<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capitulo 4

Capítulo 4: Acantilado Refinador de Huesos.

En frente de los niños,  El Jefe de División Yue gritó, “Todos, escuchen bien. Dentro del bosque de bambú, hay un pequeño camino por el cual ustedes seguirán adelante hasta eventualmente alcanzar el Acantilado Refinador de Huesos de la Secta de los Siete Misterios. La primera área del camino será el bosque de bambú. La segunda área será una región con una pendiente rocosa. La última área será el acantilado. Solo aquellos que logren escalar el Acantilado Refinador de Huesos al mediodía serán discípulos de nuestra Secta de los Siete Misterios. Si terminan después del mediodía, aunque no se convertirán en Discípulos Internos, todavía pueden convertirse en un Discípulo No Oficial siempre y cuando su actuación demuestre remarcable proeza.”

Han  Li naturalmente no entendía lo que significaba ser  un Discípulo  No Oficial. Solo sabía que todo lo que tenía que hacer era escalar el acantilado. Mirando hacia la pendiente desigual, observó muchos brotes de bambú largos esparcidos a través de la superficie del acantilado. Al ver esto, ¡parecía que el primer obstáculo debería ser bastante fácil!

Estudiando a los otros niños, Han Li no estaba dispuesto a perder contra aquellos de su grupo de edad. La atmósfera rápidamente se volvió tensa también  para los otros niños. El Jefe de División Yue le echó un vistazo al sol subiendo y dijo, “Okay, es casi la hora, ¡prepárense para salir! No tengan miedo, sus seniors  los protegerán   por atrás en caso de que haya algún peligro.”

Han Li volteó su cabeza y miró a aquellos irreconocibles jóvenes. Estas personas eran los discípulos seniors. Así que deberían de ser de un grupo anterior. Han Li no pudo evitar pensar, “Que impresionante, ¿si logro unirme a ellos, podría vestir las mismas túnicas de un Discípulo Interno?”

Mientras estaba  meditando ciegamente, Han Li descubrió que todos los niños ya se habían apresurado hacia el bosque de bambú. Viendo que fue dejado atrás, Han Li rápidamente empezó a avanzar.

Una vez que los treinta niños entraron rápidamente, dejaron de moverse como un grupo y se esparcieron dentro del extenso bosque de bambú. Detrás de Han Li estaba un senior larguirucho con una mirada fría en su cara, silenciosamente siguiendo a Han Li. Han Li  estaba un poco temeroso, pero no se atrevía  a comenzar una conversación y perder tiempo. Ligeramente intimidado, bajó su cuerpo y prosiguió a avanzar sobre la pronunciada pendiente.

Este tramo del bosque de bambú se miraba ordinario desde afuera, pero después de que Han Li caminara cierta distancia, se encontró que poco a poco se estaba haciendo más y más difícil el avanzar. Sus pasos se hicieron más pesados y gradualmente, Han Li empezó a usar una mano para jalar los brotes de bambú, usando el impulso del regreso del bambú hacia su posición original para impulsarse hacia adelante.

Han Li persistió de esta manera por un buen tiempo, a un cierto punto, se volvió extremadamente exhausto, así que no tuvo opción si no el buscar un lugar vacío para sentarse y descansar. Su respiración saliendo en fuertes ráfagas de viento.

Después de tomar un respiro, Han Li volteó su mirada y miró al senior larguirucho detrás de él. A pesar de que el suelo estaba muy empinado, este discípulo senior estaba parado despreocupado en el suelo como si no fuera nada para él. Su cuerpo estaba totalmente devoto de suciedad, parado recto como los brotes cercanos de bambú, mientras silenciosamente miraba a Han Li a la distancia. Viendo la fría mirada de este senior, Han Li sintió miedo en su corazón y rápidamente volteó su cabeza de vuelta. También escuchó sonidos de respiraciones profundas en frente y dedujo que uno de los niños más rápidos también estaba usando esta oportunidad para descansar. Después de un corto descanso, Han Li rápidamente reanudó su viaje.

La cuesta era  peligrosamente empinada, y la energía de reserva de Han Li se hacía más y más chica. Decidió tirarse al suelo y zarpar su camino hacia adelante en vez de caminar con sus piernas; de modo que si se le agotara su energía, no caería de plano sobre su cara. Afortunadamente, su ropa estaba hecha de fuertes materiales; si no, sus extremidades y rodillas podrían haber sido dañadas por ser arrastradas a través del terreno rocoso.
Casi alcanzando el final del bosque de bambú, Han Li sintió que era muy difícil completar los últimos pasos. Esto era porque mientras que las piedras y rocas incrementaban en el suelo, él número de brotes de bambú disminuía. Han Li finalmente llegó al punto donde no había más brotes de bambú para usar como soporte. Han Li lentamente se movió pulgada por pulgada en el último estrechó del camino y superó el primer obstáculo.

El momento que salió del bosque de bambú, solo podía ver una vasta extensión de tierra. En frente de él estaba una incomparable e inmensa, montaña rocosa. Sobre la gigantesca montaña había unos pocos niños flacos, lentamente escalando el acantilado de piedra junto con unos discípulos senior manteniendo una vigilancia cercana a ellos. Han Li no se atrevió a dudar más y se apresuró en su camino al frente de la enorme montaña rocosa.

La montaña consistía de capas y capas de rocas sedimentarias apiladas una tras otra y parecía muy erosionada. En algunos lugares, él suelo se desmoronaba al contacto. Por supuesto, también había losas solidas de piedras quebradas,  pero encontrarlas era extremadamente peligroso pues causarían heridas. Han Li solo había practicado las artes marciales más rudimentarias y por lo mismo, sus manos ya estaban llenas de lesiones después de su caminata por el bosque de bambú. Al mismo tiempo, sus ropas estaban rasgadas y hechas jirones alrededor de sus rodillas, y la carne y el músculo escondido bajo su ropa también estaba raspado y lesionado. Aunque la herida en su rodilla era pequeña, Han Li apretaba sus dientes cada vez que hacia contacto con las rocas ásperas; el dolor era mucho mayor del que podía resistir.

Los pocos niños a la cabeza ya habían escalado muy lejos. Viendo a los otros delante de él, Han Li se rehusó a rendirse. En el momento en el que cualquier pensamiento de rendirse pasaba por su mente, imágenes de su Tío Tercero y su familia aparecían, dándole la motivación de seguir adelante. Con las memorias de aquellos que amaba empujándolo a continuar, Han Li siguió adelante inexorablemente.
Antes de que Han Li se fuera a la Examinación de Discípulo Interno, el padre de Han Li y  Tío Tercero le recordaron a Han Li que la prueba sería muy difícil. Si no perseveraba hasta el final, Han Li no tendría oportunidades de unirse a la Secta de los Siete Misterios. En este momento, Han Li ya no le importaba unirse a la secta. En lugar,  la única fuente de motivación empujándolo al frente era una voluntad de no ceder y la urgencia de alcanzar los otros en la delantera.

Han Li levantó su cabeza y notó que Wu Yan estaba actualmente a la cabeza. Wu Yan era mayor que Han Li e incluso había practicado artes marciales; como era de esperarse,  tenía un cuerpo más fuerte que los otros.

Una vez más, Han Li volteó su mirada para atrás y vio que ya había superado algunos niños, muchos de los cuales aún seguían adelante apresuradamente. Tomando un respiro profundo, Han Li incremento su velocidad en el ascenso.

A pesar de agotar la mayoría de su fuerza, todavía no había recortado la distancia entre él y aquellos en la delantera. Mientras el inquebrantable sol subía al centro del cielo, el cuerpo de Han Li se hacía más y más pesado, haciendo más difícil  alcanzar la cima. Mientras tanto, Wu Yan ya había llegado a la cima de la gigante montaña. Cerca de la cima de la montaña de cien metros de altura estaba el increíble Acantilado Refinador de Huesos. Más de diez cuerdas, cada una con nudos del tamaño de un puño, colgaban de la cima del acantilado. Wu Yan seleccionó una y empezó a escalar el acantilado.

Han Li miró hacia Wu Yan, quién estaba a la cabeza, y se sintió resignado en su corazón. Sabía que no podía alcanzar a aquellos al frente en el corto periodo de tiempo sobrante hasta el mediodía.

La noción de fracasar fue borrada rápidamente por el  repentino dolor que emanaba de sus lesiones. Las olas  del ardiente dolor agotaron las fuerzas de sus extremidades. Sintiendo su cuerpo caer hacia abajo, Han Li frenéticamente agarró una piedra con una mano. Su corazón estaba latiendo erráticamente, mientras rápidamente pegó su cuerpo hacia el lado de la montaña, sin atreverse a hacer ningún movimiento repentino.

Después de un momento, se calmó, usando su mano para probar la fuerza de la losa de piedra. Solo después de determinar que estaba segura en su lugar dejo ir sus preocupaciones. Mirando hacia abajo, Han Li vio que el senior larguirucho estaba en una posición  casi de cuclillas con sus brazos extendidas hacia fuera, preparándose para atrapar Han Li si se cayera. Sin embargo, viendo que Han Li estaba seguro, el senior retracto sus brazos.

Han Li se sintió aliviado en su corazón, si de verdad se cayera del acantilado, ¡todos sus esfuerzos habrían sido en vano! Después de un momento corto, lentamente avanzó hacia adelante y se arrastró hacia las cuerdas restantes colgando del Acantilado Refinador de Huesos.

Finalmente, llegó a  la parte inferior de la cuerda, el sol casi había alcanzado el centro del cielo, indicando que solo había una hora antes de que el tiempo límite se terminara. En este momento, Wu Yan ya había ascendido el acantilado y volteó su cabeza para mirar a los niños restantes. Al momento que Han Li estaba escalando la cuerda, su mirada coincidentemente se encontró con la de Wu Yan, solo para mirar cómo les daba un gesto de pulgar abajo a los competidores más lentos. Después de reírse maniáticamente, Wu Yan continuó avanzando.

Con enojo creciendo en su corazón, Han Li agarró la cuerda y empezó a escalar.
Sin embargo Han Li desde mucho antes había usado todas sus energías. Actualmente, incluso agarrar la cuerda fuertemente era un reto para él, sin mencionar escalarla.

Milagrosamente, han Li escaló hasta el primer nudo de la cuerda. Sentándose en él, sintió como si su cuerpo se hubiera convertido en algodón, incapaz de mover un solo dedo. Giró su cabeza y miró a todos los niños detrás de él. Algunos de ellos ya se habían dado por vencido, sentándose en la montaña de piedra y respirando  pesadamente. Al igual que Han Li, ellos habían agotado todas sus fuerzas y estaban al borde de colapsar.

Han Li solo podía  sonreír amargamente; había subestimado bastante esta prueba. Afortunadamente, no estaba entre los últimos niños. Después de ver la fría mirada de los discípulos senior, decidió seguir adelante. Aunque no tenía oportunidad de completar la prueba antes del mediodía, terminarla tarde era mejor que estar colgado de la cuerda.

Han Li extendió ambos brazos entumecidos y usó la fuerza que había recuperado durante su descanso para lentamente escalar la cuerda. Pero en este momento, las manos de Han Li dejaron de responder a su voluntad; incluso le faltaba fuerza para mantener el agarre sobre la cuerda. Han Li se detuvo allí y permaneció por un momento antes de decidir de mala gana quedarse sentado en el nudo.

Descarga:

10 Comentarios Comentar

    1. Chavezz17

      Lector

      Nivel 13

      Chavezz17 - hace 4 semanas

      Bueno, hasta ahora se ve como cualquier niño que tiene un poco de voluntad, nada que destacar gg

  1. Angelusautemmors

    Lector

    Nivel 3

    Angelusautemmors - hace 2 meses

    Que mal no tener fuerza suficiente para lograr lo que te propones uwu

  2. Avatar

    Lector

    Nivel 6

    shunsukegf - hace 2 meses

    No tener la fuerza no es lo malo… sinono tener la voluntad de superar los límites y romper con el destino lo verdaderamente malo…

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.