XN – Capítulo 360

Modo Noche

Capítulo 360 : La cita de diez años.

Zhou Ru estaba montado en la parte superior de un tigre negro con una rama de sauce en la mano. Mientras golpeaba la cabeza del tigre con la rama, también miraba secretamente a Wang Lin.

El tigre no se atrevía a enojarse mientras caminaba alrededor de la montaña con la cabeza baja.

“¡Pequeño Blanco*, mira hacia arriba!” Zhou Ru miró al tigre.

*(La ironía encarnada XD.)

El tigre gruñó suavemente y obedientemente levantó la cabeza.

“¡Bow!”

El tigre bajó la cabeza.

“¡Mira arriba!”

Hizo esto más de diez veces, pero el tigre estaba completamente acostumbrado. Sólo esperaba que la pequeña antepasada de su espalda estuviera feliz y lo liberaría un día como el oso negro que fue liberado hace un tiempo.

No se atrevió a resistirse; Por no hablar del joven, incluso el anciano era alguien con quien no podía meterse. No era un tigre ordinario sino un tigre demoníaco que había cultivado durante muchos años.

El joven no libraba ninguna aura y se sintió como un mortal. Sin embargo, estaba aún más asustado de este joven porque veía a los cultivadores mucho más poderosos que el anciano siendo respetuoso con este joven hace unos días.

Como resultado, con su inteligencia, sabía que no podía permitirse enojar a esa persona.

Por eso haría todo lo que le pidiera la pequeña antepasada. En verdad, se sentía muy afortunado. Había visto lo miserablemente que el oso había sido intimidado por la pequeña antepasada.

Nunca había visto un oso negro que pudiera caminar sobre sus manos o usar palillos para comer. O un oso negro que podría usar sus garras para dar masajes*.

*(Puff, está pequeña Li Muwan es buena entrenadora XD.)

Cada vez que pensaba en esto, temblaba y temía aún más a la pequeña antepasada sobre su espalda.

Era un noble tigre demoníaco, así que no había forma de hacer esas cosas, pero simplemente alzar y bajar la cabeza eran cosas que todavía podía aceptar.

Wang Lin se sentó bajo la pagoda mirando al tigre intimidado y sonrió débilmente. Este tigre había cultivado durante trescientos años, pero sólo tenía el nivel de cultivo de un cultivador del Establecimiento de la Base.

Una vez que fue visto por Zhou Ru, ordenó Tie Yan capturarlo. Ella lo llamó Pequeño Blanco.

“Cultivador Ceng Niu, el acuerdo de diez años ha terminado. Estoy aquí bajo las órdenes del Monte Suzaku para darte la carta de desafío. La voz de Feng Yushan llegó desde fuera del valle.

La mirada de Wang Lin se desplazó de Zhou Ru hacia fuera del valle. Después de un rato, se levantó.

“¡Tie Yan!”

Tie Yan despertó de su cultivación. Se puso de pie y respetuosamente llegó ante Wang Lin.

Wang Lin dijo a Tie Yan, “Tengo que ir a Suzaku. No sé por cuánto tiempo, pero por lo menos ocho años. Durante este tiempo, cuida a la pequeño Zhou Ru por mí.”

Zhou Ru no estaba mirando a Wang Lin, pero sus oídos se movieron. Inmediatamente agarró la piel de la cabeza de Pequeño Blanco y dijo: “¡Tío malo! ¡Tío malo!” Cada vez que lo decía, ella agarraría el pelo de Pequeño Blanco.

A pesar de que una niña de diez años no tenía mucha fuerza, Pequeño Blanco todavía sentía cierto dolor cuando agarró su pelo. Después de todo, esa piel era la más cercana a su piel. Sin embargo, no podía enojarse, así que sólo podía soltar algunos gruñidos suaves.

Tie Yan asintió con la cabeza. Dudó un poco y dijo: “Benefactor, Suzaku es el país número uno del planeta y está lleno de innumerables expertos. Tiene que tener cuidado.”

Cuando comenzó a seguir a Wang Lin después de renunciar a todo de nuevo, pasó de llamar a Wang Lin patriarca a llamarlo benefactor. Wang Lin lo había ayudado a entrar en el camino hacia la etapa de Formación del Alma. Para él, esto era casi tan valioso como su vida.

Wang Lin asintió y dijo: “Dejaré la pagoda aquí y abriré el dominio. Nadie más que tú y Zhou Run podrán llegar a cincuenta kilómetros de ella. Tienes que cuidar bien de la pequeña Ru Er durante este tiempo.”

Tie Yan asintió rápidamente. “Benefactor puede relajarse; Me aseguraré de que la señorita Ru Er esté a salvo.

Wang Lin reflexionó un poco y luego dio una palmada en su bolsa de almacenamiento. Un rayo de luz blanca salió y se convirtió en el sapo del trueno.

Después de que Zhou Ru vio al Sapo del Trueno, sus ojos inmediatamente se iluminaron. El tigre se puso débil y casi se derrumbó. Podía sentir un aura demoníaca muy poderosa procedente del sapo.

Este aura inmediatamente hizo que su piel se volviera de gallina y le hizo respetar a la gente dentro de este valle aún más. Incluso si tuviera que caminar sobre sus patas delanteras, comer con palillos o dar un masaje a la pequeña antepasada, no se atrevería a quejarse.

Wang Lin se puso en cuclillas y dijo suavemente, “Pequeña Ru, ven aquí”.

Zhou Ru hizo una mueca e ignoró a Wang Lin, pero después de pensar un poco, golpeó la cabeza del tigre y sacó la lengua a Wang Lin. “¡Tío malo. Sales a jugar tu solo y no llevas a pequeña Ru Er!”

Wang Lin sonrió. Zhou Ru se hizo más traviesa a medida que creció, todo lo contrario de Li Muwan. Si no fuera por el hecho de que podía sentir claramente a Li Muwan dentro de su cuerpo, se preguntaría si tenía la persona equivocada.

En estos últimos años, todas las poderosas bestias de las montañas cercanas habían sido intimidadas por ella. Sin embargo, ella sólo los intimidó, pero nunca las lastimó. De hecho, solía pedir a Wang Lin que ayudara a algunos de los animales heridos.

Siempre que Wang Lin miraba a Zhou Ru, le dolía el corazón. Para hacerla permanecer a su lado, él quitó su niñez de jugar con otros niños en una edad joven. Todo lo que ella tenía eran estas bestias salvajes con las que jugar. ¿Era demasiado egoísta?

Sin embargo, estos pensamientos sólo aparecieron por un momento antes de descartarlos. No era una persona desinteresada, y no se sentía cómodo dejando a Zhou Ru con otros. Sólo al tenerla junto a él podía sentir que nada saldría mal.

Wang Lin sonrió. “Ru Er, sé buena. El tío sólo sale por unos días. Cuando vuelva, atraparé un tigre aún más grande para ti.

Zhou Ru era todavía una niña, así que inmediatamente dejó de estar enojada con Wang Lin después de escuchar esto. Entonces, curiosamente, preguntó: “¿Qué tan grande? ¿Más grande que Pequeño Blanco?”

Wang Lin asintió con la cabeza. “¡Más grande que pequeño Blanco!”

Zhou Ru inclinó la cabeza y pensó por un momento. Luego asintió y dijo: “De acuerdo, pero tienes que regresar rápidamente”.

Wang Lin frotó la cabeza de Zhou Ru y sinceramente dijo: “Voy a volver rápidamente. Pequeña Ru Er, tienes que ser buena cuando no estoy aquí. No puede estar a más de cincuenta kilómetros de la pagoda. ¿Lo entiendes?”

Zhou Ru asintió con la cabeza y dijo: “¡No te olvides de mí tigre grande!”

Wang Lin sonrió débilmente, se levantó, miró a Tie Yan, y comenzó a meditar. No era que no confiaba en Tie Yan. Wang Lin entendió a Tie Yan muy bien después de todo el tiempo que él lo había seguido. Sin embargo, Zhou Ru era simplemente demasiado importante para él, por lo que la confianza simple no era suficiente.

Por eso dejó el Sapo del Trueno. Con el sapo aquí, detendría Tie Yan si algo anormal ocurrió.

En verdad, Wang Lin estaba siendo demasiado cuidadoso. En estos años, Tie Yan había dado todo. Lo único que le quedaba era la esperanza de alcanzar la Formación del Alma. Desde que Wang Lin le dio eso, Wang Lin fue su salvador.

Además, vio Zhou Ru crecer de un bebé y ya se había unido a ella. Incluso si Wang Lin no hubiera preguntado, garantizaría la seguridad de Zhou Ru.

Además, Li Muwan había hecho muchas píldoras que le ayudaban mucho.

Wang Lin dijo al Sapo del trueno que protegiera a Zhou Ru. El Sapo del Trueno expandió su vientre como una respuesta y comenzó a tomar el sol.

Wang Lin confiaba completamente en el Sapo del Trueno. A veces la vida era así: las bestias son más dignas de confianza que las personas.

Además de todo esto, Wang Lin tenía una última línea de defensa, que era su cuerpo original. Con su cuerpo original aquí, todos los peligros serían resueltos.

Esta era la verdadera razón por la que se sentía seguro dejando a Zhou Ru. Sin embargo, a menos que tuviera que hacerlo, no quería revelar su cuerpo original. Este era su verdadero as. Estaba mejor escondido que cualquier otra cosa que poseía.

Después de ocuparse de todas estas cuestiones, Wang Lin salió del valle. No sabía si lo que iba a enfrentar a continuación sería su ascenso o su caída.

Sin embargo, con quinientos años de experiencia, su corazón estaba muy decidido. No se dejaba dominar fácilmente. Él continuará caminando por el sendero del cultivo para siempre.

Zhou Ru alzó la cabeza y miró a Wang Lin. Agarró el pelo de Pequeño Blanco. Pequeño Blanco era muy inteligente y de inmediato comenzó a correr para alcanzar a Wang Lin.

Wang Lin se volvió. Zhou Run saltó de Pequeño Blanco y dijo: “Tío, agáchate”.

Wang Lin sonrió mientras se ponía en cuclillas y le dijo: “¿Estás recordándole al tío que no te olvides del gran tigre?”

Zhou Ru sacudió la cabeza y besó la frente de Wang Lin. Tío, tienes que darte prisa. Ru Er te extrañará.

Wang Lin miró a Zhou Ru. Al cabo de un rato, asintió con la cabeza y dijo: “Tío volverá muy pronto”.

Con eso, respiró hondo, se levantó y salió del valle.

Zhou Ru miró la figura de Wang Lin y dijo: “Tío se fue y ya no jugará conmigo. Pequeño Blanco, tendrás que jugar conmigo todos los días. ¿Entiendes?”

El cuerpo de Pequeño Blanco tembló y se quejó en secreto. Dejó escapar un gruñido suave como respuesta.

Los ojos de Zhou Ru se llenaron de agua y las lágrimas fluyeron por sus mejillas.

En estos últimos siete años, ella nunca había estado lejos de Wang Lin, por lo que ya habían desarrollado vínculos profundos entre sí. Había un cálido sentimiento en su corazón. Este era el sentimiento de apego y no quería perderlo.

Hubo muchas coincidencias en este mundo. Donde estaba Zhou Ru era exactamente donde caía esa gota de lágrima de Li Muwan.

Esa lágrima de entonces podría haber creado un campo de tristeza y dolor, pero ahora mismo esa lágrima había producido un campo de amor y apego.

Zhou Ru enjugó sus lágrimas y le dijo al tigre: “¡Pequeño Blanco, párate de manos!”

El tigre soltó inmediatamente un gruñido triste.

Un mes antes de la batalla de Wang Lin y de Mariposa Roja, un gran evento ocurrió en el Clan Demonio Gigante. Uno de los antepasados absorbió lo suficiente del jade celestial traído por Chi Hu y alcanzó la etapa de Transformación del Alma, convirtiéndose en el primer miembro del Clan Demonio Gigante de la Transformación del Alma.

  • Ecle-chan

    jajajaj es una pqueña diablilla la adoro, antes era melancolica y triste, pero ahora… si muriera tempranamente… esta vez no me quejaria porque ha crecido feliz. Pero no ocurrirá. hum.