<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 323

Capítulo 323. Ejecución de Demonios

 

Los sellos verdaderos eran varias veces más difíciles de activar en comparación con los sellos comunes. Como resultado de esto, Liu Jing pidió a sus compañeros de la secta que lo protegieran, ya que no deseaba alcanzar el mismo trágico fin que su Hermana Marcial Menor. Terminando sus instrucciones, Liu Jing se protegió usando su herramienta mágica de anillo amarillo antes de sentarse con las piernas cruzadas sobre su herramienta mágica voladora. Con el corazón tranquilo, Liu Jing comenzó a derramar poder mágico en el sello verdadero del ave.

 

A medida que el brillo del talismán de color rojo fuego se intensificaba en la mano de Liu Jing, las alas del ave de fuego inscrita se volvieron cada vez más ágiles y vivas. Parecía que el ave de fuego se materializaría de repente y saldría volando del talismán en cualquier momento.

 

Aunque Han Li estaba ocupado en la batalla con el Demonio de Hielo en tierra, se sentía a gusto sabiendo que sus compañeros discípulos de la secta estaban tomando acción. Había temido que sus compañeros discípulos de la secta se escondiesen y huyesen derrotados. Si se le dejara solo, Han Li no podría obtener el artículo que deseaba del maestro de la Escuela del Mal Negro.

 

Ya no preocupado por el abandono, Han Li se concentró de todo corazón en el enemigo que le precedía. Incluso como cultivador medio del Establecimiento de la Fundación, los Pasos Cambiantes de Humo seguían suponiendo una carga significativa para su cuerpo. Por lo tanto, no podía dejar que esta batalla de velocidad extrema se alargara; tenía que arriesgarse a un asalto total.

 

Con eso en mente, Han Li parpadeaba incesantemente mientras blandían una espada plateada en una mano, suprimiendo al Demonio de Hielo y dejándolo sin aliento. Con la otra mano Han Li, invocó en silencio un artículo de su bolsa de almacenamiento y lo enrolló alrededor de su dedo anular.

 

La intención asesina pasó a través de sus ojos; Han Li corrió hacia delante a una temible velocidad, su espada agarrada con ambas manos. De repente hizo un ataque feroz, inspirando temor en el demonio de hielo.  El Demonio de Hielo rápidamente retrocedió y levantó sus afiladas garras de cristal en defensa.

 

*Dang. El demonio de hielo se rió fríamente. Aprovechando el impulso del golpe, el Demonio de Hielo voló hacia atrás para aumentar la distancia entre él y Han Li.  En ese momento, una leve mueca de desprecio apareció en la cara de Han Li.

 

Cuando el Demonio de Hielo vio esto, se sintió extremadamente inquieto. Han Li soltó su espada con una mano y la soltó.

 

A su vez, el Demonio de Hielo sintió como una fuerza indescriptible detenía su retirada y ya no podía evitar el feroz ataque de Han Li. En ese momento, Han Li volvió a coger la espada con ambas manos y se movió sin expresión alguna para atacar.

 

Cuando el Demonio de Hielo vio esto, se puso pálido y rápidamente empezó a luchar con todas sus fuerzas. Desafortunadamente, ya era demasiado tarde. En un parpadeo, Han Li ya había aparecido ante él. La espada de Han Li se difuminó momentáneamente y un sinnúmero de rayas plateadas atacaron al Demonio de Hielo mientras brillaban de un lado a otro. En el instante siguiente, dos figuras aparecieron bajo la luz de la luna: Han Li de pie con una espada en sus manos y el Demonio de Hielo cayendo al suelo.

 

Habiendo visto esto claramente, Song Meng y los demás no pudieron evitar sentirse extremadamente nerviosos.

 

El Demonio de Hielo se puso en pie y miró la espalda de Han Li con una malvada sonrisa. Mientras pensaba en decir algo, su expresión se congeló repentinamente.

 

Se podía escuchar el sonido de una serie de agudas rupturas, revelando un sinnúmero de finas grietas en el cuerpo transparente del Demonio de Hielo. A medida que los sonidos continuaban, las grietas se hicieron más grandes, convirtiendo el cuerpo del Demonio de Hielo en un montón de hielo roto y translúcido.

 

Cuando los cristales translúcidos se rompieron, una garra completamente intacta con sus puntas afiladas aún irradiaba un denso Qi frío. Esto fue lo único que sobrevivió a los rápidos cortes de Han Li; también permaneció completamente ilesa.

 

Han Li miró impasiblemente los restos del Demonio de Hielo. Luego dirigió su mirada hacia los tres capullos deslumbrantes, arrugando su frente.

 

Silenciosamente tiró de su mano, haciendo que la garra de hielo volase hacia él.

 

Del reflejo de la luz de la luna, un hilo delgado y transparente podía verse débilmente entre la garra afilada y Han Li. Esta fue precisamente la causa de la muerte del Demonio de Hielo.

 

Aprovechando su corta distancia durante el golpe anterior, Han Li había controlado el hilo transparente de su dedo anular para enroscarse sigilosamente alrededor de su garra. Desafortunadamente, mientras que la transformación demoníaca hizo que el cuerpo del Demonio de Hielo se volviera transparente y fuerte, también había enturbiado sus sentidos, permitiendo a Han Li tener éxito en quitarle la vida.

 

Han Li bajó la cabeza para mirar la garra de hielo, y tras un momento de duda, la arrojó a la basura.

 

Como la garra de hielo era capaz de resistir su espada plateada sin sufrir daño, comprendió que era un material excepcionalmente bueno para refinar las herramientas mágicas. Pero sabiendo que originalmente era la mano de una persona, su corazón tembló y fue incapaz de superar su repugnancia.

 

Caminó hacia el lado de los restos del Demonio de Hielo y casualmente golpeó la pila de hielo unas cuantas veces con una espada plateada, sacando una bolsa de almacenamiento desde el interior. Después de echarle un vistazo, la guardó cuidadosamente. Luego voló silenciosamente hacia el cielo, queriendo ver cómo sus compañeros miembros de la secta tratarían con los tres servidores de sangre transformados.

 

Han Li no sabía que durante el momento en que el Demonio de Hielo había perdido la vida, un hombre de mediana edad en meditación abrió repentinamente sus ojos rojos como la sangre y murmuró para sí mismo: “¿El Demonio de Hielo ya ha muerto? Eso está muy bien. Me ahorrará el esfuerzo de tratar con él en el futuro”.

 

Dicho esto, cerró tranquilamente los ojos como si nada hubiera pasado.

 

Un cadáver atrofiado yacía ante él. Por las líneas claras de los huesos, parecía que no había carne debajo de la piel. El cadáver llevaba la ropa de un cultivador del Valle del Arce Amarillo.

 

……

 

Han Li voló hacia el cielo y antes de abrir la boca, Song Meng y los demás lo habían rodeado. Con expresiones de admiración y conmoción, todos lo alabaron. Sus palabras tenían incluso un rastro de reverencia. El compañero de cultivo en pareja de la Hermana Marcial Mayor Xue Hong se sintió muy agradecido con Han Li.

 

Han Li dijo unas palabras de humildad. Entonces notó el cegador talismán rojo en la mano de Liu Jing y preguntó con curiosidad sobre él.

 

Alguien inmediatamente le dio a Han Li una explicación sobre los ‘Sellos Verdaderos’, causando que Han Li se sintiera muy feliz y aliviado.

 

Naturalmente, Han Li ya había escuchado hablar de los sellos verdaderos. Sin embargo, no esperaba que el Hermano Marcial Mayor Liu tuviera semejante tesoro y estuviera dispuesto a usar una medida tan crítica para salvar vidas.

 

Han Li no había conocido a Liu Jing por mucho tiempo y no tenía forma de saber sobre el complicado dilema de Liu Jing de pagar un costo tan alto para preservar su reputación.

 

En el caso de Han Li, básicamente no le importaba cómo lo miraban los demás. Mientras su propia reputación no se interpusiera en sus recompensas, no le importaba.

 

Naturalmente, si Han Li tuviera la oportunidad de dejar una buena impresión sin gastar mucho esfuerzo, estaría dispuesto a hacerlo. Pero usar algo tan precioso como un ‘Sello Verdadero’ para mantener su reputación, Han Li no estaría dispuesto a hacer una cosa tan tonta aunque lo mataran.

 

Aún así, la acción de Liu Jing había dejado una verdadera impresión en Han Li. Incluso dudaba de la validez de su creencia largamente sostenida. Si hubiera personas en este mundo que realmente actuaran para exterminar el mal, ¿entonces qué sería de él? ¿Podría ser considerado una ‘buena persona’?

 

Justo cuando Han Li se sentía un poco avergonzado, de repente escuchó un feroz rugido lleno del deseo de sangre y masacre desde abajo.

 

Han Li y compañía miraron apresuradamente hacia abajo, alarmados.

 

Uno de los tres capullos había sufrido un gran cambio, apareciendo como si el servidor de sangre que contenía estuviera a punto de emerger.

 

El corazón de Han Li temblaba. Parecía que tendría que luchar contra otro Servidor de Sangre para ganar tiempo para que el Hermano Marcial Mayor Liu terminara.

 

Con eso en mente, Han Li comenzó a actuar, pero fue interrumpido por una voz tranquila detrás de él.

 

“Todos, apártense. Permítame eliminar a esos tres demonios”.

 

Al escuchar esto, todos revelaron alegría.

 

Han Li se dio la vuelta apresuradamente y vio a Liu Jing mirándolos con una sonrisa. Tenía una pequeña y exquisita ave roja en la mano. Revoloteaba y parecía extremadamente adorable. Además, el abrasador Qi en las cercanías había desaparecido sin dejar rastro en un momento desconocido.

 

Han Li miró a la pequeña ave roja con asombro.

 

“¡Muchas gracias a todos por protegerme!”

 

Liu Jing voló al frente del grupo de una manera relajada. Bajo la mirada del asombro de los demás, actuó sin la menor vacilación y levantó ligeramente la mano donde estaba la pequeña ave. Con un claro chirrido, la pequeña ave de fuego voló rápidamente hacia delante de la mano de Liu Jing.

 

En ese momento, un capullo debajo de ellos había terminado su transformación. *Puchi. Un demonio envuelto en luz azul emergió de su capullo. Su forma era bastante similar a la del Demonio de Hielo semi transformado, sin embargo, su apariencia era de un azul profundo.

 

Por la apariencia del demonio, claramente se podía decir que era el Sacerdote Daoísta Qing Wen. Pero en ese momento, parecía completamente loco como si no tuviera la capacidad de pensar.

 

Soltó dos rugidos locos y levantó la cabeza para mirar a la pequeña ave de fuego que aleteaba. Su cuerpo se quedó inmóvil de inmediato y la locura que mostraba en su cara estaba contenida, revelando una expresión de gran temor.

 

Luego se perdió en el pánico y miró a su alrededor. De repente voló a los cielos envuelto en luz azul; parecía que deseaba escapar.

 

Pero en ese momento, una feroz explosión estalló de la pequeña ave, convirtiéndose en una gran ave de unos tres metros de ancho. Extendió sus alas y viajó más de treinta metros en un instante, apareciendo ante el demonio transformado Qing Wen. Con su afilado pico rojo, picoteó ligeramente.


Capítulo semanal

¿Quieres mostrar tu apoyo? Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 3 capítulos Facebook
Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.