<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 560

Capítulo 560. El Regreso de Feng Xi

 

Mientras Han Li volaba, continuó usando su poder mágico para suprimir las llamaradas de la energía espiritual de viento. Sin embargo, su cuerpo aún temblaba por el esfuerzo, y cada vez era más difícil de controlar con cada llamarada.

 

La situación actual llenó de pavor a Han Li. Ahora sospechaba que la razón por la que Feng Xi no había usado la energía espiritual de viento con más frecuencia durante la persecución anterior era probablemente debido a una combinación de su agotamiento por refinar el tesoro mágico y la reacción del líquido verde. Si estas intensas explosiones hubieran ocurrido en ese entonces, los acontecimientos habrían sido muy diferentes. Sin embargo, al contemplar la pequeña isla a lo lejos, Han Li se sintió aliviado.

 

Aunque en el pasado hubiera tardado dos días en llegar a la pequeña isla, ahora sólo le llevaría la mayor parte de un día mientras volaba a su máxima velocidad. Siempre y cuando la formación de transportación estuviera terminada para cuando llegara, podría regresar a los Mares de las Estrellas Interiores sin ningún daño. Aunque tendría que protegerse de unos pocos excéntricos del Alma Naciente, era mejor que ser perseguido implacablemente por la bestia demoníaca de noveno grado, Feng Xi.

 

Mientras estos pensamientos rebotaban en la mente de Han Li, él escuchó una transmisión de voz detrás de él.

 

Grulla Rápida dijo con voz lenta, tranquila y gentil: “Compañero Daoísta Han, este humilde Daoísta no tiene intenciones maliciosas. Sólo deseo hacer un intercambio para obtener una Píldora Reparadora Celestial. No hay necesidad de que el Compañero Daoísta huya con tanta intensidad.” Verdaderamente, sus palabras eran sinceras, amables y carentes de cualquier indicio de maldad. Normalmente, uno se sentiría muy favorable hacia esa voz.

 

Sin embargo, Han Li no se conmovió en lo más mínimo por su tono o sus palabras, y maldijo interiormente al escucharlas. Debido a la disminución de su velocidad al cambiar a la capa de color rojo sangre, Han Li podía volver a ver la luz de la Grulla Rápida en la distancia cada vez que miraba detrás de él.

 

Tan pronto como el viejo Daoísta entró dentro de su alcance, empezó a usar algún tipo de técnica anormal para enviar continuamente a Han Li mensajes embrujadores llenos de tentación en un intento de disminuir su velocidad. Durante un momento de descuido, Han Li casi se había visto afectado por la técnica. Afortunadamente, la Gran Técnica de Desarrollo se había activado y lo protegió automáticamente, despejando su mente rápidamente. Aunque había conseguido evitar caer en la trampa de la Grulla Rápida, Han Li todavía sentía que su cuerpo estallaba en un sudor frío.

 

Parecía que incluso los cultivadores del Alma Naciente eran expertos en el uso de técnicas de hechicería. Las propias técnicas de Grulla Rápida superaban con creces a las de Dama Fan; incluso estaban a la altura de las de Yuan Yao. En cuanto a las promesas del viejo Daoísta de que él simplemente quería hacer un intercambio por una Píldora Reparadora Celestial y no quería hacerle daño, Han Li tendría que estar mal de la cabeza para creerlo verdaderamente.

 

Cuando Han Li vio como se aproximaba a la pequeña isla, no se atrevió a retrasar su marcha y se dirigió hacia la isla envuelto en una luz roja brillante.

 

En ese momento, una brillante luz destelló desde el cielo, con un silbido escalofriante. Un vago punto negro apareció donde la luz se había atenuado, e instantáneamente se hizo más grande mientras volaba en dirección a Han Li a una velocidad espantosa.

 

Cuando Han Li vio esto, su corazón tembló. Incluso si no podía ver claramente la apariencia de la raya negra, esa temible velocidad y ese violento silbido no podía ser de otra cosa que de una determinada Bestia Rompevientos de noveno grado.

 

Mientras Han Li maldijo amargamente, alas surgieron instantáneamente de su espalda en un destello de luz plateada.

 

Puesto que el demonio ya había aparecido, Han Li se esforzó al máximo para llegar a la pequeña isla, ya que de lo contrario no tendría ninguna posibilidad de sobrevivir. Aunque se diera la vuelta y huyera en ese momento, temía no poder escapar de la temible velocidad de Feng Xi aunque agotara la totalidad de su Relámpago Divino de Perdición Diabólica.

 

Con ese pensamiento, Han Li desapareció con un trueno, convirtiéndose en un arco de relámpago plateado. Cada vez que Han Li reaparecía, se acercaba más a la pequeña isla.

 

Cuando la Grulla Rápida escuchó el silbido penetrante, su expresión cambió mucho. Aunque el Daoísta no sabía de quién se trataba, podía sentir débilmente que era un personaje temible. Cuando vio que el punto negro se dirigía hacia Han Li sin la menor vacilación, creyó naturalmente que era por el Caldero del Vacío Celestial y se puso extremadamente ansioso.

 

Con ese pensamiento, Han Li desapareció con un trueno, convirtiéndose en un arco de relámpago plateado. Cada vez que Han Li reaparecía, se acercaba más a la pequeña isla.

 

Cuando la Grulla Rápida escuchó el silbido penetrante, su expresión cambió mucho. Aunque el Daoísta no sabía de quién se trataba, podía sentir débilmente que era un personaje temible. Cuando vio que el punto negro se dirigía hacia Han Li sin la menor vacilación, creyó naturalmente que era por el Caldero del Vacío Celestial y se puso extremadamente ansioso.

 

Desesperado, la Grulla Rápida abrió la boca y escupió una nube de esencia de sangre. La niebla se convirtió en una enorme nube de color rojo sangre y envolvió al viejo Daoísta. Los blancos patrones de grullas que tenía en su túnica brillaron con una luz blanca y absorbieron completamente la neblina de sangre que los rodeaba, manchando instantáneamente las grullas de color escarlata.

 

Grulla Rápida empezó a girar su cuerpo, envolviéndose en una cegadora luz blanca y soltando los chillidos de las grullas.

 

Una grulla carmesí de diez metros de largo con ojos verdes esmeralda apareció ante él.

Cuando Grulla Rápida vio esto, su cara se volvió hosca y se sentó sobre la enorme grúa. Entonces rápidamente tocó la cabeza de la grúa. Sus ojos parpadeaban con luz verde mientras extendía sus alas, llevando al viejo Daoísta a cien metros de distancia en un parpadeo.

Aunque seguía siendo más lento que los movimientos de los relámpagos de Han Li, seguía siendo mucho más rápido que antes.

Como resultado, una extraña escena se desarrolló en los cielos cercanos.

Mientras Han Li avanzaba con sus movimientos arqueados, tanto el punto negro borroso, como la Grulla Carmesí, estaban detrás y se dirigían directamente hacia él.

Unos segundos más tarde, Han Li había llegado a la pequeña isla. En ese mismo momento, la mancha negra estaba ahora a sólo unos kilómetros de distancia, viajando a una velocidad increíble.

 

El corazón de Han Li se puso helado cuando vio claramente la apariencia de la bestia demoníaca. Era una forma extraña con el cuerpo de un ave y una cola de pez, ambos cubiertos de plumas de tres metros de largo. Debajo de su abdomen se veían dos garras increíblemente afiladas cubiertas de escamas grandes de pulgadas que brillaban con una luz azul.

 

Feng Xi estaba usando su forma de bestia demoníaca para cazarlo. Aunque a los demonios de alto grado les resultaba incómodo luchar contra los humanos mientras estaban en su forma de bestias, les permitía usar sus características innatas sin restricciones. En este caso, le permitía a una Bestia Rompevientos mostrar su extraordinaria velocidad innata.

 

Después de tomar una fría bocanada de aire, Han Li no se atrevió a demorarse más y desapareció en un destello de luz plateada. Reapareció en la superficie de la isla sólo para desaparecer una vez más.

 

Cuando la bestia demoníaca vio esto, su silbido penetrante se detuvo abruptamente. Con unos cuantos aleteos más de sus alas, cruzó los dos kilómetros que le quedaban en un instante. Después de llegar a la isla, se transformó en su forma humana con una brillante luz azul.

 

Grulla Rápida vio la transformación de Feng Xi mientras seguía persiguiendo a Han Li. Después de ver que Feng Xi se veía casi igual que un ser humano normal, sintió un escalofrío correr por todo su cuerpo.

 

Mirando asombrado, Grulla Rápida sintió como se le helaba la sangre. “¿Bestia demoníaca de noveno grado? Y es un tipo de ave extremadamente rápida”.

 

Normalmente, cuando los humanos de alto grado y las bestias demoníacas se encontraban, esto no necesariamente resultaba en una batalla a muerte. Pero si había una gran disparidad en la fuerza entre ellos, un baño de sangre era inevitable. Después de todo, independientemente las almas nacientes y los núcleos dorados de los humanos, ambos eran extremadamente codiciados por el bando contrario.

 

Cuando las bestias demoníacas de noveno grado estaban ligeramente por encima del cultivador del Alma Naciente, el viejo Daoísta maldijo interiormente en el encuentro. Si esto hubiera ocurrido en otro momento, ya se habría dado la vuelta y habría huido sin decir una palabra, pero con el Caldero del Vacío Celestial delante de sus ojos, no se atrevería a renunciar a él. Como resultado, levantó sus manos con una cara pálida y sostuvo un antiguo espejo azul en una mano junto con un pequeño martillo de jade en la otra. Con los dos tesoros antiguos en la mano, el coraje del viejo Daoísta se fortaleció y miró sombríamente a la bestia demoníaca.

 

Cuando Feng Xi vio a Han Li haciendo uso de las alas, se sorprendió inicialmente antes de llenarse posteriormente de un inmenso y amargo pesar. Incluso si conseguía matar a Han Li y refinar las Alas de Tormenta de Trueno, solo podría sacar a lo sumo el setenta por ciento del poder del tesoro mágico, ya que ya había reconocido a otro maestro, avivando aún más las llamas del odio hacia Han Li.

 

Como resultado, aunque Feng Xi había visto a la Grulla Rápida, había ignorado completamente al viejo Daoísta; su mente estaba completamente enfocada en Han Li. Se enfrentó al Daoísta y gritó fríamente: “¡Vete a la mierda!”. Antes de desdibujarse en dirección a la isla.

 

El Daoísta Grulla Rápida se quedó aturdido por un momento antes de apretar los dientes y volar en persecución. El Caldero del Vacío Celestial era el tesoro secreto de mayor rango en el Mar de las Estrellas Dispersas, e incluso si tenía que arriesgar su vida, tenía que adquirirlo.

 

En ese momento, Han Li cambió rápidamente su cara mientras volaba a través de un pasaje después de atravesar la puerta de piedra. Después de varios parpadeos más de relámpagos, apareció ante la formación de transportación, donde varios cultivadores de la Secta del Sonido Exquisito se estaban divirtiendo entre ellos. Cuando vieron aparecer a Han Li, se asustaron.

 

Han Li apareció al lado de la formación de transportación antes de hablar salvajemente a los discípulos, “¿Ha terminado la formación de transportación?”

 

Uno de los discípulos reconoció a Han Li y respetuosamente contestó: “¡Ah! La formación de transportación ha terminado. Sin embargo, aún no la hemos probado. Estábamos…”

 

Pero antes de que ella pudiera terminar de hablar, su cuerpo se nubló y él apareció dentro de la formación de transportación.

 

En casi el mismo momento, un agujero se rompió repentinamente del techo y el cultivador demoníaco Feng Xi descendió en una raya de luz azul.

 

¡La cara de Han Li palideció instantáneamente!


Capítulo semanal

Hey cultivador, ¿Quieres mostrar tu apoyo? Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 3 capítulos Facebook
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.