XN – Capítulo 261

Modo Noche

Capítulo 261: Últimos años.

Wang Lin sólo podía imitar el dominio de la emoción de desesperación. A pesar de que fue capaz de terminar la escultura, todavía era muy diferente del dominio del hombre de mediana edad.

Wang Lin miró el cuchillo de talla roto. Él agitó su mano y la hoja voló sobre un estante en el lado.
Sacó otro pedazo de madera y usó su dedo como un cuchillo de talla.

Pasó el tiempo y, en un abrir y cerrar de ojos, habían pasado diez años.

En estos diez años, la apariencia de Wang Lin se hizo aún mayor. Hilos de cabello blanco aparecieron en su cabeza, su espalda recta se había vuelto algo encorvada, y en general parecía que había entrado en sus últimos años.

La cantidad de tallas había disminuido gradualmente. En estos últimos diez años, Wang Lin había acabado solamente una talla, que era de la anciana de la secta Nube Blanca.

En realidad, había terminado la talla de la anciana hace nueve años. Aunque era similar a la talla del hombre de mediana edad y lejos de ser tan poderosa como el original, sabía que esto era porque él no había alcanzado la etapa de la Formación del espíritu todavía.

La razón por la que Wang Lin no había terminado otra talla era por el anciano de túnica cian.

No importaba cuánto lo intentara, no parecía capaz de esculpir el dominio del paso del tiempo en el tallado del anciano. Lo había intentado durante nueve años sin ningún éxito.

Aunque él había hecho innumerables tallados del anciano, ninguna de ellas contenía el dominio del él. Al final, todas ellos fueron destruidas por Wang Lin.

Este día, Wang Lin miró la talla del anciano. Soltó un suspiro y agitó la mano sobre la talla. La talla se convirtió en polvo. Luego, se levantó y abrió la puerta de la tienda.

La suave luz del sol cayó sobre su cuerpo mientras se sentaba en una silla de madera y miraba a la gente que pasaba. La herrería al otro lado de la calle se había expandido varias veces en los últimos diez años.

No mucho después, un niño de cuatro años asomó su cabeza de la herrería. Cuando vio a Wang Lin, soltó una sonrisa y corrió hacia Wang Lin con una jarra de vino en la mano. Después de entregar el vino a Wang Lin, él preguntó: “Abuelo Wang, secretamente robé este vino para ti. ¿Dónde está el caramelo?”

Wang Lin dejó escapar una sonrisa. Frotó la cabeza del muchacho mientras sacaba una píldora del tamaño de su uña. Tiró la píldora al chico y tomó una copa de la jarra.

El muchacho se tragó rápidamente el caramelo y mostró una mirada satisfecha. Luego, apoyó la cabeza en sus dos pequeñas manos y preguntó: “Abuelo Wang, ¿este vino tiene buen sabor? Te veo bebiendo todos los días.

Wang Lin sonrió débilmente. En ese momento, un joven robusto salió de la herrería. Uno podía ver un parecido entre este joven y el niño de entonces. Cuando el joven vio a Wang Lin, sus ojos se inundaron de emoción y dijo: “¡Tío Wang, no puedes beber más hoy!”

Wang Lin se echó a reír y dijo: “De acuerdo, sólo una bebida más y ya no beberé. Da Niu, ¿cómo está tu padre?”

El rostro de Da Niu se oscureció al responder: “La misma vieja enfermedad. No es gran cosa.”

Wang Lin suspiró en secreto. No podía interferir con la vida de un mortal. Envejecer y enfermarse era una parte natural de la vida. Da Niu se casó con la hija del comerciante Zhao y este niño es su hijo.

El niño tiró las mangas de Wang Lin y le preguntó: “Abuelo Wang, todavía no me has dicho si este vino sabe bien o no”.

Da Niu miró a Wang Lin. Él secretamente suspiró y dijo: “Lo que su abuelo Wang está bebiendo no es vino, sino ginseng…”

Wang Lin miró a Da Niu. Sus ojos se llenaron de elogios y luego dijo, “Da Niu, lleva al niño a casa. Voy a caminar por la cuadra.”

Da Niu cogió el vino de la mano de Wang Lin. La colocó dentro de la tienda y cerró la puerta. Entonces me dijo: “Me prometiste antes que hoy no beberás”.

Wang Lin sonrió mientras se levantaba y caminaba por la calle. Su figura ligeramente tambaleante estaba llena de edad.

Da Niu soltó un suspiro y sostuvo la mano del niño en el camino de regreso a la herrería. El muchacho sonrió y felizmente dijo: “Papá, el dulce que el abuelo Wang me da seguro es sabroso. Cada vez que lo como, mi cuerpo se siente caliente.”

Wang Lin caminó por la calle en la que había vivido durante todos estos años. Todos los tenderos parecían haber oído hablar de esto. Todos salieron con una cara de pánico y suplicaron ante Wang Lin.

“Comerciante Wang, tiene que entender que este negocio no es fácil de llevar. ¡El mes que viene, le prometo, el mes que viene, pagaré el alquiler!” Este era un nuevo tendero de comestibles que se había mudado hace tres años.

“Es cierto, señor Wang. El negocio no es bueno en este momento. ¿Y si espera unos días?” Esta era el dueño gordo de la posada.

Voces similares vinieron de todas partes. No pudo evitar sonreír irónicamente. No sabía cómo pasó, pero en los últimos diez años, casi todas las casas de esta calle le debían dinero.

Incluso la mayoría de las tiendas le pertenecían ahora. Cada vez que había un dueño de la tienda que necesitaba dinero, comprometía a su tienda a pedir prestado dinero de él.

En cuanto a la propia tienda de Wang Lin, el dueño vino y la vendió a él hace dos años. Por supuesto, el precio era alto.

Incluso ahora, cada vez que Wang Lin salía, estos tenderos venían y trataban de ponerse en el buen lado de Wang Lin. De hecho, esto tenía que ver con el hecho de que Wang Lin no salía mucho. A veces, él no salía por meses, así que cada vez que aparecía, estos tenderos estarían nerviosos*, temerosos de haber venido a buscar su renta.

*(Por alguna razón se me vino a la mente el Padrino.)

En verdad, el alquiler no era mucho dinero, pero cualquier persona que había vivido aquí por un tiempo sabía que Wang Lin era de muy buena naturaleza, por lo que comenzó a retrasar sus pagos de alquiler. Con el tiempo, se convirtió en un hábito para todos no pagar el alquiler.

Después de todo, nadie en el mundo mortal querría gastar dinero. Todo el mundo pensaba que “cuanto más mejor”.

A Wang Lin realmente no le importaba esto, así que dejó pasar lo que pasó y lo consideró parte de la comprensión de los cielos.

En estos nueve años, todo había cambiado mucho. No quedaban muchas de las viejas caras. Esto causó que Wang Lin se sintiera muy arrepentido mientras agitaba la mano a los tenderos y decía: “No cobraré alquiler hoy. Ustedes pueden irse.”

Todos los tenderos soltaron las respiraciones y se marcharon.

Wang Lin caminó por la calle con las manos a la espalda. Al cabo de un rato, llegó al final de la calle. Pero justo en ese momento, un caballo grande montado por un hombre de mediana edad cargado hacia él. La expresión del hombre de mediana edad era muy fea y había sangre fresca que escapaba por la comisura de su boca.

Montó el caballo por la esquina, y justo cuando pasaba por Wang Lin, sus ojos se abrieron. Rápidamente tiró las riendas, y, cuando el caballo dejó salir un largo relincho, saltó de su espalda. Llegó antes que Wang Lin, pero antes de que pudiera hablar, tosió un bocado de sangre.

Dentro de la sangre había pedazos de sus órganos internos. Su rostro estaba pálido cuando se arrodilló en el suelo y dijo: “¡Por favor, sálvame, señor Wang!”

La expresión de Wang Lin era normal mientras miraba a la persona. Esta persona era la que siempre le visitaba en las fiestas y le daba una gran cantidad de dinero, Xu Tao.

Wang Lin dijo: “Si hay algún problema, dímelo”.

“¡Señor Wang, su alteza está en peligro!” Después de escuchar las frenéticas palabras de Xu Tao, Wang Lin poco a poco comprendió lo que había sucedido. Su alteza había enojado a un cultivador muy poderoso. Una vez que el cultivador apareció, todos los cultivadores alrededor de su alteza retrocedieron, no dispuestos a involucrarse.

A partir de hoy, su alteza estaba escondido dentro del palacio. El cultivador sintió que sería difícil entrar en el palacio, por lo que estaba descargando toda su ira sobre los seguidores de su alteza.

Xu Tao fue muy inteligente. Cuando se dio cuenta de que algo andaba mal, inmediatamente huyó, pero aun así fue golpeado por el cultivador, por lo que entró en pánico. En ese momento, solo podía pensar en Wang Lin.

Justo como hablaba Xu Tao, un joven cultivador caminó alrededor de la esquina. Parecía muy mandón mientras caminaba hacia Xu Tao.

Después de que Xu Tao vio al cultivador, su cuerpo tembló y él tosió otra bocanada de sangre antes de caer. Miró a Wang Lin en desesperación y suplicó, “¡Sálvame!” Con eso, se desmayó.

El cultivador se burló mientras miraba a Wang Lin y agitaba su mano. Inmediatamente, un gas negro invisible para los ojos mortales se extendió y formó un cráneo gigante en el aire. El cráneo se movió hacia Xu Tao para devorarlo. Este cultivador era evidentemente muy cruel, ya que incluyó a Wang Lin en el ataque también.

A sus ojos, aunque Wang Lin era sólo un mortal, porque Xu Tao huyó a donde estaba Wang Lin, entonces su relación debe ser profunda, por lo que podría matar a los dos.

En cuanto a cualquier problema causado por los mortales, su maestro resolverá el problema por él. Pensando en eso, su expresión se volvió muy cruel.

Wang Lin frunció el ceño. Si este cultivador hubiera apuntado solamente a Xu Tao, entonces él no habría actuado. Aunque Xu Tao había sido muy respetuoso con él durante todos estos años, eso no fue suficiente para que Wang Lin actuara.

Pero ahora, este mero cultivador del Establecimiento de la base se atrevió a incluirlo en el ataque. La expresión de Wang Lin era normal y sus ojos eran tranquilos mientras agitaba su mano como si estuviera espantando a los mosquitos.

De repente, el cráneo pareció haber visto algo muy aterrador. Dejó escapar un grito y ya no se atrevió a avanzar para devorar. En cambio, se alejó.

Pero todavía era un paso demasiado lento. Mientras Wang Lin agitaba su mano, el diablo Xu Liguo apareció y devoró el cráneo. Él masticó en voz alta el cráneo antes de tragarlo y luego dirigió al pequeño cultivador una mirada feroz antes de desaparecer lentamente.

El rostro del pequeño cultivador se puso rojo y tosió una bocanada de sangre. Esto sucedió porque cuando el cráneo fue destruido, su alma sufrió daño. Entonces, sin decir una palabra, el pequeño cultivador huyó con miedo.

Wang Lin miró fríamente a la figura que estaba huyendo. Él no lo mató porque estaba casi listo para convertirse en un mortal y no quería perder el esfuerzo en este pequeño asunto

  • Fabian Silva

    Disfruto mucho tus comentarios Syru, me hacen reír, sigue así y gracias por la traducción.

  • Ecle-chan

    todostemen que les cobre tienen suerte de que no le interese y me pregunto como el pricipe ofendio a ese cultivador. yLin sigue siendo algo indiferente