<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 284

Capítulo 284. Discusión Susurrada

 

Aunque Qin Ping era un sirviente dentro de la Residencia Qin, normalmente llamaba a un carruaje cada vez que salía. Nunca había viajado tan lejos a pie como hoy.

 

¡Esto lo atormentaba en gran manera!

 

Qin Ping podía sentir sus dos talones ligeramente magullados, y sus pies como si fuesen pinchazos. Sin mencionar que su garganta se había vuelto ronca por hablar demasiado.

 

Sin embargo, cuando vio que su nuevo maestro estaba muy interesado en una pequeña tienda de porcelana y continuó mirando en todas las direcciones, sólo pudo apretar los dientes y seguirlo a regañadientes.

 

Después de todo, no podía decirle a su maestro que estaba cansado. ¿Cómo puede un sirviente como él atreverse a quejarse?

 

“Tengo un poco de hambre. ¿Conoces un lugar donde podamos almorzar?”

 

Las palabras increíblemente honestas de Han Li conmovieron el corazón de Qin Ping, y él estuvo de acuerdo reiteradamente después de alcanzar a Han Li. Luego hizo una sugerencia muy cortés e inmediatamente se dirigió a un pequeño restaurante no muy lejos, elogiando los exquisitos platos del restaurante.

 

Han Li encontró esta expresión humorística pero aún así usaba una expresión de ‘te dejaré decidir’. QIn Ping entró primero, entrando en el restaurante de dos pisos.

 

En el primer piso sólo había plebeyos comiendo platos sencillos. El segundo piso, sin embargo, era donde los de estatus iban a comer.

 

Qin Ping naturalmente no hizo que Han Li comiera en el primer piso, aunque parecía que su maestro tenía alguna intención de hacerlo.

 

No había muchos invitados en el segundo piso, sólo tres o cuatro grupos de personas.

 

En una de las mesas había en realidad cinco figuras verdaderamente notables, tres hombres y dos mujeres.

 

Cuando Han Li entró en este piso, miró a este grupo de personas con sorpresa. Esto se debía a que esos cinco eran en realidad cultivadores de la décima capa de la Condensación de Qi o superior; la aparición de cultivadores en un establecimiento mortal es bastante inusual.

 

‘¿Podrían ser de las Seis Sectas del Dao Diabólico’, pensó primero Han Li?

 

Han Li inmediatamente refrenó el Qi Espiritual en su cuerpo y usó la ‘Técnica del Dibujo del Qi’ que aprendió después de lograr el Establecimiento de la Fundación, retirando todo su Qi Espiritual en su cuerpo. Por ello, a los ojos de aquellos con una cultivación mucho más baja, no serían capaces de diferenciar entre Han Li y otro mortal.

 

“¡Joven Maestro, por favor, siéntese aquí!”

 

Qin Ping arrastró a Han Li hasta una mesa junto a la ventana con gran dificultad mientras le dolían los pies. Luego, usaba sus mangas para limpiar la silla de madera antes de invitar a Han Li con una sonrisa radiante para que se sentara completa.

 

Han Li reveló vergüenza y rápidamente llamó a Qin Ping para que se sentara también.

 

Esta vez, Qin Ping no fue muy educado y, después de declinar un par de veces, se sentó sinceramente.

 

Sus pies estaban realmente adoloridos, pero no podía romper con su condición de sirviente. Afortunadamente, este joven maestro Han que acaba de entrar en la capital no estaba particularmente pendiente de la etiqueta formal.

 

Al ver a dos personas sentadas, un camarero se acercó rápidamente y les preguntó humildemente: “¿Qué desean estos dos huéspedes? Este restaurante tiene muchos platos de renombre”.

 

“Quiero la mesa con todos tus mejores platos, y trae también tus platos de renombre. También, use sus mejores ingredientes. ¡Mi Joven Maestro es un Joven Maestro de la Residencia Qin!” Qin Ping sabía que Han Li ciertamente no sabía cómo pedir comida y tomó el asunto en sus propias manos, ordenando en nombre de Han Li. Después de mencionar la ‘Residencia Qin’, la expresión del sirviente se hizo mucho más viva.

 

La reputación de la Residencia Qin era muy útil. Después de escuchar esto, el camarero asintió inmediatamente con la cabeza, inclinó la cabeza e incluso dijo unas pocas palabras de adulación. Luego se apresuró a regresar después de recibir sus órdenes.

 

Sin embargo, a Han Li no le interesaba alardear de su poder ante algún sirviente. Estaba totalmente concentrado en los cultivadores sentados no muy lejos de él.

 

Pero lo que lo desconcertó fue que el hombre de treinta años vestido de azul le resultaba familiar, como si lo hubiera visto antes.

 

Han Li pensó durante un momento, pero no se le ocurrió nada. No era alguien con quien estuviera muy familiarizado.

 

Los hombres, incluyendo al hombre vestido de azul que Han Li encontraba conocido, todos bebían una taza de alcohol con cara de preocupación. Las dos hermosas mujeres simplemente miraban fijamente sus tazas de alcohol, sin siquiera mover sus palillos. Parecía que no tenían apetito.

 

Por su apariencia, se encontraron con una gran cantidad de dificultades. Realmente no parecían ser cultivadores del Dao Diabólico infiltrándose en el Estado de Yue.

 

El hombre vestido de azul parecía ser el más joven del grupo, aparte de una mujer que parecía varios años más joven.

 

“Joven Maestro, la comida ha llegado. ¡Por favor, come primero!” En este momento, Han Li escuchó las respetuosas palabras de Qin Yan desde el costado.

 

El sirviente ya había colocado los platos en la mesa de forma ordenada y ágil.

 

“¡Jeje, comamos juntos!” Han Li sonrió con una ligera vergüenza y abrió la boca, mostrando sus blancos y puros dientes.

 

En ese momento, Han Li comenzó a comer sin restricciones y parecía estar completamente concentrado en masticar. Pero en realidad, estaba liberando sigilosamente su sentido espiritual, prestando mucha atención a los varios cultivadores cercanos.

 

Cuando Qin Ping vio a Han Li empezar a comer, movió naturalmente sus palillos.  En ese momento, el mayor de ellos, un anciano de rostro oscuro, dejó de beber y, de repente, liberó una barrera invisible insonorizada a su alrededor. Y él dijo: “Coman todos. Ya que nuestras vidas han caído en manos de otros, nosotros, compañeros de la Montaña de la Niebla, ¡sólo podemos caminar un paso a la vez! Independientemente de cómo se diga, no tener nuestras almas dispersas es mucho mejor que lo que les pasó a otros cultivadores”.

 

Aunque la barrera insonorizada estaba en efecto y la voz del anciano de cara oscura no era fuerte, Han Li podía escucharlo claramente. Las técnicas mágicas insonorizadas utilizadas por cultivadores menores eran ineficaces contra el asombroso sentido espiritual de Han Li.

 

Sin embargo, las palabras del viejo hicieron que Han Li supiese que algo andaba mal; podía escuchar que había algo que estaba siendo ocultado de esas palabras.

 

Tal vez debido a las palabras del anciano de cara oscura, las dos mujeres comieron en silencio algo de comida.

 

Sin embargo, aún así parecían de mente ausente. ¡Lo más probable es que no hayan probado nada!

 

“Hermano Mayor, ¿seremos realmente manipulados por ellos de ahora en adelante? Esto realmente no va a funcionar. Podemos contarle en secreto a las siete sectas. ¡Seguramente se ocuparán de ellos!” Después de que el hombre vestido de azul tomara dos tragos pesados, dijo esto con una expresión feroz.

 

El viejo de cara oscura suspiró. “¡Cuarto Hermano! El asunto no es tan simple.” Agitó ligeramente la cabeza y reveló una sensación de impotencia.

 

Al escuchar las palabras del anciano, la mujer más joven, vestida de blanco, no pudo evitar preguntar: “Hermano mayor, ¿por qué no podemos? ¿Podría ser que los de las siete sectas no quieran matar villanos? En el Estado de Yue, al menos varios cientos han muerto por sus manos para preservar el Dao”.

 

Cuando la mujer vestida de blanco dijo esto, su cara mostró falta de voluntad.

 

Cuando el hombre y la mujer de mediana edad presenciaron la feroz respuesta, se miraron en silencio con una sonrisa amarga. Parecía que estos dos entendían claramente lo que el viejo de cara oscura dudaba.

 

Cuando Han Li escuchó esto, se sorprendió un poco. Sintió que se había aferrado débilmente a algo inmensamente grande.

 

Sin embargo, mantuvo su cubierta comiendo varios platos más, haciendo que Qin Ping elogiara el gran apetito de Han Li.

 

Han Li sonrió con un ligero sonrojo como si se diera cuenta de que sus acciones eran impropias y ralentizó la velocidad a la que estaba comiendo.

 

En ese momento, el anciano de rostro oscuro suspiró, después comenzó a dar una explicación al hombre vestido de azul y a la mujer vestida de blanco.

 

“¡En realidad, pedir ayuda a las siete sectas es simplemente inútil!”

 

“En primer lugar, nosotros, los cultivadores deshonestos, entendemos claramente las circunstancias actuales de las siete sectas. Toda su mano de obra está enfocada en detener la invasión del Dao Diabólico, así que, ¿cómo podrían desviar mano de obra para ayudar a los cultivadores deshonestos? Incluso se enfrentan contra los cultivadores del Establecimiento de la Fundación. Si las siete sectas enviaran cultivadores ordinarios, serían fundamentalmente incapaces de actuar. De lo contrario, ¿de qué otra manera nos habría capturado tan fácil el Dao Diabólico?”

 

“En segundo lugar, aunque las siete sectas realmente se preocupan por preservar el Dao y han enviado hombres para eliminar a nuestros atacantes, no olviden que llevaban máscaras. No sabemos nada sobre su apariencia. Además, nos sorprendieron en un templo abandonado que encontraron por casualidad, por lo que ningún tipo de ayuda habría llegado a tiempo. ¡Simplemente no tenemos medios para actuar contra ellos! Sin mencionar que ponen una especie de extraña restricción en nuestros cuerpos. Si no seguimos sus órdenes a tiempo, es probable que nos maten inmediatamente. Además, ¿es cierto que los de las siete sectas podrán eliminar nuestras restricciones? Como se atrevieron a abandonarnos tan fácilmente, probablemente ellos mismos diseñaron estas restricciones. ¡Ciertamente no son tan fáciles de destruir!”

 

Mientras el anciano de cara oscura decía esto, más arrugada se volvía su frente. Parecía que hablaba con desesperación.

 

“¿Y entonces sólo podemos ponernos del lado de los villanos y ayudarlos a atrapar a otros cultivadores?” La tez de la mujer vestida de blanco palidecía mucho. Claramente no estaba dispuesta a hacer esto.

 

“¡Quinta Hermana! Es como ha dicho el Hermano Mayor. Ahora mismo, ¡sólo podemos caminar un paso a la vez! Afortunadamente, tenemos tiempo antes de que nos veamos obligados a actuar. Durante ese tiempo, esperamos que encontremos una forma de desobedecerlos y escapar”. El hombre alto y delgado de cuarenta años habló, consolándola.

 

¡Pero todas estas personas sabían que esas palabras eran mentiras para engañarse a sí mismos! No habían sido capaces de pensar en nada plausible estos últimos días. ¿Sería posible que encontraran una manera después de unos meses?

 

Dicho esto, esta gente se quedó en silencio. La preocupación burbujeaba en sus corazones.


Capítulo semanal

¿Quieres mostrar tu apoyo? Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 3 capítulos Facebook
Descarga:

6 Comentarios Comentar

  1. Luis Mariano

    Lector

    Nivel 15

    Luis Mariano - hace 1 mes

    Gracías por el capitulo. Las cosas se estan poniendo más interesante.

  2. Avatar

    Lector

    Nivel 230

    rdrtoh - hace 4 semanas

    Ya decía Yo que esta misión no sería realmente tan sencilla. 😜

    Gracias por el capítulo.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.