XN – Capítulo 45

Modo Noche

Capitulo 45 : Canalla.

Con eso, sus ojos se iluminaron y empezó a gritar.

“Hermanos de la secta Heng Yue, hay un viejo dicho: “Matar sólo toma un pestañeo”. Pero tengo que preguntar a todos; ¿Cómo podría ser que matar sea más satisfactorio que deshonrar al oponente? No hay
mayor deshonra  que oler mal por miles de años. Piense en ello, cuando luchen con su rival y utiliza esto, incluso si pierdes, aún así saldría con más cara que él.

“O cuando este escapando, usarla y el cuerpo del perseguidor estaría todo negro y emitiría un fuerte hedor. Y si usted se dirige a una zona muy concurrida, ¿cómo podría el perseguidor aún tener la cara para perseguirlo?”

“Además, si se encuentra con un rival en el amor, esto podría también ser un movimiento decisivo. Jeje, si alguien se atreve a robar su mujer, utilizar esto en él y entonces él nunca tendría una oportunidad de encontrar a alguien que quiera estar junto a él”.

La publicidad de Li Shan impacto a muchos de los discípulos internos de la secta, especialmente cuando hablaba de cómo podría ser utilizado contra los rivales de amor. Eso realmente resonó con algunos de los discípulos.

Esta cosa era realmente un artículo de calidad superior para deshacerse de los rivales en el amor.

La mirada de Li Shan se desplazó hacia Wang Lin en la distancia. El sabía que Wang Lin fue considerado basura en la secta Heng Yue. La gente como él es tratada como basura son  clientes potenciales para Li Shan. La basura de la secta Xuan Zong Dao  fue uno de ellos y toda su fortuna fue a parar a los bolsillos de Li Sahn, por lo que, cuando vio Wang Lin, él continuó con entusiasmo:

“Esta bomba es especialmente útil para los hermanos con el cultivo más bajo. Con esta bomba fétida en sus manos, ¿quién se atrevería a intimidarlo de nuevo? Si alguien se atreve a hacerlo, arrójenle una de estas. Yo, Li Shan, puedo prometer que podrá caminar con la cabeza en alto sin que nadie se atreva a molestarle.” Con eso, Li Shan rió en secreto en su corazón. Que nadie se atreve a intimidarlo era imposible. Era más bien como una invitación a ser golpeado.

Li Shan vio que casi había despertado el interés en mucha gente. Rápidamente trató de sellar el acuerdo. “Esta bomba fétida es una buena arma de defensa para las personas con el cultivo más bajo. Hoy en día, voy a tener una venta. Compra dos, y conseguirá uno gratis. Considérelo que es un regalo de mi parte. Cuando nos encontramos de nuevo en el mundo de la cultivación, no se olvide de cuidar de mí”.

Entre los discípulos que se movieron por todo lo que decía, preguntó uno de ellos, “¿Es este artículo realmente tan sorprendente como usted dice? Sacar un poco más y dejame probar una aleatoriamente. Si realmente es tan bueno, voy a comprar unos cuantos”.

Li Shan sacó una docena de las bombas fétidas de su bolsa de almacenamiento y suavemente los colocó en el suelo, como si tuviera miedo de que explotarían, y dijo: “Hay que tener en cuenta que tener cuidado con este tesoro. Hay que cogerla suavemente y igualmente colocarlas suavemente. Al usarlo, simplemente tirarla. Cuando la bomba encuentre alguna resistencia, explotará”.

El discípulo interno que había hablado era Sun Hao.

Sun Hao al azar y con cuidado cogió una de las bombas fétidas y la examinó en su mano.

La expresión de Li Shan permaneció normal, pero se burló de él en su corazón. “Pequeño tonto, ¿crees que puedes entenderlo? A excepción de los ancianos de la secta, ni siquiera los hermanos-sénior son capaces de ver a través de su secreto”.

Sun Hao miró durante un largo tiempo y no era capaz de encontrar nada especial acerca de la bomba fétida. Él tiró la bomba de olor en un claro distante y que la bomba voló en un arco, el momento en que estaba a punto de chocar con el suelo, Li Shan pensó, “¡Explota!”

Con una explosión, la bomba de olor explotó, por lo que el suelo se volvió negro y se lleno de un olor fétido.

Los ojos de Wang Lin se iluminaron. Nadie sabía que su sentido inmortal había cubierto la zona. Cuando la bomba fétida explotó, detectó una fluctuación en la flujo espiritual de Li Shan.

Cuando Li Shan arrojó la bomba fétida la primera vez, ocurrió lo mismo. Wang Lin se rió entre dientes, pero no lo señaló y siguió observando.

Li Shan dijo, sonriendo, “¿Cómo fue? Estas bombas fétidas son realmente de gran alcance ¿verdad? Pero yo, Li Shan, soy un hombre honesto, por lo que voy a decir las cosas feas ahora. Este tesoro no explota todo el tiempo. Para hacerlo explotar requiere una cierta técnica de lanzamiento. Una vez que ustedes la han comprado, puede empezar a ensayar ustedes mismos, así que no digan que los engañe.”

Sun Hao se acercó a Li Shan y le susurró algo al oído. Se fueron a un lado y llevaron a cabo  el intercambio.

Li Shan pensó por un tiempo y saco diez bombas fétidas.

Li Shan susurró, “Usted normalmente sólo se obtiene tres gratis al comprar seis, pero ya que usted es el primer comprador, le daré una de más de forma gratuita”.

Después de la primera compra y que incluso hizo una prueba, algunos otros discípulos internos se acercaron y compraron unas pocas.

Cada vez que Li Shan terminó su venta, siempre añadiría unas pocas palabras. Cosas como “Esto no está garantizado para tener éxito siempre”, “Si no funciona, practican unas cuantas veces más. Si tiene alguna duda, podría venir a verme y podía enseñarle el la técnica de lanzamiento”.

Al decir esto, Li Shan rió en su corazón, “Ustedes lo intentaran varias veces y fallaran, luego, vendrán a mi por consejos para logralo y lo harán en uno o dos intentos. Yo sólo voy a estar aquí por unos pocos días, por lo que en el momento en que sospechen de mí, ya me habré ido hace mucho tiempo”.

Pero todavía había muchos discípulos siendo cautelosos y no compraron ninguna.

Después de un tiempo, sólo quedaban unas pocas bombas fétidas. Li Shan orgulloso miró a los discípulos de la secta Heng Yue y pensó: “Un montón de idiotas. Hum, si ustedes no las usan en el intercambio en tres días, no habrá ningún problema y sólo serian estafados por mí, pero si lo hacen, entonces habrá un buen espectáculo. Estas bombas fétidas están completamente bajo mi control. ¡Otras personas ni siquiera pueden explotarlas usando un martillo! Realmente no puedo esperar al intercambio en tres días”.

Su mirada recorrió los alrededores y se dio cuenta de la leve sonrisa de Wang Lin. Él se sorprendió. Sus ojos se volvieron y le dijeron: “Hermano, ¿por qué no compras unos cuantas? Con su cultivo, éstos son realmente apropiados para usted. Si alguien te molesta, asolo lánzaselas”.

Wang Lin miró a Li Shan y reveló una expresión de burla.

Li Shan se sorprendió. Esa mirada le hizo sentir como si Wang Lin había visto a través de su secreto. Él observó con detenimiento a Wang Lin y vio que solamente estaba en la tercera etapa. Al ser llamado basura no podría haber sido por ninguna razón, por lo que pensó que debe haber sido su propia imaginación.

Wang Lin ligera sonrisa. Él asintió con la cabeza y dijo: “Bien, quiero dos, pero no tengo  ningún tesoro. Solamente los talismanes de la secta”.

Li Shan dudó por primera vez. Se aseguró Wang Lin sólo estaba en la tercera etapa antes de que finalmente se relajó y tomó tres bombas fétidas. Él sonrió y dijo: “Hermano, te voy a dar  cara y los venderé por talismanes. Compra dos, más uno. Estas bombas fétidas le dará una sensación extraordinaria, jaja”.

Terminado de hablar, pensó, “No estaba mintiendo cuando dije que será una sensación extraordinaria. Mientras se aferran a las bombas fétidas, incluso si no lo utiliza durante el la competencia, si alguna vez te encuentro de nuevo, yo lo haré saber tan extraordinario es esa sensación. Algo que recordarán por el resto de su vida, jaja”.