<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 63

Capítulo 63. Apariencia Verdadera

 

Han Li paseó por la habitación varias veces antes de detenerse.

 

“Si acepto el trato del Dr. Mo ahora mismo, o si espero, a estar absolutamente seguro de que no existe ninguna cura antes de decidirme…” Han Li estaba indefenso, incapaz de llegar a una conclusión.

 

Luego, miró hacia fuera al Esclavo de Hierro y pensó en el incomprensible canto que dejó Mo Juren al final de su testamento. Un sentido de curiosidad surgió en su corazón mientras preparaba los pasos para controlar al Esclavo de Hierro.

 

Han Li se agachó y sacó de entre la pila de objetos una campana de bronce lo suficientemente pequeña como para caber en la palma de su mano. La campana de latón estaba delicadamente hecha a mano con proporciones armoniosas que la hacían parecer agradable a la vista. Con una sola mirada, pudo darse cuenta de que se trataba del trabajo de un hábil artesano. La única diferencia que tenía esta campana con respecto a una ordinaria era el marco de la campana, que tenía rastros leves de manchas de sangre, lo que la hacía particularmente llamativa.

 

Han Li inspeccionó cuidadosamente todas las características de la llamada ‘Campana Guía del Alma’. Desde su superficie, no podía ver lo que era tan especial, pero siguiendo las instrucciones de Mo Juren, podía controlar al aterrador Esclavo de Hierro. ¡Un objeto así era inconcebible!

 

Han Li se aferró a la pequeña campana con su mano izquierda y una daga con su mano derecha. Lenta y cautelosamente, salió por la puerta de piedra y se acercó al Esclavo de Hierro.

 

Cuando estaba a seis metros del hombre grande, dejó de caminar, sin estar dispuesto a seguir adelante. Si se acercara un pie más, tal vez no podría protegerse de ningún percance. En ese momento, el Esclavo de Hierro estaba de pie con su espalda hacia Han Li.

 

¡Dang! Un sonido nítido y claro sonó en la campana después de que Han Li usara su daga para golpear suavemente la campana de cobre.

 

Han Li arrugó brevemente sus cejas. El sonido era el mismo que el de un reloj normal, así que ¿cómo podría controlar al Esclavo de Hierro?

 

Su corazón tembló un poco. Su cuerpo se encogió un poco mientras se preparaba para volver corriendo a la habitación de piedra ante los primeros signos de fracaso.

 

Al escuchar el sonido de la campana, el hombro del Esclavo de Hierro tembló casi imperceptiblemente. Al ver esta reacción, Han Li se sintió encantado, y rápidamente continuó tocando la campana.

 

¡Dang! ¡Dang!… La campana sonó rápidamente y el cuerpo del Esclavo de Hierro se estremeció hasta que incluso su caminar se tambaleó, incapaz de mantenerse firme, causando que finalmente cayera boca abajo en el suelo, inconsciente.

 

El inmenso cuerpo del Esclavo de Hierro, al impactar con el suelo, sacudió una gran cantidad de polvo que causó que el desprevenido Han Li estornudara sucesivamente, haciéndolo parecer maltratado y sucio.

 

Pero en este momento, a Han Li le importaba menos su apariencia. Rápidamente se abalanzó sobre el Esclavo de Hierro y extendió sus manos para arrancarle el manto, revelando una cara hinchada que sorprendió y horrorizó absolutamente a Han Li.

 

Han Li soportó con fuerza el incómodo sentimiento dentro de su corazón, sin querer seguir inspeccionando al Esclavo de Hierro. Usando su daga para cortarse ligeramente la muñeca, Han Li permitió que parte de su sangre fluyera sin obstrucciones, goteando sobre la cara del Esclavo de Hierro hasta que su cara estuviera completamente manchada de sangre antes de que Han Li encontrara una tira limpia de tela para atarse alrededor de la muñeca con el fin de evitar que sangrase más. Luego se puso tranquilamente a un lado para observar la reacción del Esclavo de Hierro.

 

Entonces, curiosamente, toda la sangre de la cara del Esclavo de Hierro se sumergió lentamente en su piel sin que quedara ni una sola gota, lo que hizo que Han Li, que observaba a un lado, se quedara atónito hasta el punto de ignorar el hecho de que ejercía demasiada presión sobre la herida, lo que provocó que se filtrara sangre fresca por debajo de la tela.

 

Una vez que la sangre fue completamente absorbida, el Esclavo de Hierro abrió ambos ojos y lentamente se levantó. Parecía incapaz de hablar; ambos ojos parecían no tener vida, sin ningún rastro de emoción.

 

Pero cuando el Esclavo de Hierro giró la cabeza para mirar a Han Li y sus ojos hicieron contacto, Han Li escuchó un sonido ‘weng’ dentro de su mente. Un extraño y familiar sentimiento surgió en el corazón de Han Li, casi como si algo extraño apareciera repentinamente en su corazón. Este sentimiento era como el de una mascota que crió personalmente, girando constantemente a su alrededor , anhelando que su nombre fuera pronunciado.

 

˂˂ Nota: Weng – es la onomatopeya de un zumbido ˃˃

 

Han Li se sorprendió pero inmediatamente se calmó porque vio que la cara rígida y sin vida del Esclavo de Hierro ahora estaba llena de completa obediencia. Ver esto le dio a Han Li la sensación de que era capaz de controlar el destino del Esclavo de Hierro. Fue un sentimiento fascinante y novedoso.

 

Han Li reprimió su agradable sorpresa y tranquilamente dio al gran hombre una orden para poner a prueba sus límites.

 

“Ve y rompe esa puerta de piedra por mí.”

 

Sin decir una sola palabra, el Esclavo de Hierro caminó hacia la puerta de piedra con unos cuantos pasos grandes, levantó sus dos puños juntos sobre su cabeza como un gran martillo, y con tres a cinco golpes destrozó la puerta. Tan rápido como el viento, regresó al lado de Han Li, esperando su siguiente orden.

 

Han Li, que había estado deprimido por la lectura del testamento de Mo Juren, no pudo resistirse más y sonrió ampliamente de oreja a oreja. Con este fuerte ayudante siempre a la espera de órdenes, ¿habría algún peligro ordinario en el futuro capaz de hacerle daño?

 

Han Li estaba pensando en su maravilloso futuro mientras observaba fervientemente al hombre gigante de pies a cabeza.

 

Cuanto más miraba al hombre gigante, más feliz se sentía. Su originalmente desagradable perspectiva del hombre ahora parecía más agradable a la vista, incluso parecía una cara familiar para Han Li.

 

“¿Una cara familiar?” Han Li estaba asustado y conmocionado por su propia realidad.

 

¿Cómo podía pensar que esta espantosa cara le resultara familiar cuando era la primera vez que la veía?

 

Ante estas preguntas, Han Li comenzó a investigar de cerca la nariz y los ojos del gigante en un intento por encontrar la respuesta.

 

Poco a poco, descubrió que si tomaba la cara hinchada del gigante y la reducía a su tamaño original, esta cara no sería considerada como algo desagradable de ver. De hecho, la cara del Esclavo de Hierro parecía honesta y sencilla, lo que le daba a Han Li un aspecto que le resultaba familiar y a la vez horripilante.

 

La cara de Han Li se puso pálida. Después de medio día en silencio, extendió ambas manos para tocar suavemente la cara del gigante.

 

“Hermano Zhang, ¿eres tú?” Sus palabras sonaban deprimidas, haciéndole parecer tranquilo.

 

La cara que había reconstruido en su mente era muy parecida a la de su buen amigo, ‘Zhang Tie’. Recordando las últimas palabras inefables del doctor Mo, Han Li estaba completamente seguro de que el hombre gigante y Zhang Tie estaban estrechamente relacionados. ¿Fue realmente como se describió en la carta? Si el hombre gigante estaba hecho del cuerpo vacío de Zhang Tie, entonces su alma ya había desaparecido. ¿Pero cómo es que su cuerpo se volvió tan grande y aterrador?

Descarga:

11 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.