XN – Capítulo 361

Modo Noche

Capitulo 361 – País de Suzaku

​Esta fue una gran marca en la historia del Clan Demonio Gigante. A partir de este momento, ya no eran un país de cultivo de rango cuatro sino rango cinco.

Suzaku atribuyó gran importancia a esto, por lo que uno de los Ascendentes de Suzaku se encontró
personalmente al antepasado de la Transformación del Alma del Clan Demonio Gigante.

En verdad, había habido rumores de que el Clan Demonio Gigante tenía un cultivador de Transformación del Alma, pero nadie pudo confirmarlo. Sin embargo, las posibilidades eran altas porque el joven maestro del Clan Demonio Gigante, Chi Hu, había regresado con un montón de jades celestiales.

Cuando el antepasado utilizó su cultivo de Transformación del Alma para solicitar el derecho a convertirse en un país de cultivo de rango cinco, el rumor fue confirmado.

El Clan Demonio Gigante no era nativo de Suzaku; Se habían mudado aquí. Chi Hu fue capaz de luchar contra un cultivador de la Formación de Alma avanzada estando en la etapa intermedia de la Formación del Alma, por lo que quedó claro lo poderosos que son.

El superpoder innato del Clan Demonio Gigante experimenta un cambio cuando alcanzan la Transformación del Alma. El hecho de que un Ascendente de Suzaku personalmente llegó a aumentar el rango de su país mostró lo poderoso que era.

Debe decirse que Suzaku normalmente sólo envía a un cultivador de Transformación del Alma avanzada para manejar este proceso.

La promoción del Clan Demonio Gigante era como una gota de tinta en el agua. No habría mucho cambio al principio, pero entonces comenzará a extenderse por todas partes.

Nada de esto tenía nada que ver con Wang Lin. Salió del valle y entró en la formación con Feng Yushan y compañía. Justo antes de que desapareciera, se dio la vuelta para mirar el valle.

El país de Suzaku estaba en el continente más grande del planeta Suzaku. Se llamó el continente de Suzaku.

Sólo había cuatro países de cultivo en este continente. Los otros tres eran todos los países de cultivo de rango cinco, y eran los tres más poderosos países de rango cinco.

Los tres países eran Dragón Verde, Mil Fantasías, y Pilu.

En el medio del continente, y tomando dos tercios del continente, fue donde se localizó el país de Suzaku.

Incluso los mortales de Suzaku estaban mejor clasificados que los mortales normales porque eran gente de Suzaku.

Había un total de tres sectas en el país de Suzaku. Son las sectas Jade del Cielo, Alma de Tierra, y Camino del Inmortal.

Cada una de las sectas tenía un cultivador Ascendente. Combinado con el cultivador Ascendente de la etapa avanzada en el monte Suzaku, que sostenía el título de Suzaku, eran la fuerza principal del planeta Suzaku.

Había innumerables familias de cultivo bajo las tres sectas. Confiaron en las tres sectas para el apoyo y se convirtieron en una red que envió grandes cantidades de discípulos a las tres sectas.

Un rayo cayó repentinamente del cielo sobre un altar en Suzaku, causando ondas de energía espiritual se esparciesen.

Mariposa Roja se sentaba en una hoja del loto en la montaña posterior de la secta Jade Jade del Cielo. De repente, abrió los ojos y miró hacia el haz que había caído del cielo.

Los ojos de la Mariposa Roja se volvieron fríos y ella susurró, “Él vino…”

Wang Lin apareció lentamente en el altar y Feng Yushan apareció después de eso. Feng Yushan soltó un suspiro de alivio. Desde que Ceng Niu había llegado, podía ir a reportarlo al Monte Suzaku.

Había otra persona en el altar junto a Wang Lin y Feng Yushan.

Esta persona lleva ropas púrpuras con una imagen de una mariposa purpura en un lirio. Llevaba un velo azul claro y transparente como si fuese mágico. Sus ojos daban a la gente una sensación de elegancia, tenía la nariz recta y tenía pequeños labios rojos.

Ella permaneció en silencio allí con su mirada fija en Wang Lin.

Después de que Feng Yushan vio a la mujer, él rápidamente y respetuosamente dijo: “Saludos, tercera hermana sénior.”

La mujer asintió suavemente con su cabeza y preguntó: “¿Es este cultivador Ceng Niu?”

Wang Lin miró a la mujer. No estaba afectado por lo hermosa que era. Él juntó sus manos y dijo, “Yo soy Ceng Niu”.

“Pequeño cultivador Ceng, esta chica es discípula de la secta Camino del Inmortal. Mi apellido es Blanca y mi nombre es Nieve.” La mujer sonrió. Su piel era blanca como la nieve y dos mechones de su cabello de tres metros de largo negro estaban sobre su pecho. El resto de su cabello estaba enrollado en un bollo en la parte superior de su cabeza.

“Maestro me ordenó que te esperara aquí y que luego te llevara ante él.”

La expresión de Wang Lin permaneció tranquila. Miró a la mujer y preguntó: “¿Secta Camino del Inmortal?”

Blanca Nieve asintió con la cabeza y dijo: “El Monte Suzaku ha fijado la fecha para la batalla entre el cultivador Ceng y Mariposa Roja. Se llevará a cabo dentro de medio mes a partir de ahora. En ese momento, muchos mensajeros de los otros países de cultivo vendrán a ver. Hasta entonces, mi secta Camino del Inmortal está a cargo del hospedaje del compañero cultivador”.

Wang Lin reflexionó un poco y luego asintió.

Blanca Nieve sonrió levemente y saltó del altar. Un rayo de luz blanca voló y la sostuvo en el aire.

Era una grulla de color blanco puro.

Después de que Wang Lin aterrizó en la grulla blanca, soltó un grito, batió sus alas y voló en la distancia.

Feng Yushan miró con envidia a la grulla blanca antes de saltar del altar y volar hacia el Monte Suzaku.

Blanca Nieve ocasionalmente miraría a Wang Lin. A lo largo de estos últimos años, el nombre de Ceng Niu había sido muy grande. Después de ver a Wang Lin, no pudo evitar sentirse decepcionada. Estaba segura de que este Ceng Niu tendría un talento sin igual, pero al mirarlo ahora, parecía extremadamente normal.

Después de un largo silencio entre los dos, Blanca Nieve preguntó suavemente, “Compañero cultivador Ceng, ¿qué tan seguro está usted en su lucha contra Mariposa Roja?”

Wang Lin retiró su mirada del paisaje del país de Suzaku y sacudió la cabeza. “¡No estoy seguro de nada!”

Blanca Nieve estaba aturdida, pero sonrió. “El compañero cultivador Ceng no tiene que ser modesto”.

Wang Lin no se molestó con la mujer y cuidadosamente miró lo que estaba debajo de él. Recordó cuidadosamente el diseño de la zona. Su mapa de jade tenía solamente una descripción muy vaga de Suzaku.

Aunque Wang Lin pensaba secretamente que Suzaku estaba tratando de reclutarlo como un discípulo principal, todavía estaba en guardia.

Wang Lin reflexionó un poco y le preguntó: “Compañera cultivadora Blanca Nieve, ¿qué sectas hay en Suzaku?”

La voz de Blanca Nieve era muy seductora. Después de su explicación, Wang Lin tuvo una comprensión tosca de Suzaku.

“La hermana júnior Mariposa Roja es discípula de la Secta Jade del Cielo.” Con eso, Blanca Nieve soltó un suspiro y miró hacia Ceng Niu. Por lo que escuchó de su maestro, sonó como que después de la batalla, el Monte Suzaku quería que esta persona se uniera a su secta.

Wang Lin tenía los ojos tranquilos y no hablaba.

La velocidad de la grulla blanca no fue rápida, pero el viaje fue muy suave. A medida que pasaba por varias montañas, Wang Lin secretamente memorizaba a todas ellas.

Suzaku estaba lleno de energía espiritual. Era un aspecto en que los otros países no podían compararse en absoluto. En el camino, Wang Lin ya había pasado por diez venas espirituales.

Fue a causa de estas venas espirituales que había tanta energía espiritual dentro de Suzaku.

Mientras volaba, los ojos de Wang Lin se volvieron serios de repente mientras miraba a lo lejos. En la distancia había una montaña que se internaba en las nubes. Parecía una montaña celestial.

La grulla blanca no voló hacia la montaña y en su lugar la rodeó. Aunque su expresión era tranquila, su corazón estaba conmocionado.

Blanca Nieve susurró: “Ahí es donde se encuentra la secta Jade del Cielo. Debido a la formación, no puedes verla.

Justo en este momento, una figura roja descendió de la montaña y se paró sobre una nube blanca. Esa persona estaba mirando hacia su dirección.

Los ojos de Wang Lin se volvieron fríos mientras miraba la figura roja, pero permaneció en silencio. La figura roja desapareció lentamente mientras la grulla blanca se alejaba.

Mariposa Roja se paró frente a la secta Jade del Cielo mientras miraba a Wang Lin lentamente desapareciendo. Sus ojos se volvieron aún más fríos cuando el viento sopló y causó que su manga vacía revoloteara.

“¡Él vino realmente!” La mariposa roja dio la vuelta y desapareció de nuevo en la secta Jade del Cielo.

Wang Lin se paró sobre la grulla blanca y miró fríamente a Blanca Nieve. Esta mujer había elegido especialmente esta ruta. Ella debe haber tenido su propia razón.

Poco después, la grulla blanca voló hacia una montaña que parecía un dragón muy largo. La grúa voló a través de capas de nubes y entró las profundidades de la montaña.

Wang Lin bajó de la grulla.

Después del aterrizaje, Blanca Nieve susurró: “Compañero cultivador Ceng, ésta no es la secta Camino del Inmortal, sino la cueva inmortal personal de mi maestro. Maestro está cultivando actualmente. Elija cualquiera de las habitaciones de las tres filas del norte. Maestro se reunirá con usted una vez que esté listo.”

Con eso, juntó las manos a Wang Lin y desapareció entre las casas.

Wang Lin sabía que no podía extender descuidadamente su conciencia divina dentro de Suzaku o de lo contrario atraería muchos problemas. Siguió las palabras de Blanca Nieve y caminó hacia los edificios del norte.

En el camino, se encontró con muchos sirvientes. Todos tenían expresiones entorpecidas. Ninguno de ellos ni siquiera miró a Wang Lin cuando pasaron rápidamente.

No mucho después, Wang Lin llegó al extremo norte y vio las tres filas de habitaciones extravagantes y escogió una.

Las habitaciones tenían todo preparado para él. Wang Lin se sentó en la habitación y comenzó a meditar.

Desde que entró en Suzaku, tenía esta sensación de peligro. Aunque era muy débil, todavía existía. Wang Lin sabía que, con sólo su cultivo, había mucha gente en Suzaku que podía matarlo. Cualquier cultivador de la Transformación del Alma podría matarlo.

La actitud de Suzaku hacia él era muy extraña para él. Era extraño que alguien fuera enviado a recibirlo. Parecía que el maestro de Blanca Nieve lo saludaría pronto.

Después de reflexionar un rato, Wang Lin cerró los ojos y empezó a cultivar.

Al atardecer, la habitación era muy tenue porque no había luz dentro. A medida que pasaba el tiempo, se volvía aún más oscuro.

En la oscuridad, Wang Lin de repente sintió una sensación de soledad. Miró a su alrededor a la sala extranjera, dentro de esta secta extranjera, y en este país extranjero. No podía encontrar ningún sentido de pertenencia.

Wang Lin soltó un suspiro y estaba a punto de encender una vela cuando de repente miró hacia la puerta y empezó a resonar en la habitación.

Toc toc toc toc…