XN – Capítulo 293

Modo Noche

Capitulo 293: Se abre la Puerta Celestial.

Pasó otro año. En ese tiempo, Wang Lin había hecho ocho tallas de madera. Estas ocho tallas de madera eran exactamente iguales; Eran todas las tallas del anciano con el dominio del paso del tiempo.

Junto con la que había hecho hace muchos años, ahora poseía un total de nueve.

Venas rojas recorrían estas tallas de madera, pero ninguna de ellas se tocaba.

Los ojos de Wang Lin estaban tranquilos. Si activa estas nueve tallas de madera, debería ser capaz de activar el poder del dominio del paso del tiempo, pero sería un poco más débil que el del anciano.

Guardó las tallas de madera, respiró hondo y empezó a cultivar mientras esperaba el día en que se abriera la Puerta Celestial.

El tiempo pasó lentamente y pasaron varios años.

Fuera de la cueva, las estaciones pasaban, y un día, el día originalmente claro estaba lleno de coloridos rayos de luz. Muchas ilusiones opresivas aparecieron en estos rayos de luz.

Había un hombre o una mujer que aparecía en estas ilusiones, pero llevaban ropa muy diferente a la usada en Suzaku. Algunos hablaban, otros reían, otros usaban técnicas y algunos volaban por las montañas.

Había algunas bestias nunca antes vistas que aparecerían y desaparecerían. A veces, incluso el legendario dragón y el fénix aparecían.

La misma escena apareció en muchos lugares a través de Suzaku. Había un cultivador con un Caldero de Lluvia en los lugares donde esta escena apareció.

En este momento, en un país de rango cuatro en la parte sureste de Suzaku, un gigante de la secta Demonio Gigante tuvo en su mano un Caldero de Lluvia. Tenía un rostro que parecía antiguo. Su cuerpo se elevó lentamente, y mientras flotaba hacia arriba, su cuerpo lentamente se convertía en el de una persona ordinaria.

Debajo de él, los ancianos de la Secta Demonio Gigante tenían expresiones muy serias.

“Todos ustedes, tengan la seguridad; ¡Con el tesoro de la secta, definitivamente obtendré mucha energía espiritual celestial!” La voz de esta persona estaba llena de confianza.

En el extremo noreste de Suzaku, en una montaña, un joven con piel de bestia miraba hacia el cielo. Él también tenía un Caldero de Lluvia en su mano. Él soltó una sonrisa maligna, luego flotó en el cielo.

Debajo de él, de repente apareció una masa negra. Lanzó un fuerte zumbido. Si uno miraba de cerca, verían que esta masa negra estaba compuesta de pequeños insectos que sólo tenían el tamaño de una uña del pulgar.

En la parte suroeste de Suzaku, un hombre de mediana edad se paró en una torre mirando el cielo con una expresión melancólica y dijo, “Ting Er, la Puerta Celestial se ha abierto de nuevo. Definitivamente te conseguiré más jades celestiales para que tu cuerpo sea preservado por otros mil años”.

Con eso, su cuerpo flotó en el aire. Su mano gigante se extendió por debajo de él y agarró la torre. La torre gigante flotó y se encogió hasta que estaba en su mano, luego entró en la ilusión.

En la parte noroeste de Suzaku, en la sede de la secta Cadáver Oscuro, un anciano de cabello blanco flotaba hacia el cielo. Dejó escapar un suspiro y dijo: “¿Qué clase de tarea difícil es ésta? ¿Cómo será fácil conseguir el cadáver de un celestial*? Este cuerpo mío va a ser puesto a trabajar…”

*(Entonces que era esa criatura que le pidió ayuda a Wang Lin, cuando él la vio a través de su conciencia divina debajo de la secta Cadáver Oscuro de Zhao.)

En el centro de Suzaku había un lugar que estaba rodeado por el mar. Todo este continente pertenecía al único país de cultivo de rango seis en el planeta, Suzaku. En este momento en Suzaku, en un gran altar en el centro del país, se sentó una mujer parecida a un hada de la nieve. Miró al cielo.

Detrás de ella la seguían siete ancianos.

“Después de que me vaya, ustedes siete rápidamente regresan a Xue Yu.” La voz de esta mujer era tranquila, y después de decir eso, su cuerpo flotó lentamente en el aire.

En ese momento, Wang Lin, que estaba dentro de la cueva, abrió los ojos por primera vez en varios años y murmuró: “La Puerta Celestial se ha abierto por fin”. Su cuerpo desapareció de la cueva. Cuando reapareció, estaba en el aire.

Ahora había algo extra en su mano. Era el Caldero de Lluvia.

En el momento en que apareció el Caldero de Lluvia, comenzó a brillar intensamente, luego se derritió y se convirtió en una astilla de energía espiritual celestial, que luego llevó a Wang Lin hacia la ilusión.

El Reino Celestial estaba roto y los antiguos celestiales estaban muertos. Todo el Reino Celestial se rompió en pedazos en la catástrofe que sucedió hace mucho tiempo.

Los Reinos Celestiales del Viento, de la Lluvia, del Trueno y del Relámpago cubrían cada uno de los cuatro sistemas estelares diferentes, de modo que cuando un Reino Celestial se abre, los cultivadores de varios planetas entrarán dentro de éste.

Sin embargo, los Reinos Celestiales se habían roto en muchos pedazos, así que no había una oportunidad alta para que todos aterricen en la misma pieza.

En este momento, en un país de cultivo de rango dos, un anciano de aspecto desaliñado comía una pata de pollo mientras reía. “Se ha abierto. Si usas correctamente el sombrero de paja que este anciano te dio, puedes conservar tu vida. Podrías morir allí si no lo haces*.”

*(Pero, ¿cómo sabe que él tiene el Caldero de Lluvia?… ¿Acaso su cultivo es de nivel Ascendente o superior?)

Wang Lin estaba rodeado por la astilla de la energía espiritual celestial mientras flotaba cada vez más alto. El país que estaba debajo de él se hizo más y más pequeño y tuvo la misma sensación que cuando experimentó por primera vez la búsqueda de su dominio.

Sin embargo, no era sólo su conciencia divina sino su cuerpo entero esta vez.

Eventualmente, vio el suelo debajo de él y el mar alrededor del suelo. Todo se hizo más y más pequeño hasta que sintió una gruesa capa de nubes sobre su cabeza.

Esta capa de nubes contenía un poder ilimitado, y la presión que daba parecía poder aplastar cualquier cosa en el mundo.

Sin embargo, a medida que la presión bajaba sobre Wang Lin, la energía que lo rodeaba brillaba y un agujero se abría en las nubes para que Wang Lin pasara.

Al pasar a través de las nubes, sintió una sensación de peligro. El pasaje era muy pequeño y parecía que podía tocar las nubes si estiraba las piernas. Sin embargo, sabía que en el momento en que tocara las nubes, el poder dentro de las nubes entraría en él y lo destruiría.

Este fue el poder de los cielos.

Wang Lin respiró hondo y sus ojos se iluminaron. Se preguntó qué pasaría si su cuerpo principal estuviera aquí. ¿Podría su cuerpo principal, que había pasado por dos transformaciones del Dios Antiguo, soportar esta presión?

Esta fue una pregunta que permanecerá sin una respuesta a menos que probara con su cuerpo principal.

Pronto, bajo la guía del poder de la energía celestial, dejó las nubes. Después de que se fue, finalmente se relajó un poco, pero su corazón comenzó a pesar.

Lo que vio fue el verdadero espacio exterior.

Había visto el espacio muchas veces a través de los recuerdos del Dios Antiguo y cuando estaba buscando su dominio, pero ésta era la primera vez que lo había experimentado personalmente.

Este sentimiento era muy diferente de antes.

El vasto espacio y las brillantes estrellas le dieron a Wang Lin la sensación de que podía ir donde quisiera.

Bajó la cabeza y vio que Suzaku era ahora una esfera grande, pero al ir más alto, se volvió cada vez más pequeña…

“Así que es así…” Wang Lin parecía darse cuenta de algo.

Justo en este momento, cinco pilares de luz salieron volando de Suzaku. Tres de ellos también miraban el planeta como si se hubieran dado cuenta de algo.

Wang Lin sintió la energía celestial que le rodeaba acercándose a las otras cinco personas hasta formar un hexágono.

La distancia entre ellos no era grande, pero tampoco podía considerarse pequeña.

Wang Lin pudo ver inmediatamente que la única mujer entre los cinco era el genio de Xue Yu que había logrado llegar a la etapa avanzada de la Formación del alma en sólo cien años, Mariposa Roja.

Su expresión era tranquila mientras su mirada pasaba tranquilamente por delante de ellos. Estaba dentro de sus cálculos que apareciera Mariposa Roja, y ella nunca había visto su verdadera apariencia antes.

En cuanto a los otros cuatro, uno de ellos parecía muy poderoso. No llevaba una camisa, revelando sus espantosos músculos. Casi no parecía un cultivador; Se parecía más a un artista marcial mortal.

Sin embargo, entre las cejas de esta persona estaba la forma de un hacha que apareció y desapareció.

Después de ver esta hacha, Wang Lin pudo confirmar que esta persona debe ser del Clan Demonio Gigante y que su posición en el clan debe ser bastante alta también.

Otra persona parecía una joven, pero sus ojos revelaron sed de sangre y crueldad. Wang Lin retiró su mirada después de una mirada. El aura de esta persona se sentía similar a su cuerpo principal, pero ligeramente más débil.

Si su cuerpo principal estuviera aquí, sería capaz de presionar a esta persona con sólo la intención de matar.

Lo que hizo que los ojos de Wang Lin se encogiera eran los dos últimos, especialmente el anciano de cabello blanco. Los ojos de esta persona estaban cerrados. Tenía una mano detrás de la espalda y no mostraba expresión en su rostro. Sin embargo, esta persona desprendió este sentimiento despreocupado. Era como si estuviera dando un paseo en su propio patio trasero ahora mismo.

Esta persona de repente abrió los ojos cuando Wang Lin lo miró y sonrió débilmente a Wang Lin.

Wang Lin miró a esta persona por un tiempo antes de mover su mirada a la última persona.

Esta persona parecía de mediana edad. Tenía una calabaza en la mano y ocasionalmente bebía de ella. Sus ojos estaban desprovistos de todo. Era como si nada pudiera molestarlo. Él no mostró ninguna reacción cuando Wang Lin lo miró.

Wang Lin respiró hondo. Cada una de estas cinco personas eran poderosas.

Cuando Wang Lin observó a los cinco, los otros cuatro, además del hombre de mediana edad que estaba bebiendo, también se miraron. Sin embargo, nadie habló todo el tiempo.

Wang Lin se dio cuenta de que se había convertido en un experto en Suzaku. El hecho de que fue capaz de salir del planeta e ir al reino celestial demostró esto.

Aparte del viejo y del hombre de mediana edad, los otros tres no lo subestimaron en absoluto. De hecho, estaban en guardia contra él.

Wang Lin dejó escapar una débil sonrisa. En este momento, se sintió muy orgulloso. ¿Quién habría pensado que el niño de la aldea de montaña podría llegar tan lejos?

Recordando el pasado, Wang Lin podría decir que cada paso que tomó contenía una situación de vida y muerte.