lo suficientemente desarrollada. Con sólo treinta mil almas, ni siquiera ha alcanzado el primer nivel para completarse”.

Pun Nan Zi lo escuchó y asintió. “Lo que dice el señor mensajero es correcto. Antes, cuando yo estaba en el campo de batalla extranjero, vi una bandera almas con más de un millón de almas. Su poder era en efecto aterrador”.

Lin Yi se rió y negó con la cabeza. “Esa es sólo una bandera de alma parcialmente completa de un país de rango cuatro. La secta Alma Refinada en el país rango cinco de Pi Lu tiene una bandera de almas como su tesoro de secta. Se dice que el número de almas dentro de ella supera los mil millones y fueron reunidas a lo largo de los miles de años de historia de la secta”.

Teng Hua Yuan bajó la bandera de almas y treinta mil almas volaron hacia el dragón gigante. En un abrir y cerrar de ojos, las almas rodearon al dragón y entraron en él, pero entonces sucedió algo extraño.

Las almas no se encontraron con ninguna resistencia cuando entraron en el dragón. Era como si no existiera el dragón. Las almas sólo lo traspasaron.

  • Ecle-chan

    Así que la perla de iluciones dadas por Adai.