<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 272

Capítulo 272. Un Año

 

La persona en la que Han Li pensaba era naturalmente Qi Yunxiao, con quien había hecho un pacto hace varios años.

 

Como Qi Yunxiao, un amigo y maestro de hechizos de formación, era competente en la ‘Formación de Reversión de los Cinco Elementos’, seguramente debería estar muy bien informado sobre otras formaciones.  Esta antigua formación de transportación también podría considerarse un hechizo de formación. Como tal, quizás este amigo suyo podría ayudarle a restaurar la formación.

 

Mientras Han Li pensaba en esto, su corazón se sintió muy conmovido. Después de pensar en las fechas, se dio cuenta de que el día en que los dos se encontrarían de nuevo no debería estar muy lejos. Sin embargo, podría ser enviado a una misión en cualquier momento, por lo que no podría salir inmediatamente a buscarlo. Parecía que no tenía otra opción que posponer el viaje.

 

Después de un momento de contemplación, Han Li se sintió un poco desanimado y ya no estaba de humor para seguir mirando a través de los libros de hechizos de formación, regresando a su cueva Inmortal.

 

Al regresar a su cueva Inmortal, Han Li descubrió que los huevos de la araña se habían agrandado. Parecía que el manantial de pozo espiritual era bastante efectivo para acelerar su incubación.

 

Cuando Han Li vio esto, inmediatamente dibujó una simple formación de hechizos que controlaban el espíritu, el método básico de un cultivador para controlar a las bestias demoníacas infantiles. Luego derramó varias gotas de esencia de sangre en el hechizo y colocó los huevos de araña en su interior. El hechizo de formación hizo efecto, y los dos huevos blancos absorbieron la esencia de la sangre. Han Li entonces los puso de nuevo en la fuente espiritual.

 

Mientras Han Li terminaba esto, un talismán de transmisión de sonido llegó y le dijo que fuera al salón principal sin demora.

 

Su corazón temblaba. Sabía que su misión finalmente había llegado.

 

……

 

En el campo de batalla principal entre las Siete Sectas del Estado de Yue y las Seis Sectas del Dao Diabólico, en un pedazo de piedras en las Llanuras del Tambor Dorado, en la frontera común entre los Estados de Yue y Che Ji, Han Li controlaba dos rayas de luz formadas a partir de la Garra del Dragón Negro y varias espadas doradas. Estaba atacando locamente a un discípulo temprano del Establecimiento de la Fundación de la Secta Espiritual Fantasma por todos lados.

 

Aunque el Qi negro en el cuerpo de su oponente surgió formidablemente y tenía varios cráneos humanos aullando débilmente a su alrededor, bajo la violenta tormenta de ataques de las dos herramientas mágicas de Han Li, Han Li rápidamente encontró una abertura y lo cortó en pedazos.

 

Han Li hábilmente le quitó la bolsa de almacenamiento de la otra persona de su cadáver. Otra persona más había desaparecido de este páramo sin límites.

 

Para cuando recolectó sus ganancias, el cielo ya se había oscurecido. Como de costumbre, los cultivadores de la Formación del Núcleo del Dao Diabólico y de las Siete Sectas deberían haber salido a luchar.

 

¡Si la batalla se extendía a su lugar, estaba seguro de que moriría injustamente!

 

Han Li recordó una batalla entre cultivadores de la Formación del Núcleo que había presenciado previamente con sus propios ojos; ¡el miedo aún persiste en su corazón!

 

La batalla mágica entre los cultivadores del Muelle de Transformación del Sable y la Secta Espiritual Controladora había hecho añicos el cielo y la tierra, además se había extendido de un lado a otro a lo largo de varios kilómetros.

 

A partir de ese momento, y siempre que el cielo estuviera un poco oscuro, regresó antes de tiempo, aunque apareciera con las manos vacías.

 

Un año antes, él y varios otros habían recibido órdenes de escoltar un transporte de piedras espirituales a este lugar. Después, permanecerían allí y se convertirían en carne de cañón de alta calidad para las Siete Sectas, participando en múltiples batallas sucesivas a gran escala. La batalla que acababa de ocurrir en las profundidades de las Llanuras del Tambor Dorado fue una batalla así, en la que más de mil enemigos dispersos se mataban unos a otros con frecuencia.

 

Lo que resultaba aún más desconcertante era que desde que la segunda campaña entre el Dao Diabólico y las Siete Sectas que había resultado en un empate, los dos bandos que se enfrentaban a través de las vastas Llanuras del Tambor Dorado en una gran escaramuza cada mes, así como en batallas aleatorias, tanto pequeñas como grandes, que se producían todos los días.

 

Las llamadas ‘grandes escaramuzas’ involucraron a ambos bandos en el envío de más de mil tropas en una lucha mutua. Para las melés pequeñas, cada lado enviaba pequeños grupos de cultivadores que iban desde grupos de tres a cinco o incluso cultivadores solitarios al centro de las Llanuras del Tambor Dorado, los cuales trataban de matar a los cultivadores enemigos.

 

Las grandes escaramuzas no fueron como uno esperaría. Aunque ambas partes habían luchado con suficiente fervor, el número de bajas fue bastante pequeño. Si una de las partes se esforzara al máximo, la otra parte activaría su principal barrera defensiva, por lo que sería extremadamente difícil hacerles daño.

 

Para otras escaramuzas más pequeñas, debido a que la diferencia de fuerza entre los cultivadores de la Formación del Núcleo y del Establecimiento de la Fundación es incomparable, tácitamente acordaron reservar el tiempo entre la mañana y el atardecer para las escaramuzas cerradas entre los cultivadores del Establecimiento de la Fundación, después de que cada parte se hubieran sondeado de forma mutua. Cuando llegaba la noche, aparecían los expertos en formación del núcleo, y se producía una gran batalla.

 

Los cultivadores de la Formación del Núcleo luchaban solos, uno a uno, incluso era probable que fueran derrotados o que sufrieran lesiones graves. ¡Pero si sus vidas estaban en peligro, la velocidad a la que un cultivador de la Formación del Núcleo puede huir con todas sus fuerzas es verdaderamente asombrosa!

 

Así pasó un año. Cada una de las partes había sufrido varios cientos de pérdidas de cultivadores del Establecimiento de la Fundación. En cuanto a los cultivadores de la Formación del Núcleo, sus pérdidas tampoco han sido pocas. Esto causó que los líderes de ambos lados sintieran un gran dolor de cabeza por sus pérdidas y un poco de depresión.

 

En cuanto a los cultivadores de la Condensación de Qi, debido a que su poder mágico era escaso, sólo podían preparar su fuerza y preservar la totalidad de sus números.

 

¡Sin embargo, con este año que pasaba de guerra en el campo de batalla, el sabotaje y las incursiones no habían cesado, haciendo que tanto el Dao Diabólico como las Siete Sectas sintieran que no podían aguantar mucho más tiempo! Ambos bandos intentaron simultáneamente debilitarse el uno al otro y acumular su propia fuerza. Ambos comprendieron claramente que el momento de su decisiva batalla se estaba acercando.

 

Después de dos horas en el Bote de Viento Divino, Han Li llegó al campamento aliado.

 

Habitaciones de madera y piedra de varios tamaños podían verse débilmente desde el interior de la gran formación restrictiva, dispersas por todas partes sin ninguna apariencia de un patrón. Estos eran edificios improvisados creados por cultivadores con atributos de madera y tierra de magia Daoísta. Naturalmente, el campo estaba dividido en regiones según sus sectas.

 

Han Li se fue primero a su vivienda, una habitación de piedra que no era muy grande.

 

Después de cerrar la puerta con firmeza, selló temporalmente la habitación con banderas de formación de esencias restrictivas.

 

Luego, Han Li sacó los artículos de la bolsa de almacenamiento que obtuvo hoy y los colocó antes de empezar a recogerlos.

 

“¡Otra vez con montones de cráneos humanos y banderas pequeñas! Aparte de la Secta Espiritual Fantasma, ¿quién más tendría un uso para estos artículos fantasmales? Esta espada no está mal. Me la quedaré como repuesto. Esto…” Después de que Han Li murmurase para sí mismo mientras separaba rápidamente las herramientas mágicas que serían útiles y que permanecerían. Aquellas que eran de poco valor y no podían ser utilizadoa, iban a parar a una bolsa de almacenamiento separada.

 

Después de que Han Li puso todo en las bolsas de almacenamiento, retiró la formación y se fue.

 

Dobló varias esquinas y finalmente caminó hacia una habitación muy llamativa.

 

Esta habitación de madera tenía una longitud de ciento cincuenta metros y estaba pintada con pintura dorada por todas partes. Cuando el sol se ocultaba, brillaba como si realmente estuviera hecho de oro.

 

Han Li empujó bruscamente la puerta y entró. La habitación estaba llena de actividad y tenía varias decenas de puestos de comercio instalados por cultivadores. Había incluso más cultivadores que estaban regateando sobre el precio o recogiendo artículos de los puestos de venta.

 

Con gran familiaridad, Han Li atravesó apresuradamente varios puestos y convirtió los artículos de su bolsa de almacenamiento en piedras espirituales con gran rapidez. Después de que todos los artículos habían desaparecido, tenía unas cien piedras espirituales más.

 

Han Li no prestó más atención a nada más y se dirigió al centro de la sala, hacia el puesto de venta más grande.

 

El puesto de este vendedor tenía una extensión de más de veinte metros, casi tres o cuatro veces más grande que el del otro vendedor. El dueño del puesto era un regordete de la etapa media del Establecimiento de la Fundación.

 

Han Li no dijo ninguna palabra superflua e inmediatamente lanzó una bolsa de almacenamiento llena de piedras espirituales hacia el gordito, diciendo impúdicamente: “Hermano mayor Chen, he reunido quinientas piedras espirituales para la Hierba del Llanto del Dragón”.

 

“¡Jeje, bueno, pero si es el Hermano Han! Realmente impresionante, te las arreglaste para reunir tantas piedras espirituales tan rápido!” Cuando el gordito vio a Han Li, inmediatamente sonrió. Luego hundió sus sentidos en la bolsa de almacenamiento dentro de sus gordas manos para contar las piedras espirituales.

 

“¡Nada mal, nada mal! ¡Realmente son quinientas piedras espirituales! Aquí está la Hierba del Llanto del Dragón. ¡Asegúrate de guardarla bien!” El Gordo Chen sacó una caja de jade con una alegre sonrisa y se la entregó a Han Li.

 

Han Li tomó la pequeña caja e inmediatamente la abrió para ver qué había dentro. Entonces asintió con la cabeza y la guardó. Después, le preguntó al gordito con una ligera anticipación: “Con respecto a mis anteriores solicitudes de fórmulas de píldoras, ¿hay alguna novedad? Mientras haya una fórmula de píldoras, ¡estoy dispuesto a pagar un poco más!”

 

“Viejo amigo, las fórmulas de píldoras son extremadamente raras. Aunque es probable que los cultivadores del Establecimiento de la Fundación tengan algunas, son artículos muy preciados. ¿Quién se atrevería a sacarlas y venderlas? Además, si un querido amigo desea tener una fórmula de píldoras que sea de utilidad para los cultivadores del Establecimiento de la Fundación, sería aún más difícil. No he escatimado esfuerzos, pero aún así, ¡no he sido capaz de encontrar alguna!” Cuando el Gordo Chen escuchó las palabras de Han Li, su cara se volvió amarga mientras derramaba sus quejas.

 

Sintiendo una ligera decepción, Han Li sonrió con indiferencia y dijo: “No importa. Si no hay nada, ¡entonces olvídalo! Todavía debo agradecer al Hermano Mayor Chen por ayudar a encontrar esas dos fórmulas de antes.”

 

Cuando  el Gordo Chen escuchó esas palabras, sonrió alegremente, diciendo: “Esas dos fórmulas de píldoras casi arruinadas fueron algo que aprendí a lo largo de todos estos años. No me atrevía a confiar en que realmente las querrías. Sin embargo, mi querido amigo deseaba tomarlas y experimentar para ver si podía mejorarlas. Esto es algo que la gente común no se atrevería a hacer. ¡Después de todo, la energía y el tiempo necesarios para hacerlo es demasiado grande! Es una hazaña que tal vez se lograría con el esfuerzo constante de varias generaciones”.

 

El gordito dijo esto mientras se sentía ligeramente conmovido.

 

Cuando Han Li escuchó esto, sonrió débilmente y no dijo nada más.

 

Desde que Han Li llegó aquí, descubrió sorprendentemente que en el improvisado mercado del campo había muchos bienes raros que no se podían encontrar en las ciudades mercado. Desde hierbas medicinales, materias primas, herramientas mágicas y hasta técnicas de cultivo, casi todo.

 

Todos los ingredientes medicinales de los que carecía para la Píldora Recolectora Espiritual se reunían fácilmente en el mercado. Con sólo un poco de maduración, sería capaz de progresar inmediatamente su poder mágico de nuevo.

 

Con este gordito aquí, Han Li sólo tuvo que gastar unas mil piedras espirituales en dos de sus muy deseadas fórmulas de píldoras, ¡para su agradable sorpresa!


Capítulo semanal

¿Quieres mostrar tu apoyo? Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 3 capítulos Facebook
Descarga:

4 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.