<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 191

Capítulo 191. Deslealtad y Soledad

 

En el lado oeste de la zona central, en los barrancos crecían preciosas hierbas medicinales. Tres cultivadores estaban luchando ferozmente con un Lobo de Llamas de tres ojos; un hombre de mediana edad que vestía la túnica de la Secta de la Espada Gigante controlaba una enorme espada azul, que bloqueaba la mayoría de los ataques del Lobo de Llamas. Al mismo tiempo, un anciano de túnica amarilla y un joven vestido con una túnica gris Daoísta proporcionaron ataques de apoyo desde los lados.

 

En poco tiempo, el discípulo de la Secta de la Espada Gigante salió a por todas y decapitó el cuerpo del lobo en un movimiento fluido, siendo golpeado por una enorme bola de fuego en el proceso. Luego, envainó su espada gigante y comenzó a reír mientras miraba al cielo.

 

“¡El poder mágico del Hermano Meng es verdaderamente profundo, capaz de asesinar incluso a este Lobo de Llamas de tres ojos de un solo tajo! Eres digno de ser llamado una de las estrellas en ascenso de la Secta de la Espada Gigante… ” Al ver estas circunstancias, el anciano de túnica amarilla inmediatamente pasó por encima de él diligentemente y comenzó a adularlo sin cesar; su rostro no tenía rastros de vergüenza “.

 

Si Han Li hubiera estado allí, habría reconocido a este anciano como el que inicialmente lo había invitado a formar una alianza con los miembros más débiles. Su nombre era Xiang Zhili. Sin embargo, el joven discípulo de la misma secta que él ya no estaba allí; parecía que cuando estaban siendo transportados, se había desviado.

 

“Jeje, ¡si no fuera por la ayuda del hermano Xiang y del sacerdote Daoísta Li, el éxito no habría sido tan fácil!” El hombre de mediana edad que llevaba una túnica negra y sostenía su espada era en realidad muy modesto.

 

“¡Hermano Meng, no hay necesidad de ser cortés! Pudiste deshacerte de este tipo de bestia demoníaca, así que te mereces todo el crédito. ¡No hay lugar para el debate!” El otro joven Sacerdote Daoísta, aunque joven en edad, no hablaba ni autoritario ni servilmente. Era claramente un individuo con experiencia.

 

Al escuchar lo que se decía, apareció una sonrisa en el rostro del hombre de mediana edad vestido de negro, pero inmediatamente pronunció algunas frases más modestas.

 

“¡Hablando de eso, las otras personas que todavía están peleando son realmente tontas! Si supieran que los tres pudimos trabajar juntos para derrotar a estas bestias demoníacas y recolectar ingredientes medicinales a pesar de pertenecer a diferentes sectas, es posible que se sorprendieran tanto que se les cayera la mandíbula”. El hombre vestido de negro habló, cambiando de tema de repente.

 

“¡Por supuesto! ¡Todo esto ha ocurrido gracias al hermano Xiang! Si no fuera por el Hermano Xiang dejándolo todo bien claro, ¡tal vez el Hermano Meng y yo estaríamos luchando hasta la muerte!” El sacerdote Daoísta asintió con la cabeza mientras hablaba.

 

“¡Me alabas demasiado! ¡Ambos son personas extremadamente inteligentes; todo lo que hice fue decir la verdad! Nadie necesita desperdiciar su vida tratando de recuperar artículos que nunca podrían terminar en manos de personas como nosotros. ¡Qué bueno es que todos ignoren los preciosos ingredientes medicinales fuera de la zona central porque están demasiado ocupados matándose unos a otros! Además, si todos trabajamos juntos, tratar con estas bestias demoníacas es pan comido”. Xiang Zhili se rió alegremente, flexiblemente y repetidamente declinando educadamente.

 

Al escuchar esto, las otras dos personas comenzaron otra ronda frenética de adulación.

 

“¡De acuerdo, deberíamos movernos rápidamente y recoger la ‘Hierba del Dragón de Fuego! ¡Todo el mundo recibe una porción igual de grande!” Fue el hombre vestido de negro quien primero se quedó sin paciencia y habló. Su voz reveló una pizca de urgencia, y después de decir esto empezó a caminar hacia unos pocos grupos de hierba roja detrás del cuerpo del Lobo de Llamas.

 

Al escuchar esto, Xiang Zhili y el Sacerdote Daoísta se sonrieron el uno al otro con un significado oculto en sus ojos; luego, caminaron hacia él, sus bocas llenas de palabras de concordancia.

 

Sin embargo, ambos no se habían dado cuenta de que el hombre vestido de negro, con la espalda hacia ellos, de repente reveló un rastro de una expresión oscura y estricta. Sin embargo, desapareció rápidamente.

 

……

 

Al sur del área central, en una pequeña área cubierta de arena amarilla, un discípulo y una discípula de la Secta de la Luna Enmascarada estaban usando punzones de hielo para perforar continuamente el suelo desértico como si estuvieran buscando algo.

 

Sin embargo, después de medio día, todavía no habían obtenido nada.

 

“Esta cabrona, ¿dónde se escondió exactamente ¡Después de encontrarla, definitivamente le arrancaré los ojos!” La discípula parecía ser increíblemente encantadora, tan bella como una flor, pero tan pronto como abrió la boca, se volvió siniestra y despiadada hasta el extremo. Si los hombres la oyeran hablar así, temblarían.

 

“¡Hermana Marcial Menor, dejémoslo pasar! El tiempo que la secta organizó está a punto de pasar; si no nos vamos ahora, llegaremos tarde”. El discípulo varón dijo débilmente. Parecía que estaba muy asustado de esta Hermana Marcial Menor.

 

“¡Humph! Es culpa de un pedazo de basura sin valor como tú. Ni siquiera podías seguirle la pista a una cultivadora de la décima capa. ¡Se nos escapó justo debajo de nuestras narices! ¡Si esto se extiende, la gente se burlara de mí y a mi hermana, las bellezas gemelas de la Secta de la Luna Enmascarada!

 

Pero las palabras eran sólo palabras al final. La discípula miró el brillo del cielo y no se atrevió a seguir buscando. Ella no quería interferir con los grandes planes de su secta; incluso si su estatus era especial y tenía un fuerte respaldo, todos ellos eran relativamente insignificantes.

 

Por otro lado, tampoco estaba dispuesta a salir de este lugar con la cola entre las piernas; después de dudar muchas veces, apretó los dientes y sacó un talismán azul.

 

Mirando este talismán, se rió a carcajadas y lanzó el talismán detrás de ella, y luego salió corriendo de la zona hasta que estaba a unos cien metros de distancia, antes de detenerse y darse la vuelta para observar desde allí.

 

Al ver esto, el discípulo varón se quejaba incesantemente en voz baja, pero rápidamente la siguió, sin atreverse a menospreciarla.

 

En ese momento, el talismán se convirtió en una enorme nube negra, del tamaño de cuarenta metros; el cielo sobre el área estaba completamente cubierto por la nube, y la temperatura cercana bajó abruptamente, convirtiéndose en un frío incomparable.

 

En poco tiempo, innumerables punzones de hielo masivos comenzaron a caer de la nube negra a una velocidad cada vez mayor, y en muy poco tiempo toda el área estaba densamente llena de punzones de hielo pegados al suelo. Estaba tan denso como las agujas de un cactus.

 

En el tiempo en que toma hervir una tetera, la nube negra se disipó lentamente. En ese momento, todo el desierto brillaba como el cristal.

 

La discípula abrió los ojos de par en par, recorriendo todo el desierto, que era virtualmente imposible de pisar. Sin embargo, no vio ni un rastro de nada peculiar.

 

Su rostro cayó viciosamente, y gritó infelizmente al discípulo masculino. Ella, resentida, tomó la iniciativa y abandonó la zona. Su llamado compañero de cultivo naturalmente la siguió de cerca.

 

La mujer de la Secta de la Luna Enmascarada que acababa de salir no se dio cuenta de que en un rincón del desierto cubierto de hielo se había filtrado una pequeña cantidad de líquido rojo. Desafortunadamente, su color era demasiado claro, por lo que escapó a la atención de aquella discípula.

 

Después de medio cuarto de hora, cuando el rojo oscuro había comenzado a extenderse, una pequeña burbuja esférica emergió repentinamente de la arena amarilla, volviéndose cada vez más grande y perceptible.

 

Al final, la burbuja de arena explotó en un torrente enfurecido, y una hembra vestida de verde salió de él, un largo y delgado punzón clavado en su hombro. La sangre fresca fluía de la herida, cubriendo ya la mitad de su cuerpo. Su mano agarraba firmemente un pañuelo amarillo; el resplandor parpadeaba en su superficie, como si no fuese un objeto común.

 

La mujer se puso en pie lentamente. Cuando miró la herida de su hombro, sus delgadas cejas se tensaron.

 

Levantó la otra mano y agarró ligeramente la última parte del punzón de hielo; luego, apretando los dientes, sacó el punzón de hielo. La mujer gimió delicadamente de dolor, y las lágrimas salieron de sus gráciles ojos. Sangre fresca salía del lugar de la herida.

 

Sin embargo, no podía permitirse el lujo de secarse las lágrimas de su cara; no se atrevía a demorarse. Después de una breve ráfaga de movimiento, recuperó un frasco de porcelana con flores de su bolsa de almacenamiento. Tiró un poco de polvo medicinal amarillo sobre su herida, y la sangre dejó de brotar inmediatamente de ella.

 

Después de terminar, la mujer vestida de verde se sentó en la arena del desierto y abrazó sus rodillas, inmóvil. Después de un breve momento de tiempo, de repente enterró la cabeza entre sus manos y comenzó a llorar. Sin embargo, debido a que tenía miedo de llamar la atención de otras personas, esta mujer mantuvo su volumen de llanto al mínimo.

 

Después de que pasara el tiempo necesario para comer, esta discípula de la Montaña de la Bestia Espiritual finalmente dejó de llorar. Ella levantó la cabeza. Mirando el desierto deshabitado, no pudo evitar temblar.

 

Se mordió el labio, y luego luchó por ponerse de pie. Después de vacilar durante mucho tiempo, finalmente determinó su dirección y se tambaleó hacia el área central. La cara bonita y agradable de la mujer todavía tenía algunos rastros de lágrimas, pero al mismo tiempo, llevaba una expresión obstinada y resuelta que no parecía coincidir con su apariencia.

 

Esta mujer fue la que le vendió a Han Li el ‘Pincel de la Sinceridad Dorada’. Sin embargo, ahora que había sido herida y caminaba sola en silencio sobre el suelo arenoso, resultaba aún más hermosa y lamentable, lo que hacía que la gente quisiera cuidarla.

 

Después de un breve momento de tiempo, continuó adelante con su cuerpo herido mientras desaparecía entre la arena amarilla.

 

….


Capítulo semanal (5/12)

¡¡Hey, cultivadores!! Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador. Ponerse en contacto a través de la página de Facebook.

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos Facebook
Descarga:

11 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.