<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 12

Capítulo 12: Rompiendo la Botella

¡Peng!

Han Li agarró firmemente la botella con sus manos, y con enojo en sus ojos, usó toda su fuerza para golpear la botella contra la mesa.

“Si no puedo usar la fuerza de mi propio cuerpo, entonces deberé usar otros medios para abrirla,” decidió Han Li después de pensar en numerosas maneras para abrir la fastidiosa botella.

Han Li desde hace mucho ya había entendido que el uso de fuerza bruta y violencia no era una solución.

Este tipo de método, aunque superficial y crudo, era usualmente el más efectivo.

Pero el momento que pensó en esa hermosa botella con sus misteriosos y complejos diseños siendo aplastados en pedazos, Han Li podía sentir un dolor sordo en su corazón halándolo, causándole estar extremadamente indispuesto a dejar ir tal hermoso tesoro. Si hubiera otros métodos para abrir la botella misteriosa, Han Li escogería esos en vez de usar fuerza bruta.

Si le pidiera ayuda a otros discípulos séniores, tal vez sean capaces de abrirla, pero Han Li sin darse cuenta había empezado a tratar la misteriosa botella como un objeto preciado y estaba extremadamente reacio a dejar a otros saber de su existencia.

El actual Han Li estaba casi llevado a la locura por su curiosidad con respecto a la botella misteriosa. Aunque sabía que podría simplemente ser una botella vacía, aun así, ¡estaba dispuesto apostar que la botella estaba protegiendo algo precioso!

Cuanto más era incapaz de abrir la botella, más crecía su curiosidad.

Si no lograba resolver el misterio dentro de la botella, entonces nunca sería capaz de dormir bien en la noche.

Después de decidir su curso de acción, Han Li sigilosamente entró en un cobertizo de herramientas, selecciono un pequeño martillo de hierro de entre una multitud de herramientas que yacían ahí. Y trajo el martillo de regreso a su residencia.

(NT: sé que esto talvez sea confuso, empuñar un martillo requiere la  fuerza del cuerpo, y Han Li previamente dijo que no iba a depender en la fuerza de su cuerpo. Sin embargo, empuñar una herramienta es visto de una forma diferente a usar  la fuerza propia porque le añade una cierta ventaja mecánica que puede lograr lo que el cuerpo no es capaz de hacer)

Devuelta en su casa, Han Li levantó medio ladrillo de la esquina de su cuarto y puso la botella encima del ladrillo.

Han Li levantó el martillo con su mano derecha, ¡y rápidamente golpeo sobre el cuerpo de la botella!

¡Peng!

Asustado de usar demasiada fuerza y accidentalmente aplastar lo que sea que estuviera adentro, Han Li usó solo una fracción de su fuerza para probar la dureza de la botella

Sólo después de inspeccionar la botella y darse cuenta de que estaba intacta Han Li se relajó. Empezó a incrementar la cantidad de fuerza que usaba en cada golpe.

¡Peng! 50 % de fuerza.

¡Peng! 70 % de fuerza.

¡Peng! 100 % de fuerza.

¡Peng! 120 % de fuerza.

Han Li ejerció más y más de su fuerza en cada martillazo. A medida que los movimiento se hacían más y más frenéticos, la velocidad de los golpes se hacían más rápidos y más rápidos. Incluso después de haber quebrado el ladrillo debajo, la botella se encontraba ahí inocentemente sin ningún rasguño sobre su superficie.

Han Li estaba atónito, incapaz de comprender la dureza de la botella. Usando sus manos para sentir la superficie, no había rastros de daño. Esa lustrosa superficie verde se mantuvo impecable sin ningún signo de los furiosos intentos de Han Li.

Esto fue completamente más allá de las expectativas de Han Li.

Han Li estaba absolutamente seguro ahora de que esta botella estaba hecha de materiales inusuales. Había un 90% de posibilidad que este objeto fue perdido por alguien de gran estatus. Tal vez el dueño ya había enviado personas a peinar la ladera en busca de este objeto misterioso. Si Han Li quería quedárselo, tenía que asegurarse en esconderlo en un lugar extremadamente discreto y no dejar a otros saber de su existencia.

En su corazón, Han Li seguía la filosofía de “el que lo encuentra se lo queda.” Mientras uno no obtenga el artículo por hurto o robo, para Han Li, el artículo obtenido era suyo por derecho. Si fuera un artículo ordinario, Han Li tal vez estaría dispuesto a regresarlo a su dueño, ¿pero esta botella misteriosa? ¡Ni de broma!  Viendo la botella supuso que este artículo lo más seguro había sido extraviado por un niño rico de una gran familia o alguien con un gran estatus. Lamentablemente, Han Li no tenía ninguna buena impresión de la gente de estas dos categorías.

Desde la niñez, Han Li era de una familia extremadamente pobre. A pesar de trabajar muy duro y vivir como perros, eran a menudo incapaces de costearse una comida completa. En la Secta de los Siete Misterios, había dos tipos de personas. El primer tipo eran aquellos que tiraban su dinero alrededor, gastándolo en lujos decadentes. Trataban el dinero como si fuera agua, gastándolo libremente y sin preocupación. Cada vez que Han Li veía esto, un sentimiento incomodo de ira brotaba en si corazón. El segundo tipo de persona eran aquellos que menospreciaban a los discípulos que habían nacido en aldeas rurales. Muy seguido abusaban de los menos afortunados con palabras mordaces y acciones maliciosas. Si ocurriera cualquier conflicto entre ellos y los aldeanos, por pequeño que fuera el conflicto, el segundo tipo de persona usualmente se formaría en grupos y golpearía a los niños más pobres. Han Li mismo tuvo su parte de abuso. Había sido golpeado por los niños ricos hasta que su cara estuviera hinchada y fuera incapaz de levantarse de la cama. Han Li tuvo que descansar por semanas para estar completamente recuperado.

En cuanto a aquellos en la Secta que poseían ambos dinero y estatus, Han Li tampoco  tenía una buena impresión de ellos. Un buen ejemplo era el Protector Wang. A pesar de aceptar los sobornos de su Tío Tercero, el Protector Wang no hizo nada para ayudar a Han Li cuando estaba tomando la prueba. En cambio, el Protector Wang había sido parcial hacia Wu Yan. A pesar del hecho de que Han Li no había tenido la oportunidad de ver muchas de las grandes figuras viviendo en la Secta, sus imágenes habían sido desde hace mucho empañado por las acciones del Protector Wang.

Cuando estos dos tipos de personas perdían sus pertenencias, Han Li no tenía ninguna intención de regresárselos.  Incluso les hacía bromas escondiendo los artículos en lugares oscuros.

Después de pensar en esto, Han Li decidió remover el bolso el cual siempre colgaba en su cuello. Su madre había personalmente tejido el bolso con cuero resistente contra el agua. Dentro del bolso estaba un amuleto de buena suerte hecho de diente de jabalí salvaje. Su madre esperaba que esto lo protegiera del peligro y enfermedades.

Han Li abrió su bolsa y oculto la misteriosa botella junto con el amuleto de la suerte. Entonces rápidamente sello la bolsa y la puso alrededor de su cuello.

Después de hacerlo, revisó sus alrededores; afortunadamente, no había nadie que lo hubiera visto o la botella misteriosa.

Después de tomar tantas precauciones, Han Li se sintió más seguro y arrojó todas sus preocupaciones de que el dueño descubriera el objeto y se lo quitara.

Han Li sigilosamente colocó de nuevo el martillo en el cobertizo para herramientas y causalmente caminó de regreso al Valle Mano de Dios. Mientras cojeaba de regreso a su residencia, la noche había caído.

Descarga:

12 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.