<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 61

Capítulo 61. Destruyendo el Espíritu

 

El alma de Yu Zhitong estaba escondida en un rincón de la habitación y, al igual que una mosca atrapada en una casa sellada, sólo podía chocar contra las paredes aleatoriamente. Cada vez que pensaba que podía escapar, el líquido oscuro lo obligaba a regresar a su esquina, lo que hacía que se debilitara constantemente.

 

Aunque su alma se debilitó debido a los repetidos intentos de Han Li de cortarlo con su daga, lo que realmente lo desesperó fue el misterioso líquido negro que estaba corroyendo su alma.

 

Desde el momento en que el líquido negro tocó su alma, Yu Zhitong sintió que su esencia de vida se desvanecía, débil e impotente. También destruyó el poco poder mágico que le quedaba, ahora era aún más mortal. Esto impidió que Yu Zhitong hiciese magia, haciendo que sus técnicas mágicas fallaran repetidamente. Era como si estuviera completamente restringido.

 

“¿Por qué tratas de matarme? ¿Por qué…?”

 

Ante los despiadados ataques de Han Li, la bola de luz que era Yu Zhitong lanzó un aullido lleno de angustia, pero a Han Li no le importó la falta de voluntad de Yu Zhitong para aceptar su muerte.

 

Poco después, Yu Zhitong se volvió más silencioso a medida que se debilitaba gradualmente hasta que finalmente fue incapaz de emitir un sonido o mostrar un indicio de movimiento.

 

Viendo la quietud de Yu Zhitong, Han Li no detuvo inmediatamente su ataque. En vez de eso, continuó observando la bola de luz, que se había oscurecido hasta que se parecía a la débil llama de una vela.

 

Después de un tiempo, Han Li dio una respuesta fría:

 

“Nunca te creería, una persona tan despreciable que harías fácil y voluntariamente un juramento venenoso que condenaría a tu familia y a tus antepasados a una muerte espantosa bajo la ira del Cielo. Si trabajara contigo, seguiría al Doctor Mo hasta su muerte”.

 

Con una fría mirada, observó por última vez al alma parpadeante de Yu Zhitong antes de darse la vuelta, y sin dudarlo, rápidamente abrió la pesada puerta.

 

Con la puerta abierta, unos cuantos rayos de sol entraron y aterrizaron en el globo de luz. Al entrar en contacto con el alma moribunda, la luz del sol quemó la última fuerza que le quedaba al alma de Yu Zhitong, haciendo que se convirtiera en un cúmulo de humo que desapareció rápidamente en el aire con un “Pu!”.

 

Con esto, el último rastro de Yu Zhitong fue borrado limpiamente de este mundo por Han Li.

 

Decir que Han Li sabía que Yu Zhitong temía que la luz no era exactamente cierta. Primero pensó en esta idea cuando recordó cómo Mo Juren, al entrar en la habitación, sopló rápidamente varias velas. Si no recordara este evento, aún estaría hackeando el globo de luz en vano, causando una preocupación inconmensurable en su corazón.

 

Aunque Han Li había eliminado la esencia de vida de Yu Zhitong con facilidad, había preparado un tubo extra de Agua de Siete Venenos por adelantado en caso de que su plan no funcionara.

 

Comparado con el Agua de Cinco Venenos, que Mo Juren le quitó, este segundo tubo contenía ingredientes adicionales que aumentaban enormemente su potencia. Uno de los materiales añadidos fue el Hongo Florido, que era extremadamente mortífero para los mortales normales y aún más eficaz contra los cultivadores inmortales. El efecto de su potencia se podía comprobar en cómo Yu Zhitong no pudo usar la magia, permitiendo que su alma fuera fácilmente destruida.

 

Esta fue la razón por la que Han Li salpicó el alma de Yu Zhitong con un poco de Agua de Siete Venenos. A partir de su investigación sobre una variedad de leyendas, hubo una tendencia visible de que los fantasmas, monstruos, demonios y similares temen a la sangre de gallina, la sangre de perro negro y otros fluidos corporales similares, por lo que en este caso, Han Li trató a Yu Zhitong como si fuera un fantasma.

 

Adivinando y por pura coincidencia, Han Li logró matar a Yu Zhitong, si Yu Zhitong hubiera sabido que su muerte estaba basada en especulaciones, habría muerto de nuevo a causa de los vómitos.

 

Han Li no tenía claro todos los efectos de su Agua de Siete Venenos, pero estaba seguro de que cuando abriera la puerta, Yu Zhitong moriría sin falta, y fue sólo por este hecho por el que actuó de forma tan despiadada y sin misericordia.

 

Ahora estaba finalmente libre y no tenía que preocuparse constantemente por un cuchillo en su garganta, ni tenía que estar listo para huir en un momento dado.

 

Han Li volvió tranquilamente al centro de la habitación de piedra donde se quedó quieto por unos instantes antes de saltar de repente unos tres metros y abrir la boca para gritar las alegrías de su corazón. Cuando terminó de liberar sus emociones reprimidas, finalmente regresó a la naturaleza infantil de un chico de 16 años.

 

“¡Por fin soy libre!”

 

“¡Por fin soy libre!”

 

“Yo soy…” La voz de Han Li fue cortada repentinamente como si un cuchillo hubiera descendido rápidamente sobre él cuando vio al hombre gigante parado en la puerta de la habitación de piedra. Fue el hombre gigante al que Mo Juren se refirió como ‘Esclavo de Hierro’.

 

La cara de Han Li inmediatamente se volvió espantosa y desagradable cuando miró fijamente a la figura gigante que estaba cerca de él. De repente sintió que le dolían los hombros al darse cuenta de que había cometido un gran error, se había olvidado de la existencia del hombre gigante y, por lo tanto, olvidó preguntarle a Yu Zhitong sobre la relación entre el Mo Juren y el hombre gigante, junto con su debilidad.

 

El único consuelo que tenía Han Li era el hecho de que el gigante no mostraba ningún interés en la habitación de piedra y seguía vagando por los alrededores de la puerta, siguiendo la orden final de Mo Juren sin echar una sola mirada a la habitación abierta.

 

Han Li no pudo evitar fruncir el ceño al pensar que el Esclavo de Hierro es del tipo de persona más difícil de tratar, ya que no escuchaba a la razón o la persuasión y sólo seguía las órdenes de su maestro. El otro problema radicaba en que si Han Li no podía derrotarlo en batalla, con lo único que tenía posibilidades de ganar sería con el veneno que inventó. Sin embargo, el cilindro que antes contenía el veneno ahora estaba vacío en el suelo.

 

Este pensamiento hizo que Han Li caminase de un lado a otro en la habitación de piedra, buscando un plan para ocuparse del Esclavo de Hierro, pero después de pensarlo mucho, su mente estaba hecha un lío y aún así no tenía un plan.

 

Inadvertidamente, la mirada de Han Li cayó sobre el cadáver de Mo Juren.

 

De repente, tuvo una idea.

 

“Quizás pueda encontrar algo en su cuerpo que pueda ser usado para contener al Esclavo de Hierro”, pensó inmediatamente Han Li.

 

Rápidamente miró hacia afuera y vio que el Esclavo de Hierro seguía caminando de un lado a otro sin signos de cansancio o de intención de acercarse a la habitación de piedra.

 

Al ver esto, Han Li se calmó un poco mientras caminaba rápidamente hacia el cuerpo de Mo Juren y, sin vergüenza, extendió los dos brazos del Doctor Mo para empezar a examinar cuidadosamente cada centímetro de su cadáver.

 

Descarga:

9 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.