XN – Capítulo 57

Modo Noche

Capitulo 57 : ​Pisando el escenario (7).

Todos los discípulos de la secta Xuan Zong Dao se enfurecieron. Todos ellos en secreto maldijeron a Wang Lin por ser demasiado arrogante, pero ninguno de ellos se atrevió a subir. El anciano Ouyang y los otros dos ancianos también fruncían el ceño y miran hostilmente a Wang Lin.

Wang Lin levantó la cabeza y dejó escapar una risa. Su comportamiento actual era exactamente el mismo que Zhou Peng tuvo. Él preguntó,”Secta Xuan Zong Dao, ¿están tan asustados que no pueden venir todos a la vez?”

Todos los discípulos de la secta Heng Yue se emocionaron y empezó a animar a gritos.

“¿Es la secta Xuan Zong Dao una basura con demasiado miedo a salir? ¿De dónde salía toda esa arrogancia? ¡Vayan!”

“¡El gran hermano Wang Lin es invencible! ¡Golpea a la secta Xuan Zong Dao! ¡Patea a la secta Xuan Zong Dao! ¡Incluso su escupitajo puede ahogar a la secta Xuan Zong Dao!”

“¡Su discípulo principal no era lo suficientemente bueno! ¡Su segundo hermano-sénior tampoco fue suficiente! ¿Ustedes tienen un tercer hermano-sénior? ¡Todos ustedes, salgan juntos!”

“¡Liu Feng, sal de ahí y muere!”

Los discípulos de la secta Heng Yue se volvieron aún más ruidosos y la sonrisa de Huang Long se ampliaba más y más, hasta que uno de los discípulos de la secta Xuan Zong Dao que no podía aguantar más, finalmente gritó:

“¡Wang Lin, es demasiado arrogante! ¡Son ustedes los que quieren que vayamos al escenario! ¡Hermanos, Vamos todos y golpeemoslo! ”

“¡Está bien! Esto fue su petición, así que no es contra las reglas. Ancianos, vamos a ir todos!”

“¡Ancianos, este Wang Lin es demasiado arrogante! ¡Vamos todos arriba!”

Los discípulos de la secta Xuan Zong Dao, fueron uno por uno. El anciano Ouyang apretó los dientes y dijo: “Ya que la secta Heng Yue lo desea, entonces, el que quiera ir, vaya!”

En el momento en que terminó de hablar, tres discípulos inmediatamente saltaron al escenario. Pronto, de siete a ocho discípulos más llegaron a escena. Había incluso algunas discípulas entre ellos. Con el grito de alguien, todos ellos sacaron sus tesoros mágicos y atacaron Wang Lin.

Wang Lin no le importó en absoluto. Activa la técnica [Fuerza de atracción]. Creó unas manos gigantes y los barrió a la multitud. De repente, varias personas fueron enviadas a volar. Luego, dio unos pasos hacia atrás y las manos gigantes agarró los discípulos de la secta Xuan Zong Dao como si fueran moscas y los tiró en la distancia.

Gritos salían de la multitud. Los discípulos de la secta Xuan Zong Dao fueron lanzados desde el escenario uno por uno y no fueron capaces de levantarse después de aterrizar.

Cuanto más Wang Lin luchó, más se acostumbra a ella. Su control de la técnica [Fuerza de atracción] se hizo aún más refinado y, después de un tiempo, sólo quedaban tres personas. Uno de ellos era Liu Feng.

Wang Lin dejó escapar una risa y cogió la última bomba fétida.

La expresión de Liu Feng cambió de repente. Él no se preocupa por los otros dos más. Él gritó: “¡Hermano Wang, ten piedad! ¡Me rindo, me rindo! (No hay deshonra en el querer oler bien 😛 ) “Mientras hablaba, rápidamente retrocedió y bajó del escenario. Ya había visto lo que pasó con Zhou Peng y Yang Yi, por lo que no quería que lo mismo suceda con él.

Las dos últimas personas fueron Xu Mu y Li Shan.

Xu Mu vio que las cosas no iban bien. Rápidamente se rindió y torpemente se bajó del escenario.

La cara de Li Shan se llenó de dolor. Él gritó en voz alta Wang Lin, “¡Wang Lin, ven. Use su última bomba fétida en mí!” Con su fuerza, Lin Shan normalmente no sería la última persona en pie, pero, cuando llego al escenario, a la primera oportunidad se hizo el muerto. A pesar de que fue pisoteado un par de veces, valió la pena por el bien de su futuro en la secta.

Li Shan planeó esto bien. Si él también se vio afectado por la bomba fétida, el hermano-sénior y el segundo hermano-sénior, entonces podrían llegar a compadecerse y su castigo no sería tan severo.

Wang Lin débilmente le sonrió. Guardó la bomba fétida y dijo: “Este es un tesoro, por lo que debo utilizarla con cuidado. Puedes bajar del escenario”.

Con su técnica [Fuerza de atracción], agarró Li Shan como un pollito y lo arrojó fuera del escenario.

El anciano Ouyang y los otros dos ancianos estaban furiosos. Deseaban que la tierra se los tragara antes de perder mas cara.

Con la cara llena de alegría, Huang Long dijo: “Compañero Ouyang, ¿quién es el ganador en la competencia entre nuestras dos sectas?”

El anciano Ouyang resopló y dijo, “Tu secta Heng Yue tiene suerte de tener a un buen discípulo. ¡Esta competencia es suya! Pero, lo que dije antes es cierto. ¡Todos los antepasados de alma naciente de la secta ​​Heng Yue están muertos! Lo que acordamos está en esta bolsa de almacenamiento. ¡Adiós!”

Con eso, se agitó la manga y una bolsa de almacenamiento salió volando. Huang Long cogió la bolsa con una expresión pensativa.

El anciano Ouyang dejó escapar un grito y, muy pronto, una nube negra llegó a su ubicación.

Wang Lin agudo la vista y vio que era el ciempiés de mil patas.

Sin decir una palabra, el anciano Ouyang dio un paso y saltó sobre el ciempiés. Todos los discípulos de la secta Xuan Zong Dao volaron hacia el ciempiés con miradas de vergüenza, ira, y muchas otras expresiones.

Al ver que estaban a punto de partir, los ojos de Wang Lin se iluminaron y él tomó una decisión. Él gritó, “¡Hermanos y ancianos de la secta Xuan Zong Dao tengo una petición razonable!”

Con eso, su cuerpo voló hacia adelante con la técnica [Fuerza de atracción] y se detuvo frente al ciempiés.

La expresión del anciano Ouyang se mantuvo firme. Si se tratara de cualquier otro discípulo de la secta Heng Yue, él no se molestaría en responder, pero el poder de Wang Lin era de considerar, por lo que suprime su descontento en su corazón y dijo: “¡Habla!”

Wang Lin miraba el ciempiés de mil patas y honestamente dijo: “Me gustaría pedir algo del veneno de ciempiés. ¡Espero que el anciano Ouyang esté de acuerdo!”

Antes de que el anciano Ouyang pudiera hablar, todos los discípulos de la secta Xuan Zong Dao se enfurecieron. Uno de ellos gritó, “¡Wang Lin, no vaya más lejos!”

“¡Wang Lin, este ciempiés es una de las bestias espirituales guardián de nuestra secta Xuan Zong Dao ! ¿¡Cómo podría simplemente darle su veneno sólo porque usted lo pide!?”

“¡Eres demasiado arrogante! ¡Anciano, esta persona es demasiada irrespetuosa con nuestra secta Xuan Zong Dao! ¡Solicito el anciano darle una lección!”

Los otros dos ancianos no podían dejar de despreciarlo.

El anciano Ouyang contempló a Wang Lin con una sonrisa misteriosa. “Junior, sal de aquí. ¡No tengo tiempo que perder!”

Huang Long y los otros ancianos de la secta Heng Yue volaron con sus espadas voladoras y llegaron junto a Wang Lin. Huang Long dijo, con una voz clara, “Compañero Ouyang, su secta Xuan Zong Dao es demasiada tacaña. Es sólo veneno de ciempiés. ¡No es como si estuviera pidiendo su vida!”

La expresión del anciano Ouyang se oscureció. Miró a su alrededor y su mirada cayó sobre Huang Long, “¡Compañero Huang Long, dar un poco del veneno no es un gran problema, pero para dárselo a un joven tan arrogante que ni siquiera pone en sus ojos a nuestra secta, es una falta de respeto hacia nuestro secta Xuan Zong Dao!”

Huang Long dudó por un momento. Él realmente no quería avergonzar a la secta Xuan Zong Dao demasiado, porque las noticias que trajeron eran demasiadas impactantes. Si la noticia fuera cierta, entonces el equilibrio de poder en el país de cultivo de Zhao iba a ser reorganizado.

Wang Lin dudó por un tiempo. Sin duda quería obtener el veneno de este ciempiés. Dijo al anciano Ouyang, “Anciano Ouyang, lo único que quiero es un poco de veneno de ciempiés. Prometo que no le haré daño. Si está de acuerdo, estoy dispuesto a intercambiar algo por el”.

  • Ecle-chan

    Ajá, pero qué vas a intercambiar?