XN – Capítulo 339

Modo Noche

Capítulo 339 : ———–

En el momento en que la mano gigante se acercó, el suelo comenzó a temblar. Un joven de rostro frío y cabello rojo salió del suelo y se estrelló contra la mano.

¡Bang!

La mano retrocedió varios metros. El par de ojos en las nubes se clavó en el hombre pelirrojo.

La expresión del cuerpo original permaneció igual. Era como si esa mano anterior fuera sólo un suave aliento. Sin embargo, las dos estrellas púrpuras en su frente estaban girando rápidamente.

Se paró ante Wang Lin y miró fijamente al cielo.

Los ojos en las nubes rojas desaparecieron de nuevo, y la cantidad de nubes rojas aumentó. Esta vez, una gran cantidad de nubes rojas entró en la mano. La mano antes ilusoria se hizo más sólida, y cinco dedos mortales se formaron.

¡Atacó una vez más!

Esta vez, cuando la mano se acercó, cinco grietas espaciales fueron abiertas por sus cinco dedos mientras perseguían a Wang Lin.

Wang Lin soltó un rugido. Golpeó su bolsa y sacó la Bandera de Restricción. Una lanza se formó rápidamente y la arrojó a la mano.

Al mismo tiempo, las giratorias estrellas púrpuras en el cuerpo original de repente se detuvieron, y sonidos crepitantes vinieron de todo el cuerpo. Se convirtió en un gigante de diez metros de altura con un toque de luz púrpura debajo de su piel. El cuerpo emitió un aura sombría.

El cuerpo original empezaba a parecerse a un Dios Antiguo.

Los ojos del cuerpo original estaban llenos de intención de batalla. Rápidamente se acercó a la mano y agarró la lanza.

¡Con una explosión, se lanzó hacia la mano!

Sin embargo, con un estruendo el cielo se derrumbó, la lanza se rompió y volvió a convertirse en gas de restricción. El cuerpo original fue golpeado con una fuerza poderosa y se estrelló en el suelo.

Cuando aterrizó en el suelo, muchas grietas aparecieron alrededor de él. El cuerpo original se hundió y sólo se detuvo cuando estaba a 1500 kilómetros bajo tierra.

Una corriente de sangre salió de la esquina de la boca del cuerpo original. Su voluntad de batalla aumentó aún más, haciendo que su sangre hirviera al cargar una vez más.

Wang Lin no había dejado de moverse; Se alejaba rápidamente con su conciencia divina extendida. De pronto se detuvo en un pueblo de montaña a cinco mil kilómetros de distancia.

La mano gigante persiguió a Wang Lin después de golpear su cuerpo original. Los ojos dentro de la nube roja no mostraban ningún signo de cambio.

En el momento en que llegó, Wang Lin de repente se dio la vuelta. Enfocó toda su energía espiritual en su dedo y tocó la palma de la mano con ella.

¡Boom!

Wang Lin fue enviado volando. Él tosió un bocanada de sangre, que aterrizó en el pergamino y desapareció en él. El Alma naciente de Li Muwan, que estaba casi muerta, de repente ganó un toque de vida.

Estaba luchando contra el ciclo de reencarnación de los cielos por esta mujer.

La mano gigante se estiró una vez más. El cuerpo original salió de la tierra y dejó escapar un rugido. Se detuvo ante Wang Lin y se estrelló contra la mano gigante con el puño derecho.

¡Bang!

El cuerpo original escupió una bocanada de sangre y comenzó a reírse maníacamente. La mano gigante había retrocedido varios metros.

El cuerpo original dejó escapar una sonora carcajada mientras avanzaba y continuaba golpeando la mano gigante.

¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!

Con cada impacto, su cuerpo original sangraría más por la comisura de su boca, pero su voluntad de luchar seguiría aumentando.

“Yo soy un Dios Antiguo, así que estoy naturalmente desafiando la existencia del cielo! ¡Si quieres tomarla, tendrás que pasar sobre mi cadáver!

Una figura apareció repentinamente detrás del cuerpo original. Sus pies estaban en el suelo, pero su cabeza estaba en el cielo. La figura no estaba de pie, sino arrodillada con una pierna en el suelo. Su cabeza estaba abajo como si estuviera dormida.

El cuerpo original se echó a reír como un demente mientras seguía tirando puñetazos, golpeando la gigantesca mano. Mientras el cuerpo original seguía atacando, la figura detrás de él gradualmente levantó la cabeza.

Los ojos dentro de las nubes rojas seguían tranquilos. Estos ojos pertenecían al mensajero de los cielos. No tenía emociones; Su único objetivo era seguir las reglas del cielo y devolver a quien quisiera escapar del ciclo de la vida y la muerte.

La fuerza del cuerpo original era mucho más que la de cualquier cultivador. Wang Lin se marchó rápidamente con el pergamino en sus brazos.

La mano gigante fue finalmente empujada hacia atrás en las nubes rojas y desapareció. Pero en un abrir y cerrar de ojos, la mano se volvió a formar de las nubes rojas. Esta vez, la mano era casi completamente sólida, y era varias veces más poderosa que antes.

La mano ya no estaba abierta; Fue un puño que colisionó con el cuerpo original. Con una explosión, innumerables partes del cuerpo original fueron dañadas cuando cayó del cielo.

La figura detrás del cuerpo original parecía haberse despertado. Al levantar la cabeza, una poderosa fuerza surgió de su cuerpo. El cuerpo original de repente dejó de caer, luego voló hasta la frente de la figura.

La mano gigante ignoró la figura y se estrelló contra Wang Lin, que ya había volado muy lejos.

Wang Lin había estado siguiendo la pista de todo lo que estaba sucediendo detrás de él. Apretó los dientes y se teletransportó. La distancia de cinco mil kilómetros fue cruzada en un teletransporte.

Debajo de sus pies había un pueblo paradisíaco. Los niños estaban jugando como si la batalla que destrozaba la tierra a cinco mil kilómetros de distancia no pudiera ser escuchada.

Sin embargo, en realidad no pudieron oírlo; Nadie sino Wang Lin y su cuerpo original podían ver y sentir el poder de los cielos.

La única cosa que los demás podían ver y oír era el agujero que el cuerpo original había hecho, pero cuando el sonido de ese impacto viajó hasta aquí, era demasiado débil para ser notado.

En este pueblo de menos de cien personas, una mujer estaba cocinando avena. De vez en cuando levantaba la cabeza para mirar a los niños jugando afuera mientras tocaba su estómago.

Flotando en el aire por encima de la aldea, Wang Lin sacudió el pergamino. El Alma Nascente de Li Muwan salió del rollo e inmediatamente comenzó a disiparse.

Los ojos de Wang Lin revelaron un toque de ternura al señalar la alma naciente de Li Muwan. Su alma naciente voló como un meteoro hacia el pueblo.

En este momento, el puño gigante llegó.

De repente, bajó del cielo, rompiendo hacia el alma naciente de Li Muwan. Wang Lin rápidamente bloqueó el puño.

¡Bang!

Wang Lin tosió una bocanada de sangre. Sus ojos estaban inyectados de sangre en este momento. Rápidamente sacó nueve tallas de madera con el dominio del tiempo.

El puño gigante descendió una vez más y rompió seis de las tallas de madera.

El puño pasó a través de las restantes tallas de madera, fue alrededor de Wang Lin, y una vez más persiguió después la lama naciente de Li Muwan.

Wang Lin soltó un rugido y una vez más llegó delante del puño. No tenía tiempo para usar ninguna técnica, así que lo bloqueó con su cuerpo.

¡Boom!

Wang Lin estaba sangrando por sus orificios, pero se echó a reír. Continuó riéndose. Eventualmente, la risa sonaba como si estuviera llena de locura.

“¿Quieres borrar a Wan Er para forzarla a regresar al ciclo de reencarnación? ¡Yo, Wang Lin, no te dejaré!”

Los fríos ojos de las nubes rojas miraron a Wang Lin y el puño volvió a descender.

Wang Lin la bloqueó una vez más. Esta vez, muchas partes de su cuerpo se rompieron y la sangre salió de su boca y nariz. Sin embargo, su expresión era ahora aún más loca cuando miró a los ojos en las nubes y se rió. “Cultivo el dominio de la vida y la muerte. ¡Un día, haré que el ciclo de reencarnación de los cielos sea mío! ¡Entonces haré que el ciclo de la reencarnación siga mis órdenes y haga que tú, una ilusión creada por el ciclo de la reencarnación, inclinarse ante mí!”

La mirada en las nubes rojas seguía calmada como si estuviera mirando a un triste mortal que soltaba tonterías.

El alma naciente de Li Muwan ya había entrado en el pueblo y se fundía silenciosamente con la carne dentro del vientre de esa mujer.

Los ojos miraron el pueblo antes de regresar a Wang Lin. Entonces el puño gigante cayó una vez más. Esta vez, había una fuerza de succión que venía del puño, y estaba cubierta por un rayo.

¡Este golpe fue el castigo por obstruir la voluntad de los cielos!

En el momento en que el puño comenzó a moverse, el cuerpo original llegó. Un rayo de luz rojo sangre cargaba desde la distancia y se fusionó con Wang Lin.

Wang Lin y su cuerpo original desaparecieron de repente. Fueron reemplazados por una persona de tres metros de altura con el cabello largo.

El ojo izquierdo de esta persona era como la luna y su ojo derecho era como el sol. Esta persona estaba cubierta por un aura compuesta por una mezcla del poder del Dios Antiguo y el dominio de la vida y la muerte.

El actual Wang Lin ya no era un cultivador o un dios antiguo, sino una combinación nunca antes vista. Su cuerpo era tan poderoso como el de un Dios Antiguo, pero tenía el alma origen de un cultivador.

Esta fue una combinación de métodos de cultivo internos y externos. Wang Lin alzó la cabeza. Detrás de él estaba la figura con la cabeza erguida. Si uno miraba de cerca, verían un alma origen del tamaño de una persona en el pecho de la figura. Había algo parecido a venas que se extendían desde el alma origen hasta el cuerpo entero de la figura.

Ese alma origen era como el corazón del Dios Antiguo.

Sin esperar a que el puño aterrizara, Wang Lin dio un paso adelante y voló hacia el puño.

¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!

El cuerpo de Wang Lin fue enviado a volar y siguió tosiendo sangre. Sin embargo, se rió todo el tiempo. Su risa se llenó de arrogancia.

“Ahora que ha reencarnado con su alma naciente, su vida se ha extendido. Esto está de acuerdo con las leyes de los cielos. Mientras ella no cultive, ella podrá escapar de los ojos del cielo. Dentro de 19 años, cuando su alma naciente se reforme, volverás, pero, te detendré otra vez.

Los ojos de la nube roja miraron tranquilamente a Wang Lin durante un rato antes de desaparecer. Incluso el puño gigante desapareció. La nube roja se disipó.

(Capitulo 339: Reencarnar)