XN – Capítulo 350

Modo Noche

Capítulo 350 : El poder del Carro del Dios del Asesinato.

Después de que la tormenta negra se disipó, había una cortina de niebla negra.

La anciana avanzó y estaba a punto de entrar en la neblina negra cuando su expresión cambió repentinamente y ella retorció su cuerpo hacia atrás en un ángulo imposible.

El espacio entre ella y la niebla, destelló, y desapareció de nuevo en la neblina negra.

Una herida apareció en el cuerpo marchitado de la anciana. Dejó escapar un rugido, luego aparecieron repentinamente tatuajes alrededor de su cuerpo y empezaron a girar. Después de cantar algunas maldiciones, los tatuajes a su alrededor se convirtieron en bolas de fuego, que se dispararon en la niebla negra.

Un gran número de lanzas salieron de la neblina negra y chocaron con las bolas de fuego, creando explosiones que sacudían el cielo.

Al mismo tiempo, cinco hoces volaron hacia la anciana. Un rayo de luz púrpura de repente llegó junto a la anciana. Cuando la luz púrpura se desvaneció, reveló a un hombre de mediana edad.

El cuerpo de esta persona era muy grande. Cogió una de las hoces en la mano y la apretó. La hoz fue destruida. Luego agarró otra hoz y la aplastó.

Las tres hoces restantes volaron rápidamente hacia la niebla negra y desaparecieron.

Ese hombre grande estaba cubierto en su mayor parte de tatuajes. Sin embargo, sus tatuajes eran ligeramente diferentes de los de los demás. En lugar de flotar sobre la piel, sus tatuajes se grabaron en su piel.

Después de que esta persona apareció, la anciana bufó pero no dijo nada.

Este fornido hombre miró la niebla. Hizo un puño con su mano derecha y de repente soltó un puñetazo. Los tatuajes de su cuerpo se movían de una manera misteriosa y los músculos de su cuerpo se condensaban en su brazo derecho. La niebla negra se separó y las tres hoces restantes que se escondían en su interior se rompieron.

La cara del anciano Hu era hosca mientras miraba hacia Xu Luo y Yun Meng bajo el Árbol de la Reencarnación. Cuando su mirada cayó sobre Xu Luo, el anciano Hu cerró los dientes y envió un rayo de energía espiritual que entró en el cuerpo de Xu Luo.

Xu Luo soltó un grito doloroso, tosió una bocanada de sangre y cayó al suelo. Sin embargo, justo antes de caer, una gran cantidad de aura blanca-lechosa salió de su cuerpo y fue absorbida por el árbol de reencarnación.

Los ojos de Wang Lin se iluminaron y miró al anciano Hu. Este anciano Hu era realmente vicioso. No le importaba sacrificar a su propio discípulo del pabellón para aumentar la tasa de crecimiento de la fruta de reencarnación. Sin embargo, esto era una cuestión interna del pabellón de Hu. No tenía derecho a interferir y tampoco quería hacerlo.

Después de que el cuerpo de Xu Luo golpeó el suelo, los tres puntos amarillos del árbol de reencarnación brillaron intensamente y lentamente tomaron forma.

El anciano Hu sabía que no era suficiente y soltó un suspiro. Señaló a Yun Meng, haciéndole toser sangre. Miró al anciano Hu con tristeza en los ojos antes de cerrarlos lentamente.

De repente, una gran cantidad de aura de color blanco lechoso salió de su cabeza y entró en el árbol de reencarnación.

En un instante, se formaron tres frutos de reencarnación.

Wang Lin y el anciano Hu se precipitaron hacia el árbol de reencarnación al mismo tiempo. Con lo cerca que estaban, ambos llegaron bajo el árbol al mismo tiempo. Wang Lin rápidamente agarró una fruta.

En cuanto al anciano Hu, tomó una fruta con cada mano y rápidamente retrocedió. Su mirada hacia Wang Lin estaba llena de precaución.

Sin ninguna duda, Wang Lin golpeó el árbol de reencarnación con su mano. El árbol fue cortado desde su base, luego Wang Lin lo agarró y lo sostuvo sobre su hombro. Luego agitó su mano y la bandera de restricción volvió a él. Rápidamente escapó después.

El anciano Hu hizo lo mismo, pero las direcciones que eligieron los dos eran opuestas.

En cuanto a Qiu Siping, había abierto los ojos. Apretó los dientes y siguió a Wang Lin.

Todo esto ocurrió en el momento en que la niebla negra desapareció. En casi ese momento exacto, las tres personas huyeron. Los salvajes rápidamente fueron a detenerlos.

El fornido hombre miraba fijamente a Wang Lin. Rápidamente se movió y bloqueó el camino de Wang Lin.

En cuanto a la anciana, su mirada se fijó en el anciano Hu, que rápidamente lo persiguió. Los otros seis chamanes de la hoja tenían sus miradas en Qiu Siping.

Qiu Siping sintió que estaba siendo arrinconado por una bestia viciosa. Pronto, un misterioso poder cubrió su cuerpo, haciéndolo incapaz de moverse en absoluto. Vio a los seis chamanes de la hoja sonriéndole y luego su visión se volvió negra al perder la conciencia.

En su frente, un tatuaje misterioso y en constante crecimiento apareció.

Frente al fornido hombre que lo estaba bloqueando, la expresión de Wang Lin era sombría. Rápidamente sacó la espada celestial y cortó. El fornido hombre soltó una carcajada y enfrento la espada con la mano.

¡Bang!

La mano del hombre corpulento se abrió hasta el punto en que se revelaron sus huesos. Incluso había tatuajes en sus huesos. Fue mandado a volar, pero sus ojos se llenaron de la urgencia de batalla, así que rápidamente se recuperó y cargó contra Wang Lin de nuevo.

Wang Lin podía sentir una onda de choque procedente de la espada celestial. Tomó prestada esa fuerza para retroceder y estaba a punto de escapar.

Casi inmediatamente adivinó que esta persona no era un chamán, sino un guerrero que no había aparecido antes. Un chamán no sería capaz de recibir un golpe de la espada celestial con sólo su puño.

En el momento en que Wang Lin retrocedió, vio el tatuaje en la frente de Qiu Siping. Su expresión se hundió. Extendió la mano y agarró la bolsa de almacenamiento de Qiu Siping. Entonces escapó sin mirar atrás.

El fornido hombre soltó un rugido y persiguió a Wang Lin.

En este momento, algunos de los chamanes restantes llegaron a detener a Wang Lin. La intención de matar cruzó a través de los ojos de Wang Lin y gritó, “¡Lárguense!”

Hizo girar la espada celestial horizontalmente y cortó a dos de los salvajes por la mitad. Los otros salvajes se detuvieron cuando vieron esto, y Wang Lin utilizó esta pausa para romper el bloqueo.

La expresión del hombre corpulento era sombría cuando rápidamente persiguió a Wang Lin.

Los dos eran muy rápidos. En un abrir y cerrar de ojos, ambos desaparecieron en el horizonte.

En cuanto al chamán de seis hojas que acababa de refinar Qiu Siping, retiró la mirada de donde Wang Lin se dirigía y se volvió hacia el anciano Hu, que estaba peleando con la anciana. Se lamió los labios mientras miraba la bolsa del anciano Hu. La bolsa emitía una luz amarilla. Esta luz era algo que ni siquiera una bolsa de almacenamiento podía ocultar.

Wang Lin llevó el Árbol de la Reencarnación en su hombro. Este árbol era muy extraño; No importaba lo que hiciera, no podía meterlo dentro de su bolsa. La fruta de reencarnación estaba dentro de su bolsa de almacenamiento, pero no podía ocultar la llamativa luz amarilla.

El fornido hombre detrás de él rápidamente persiguió a Wang Lin. Miró la espalda de Wang Lin y el deseo de luchar llenó sus ojos. Dijo a Wang Lin, en un idioma que Wang Lin podía entender, “Afuera, no podrás escapar. ¡¿Qué te parece si peleas conmigo?!”

Los ojos de Wang Lin estaban llenos de intento de matar mientras tocaba el brazalete de su muñeca. Hizo girar la espada celestial contra el fornido hombre y dijo: “Bien, ¡voy a tener una batalla contigo!”

El fornido hombre se echó a reír. No se esquivó, sino que colocó ambas manos delante de su pecho. Bloqueó la espada con sus brazos, provocando un fuerte golpe al impacto. Su carne fue cortada, pero los huesos en sus brazos no fueron dañados.

La voluntad de batalla en sus ojos aumentó y él gritó, “¡Chi Mu, guerrero de seis hojas!”

Los ojos de Wang Lin se volvieron fríos y dijo, “¡Wang Lin, cultivador de la Formación de alma!”

Chi Mu dio un paso adelante, lanzó un puñetazo, y un estruendo se disparó hacia Wang Lin. Wang Lin sacudió la espada celestial y una explosión ocurrió a diez metros delante de él. Wang Lin inmediatamente sintió que su mano se entumecía.

“Si mi cuerpo original estuviera aquí, definitivamente podría pelear con esta persona.” Los ojos de Wang Lin se iluminaron. Él agitó su mano derecha y el Mando de la Bestia salió volando.

Con una explosión, el Carro del Dios del Asesinato apareció ante Wang Lin. La bestia encadenada al carro miró fríamente a Chi Mu y soltó un rugido que sacudió el cielo.

Chi Mu se sobresaltó y su expresión palideció.

“¡Carro del Dios del Asesinato, déjame ver si eres digno de tu nombre!” Los ojos de Wang Lin se volvieron fríos. Si no matara a esa persona ahora, no podría escapar.

La bestia en el carro de guerra de repente se volvió hacia Wang Lin. Después de mirar a Wang Lin, la bestia lanzó otro rugido. Las púas del carro de guerra emitieron una luz negra que lentamente se reunieron en el espíritu de la bestia.

Chi Mu sintió una sensación de peligro que nunca había sentido antes. No esperó a que el carro de guerra se activara por completo; Inmediatamente cargó y lanzó un puñetazo.

Wang Lin se burló. Se movió y bajó la espada celestial. Otra explosión se produjo a diez metros de distancia, golpeando la mano de Chi Mu. Lo obligó a detenerse antes de volver a cargar contra el carro.

Wang Lin volvió a bajar la espada celestial. Esta vez, no se detuvo después de un balanceo, siguió balanceándola. Hizo girar la espada celestial diez veces.

¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!

El cuerpo de Chi Mu fue golpeado hacia atrás y su pecho tenía heridas lo suficientemente profundo para revelar los huesos. Algunas grietas incluso comenzaron a aparecer en los huesos cerca de su pecho, pero curaron rápidamente mientras que los tatuajes destellaron.

El grito de Xu Liguo salió de dentro de la espada celestial. Xu Liguo y las almas errantes no podían controlar completamente la espada celestial. Si se usara demasiado, desaparecerían.

Después de que Wang Lin oyera el grito de Xu Liguo, dejó de usar la espada celestial. En este momento, el espíritu de la bestia había terminado de absorber la luz negra de las puas. Como resultado, su cuerpo se había desplegado.

Las cadenas que suprimían a la bestia desaparecieron repentinamente y una potencia que destruiría a los cielos salió del carro y entró en el espíritu de la bestia.

El espíritu de la bestia emitió un rugido y dejó el carro de guerra. Se movió tan rápido que ni siquiera Wang Lin pudo verlo claramente. Llegó ante Chi Mu. Chi Mu estaba aterrorizado y quería escapar, pero la diferencia de velocidad era demasiado grande.

El cuerpo de este espíritu bestial estaba lleno de fuerza destructiva mientras cargaba a través de Chi Mu. Wang Lin vio que después de que la bestia hubiera cargado a través de Chi Mu, había un alma dentro de su boca grande.

El alma se parecía a Chi Mu.

Las grietas aparecieron en la frente de Chi Mu y lentamente se extendieron a todo su cuerpo. Entonces todo su cuerpo se volvió polvo y desapareció.

  • Ecle-chan

    waoo lo que se esperaba de un carrro de ese nivel.