XN – Capítulo 253

Modo Noche

Capítulo 253 : Tallado de un dragón.

La vida es como un tazón de agua. En su insipidez, hay una dulzura apenas perceptible. Wang Lin sintió que su alma estaba siendo limpiada por esta vida sin matar.

Olvidó su identidad como cultivador y sus cuatrocientos años de matanza. Se había mezclado
verdaderamente en el mundo mortal y estaba experimentando los aspectos amargos y dulces de la vida mortal.

Cada mañana, Wang Lin se levantaba y abría la puerta de su tienda antes de comenzar a tallar. Su tienda ya estaba llena de innumerables tallados de madera.

Todas las tiendas vecinas poco a poco se enteró de que la tienda donde Wang Lin residía había cambiado de manos. Todo el mundo tenía muy buenos sentimientos hacia este joven tranquilo y elegante.

Con el paso del tiempo, Wang Lin gradualmente comenzó a tener clientes. Aunque no pudieron ver la energía espiritual en los tallados de madera, pudieron ver lo intrincado de los tallados. Con el tiempo, la tienda de Wang Lin ganó un poco de fama en la zona.

En un abrir y cerrar de ojos había pasado un año. En este año, Wang Lin nunca volvió a ver a ese viejo. A pesar de que de vez en cuando pensaba en el viejo, esos pensamientos se desvanecieron gradualmente.

Estaba completamente inmerso en la talla, en busca de esa alegría perdida durante mucho tiempo.

En la tienda de Wang Lin, las tallas más comunes eran estas tallas realistas de bestias. Todas estas bestias eran criaturas que los mortales nunca habían visto antes.

De hecho, incluso si los cultivadores llegaran, apenas podrían reconocerlas. Después de todo, este lugar estaba demasiado lejos del Mar del Diablo. El mundo era grande y había muchos tipos diferentes de bestias, así que no había manera de que una persona las conociera todas.

En ese momento, Wang Lin tenía en la mano un trozo de madera cuadrada. Movió su mano y una bestia en forma de tortuga emergió gradualmente de la pieza de madera.

Mirando la talla en su mano, dejó su cuchillo de talla y cogió una jarra. Justo cuando estaba a punto de beber de ella, se dio cuenta de que no había vino.

En este momento, Da Niu normalmente venía a verlo tallar y llevaba una jarra de vino.

De seguro, en poco tiempo, Da Niu, que había crecido una cabeza más alta en el último año, entró en la tienda. Da Niu era ese chico, y aunque tenía sólo doce años, era muy alto.

Su cuerpo era mucho más fuerte que hace un año.

Después de entrar en la tienda, dejó escapar un sonido infeliz mientras se sentaba junto a Wang Lin. Él dijo: “Tío Wang, debes ir a mi casa algún tiempo y hablar con mi papá. Siempre me está haciendo aprender el arte de la herrería, pero no quiero aprender. En todo caso, quiero aprender las habilidades de tallado del tío.” Con eso, colocó la jarra de vino junto a Wang Lin. Sus ojos se estrecharon mientras miraba la incompleta talla en la mano de Wang Lin.

Wang Lin se echó a reír y tomó un trago de vino de fruta. Este vino de fruta era dulce con un toque de picante, haciendo que su vientre se calentara. Este vino se había convertido en un algo esencial del día a día para Wang Lin durante el año pasado.

Da Niu miró la talla. Confundido, le preguntó: “Tío Wang, ¿qué animal estás tallando ahora? ¿Por qué se parece a una tortuga?”

Wang Lin frotó la cabeza de Da Niu y dijo: “Esto no es una tortuga, sino una criatura llamada Zhong Gu. Aunque parezca una tortuga, es mucho más poderosa”.

Da Niu asintió con incertidumbre. En el último año, había visto todo tipo de animales dentro de la tienda de Wang Lin, y cada uno de ellos eran los que nunca había visto antes.

Wang Lin sostuvo el cuchillo de talla y comenzó a tallar las características de la criatura de golpe por golpe. Esta criatura con aspecto de tortuga era de hecho una bestia de espiritual rara, de nivel medio en este Mar del Diablo. Si se enojaba, los cultivadores normales no podrían soportar su fuerza en absoluto.

Pero Wang Lin había matado a muchos de estos tipos de bestias y él ha consumido muchos de sus núcleos. Por lo tanto, su imagen completamente formada en su mente y su mano no se detuvo por un momento.

Media hora más tarde, Wang Lin dio un corte en donde se suponía que sus ojos estaban. En ese momento, el tallado parecía haber cobrado vida.

La bestia miró al cielo. Sus ojos revelaron un toque de frustración y miedo. Su boca abierta se abría como si estuviera soltando olas de silenciosos rugidos. Un aura invisible que es imposible de detectar para los mortales.

Pero a medida que el aura se extendía, Wang Lin lo tocó con su mano derecha y el aura desapareció.

Wang Lin respiró hondo y casualmente puso la talla en un estante. En el último año, Wang Lin encontró que sólo podía tallar hasta las bestias espíritu de nivel medio. En cuanto a las de nivel alto, no importa cuánto lo intentara, no pudo completar la talla.

Cada vez que trataba de tallar una bestia espiritual de nivel alto, perdería el control durante los últimos golpes, haciendo que la talla se rompiera.

Wang Lin entendió que esto se debía a que su nivel de cultivo no era lo suficientemente alto. Después de todo, una bestia espiritual de nivel alto era lo mismo que el Alma naciente intermedia para los seres humanos.

Los ojos de Da Niu revelaron una mirada hipnotizada. En el último año, había venido a ver a Wang Lin tallar todos los días. Gradualmente se volvió adicto.

En este último año, en secreto trató de tallar con un cuchillo de talla, pero no importa cuánto lo intentó, no podía tallar nada decente. Ahora que vio a Wang Lin fácilmente terminar una talla, no podía aguantar más y le preguntó a Wang Lin.

Wang Lin reflexionó un poco. Levantó la cabeza y le dijo al muchacho: “El tallado requiere comprensión. Si quieres aprender, entonces debes vigilarme durante sesenta años. Después de sesenta años, podrás tallar por tu cuenta.”

Da Niu sacó la lengua y dijo: “Sesenta años … pero he visto al carpintero en la parte sur de la ciudad. Tiene sólo cuarenta años, pero sus tallas son muy buenas también “.

Wang Lin bebió un trago de vino y dijo: “Soy diferente a él”.

Los ojos de Da Niu estaban llenos de confusión. Claramente no entendía el significado de esas palabras.

En ese momento, fuertes ruidos surgieron de repente desde fuera. Da Niu corrió afuera. No mucho después, asomó la cabeza y dijo: “Tío Wang, el hijo mayor de la familia Xu regresó. Le siguen más de diez carruajes y mucha gente. Se ve muy bien.”

Con eso, salió corriendo de nuevo.

Wang Lin no le importaba. Cogió otro pedazo de madera y comenzó a recordar las escenas de la Tierra del Dios Antiguo, de esa gran bestia desolada que dejó una profunda impresión en su mente. Vaciló durante un rato y empezó a esculpir de nuevo.

El tiempo pasaba lentamente. Más de una hora más tarde, la puerta de la tienda fue abierta por alguien. Da Niu entró alegremente. Detrás de él había un joven muy robusto. El joven miró alrededor las tallas y sus ojos se iluminaron.

Da Niu caminó rápidamente junto a Wang Lin. Hizo unas cuantas palabras y susurró: “¡No trates de venderlas demasiado caro!”

Con eso, rápidamente se dio la vuelta y dijo en voz alta, “Maestro Xu, esta es la tienda de la que te estaba hablando. Mira estas tallas. No son de ningún modo inferiores a los productos del carpintero Zhou. ¿Qué tal comprar unos cuantas?”

Wang Lin sonrió. Este Da Niu obviamente vio que Wang Lin no había tenido muchos clientes en el último año, así que cuando una persona rica llegó, llevó a esa persona a la tienda de Wang Lin.

El joven llamado Xu miró alrededor de la tienda y sus ojos se hicieron aún más brillantes. Era muy diferente de Da Niu. Había visto mucho, especialmente después de convertirse en confidente del hijo del señor Nan. Podía decir con una mirada que la calidad de estas tallas era varias veces superior a las tallas del famoso carpintero Zhou.

Aunque los tallados del carpintero Zhou eran también muy realistas, todavía faltaba algo. Después de reflexionar un poco, finalmente lo comprendió. ¡La única cosa que a las tallas de carpintero Zhou faltaban era “vida”!

Uno parecía casi real y uno parecía casi vivo.

Una diferencia de una palabra las distanciaban por kilómetros entre ellas.

El joven llamado Xu tenía los ojos brillantes mientras caminaba y recogió una talla. Esta escultura fue el dragón que Wang Lin había tallado hace un año.

El cuerpo del dragón estaba enrollado, su cabeza estaba mirando hacia el cielo, y cada escama en su cuerpo estaba tallada hábilmente. Lo que más sorprendió al joven llamado Xu fue que cuando sostuvo la talla, sintió que estaba vivo. Aterrorizado, su mano derecha se soltó de repente y la talla cayó al suelo.

Da Niu ya sabía la expresión en el rostro del joven y también sabía que cuando alguien toca la talla, experimentan un sentimiento misterioso, por lo que en su mayoría la miraba y raramente las tocaba.

Con un ruido sordo, la talla cayó al suelo. Lo bueno es que estaba hecho de madera, porque caer al suelo de vez en cuando no lo romperá.

El joven llamado Xu se puso rojo y dijo: “Maestro Wang, ¿qué animal es este? ¿Por qué se parece un poco a una serpiente para mí? ”

Antes de que Wang Lin contestara, Da Niu se sopló el pecho y dijo: “¡Esto es un dragón! ¿Sabes lo que es un dragón? ¡Es una criatura inmortal!”

“Dragón…” El joven llamado Xu recordó ese nombre y preguntó: “¿Por cuánto estás vendiendo este dragón tallado?”

Wang Lin casualmente sonrió y dijo, “diez piezas de oro.”

En cuanto Da Niu oyó esto, suspiró en secreto y pensó que todo había terminado. Había traído a bastantes personas a esta tienda en el último año, pero cada vez que la gente oía los precios, sacudían la cabeza y se marchaban.

Pero no podía creer que el joven llamado Xu sólo frunció el ceño y puso diez piezas de oro en la mesa. El joven se quitó el abrigo, lo envolvió alrededor de la talla del dragón y se marchó rápidamente.

Da Niu miró con asombro las diez piezas de oro sobre la mesa. Sus ojos brillaron mientras murmuraba: “Increíble, una sola talla de madera puede venderse por diez piezas de oro. Mi papá sólo puede hacer una pieza de oro con un mes de trabajo, e incluso eso es raro”.

Después de murmurar para sí, tomó una decisión. Tenía sólo sesenta años. Él hará lo que sea necesario para aprender este arte. Una vez que la domine, no tendrá que preocuparse por el dinero para el resto de su vida*.

*(Niños, muy inocentes… Bueno eso era antes, ahora son muy astutos, y precoces.)

Él no pensó en cómo sería esperar sesenta años antes de que pudiera crear tallas. Aunque no tuviera que preocuparse por el dinero, eso fue sólo en sesenta años.

El joven llamado Xu salió de la tienda y rápidamente fue a casa para decir adiós a sus padres. Ni siquiera comió la cena preparada por sus padres y rápidamente tomó a toda la gente y corrió hacia el palacio de Nan en el lado este de la ciudad.

  • Ecle-chan

    Si Weed escuchara a este chico lo moleria a golpes por querer ser un tallador XD