<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 55

Capítulo 55. La Tercera Persona

 

“Realmente eres muy astuto”, dijo el Dr. Mo. “Si me descuidará, incluso a mí me resultaría difícil lidiar contigo.” El Doctor Mo habló en un tono tranquilo y sin prisas mientras levantaba a Han Li y lo llevaba fuera de la casa.

 

Todavía hacía mucho calor afuera, lo que hizo que Han Li comprendiera que aunque pensaba que había estado en la casa durante mucho tiempo, los acontecimientos habían durado menos de lo que esperaba.

 

El Doctor Mo continuó llevando sin esfuerzo a Han Li como si fuera un objeto sin peso, caminando a un ritmo lento hasta que pasó el jardín medicinal y se encontró con un remoto acantilado. El gigante silencioso continuó siguiendo los pasos del Doctor Mo, negándose a quitarse de su lado prácticamente como si fuera su sombra.

 

A través de sus propios ojos, Han Li pudo ver que había más en el acantilado de lo que se veía a simple vista. Al verlo más de cerca, se dio cuenta de que en el acantilado había una habitación de piedra que nunca antes había visto. Esta habitación era similar a la habitación de piedra en la que Han Li había cultivado antes, pero esta habitación estaba cubierta con una capa de cal.

 

Por su apariencia áspera, Han Li concluyó que la habitación había sido construida recientemente. Estaba seguro de que sería capaz de oler el aroma de la cal.

 

Temeroso de que alguien pudiera venir a desbaratar su plan, el doctor Mo ordenó al gigante: “Esclavo de Hierro, quédate fuera y haz guardia. Si ves a alguien cerca de la casa, mátalo de inmediato”.

 

Entonces abrió fácilmente la puerta y entró, cerrando la puerta tras él. Su familiaridad con la distribución de la sala sugirió que el Doctor Mo construyó este lugar él mismo.

 

Han Li asumió que con la puerta y las ventanas bien cerradas, la habitación sería de color negro, pero contrariamente a su creencia, la habitación estaba llena de velas de muchas formas y tamaños diferentes que iluminaban la habitación hasta el punto de que parecía tan brillante como la luz del día.

 

La habitación dejó a Han Li sin habla, pero incluso si quería decir algo, no podía controlar su cuerpo.

 

Como no podía controlar su cuerpo, Han Li no tuvo más remedio que examinar el interior de la habitación. Notó un extraño patrón en el centro de la habitación. Parecía estar hecho de algún tipo de polvo, pero Han Li no podía acercarse más.

 

Al borde del extraño patrón había trozos de jade del tamaño de un puño que brillaban a la luz de las velas. A primera vista, era obvio que cada pieza de jade era un objeto raro e invaluable. Si un experto en piedras preciosas viera en el suelo unos tesoros tan valiosos, sentiría un dolor tan inmenso que no podría dormir durante varias noches.

 

En ese momento, Han Li sintió que su cuerpo era lanzado por el Doctor Mo. Su cuerpo hizo un sonido de ‘golepe’ cuando chocó contra el centro del patrón con el abdomen hacia arriba. Incapaz de mover su cuerpo, sólo podía mirar al techo.

 

Por no decir más, Han Li estaba extremadamente ansioso por no poder hacer nada en su situación actual. El hecho de que no viera ninguna de las acciones del Doctor Mo hizo que fuera incapaz de calmarse y aumentó su miedo. El único consuelo que tenía era que no estaba mirando hacia el suelo, de lo contrario no habría podido ni siquiera mirar al techo.

 

*Pu Pu Pu Pu… *Sonido de soplido*

 

Una cadena de sonidos extraños aumentó el miedo y la confusión de Han Li, pero pronto se dio cuenta de que se trataba del sonido del Doctor Mo apagando las velas. Poco a poco, la habitación se oscureció.

 

Han Li no sabía el propósito de esta acción, pero no tuvo mucho tiempo para reflexionar sobre su significado puesto que el Doctor Mo repentinamente abrió su boca y dijo:

 

“El método que usted mencionó, ¿funcionará realmente?…. Bueno, apuesto todo a que sí”, dijo el Doctor Mo en un tono frío que sonó fuera de lugar. Esto causó que Han Li se desconcertara ya que no sabía si estaba hablando con él. Sólo había dos personas en esta habitación, él y el Doctor Mo, así que, ¿a quién más podría estarle hablando? ¿Se olvidó el Doctor Mo del maldito papel amarillo que le impedía hablar?

 

“Te garantizo que funcionará. Después de todo, ¿cómo podría ser falsa la Técnica de los Siete Fantasmas que te pasé?” Una nueva voz contestó repentinamente, aparentemente de la nada. En ese momento, Han Li estaba más allá de la sorpresa por la repentina aparición de un nuevo personaje porque todas las cosas extrañas que experimentó en las últimas horas superaban con creces la cantidad de cosas raras que había escuchado en los últimos años. En lugar de asombrarse, Han Li dedujo tranquilamente del sonido de la voz del hombre que debía ser un adulto joven alrededor de los 20 años.

 

“¡Heng! ¡¿Qué sentido tiene si termina fallando a mitad de camino?!”

 

˂˂ Nota: Heng – Es una exclamación, no el nombre del hombre misterioso. ˃˃

 

Inmediatamente después, el Doctor Mo lanzó una serie de maldiciones que no causaron ningún tipo de conmoción a Han Li. Este tipo de vulgaridad no era nada especial viniendo del Doctor Mo, pero su repentina transformación en un joven apuesto hizo que sus palabras sucias parecieran fuera de lugar, permitiendo que Han Li sintiera una pizca de placer burlesco en su lamentable situación.

 

“Si de repente haces un truco al final y me haces caer en tu trampa, ¿a quién puedo recurrir entonces?”

 

Sin esperar la respuesta de la joven voz, el Doctor Mo continuó con un tono auto-conservador: “No quiero escuchar tus garantías inútiles. Sé que ya estás muerto, ya que fui yo quien te mató. ¿Cómo es posible que no me odies amargamente e intentes buscar alguna oportunidad para vengarte? ¿Crees que puedes engañarme?”

 

Sin darle a la otra persona la oportunidad de refutarlo, el Doctor Mo siguió hablando casi como si estuviera aprovechando esta oportunidad para derramar todos sus pensamientos e inseguridades.

 

El hombre misterioso no reaccionó al discurso del Doctor Mo. Como resultado, el único sonido audible dentro del silencio penetrante de la sala de piedra fue la respiración del Doctor Mo.

 

Han Li no pudo evitar sudar frío y finalmente procesó el hecho de que el misterioso joven había fallecido. Eso lo convertiría en una especie de fantasma, ¿no? Además, por lo que el Doctor Mo reveló en su discurso, ¡parecía que la extraña técnica que acaba de usar fue aprendida del hombre que había asesinado!

 

El hombre misterioso finalmente le contestó enojado: “Bueno, ¿qué más quieres que haga? Ya juré por mis antepasados, mis padres, toda mi familia, e incluso por el nombre de mi familia, ¿aún no estás satisfecho?”

 

Al escuchar esto, Han Li no pudo evitar sentir que su corazón se aceleraba al darse cuenta de que el misterioso hombre era tan perverso y demente que tendría que jurar por muchos de los miembros de su familia sólo para ganarse la confianza del Doctor Mo. Al principio sintió una sensación de conexión, ya que ambos parecían estar en una situación complicada, pero esa sensación desapareció rápidamente de la mente de Han Li.

 

“Tienes razón. No puedes hacerme nada ahora mismo ya que tu cuerpo ha sido destruido, dejando atrás tu alma. Ni siquiera puedes ver la luz del día, y la poca fuerza que te queda es inútil contra mí”, dijo el Doctor Mo de una manera lenta y deliberada para mantener su fachada.

Descarga:

11 Comentarios Comentar

  1. Angelusautemmors

    Lector

    Nivel 4

    Angelusautemmors - hace 4 meses

    Pu pu pu esto es deprimente la verdad espero que el prota se libre de las manos de el maldito rufian Mo

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.