<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 318

Capítulo 318. Reaparición de Qing Wen

 

“Como era de esperar, Han Li está más allá de lo normal, siendo capaz de encontrar un agujero tan rápido. ¿Cuál es su debilidad?” Liu Jing elogió a Han Li y preguntó amablemente.

 

Han Li sonrió débilmente y de repente entregó la bola de cristal.

 

“Hermano Marcial Mayor, mira este Orbe de Luz Violeta y lo entenderás.” Han Li señaló en la dirección que acababa de mirar.

 

Cuando Liu Jing escuchó esto, tomó la herramienta mágica con gran curiosidad y la miró cuidadosamente.

 

Después de echar un vistazo, Liu Jing reveló asombro. Después de un breve momento, pasó la bola de cristal a Han Li y bajó la cabeza, murmurando para sí mismo.

 

Pasó otro momento antes de levantar la cabeza y dijo ansiosamente a los demás: “Las palabras de Han Li son ciertas. Por alguna razón desconocida, las fluctuaciones del Qi Espiritual en esa dirección parecen mucho más delgadas. Parece que esta formación fue establecida apresuradamente y expuso una falla involuntaria.” La voz de Liu Jing se hizo más fuerte como si estuviera rebosante de confianza.

 

“Entonces, ¿qué piensa hacer el Hermano Marcial Liu?” La Hermana Marcial Mayor de Chen Qiaoqian no pudo evitar preguntar.

 

“Concentren todos nuestros ataques en el punto débil. Estoy seguro de que seremos capaces de romper esta formación sin gastar mucho poder mágico”. Dijo Liu Jing con certeza.

 

“Ya que es así, ¡debemos actuar rápidamente!” Cuando Song Meng escuchó esto, no pudo esperar más. Inmediatamente levantó la mano y soltó su ‘Espada de Hilo Azul’, haciendo que girara sobre su cabeza.

 

Los otros llevaban expresiones de entusiasmo después de escuchar las palabras de Liu Jing.

 

Cuando Liu Jing vio esto, ya no dudó más y exclamó inmediatamente: “¡Bien! Rompamos esta formación y demos un espectáculo a nuestros enemigos”.

 

Después de decir esto, más de diez herramientas mágicas emitieron un resplandor deslumbrante y dispararon ferozmente hacia el defecto de la formación.

 

……

 

Fuera de la formación, el Demonio de Hielo se sentía extremadamente ansioso mientras mandaba a los discípulos de la escuela que tomaran una formación de encierro.

 

Desde que el Maestro de la Escuela del Mal Negro había pedido a los cuatro grandes Servidores de Sangre que permanecieran en el palacio, deberían haberse turnado para vigilar en parejas.

 

Pero Xie She, quien originalmente se suponía que debía estar en guardia con él, había alcanzado recientemente la etapa de Gran Éxito en su cultivo. Usando la excusa de querer entrar inmediatamente en la mitad del Establecimiento de la Fundación, huyó sigilosamente a la prisión de sangre para cultivar. Como el Demonio de Hielo no estaba dispuesto a ofender al brillante y creciente talento de los cuatro Servidores de Sangre, tácitamente había hecho la vista gorda.

 

Sin embargo, ese momento de abandono le había dejado solo mientras protegía la entrada contra la invasión de tantos enemigos fuertes.

 

Sin embargo, ¡fue una suerte que tuviera un ingenio rápido!

 

Primero usó esta ‘Formación de los Cuatro Símbolos’ para atrapar al enemigo, y luego envió discípulos a la prisión de sangre y al palacio trasero para traer rápidamente a los otros tres servidores de sangre sin demora.

 

Él entendió claramente que estos pocos discípulos de la Condensación de Qi no eran rivales contra estos fuertes enemigos. Pero por suerte, el enemigo había quedado atrapado en la Formación de los Cuatro Símbolos, ¡lo que le permitió ganar bastante tiempo!

 

Mientras pudiera entretenerse por un tiempo, sus tres camaradas llegarían pronto.

 

Con los cuatro grandes Servidores de Sangre actuando juntos, el Demonio de Hielo no tendría nada que temer.

 

Justo cuando estaba pensando en esto, una fuerte vibración retumbante podía ser escuchada desde dentro de la Formación de los Cuatro Símbolos.

 

La espesa niebla blanca que llenaba la formación fue entonces ferozmente eliminada, pareciendo como si la formación estuviera a punto de ser destruida.

 

“¿Qué es esto? Es imposible que la Formación de los Cuatro Símbolos se rompa tan rápidamente. ¡Algo debe haber salido mal!” Cuando el Demonio de Hielo vio esto, su pálida cara oculta por el frío Qi se había vuelto algo verde.

 

“Señor Demonio de Hielo, los enemigos habían atacado demasiado rápido. Algunos de los discípulos que estaban a cargo de la formación habían muerto en el ataque, causando que la Formación de los Cuatro Símbolos estuviera insuficientemente manejada. Es posible que el enemigo haya visto a través de la brecha.” Cuando un Discípulo de la Escuela del Mal Negro cercano vio esto, cuidadosamente dio una explicación.

 

Cuando el Demonio de Hielo escuchó esto, se alarmó y se puso furioso. Justo cuando estaba a punto de reprenderlo en voz alta, escuchó una suave voz detrás de él.

 

“Demonio de Hielo, ¿qué pasó? La Formación de los Cuatro Símbolos se había activado, pero parece incapaz de detener al enemigo”.

 

Cuando el Demonio de Hielo escuchó esto, inmediatamente se sintió aliviado.

 

“¡Qing Wen, es bueno que hayas llegado rápido!” El Demonio de Hielo no podía ocultar su felicidad y giró rápidamente su cabeza para mirarlo.

 

˂˂ Nota: Han Li se encontró con Qing Wen en el Capítulo 130 ˃˃

 

 

A una hora desconocida, aparecieron dos personas a unos quince metros detrás de él.

 

Uno de ellos apareció de treinta años de edad, con un rostro sin barba y poco llamativo. Llevaba una túnica Daoísta azul y miraba la extraña condición de la Formación de los Cuatro Símbolos con una expresión solemne.

 

“¿Quién nos está invadiendo? ¿Y dónde está esa jovencita, Xie She?” Tie Luo acarició su calva cabeza con una expresión de sed de sangre.

 

“Ahora mismo, Xie, ella es…”

 

Un gran estruendo de la Formación de los Cuatro Símbolos interrumpió al Demonio de Hielo. La densa niebla de la Formación de los Cuatro Símbolos se rompió y desapareció por completo, revelando las siluetas del grupo de Han Li.

 

Después de ver claramente el número y el cultivo de estos invasores, la apariencia de Qing Wen se oscureció ligeramente y Tie Luo se mostró muy sorprendido.

 

“¡Ja, ja! Ustedes, malvados cultivadores, ¿creían que una formación rota podía atraparnos a los cultivadores del Valle del Arce Amarillo? ¡Eso es sólo un deseo!” Después de que Song Meng apareció una vez más ante el frío palacio, no pudo evitar gritarlo con entusiasmo.

 

“¿Valle del Arce Amarillo?”

 

Qing Wen y los otros dos se sorprendieron un poco. Sin embargo, después de un breve momento de reflexión, se recuperaron rápidamente. Aparte de las Siete Grandes Sectas, ¿quién más podría enviar a tantos cultivadores del Establecimiento de la Fundación en el Estado de Yue?

 

“¿Por qué has irrumpido en el palacio Imperial en la noche? ¿Podría ser que no tengas miedo de violar la prohibición?” Sin esperar a que Liu Jing y compañía hablaran, Qing Wen preguntó tranquilamente.

 

Sabía de la prohibición de las Siete Sectas y esperaba poder usar esto para hacer que el grupo de Liu Jing temiera las consecuencias.

 

Liu Jing resopló fríamente, y antes de que pudiera abrir la boca, escuchó un grito de alarma del hombre calvo.

 

“¡Eres tú! ¿No eres de la Escuela de los Mil Bambúes? ¿Cómo son ustedes junto con los cultivadores del Valle del Arce Amarillo?” Mientras el gran calvo, Tie Luo, les miraba a los ojos, descubrió a Han Li entre ellos, no pudo evitar preguntarlo en voz alta con asombro y confusión.

 

Estas palabras dejaron atónitos tanto a los enemigos como a los aliados. En un instante, todos los ojos se concentraron en Han Li.

 

En ese momento, el Sacerdote Daoísta Qing había reconocido claramente a Han Li y no pudo evitar distorsionar su cara. La incredulidad se podía ver en sus ojos.

 

“¿Cuándo he dicho que era alguien de la Escuela de los Mil Bambúes?” Han Li miró fríamente al gran hombre calvo y luego dirigió su mirada hacia el sacerdote Daoísta Qing Wen.

 

Ese año, en la Reunión del Gran Sur, Qing Wen había instado a Han Li a viajar con él. Sorprendentemente, Han Li lo encontró aquí.

 

Como resultado de esto, fue capaz de responder a las persistentes preguntas de entonces, a saber, por qué Qing Wen hizo tantos esfuerzos para viajar junto con cultivadores de baja calidad y por qué ese hombre vestido de amarillo había perseguido e intentado matar a Han Li.

 

Ahora entendiendo toda la historia, Han Li se puso furioso y sintió un intenso deseo de asesinar a Qing Wen.

 

“Tonterías. Si no eres de la Escuela de los Mil Bambúes, ¿entonces por qué puedes usar técnicas de marionetas?” El gran hombre calvo respondió, negándose a dejar el asunto en paz.

 

“¿Estamos obligados a decirles las técnicas que el Hermano Marcial Menor Han es capaz de usar? ¡Todos, ataquen! Esta gente se está demorando deliberadamente por tiempo. ¡No cumplan sus deseos!” La expresión de Liu Jing se oscureció antes de decir esto repentinamente con una voz severa.

 

Dicho esto, extendió su brazo y una raya de luz plateada atacó directamente al Demonio de Hielo que tenía delante.

 

Al escuchar esto, los discípulos del Valle del Arce Amarillo de repente se dieron cuenta y maldijeron interiormente la astucia del enemigo. Entonces soltaron sus herramientas mágicas sin restricciones, e inmediatamente se unieron a la lucha.

 

Como Han Li había estado mirando al Sacerdote Daoísta Qing Wen antes, inmediatamente realizó un ataque de pinza con el Hermano Marcial Mayor Wang de Chen Qiaoqian, en un intento de atrapar a Qing Wen.

 

Sin hablar más, Han Li acarició la bolsa de almacenamiento en su cintura, causando que más de diez rayas de luz roja, negra y dorada se elevaran simultáneamente. Después de flotar sobre Han Li durante un momento, dispararon hacia el enemigo con el sonido de una débil explosión.

 

Han Li no se molestó en hablar con Qing Wen porque no tenía la menor intención de recordar los viejos tiempos.

 

Cuando Qing Wen y ese Hermano Marcial Mayor Wang vieron la demostración de inmensa fuerza de Han Li, ambas expresiones cambiaron significativamente.

 

El Hermano Marcial Mayor Wang reveló una agradable sorpresa, mientras alababa interiormente a Han Li. Como era de esperar, la reputación de Han Li como experto que había matado previamente a muchos cultivadores del Establecimiento de la Fundación estaba bien ganada; ¡es realmente excepcional!

 

El Sacerdote Daoísta Qing Wen reveló una apariencia cautelosa y levemente envolvió su cuerpo en una capa de Qi azul. Al ver las acciones despiadadas de Han Li, supo que Han Li tenía la intención de asesinarlo. Naturalmente, no esperaría la muerte como un blanco fácil.

 

A su vez, tampoco dijo ninguna tontería antes de extender repentinamente su mano hacia las herramientas mágicas de ataque.

 

Cinco herramientas mágicas de perlas azules volaron de su mano y formaron un pentágono a su alrededor en un instante.

 

Entonces, con un destello de luz azul, el Sacerdote Daoísta Qing Wen fue envuelto en una nube de niebla azul cuando una barrera de prisma pentagonal apareció a su alrededor de la nada, protegiéndolo de cerca.

 

Las Cuchillas de Enjambre del Escarabajo Dorado, las Garras del Dragón Negro y los Tridentes Cadena de la Flama Voladora golpearon simultáneamente la barrera de prisma pentagonal de Qing Wen, produciendo una explosión de luz cegadora. Ráfagas de resplandor volaron en todas direcciones, pero la extraña barrera quedó indemne del ataque.

 

“Han Li, mi Barrera Verdadera Madera Azul sólo puede ser rota por cultivadores de la Formación del Núcleo. Los cultivadores del Establecimiento de la Fundación como usted no son capaces de dañarla en lo más mínimo. ¡Más vale que te rindas!” Qing Wen repentinamente dijo esto con una ligera sonrisa, hablando a Han Li de una manera muy íntima.


Capítulo semanal

¿Quieres mostrar tu apoyo? Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 3 capítulos Facebook
Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.