<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 332

Capítulo 332. Un Lugar que Una Vez fue Familiar

Capítulo Patrocinado por: ¡El Cultivador de la Condensación de Qi – Manalex (Manuel Zapata)! ¡Muchas Gracias!

 

Inmediatamente después de que Han Li aceptó acompañar a Chen Qianqiao, sintió un ligero pesar.

 

Anteriormente había tomado la clara decisión de no enredarse más con esta mujer. Pero ahora, había accedido a acompañarla por alguna razón desconocida. ¡Parecía que no estaba tan decidido como pensaba!

 

Han Li agitó la cabeza hacia adentro y respondió: “Está bien. Entonces, ¿qué tal si la Hermana Marcial Mayor me acompaña en mi Bote de Viento Divino? ¡Podremos llegar allí mucho más rápido!”

 

Con eso dicho, Han Li sacó su impecable y blanco Bote de Viento Divino e invitó a Chen Qianqiao a viajar con él.

 

Cuando Chen Qiaoqian vio este gesto, sonrió dulcemente y entró en el bote sin ninguna objeción.

 

Después de un momento de vuelo, Han Li llevó a Chen Qiaoqian a la famosa Montaña del Crisantemo Blanco de Yuejing.

 

La montaña estaba cubierta de toda clase de crisantemos, la mayoría blancos. La escena era realmente fascinante.

 

Contrariamente a las expectativas de Han Li, Chen Qiaoqian no le habló después de llegar a la montaña. Simplemente caminaban por el pequeño sendero de la montaña pensando en sus propios asuntos. Sólo cuando de vez en cuando veían una escena particularmente impresionante se detenían por un momento.

 

Han Li no habló mientras la seguía, mirando despreocupadamente su encantador cuerpo sin la más mínima vergüenza.

 

Después de dos horas, Chen Qiaoqian subió a la cima de la montaña y se paró en un pequeño pabellón con Han Li al lado.

 

En ese momento, nadie estaba en la cima de la montaña aparte de los dos; ni siquiera un solo viajero. Como los dos no estaban dispuestos a hablar, la situación era extremadamente tranquila.

 

Se desconocía cuánto tiempo continuaría este sutil estado de ánimo antes de que Chen Qiaoqian lo rompiera con unas pocas y tenues palabras.

 

“¡Hermano Han, después de la gran batalla, me temo que me voy a casar!”

 

Al escuchar esas palabras, Han Li no pudo evitar inclinar la cabeza y revelar una expresión de asombro.

 

“El novio es un discípulo de linaje directo del gran clan de cultivadores Qin, un discípulo de la Fortaleza Imperial Celestial y un cultivador que acaba de llegar al Establecimiento de la Fundación! Lo he visto varias veces y parece decente. Si no ocurre nada inesperado, entonces se casará con mi Clan Chen y se convertirá en mi Compañero Dao”. Chen Qiaoqian habló con calma y miró hacia otro lado ante la apariencia de asombro de Han Li.

 

Después de un momento, el asombro de Han Li fue disminuyendo gradualmente, y con cierta vacilación, dijo cortésmente: “¡Entonces debo felicitar a la Hermana Marcial Mayor Chen por encontrar una pareja matrimonial adecuada! ¡El Hermano Marcial Menor ciertamente preparará un regalo para ti más tarde..!”

 

Cuando Han Li empezó a hablar, se hizo evidente que Chen Qiaoqian no tenía intención de escuchar sus palabras; esas no eran las palabras que ella quería escuchar. Tembló un momento antes de soltar una herramienta mágica voladora en forma de disco y salir volando con la cara gélida.

 

Después de ver a Chen Qiaoqian desaparecer en la distancia, Han Li se quedó inmóvil en su lugar con una fría expresión. Después de un largo rato, soltó un largo suspiro y se fue volando desanimado.

 

Aunque Han Li ya había tomado su decisión sobre Chen Qiaoqian, todavía se sentía perdido cuando se enfrentaba a su interés por casarse con ese hombre.

 

¡Se trataba tal vez de un defecto común que todos los hombres poseían! Incluso si se les llamaba cultivadores, tenían las mismas emociones que los mortales.

 

Han Li se burló de sí mismo mientras volvía a la Residencia Qin.

 

Después de regresar a la residencia, Han Li se enteró por los demás que Chen Qiaoqian ya había partido, comenzando su viaje temprano.

 

Cuando Han Li escuchó esto, sonrió amargamente en su corazón. Parecía que él había decepcionado mucho a Chen Qiaoqian, y ahora ella estaba preparando su corazón para casarse con otra persona.

 

Aunque estaba un poco deprimido, Han Li no era un hombre normal. Con una expresión ordinaria, asintió con la cabeza y bromeó con los demás durante un rato más.

 

Así, la mañana del segundo día había llegado y los otros salieron de la Residencia Qin. Han Li fue el último cultivador en quedarse.

 

Antes de emprender su viaje, fue a visitar en secreto a Mo Fengwu. Después de todo, eran conocidos y él quería despedirse de ella.

 

Pero cuando llegó fuera de su casa, Han Li vio a Mo Fengwu a través de una ventana, haciéndole cambiar de opinión.

 

Esto se debió a que Mo Fengwu acompañaba a una anciana de unos cincuenta años que leía las escrituras en voz alta. Parecía completamente en paz.

 

Después de que Han Li miró en silencio durante un momento, finalmente decidió no molestarla. Se dio la vuelta y se fue en silencio.

 

Con respecto a esta chica en particular, ¡podría ser mejor que no se encontrara con ella!

 

¡Tal vez vivir una vida pacífica sin que le recuerden esos recuerdos dolorosos sea lo mejor para ella! Han Li pensó con melancolía.

 

Han Li entonces dejó Yuejing y primero hizo un viaje a la ciudad de Jia Yuan. Como había prometido vengar la Finca Mo, pensó que también podía visitarla y echarle un vistazo.

 

Aunque el Dao Diabólico no había venido a crear problemas, calculó que la ciudad de Jia Yuan no contenía actualmente ningún cultivador de alto nivel debido a la gran batalla que se avecinaba. Sólo tenía que deshacerse en secreto del Maestro de la Secta Arco Iris. Incluso si enfurecía a unos pocos discípulos de la Montaña de la Bestia Espiritual, no podrían descubrir que fue él.

 

Además de causar problemas a la Secta Arco Iris, pensó en echar un vistazo para ver cómo Sun Ergou estaba manejando la Pandilla Cuarto Nivel.

 

Había dejado atrás este plan de respaldo hace varios años, y ahora, quería ver si todavía tenía algún uso.

 

Con eso en mente, Han Li se dirigió hacia la ciudad de Jia Yuan en su Bote de Viento Divino.

 

La última vez que estuvo en la ciudad de Jia Yuan fue hace más de diez años. Sin embargo, muchos de los recuerdos permanecieron vivos en su mente y dejaron una profunda impresión en él.

 

……

 

Cinco días después, un joven apareció frente a un restaurante de larga tradición en la ciudad de Jia Yuan. Esta persona se detuvo en el costado de la calle y miró el cartel del restaurante con los ojos entrecerrados.

 

La persona con la extraña expresión era Han Li, que acababa de entrar en la ciudad. Después de quedarse allí un momento, suspiró y entró tranquilamente.

 

Fue al segundo piso y vio que la mesa junto a la ventana en la que se había sentado hace tantos años estaba vacía.

 

Han Li caminó felizmente hacia allí sin la menor vacilación.

 

Justo cuando se sentaba, un camarero limpió educadamente su mesa y le preguntó a Han Li qué le gustaría pedir.

 

Han Li sonrió débilmente y ordenó unos deliciosos aperitivos, enviando al camarero para que entregara su pedido. Sin embargo, no vino aquí sólo para satisfacer su deseo de una comida deliciosa.

 

Con eso en mente, Han Li miró por la ventana.

 

La enorme residencia de la Finca Mo todavía se mantenía y todavía tenía a un hombre fornido de pie fuera de sus puertas. Sin embargo, el enorme letrero en la puerta ya no decía ‘Residencia Mo’, sino ‘Residencia Li’ con palabras grandes y doradas.

 

Mirando el letrero ‘Residencia Li’ brillando bajo la luz del sol, Han Li inconscientemente arrugó su frente.

 

Por lo que había escuchado, el Maestro de la Secta Arco Iris parecía llamarse ‘Li’. Parece que ahora ocupaban el nido del enemigo derrotado.

 

Sin saber por qué, Han Li se sintió particularmente molesto cuando vio el cartel que decía ‘Residencia Li’. El anterior letrero de la ‘Residencia Mo’ le pareció más agradable a la vista.

 

Mientras Han Li se perdía en sus pensamientos, sus platos eran traídos por el camarero y simultáneamente los sonidos de las bromas se escuchaban en el piso de abajo. Varios jóvenes vestidos con ropas de seda bordada subieron las escaleras seguidos por sus robustos guardias; parecían ser los jóvenes maestros de una familia noble.

 

Entre estos jóvenes maestros había un hombre tan delgado que podía volar en el viento. Despreocupadamente extendió su mirada sobre el suelo y llamó impúdicamente al camarero.

 

El camarero, complacido, corrió y dijo apresuradamente con una sonrisa encantadora: “Joven Maestro Xia, ¿tienes alguna instrucción?”

 

“Llama al tendero. Hoy, invitamos a un estimado invitado a cenar con nosotros. Que todos en el tercer piso se vayan. Pagaremos por los daños”. Este flaco hombre habló con mucha arrogancia.

 

El camarero no reveló la más mínima insatisfacción, asintiendo repetidamente con la cabeza, antes de salir corriendo a informar al tendero.

 

Después de un breve momento, llegó un hombre de cuarenta años. Una vez que vio al hombre delgado, inmediatamente accedió a su petición con una sonrisa. Luego llevó al camarero al tercer piso para disculparse con los clientes que ya estaban allí.

 

Se desconocía si este comerciante era naturalmente tan rápido y eficiente o si este joven maestro tenía una gran experiencia.

 

Poco después, todos los clientes del tercer piso pagaron sus cuentas y se fueron. Ninguno de ellos se había atrevido a quejarse.

 

Han Li miró perezosamente antes de volver a mirar a las bulliciosas calles que había fuera de la ventana.

 

El recién llegado era solo un joven maestro entre los mortales, una persona arrogante que solo dependía del poder de su clan, que era común en todos los lugares. Han Li no tenía ningún interés en él.

 

En ese momento, el joven a cargo, el joven maestro Xia, asintió con satisfacción y descendió a la planta baja.

 

Más tarde, el sonido de los pasos subió desde abajo. Esta vez, Han Li se sorprendió y no pudo evitar girar la cabeza y mirar.

 

Esto se debía a que entre esas pisadas pesadas, las pisadas ligeras de plumas podían discernirse tenuemente. Sólo un artista marcial de Jianghu que practicara qinggong hasta cierto punto sería capaz de mostrar tal control.

 

Esto despertó la curiosidad de Han Li.


Capítulo Patrocinado (3/4)

¿Quieres mostrar tu apoyo? Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 3 capítulos Facebook
Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.